Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

Quisiera comenzar mi comentario de hoy pidiendo disculpas al respetable. La obligada dinámica espacio-temporal del blog lleva a veces  a que la noticia aparezca algo desfasada como ésta, que nos hoy ocupa y nos preocupa; ocurrirá, seguro, en más ocasiones: nuestras disculpas. Queden, en todo caso para archivo de los leales y si no, “para responder a cargos”, como deci(a)mos en Milicia.

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambiees la paradójica frase que Lampedusa pone en su novela “El gatopardo” en boca de Tancredi (revolucionario) dirigiéndose al conde Salinas, su tío, que teme perder sus prerrogativas en caso de triunfar la revolución garibaldina en la Italia decimonónica que va buscando su identidad. Tancredi lo ve claro: si triunfa la revolución, él protegerá a su tío permitiéndole que siga con sus distinciones y privilegios; si es al contrario, su tío le sacará de los más que previsibles apuros. En cualquier caso, la familia- muy italiano- nunca perderá.

 Pues yo me he permitido romper la paradoja y darle a la frase el lógico significado: es necesario cambiar todo, para que todo cambie; y esto no ha hecho nada más que empezar. De crisis a debate; y de aquí, a periodo-proceso “constituyente”, sólo un, mal, paso; el primero de los que a la calla, callando irán cambiando (todo para que todo cambie) a base de meter sus zarpas en todas y cada una de la Instituciones según vamos comprobando: que el lector piense en una donde ya no lo hayan hecho.

 Al menos en la pre transición cuando lo que se votó no fue un cambio de Constitución  ni proceso constituyente  alguno -aquellas nuevas Cortes no fueron constituyentes- pudimos votar. Pero es que ahora, ni eso…Al tiempo.

 De la prensa de junio de 2020

EL MINISTRO DE JUSTICIA ADMITA A ERC. QUE “ESTAMOS EN UNA CRISIS CONSTITUYENTE”

El notario mayor del reino, el mayor garante del cumplimiento de la Constitución en España, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha admitido este miércoles en sede parlamentaria que “estamos en una crisis constituyente que tenemos que abordar entre todos“.

LA CRISIS

(Soneto)

 Lo de todo cambiar, por cambiar nada;

habralo que cambiar por cambiar todo:

en curro tal están codo con codo

y a ello que va la alegre muchachada.

 

Separatas, sociatas, la manada

podemita, garantes del periodo;

en Babia las derechas, a su modo

y dando, por respuesta, la callada.

 

Al novio zascandil, de la ricitos

se lo oímos decir desde el escaño,

en traición clara, ¿sí?, del subconsciente.

 

Que entre confinamientos, flautas, pitos

por medio el toma y daca y el apaño

la crisis, se coló, constituyente.

Don Eufemio, jun. 20

(Continuará, D. m.; y si nos dejan)

XXX ANIVERSARIO DE LA LEGIÓN: “FUNDÉ LA LEGIÓN PORQUE LA VIRGEN SIEMPRE ME HA TRATADO CON MUCHO CARIÑO”. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Somos muchos los que no conocíamos estas palabras del general don José Millán-Astray, porque, aunque algunos quieran olvidarlo es él, y solo él, el fundador de la Legión. Me llegan sin buscarlas, desconocidas. En las páginas de un libro olvidado ha aparecido el recorte del periódico. Razones habrá.

Son palabras enmarcadas en una entrevista que don Jaime Torner Cervera, periodista y escritor, corresponsal del diario Pueblo, hizo al fundador de la Legión en su XXX  Aniversario. Se publicaba un viernes 22 de septiembre de 1950.

Tengo la certeza de que añadir algo a la entrevista es desnaturalizarla y quitar protagonismo a un documento periodístico de enorme valor, ahora 70 años después, en el Centenario de la Legión. Es por lo que la expongo tal y como se publicó, sin añadir ni quitar ni una coma.

<<El periodista encontró al general legionario como siempre: erguido, procurando no perder un centímetro de la estatura que recibió de la Naturaleza. Con su rostro enjuto, enérgico, cincelado a martillo. Y esa forma suya de hablar, tan peculiar en él, tan inapelable y rotunda, esa voz legionaria que parece que no pudo nunca dejar de ser otra cosa que una herramienta de mando. No se concibe (¡ni siquiera en la edad temprana del general!) otro timbre de voz diferente. Al verle así, entero, desbordante de vitalidad, se encuentra la confirmación de las palabras que en Roma le dirigió S.S. Pío XI en un audiencia privada: <<Te bendigo, tú que eres conductor de muchedumbres>>.

El general encuentra en su despacho madrileño -faltan paredes para colocar tantos recuerdos, banderas, trofeos, retratos, listas gloriosas…- un marco adecuado a su personalidad. Ni siquiera el traje de paisano, chaqueta oscura y pantalón blanco, con el que se hunde en su sillón (civil) de cuero, consigue arrebatarle un gramo de marcialidad. Se comprende enseguida que Millán-Astray no ha podido nunca dejar de ser un gran soldado. El nombre, además de militar, que le corresponde exactamente, es el de gran patricio.

El general recibe al periodista con gran afabilidad. Está muy contento, porque ha recibido telegramas llenos de entusiasmo de los legionarios  con motivo del XXX cumpleaños de la Legión, a la cabeza, el del teniente general alto comisario laureado Varela, que desde Riffien le felicita comunicándole que han hecho cabo legionario a su hijito José Enrique Varela Ampuero. También ha recibido de los coroneles jefes de los Tercios de la Legión y de capitanes generales, generales, gobernadores y otros antiguos legionarios.

El general pregunta de pronto:

-Torner, ¿de dónde eres?

-Soy bilbaíno, mi general.

-Pues es lo mejor que se puede ser.

Claro que el general, a pesar de su tono inapelable, lo dice porque es muy amable. Y añade:

Mira Torner, perdóname: Te tengo que decir que a través de mi larga vida, cuando me han hecho alguna interviú, lo mismo si eran periodistas españoles que extranjeros, he pedido y siempre lo obtuve, no hacerme decir a mí nada que yo no dijera y a tener la bondad de mandarme las pruebas antes de publicar la entrevista. ¿Qué sabor político tiene tu periódico?

-Fundamentalmente, como lo dice su título, es amigo del pueblo.

Y el general, rápidamente dice:

Me suscribo a ese ideal. Amo al pueblo, si adulación, pero con amor entrañable, sufriendo con los que sufren, llorando con los que lloran yéndolos a ver, a conocer y a visitarlos en las habitaciones por llamarlas algo, ya que tendríamos que llamarlas “tugurios”. Amor cristiano para que no sepa la mano derecha lo que hace la izquierda. -:Si- continúa el general, con sincero entusiasmo-, pueblo querido, humildes queridos, obreros madrileños que cuando me ven me saludan con tan emocionado cariño. Alquitranadores de la carretera del Escorial, que cuando les hablé me hicieron una despedida legionaria, sin saber que lo hacían. Niños del barrio de Las Latas, que besan las manos a mi mujer. Y en los simpáticos barrios bajos, cuando mi coche se para en algún cruce para esperar el paso, me presentan sus hijos por la ventanilla, diciéndome: ¡Míralo! Yo amo al pueblo y no pido nada de él, como no sea amor. Nunca he ambicionado otra ambición que la servir a Dios y ser leal. ¡Lealtad!, excelsa y a veces penosa virtud.

Descansa el glorioso general unos segundos y continúa:

-Bueno, querido Torner, ya he hecho sin querer una arenga. Es que estoy inflamado por ser el trigésimo aniversario de la Legión. ¡La Legión! La que rescató Annual y enterró a los muertos insepultos, la que en Melilla dio el grito de liberación el día 17 de julio, la que tuvo 11.000 bajas en Marruecos, y en la Liberación diez mil muertos y treinta y cinco mil heridos, de ellos seis mil Caballeros mutilados. ¡La Legión! Con su Credo: Amor a Dios, culto a la Patria, al honor, al valor, al espíritu de sacrificio, a la cortesía. Que los legionarios somos pobres de dinero, que somos honrados, aunque el ser honrado es mérito ni debe decirse; pero en estos tiempos quizá el ser honrado va a ser un título tan escaso y elevado como antes los de duque, marqués o los señoríos.

-¿Quieres algo más, Torner?

-Ruego me diga, mi general, por qué creó la Legión?

-Me hablas de la Legión. La Legión es una religión. Un culto al honor, al valor, al sacrificio y a la disciplina.

La fundé porque la Virgen siempre me ha tratado con mucho cariño y me inspiró el fundarla cuando más falta le hacía a la Patria, para que fuera el “arca santa donde estuvieran depositadas las esencias del heroísmo y de la disciplina, para abrirla cuando hiciera falta”. Ya comprenderás que estas palabras, aunque sean ciertas, solamente las puedo decir porque las pronunciaron los labios ya sagrados de aquel general tan grande, tan caballero y tan generoso que se llamó don Miguel Primo de Rivera.

-¿Qué le parece a usted mi general, como legionario austero el trato que les dan a los soldados americanos, de regalo y casi mismo?

-Pues francamente, hijo –y te llamo hijo también porque has estado en Riffien –los padres, cuando les regalan y miman a sus hijos, nunca les parece mal, y yo miro a los soldados como hijos y a los soldados americanos también porque también estuvieron en nuestra Legión y murieron por ella, y por cierto te voy a dar la copia del telegrama que dirijo hoy al Coronel Jefe del Tercio Duque de Alba II de la Legión.

Dice así:

“Coronel Jefe del Tercio Duque de Alba II de la Legión. Riffien. Ceuta.- Recibo tu felicitación. Con alegría celebro con vosotros XXX aniversario de la muy heroica, muy gloriosa, muy sufrida y muy austera Legión. Dediquemos una oración a nuestros diez mil muertos y un recuerdo cariñoso a nuestros treinta y cinco mil heridos, de ellos seis mil caballeros mutilados. Te pido que en acto reservado, íntimo, como a ti mejor te parezca, dedique la Legión un saludo fraternal a los quinientos caballeros legionarios de la Legión Francesa que han muerto en Indochina en estos días heroicamente, como mueren los legionarios cuando les llega el momento. ¡Viva la Legión Francesa! ¡Viva la Legión española!” Vuestro coronel fundador, Millán Astray”.

-¿Por qué cree, mi general que consigue electrizar a los soldados cuando les habla? -una pregunta algo obvia para quien conoce su contagiosa vitalidad-.

-Es muy fácil, a los soldados y a los que sean soldados, ir con la verdad, decirla y que los que te escuchan estén propicios a escuchar. Porque la electricidad, o lo que tú quieres llamar, es la verdad y el amor.

-Volviendo a la Legión, mi general, ¿por qué cree que el soldado legionario es el mejor del mundo?

-El soldado legionario no es que sea el mejor del mundo. Son así los legionarios de todas las Legiones; si están hechas con espíritu de verdadera Legión, son todas heroicas. La Legión Americana lo mismo, y ahora todos los que mueren en Indochina en su inmensa mayoría son legionarios. Es la recluta de aquellos trovadores que iban cantando poemas, y estos de ahora, además entregan la vida porque para ellos jugarse la vida es un poema. ¡Ah!, y si no es así y van solo por la paga, esos no son legionarios, son unos mangantes, y los mangantes jamás se han enganchado en ninguna Legión Heroica>>.

Jaime TORNER

No he encontrado ni creo encuentre nadie, mejor recuerdo y homenaje en este Centenario a La Legión. Siguen vigentes sus palabras, las últimas que pronunció su fundador en su XXX aniversario.

Aquellos trovadores que iba cantando poemas… y compusieron la más bella Ilíada de la historia de España: La Legión. La composición más importante de la historia militar española y fundamental pedagogía de milicia.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez (Fue general de la Legión entre 2001-2004)

Blog: generaldavila.com 

22 junio 2020

LA DIRECTIVA DE DEFENSA NACIONAL Y EL ARTÍCULO 8.1 DE LA CONSTITUCIÓN Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La Directiva de Defensa Nacional es de vital importancia en el seno de las Fuerzas Armadas.

<<Es el documento máximo del planeamiento de la defensa de España y ocupa el lugar principal tras la Ley Orgánica de la Defensa Nacional 5/2005  en la política de defensa española>>.

<<El objeto común de todas las Directivas de Defensa Nacional es establecer las líneas de actuación y objetivos que persigue el Ministerio de Defensa para la legislatura>>.

Creo que con esas premisas sobra insistir en su importancia. Marca a la Cúpula Militar el concepto de empleo, la línea a seguir de acuerdo con lo que el presidente del Gobierno y su Gobierno determinan para las Fuerzas Armadas dentro del concepto de Defensa Nacional (su concepto).

En román paladino: nos dice (les dice) cómo este Gobierno piensa dotar y utilizar (presupuestos, organización, estructura, misiones…) a las Fuerzas Armadas dentro de la Defensa Nacional.

Claro que nada es más importante que la Constitución y a ella se deben y se debe cualquier ley, decreto, reglamento, orden o directiva.

Hubiese querido analizar detenidamente para ustedes la recién aprobada Directiva de Defensa Nacional (DDN 2020). En ello estaba, contrastando criterios, recibiendo opiniones y…

La Directiva recién aprobada es de escaso valor y de difícil interpretación porque ni responde a la Estrategia de Seguridad Nacional (ESN-2017) y olvida (¿intencionadamente?) aspectos de vital importancia: despliegue en Letonia, Daesh, Afganistán, Irak, OTAN…  ¿Qué hacemos y para qué estamos en la frontera rusa, en Turquía, Afganistán, en Malí…? ¿Seguiremos? Se lo habrán dicho al oído al JEMAD.

Repito, en esas estaba, pero he tenido que dejar las conclusiones para otro artículo porque hay algo más importante y grave en la Directiva que la convierte en sospechoso documento.

Han cambiado el artículo 8.1 de la Constitución española señalando a las Fuerzas Armadas una misión diferente a la que la Ley le asigna. No tengo la menor duda de que es intencionado.

La Constitución, en su artículo preliminar, ni más ni menos, da misión a las Fuerzas Armadas. Copio textualmente.

Artículo 8.1.  Fuerzas Armadas: <<Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional>>.

La Directiva de Defensa Nacional 2020 firmada por el Presidente del Gobierno en presencia de la ministra de Defensa, del Jefe de Estado Mayor de la Defensa y de los Jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército de Tierra dice textualmente en su página 5:

  1. El primer objetivo de la Defensa es proteger al conjunto de la sociedad española, su Constitución y los valores, principios e instituciones que ésta consagra para el pleno ejercicio de los derechos y libertades de toda la ciudadanía, así como garantizar la soberanía, independencia e integridad de España y el ordenamiento constitucional, de acuerdo con el artículo 8.1 de la Constitución.

Pues sí, pero el artículo 8.1 no dice eso. Detalles de enorme importancia.

La Directiva de Defensa Nacional, repito, de Defensa, suprime el verbo defender, antipático verbo, incómodo e inapropiado para los tiempos que corren, que aquí nadie defiende nada y todos siguen la senda del pastor de la Moncloa. Proteger y garantizar. Pues eso: lo que hace una empresa de seguridad. Alude al artículo 8.1, pero olvida lo principal: defender.

Vamos al problema de fondo y a la intencionalidad. Mala sin duda.

El problema actual de España es su integridad territorial, amenazada por el separatismo que busca romper la unidad de España, su integridad territorial y no otra, y las Fuerzas Armadas, Constitución en mano, tiene como misión: <<…defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional>>. Hay que repetirlo: defender, que distinto es defender que garantizar. ¿Por qué ese cambio? ¿Por qué cambiar las palabras de la Constitución? ¿Quién les da ese poder?

La Directiva de Defensa Nacional marca las líneas de actuación y objetivos que persigue el ministerio de Defensa para la legislatura. Repito: ministerio de Defensa, que no puede salirse de lo marcado por la Constitución para las FAS. No es posible modificar una coma de la misión y olvidarse de la Defensa para cambiar el término por garantizar. No sé quién garantiza, pero las Fuerzas Armadas defienden su territorio, íntegro, el de España, y su Constitución, con lo que garantizan su soberanía e independencia.

<<La razón de ser de los Ejércitos es la defensa militar de España>>.

Dice la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional que <<la política de defensa tiene por finalidad la protección del conjunto de la sociedad española, de su Constitución, de los valores superiores, principios e instituciones que en ésta se consagran, del Estado social y democrático de derecho, del pleno ejercicio de los derechos y libertades, y de la garantía, independencia e integridad territorial de España. Asimismo, tiene por objetivo contribuir a la preservación de la paz y seguridad internacionales, en el marco de los compromisos contraídos por el Reino de España>>. El redactor de la Directiva (Dirección General de Política de Defensa) ha copiado de lo general lo particular sin diferenciar a quien va dirigida cada cosa.

Dentro de esa ley general, de Defensa Nacional, en la que participan y forman parte todas las instituciones y el conjunto de la sociedad española, las Fuerzas Armadas cumplen con la misión constitucional de DEFENSA: Exterior, frente a una amenaza o agresión que atente a la soberanía, independencia o integridad territorial del Estado español. Interior, frente a la subversión y cualquier intento de secesión (unidad territorial). De la Constitución, frente a cualquier amenaza que va desde el desorden a la revolución y que sea un ataque a los principios consagrados en el texto constitucional.

Cuidado con la semántica. ¿Otra concesión más a los separatismos?

Integridad territorial. Si hablamos de defensa de la <<integridad territorial y el ordenamiento constitucional>> de España, es algo que corresponde en última instancia a las Fuerzas Armadas, siempre, por supuesto, cumpliendo órdenes del poder civil.

Conviene no modificar ni una coma. No llevarnos a engaño. ¡Con lo fácil que hubiese sido copiar el texto constitucional!

Próxima Directiva de Defensa: Paz y Amor.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

22 junio 2020

La Directiva de Defensa Nacional 2020

 

 

 

 

Necios al poder. Melitón Cardona (*)

La posibilidad estadística de que en España acceda a la presidencia del Gobierno un necio, un rábula indolente, un imbécil redomado, un tramposo, un perfecto ignorante, un potencial delincuente o un desahogado es cada vez más significativa. El trío Zapatero-Rajoy-Sánchez lo demuestra palpablemente.

Puede atribuirse el insólito fenómeno a los estragos de la LOGSE pero creo que más que a la degeneración educativa la causa ha de estar en la degradación moral de una sociedad propensa a la corrupción y entregada de lleno a un relativismo disolvente.

En estos momentos detenta la presidencia del Gobierno un individuo al que ningún titular de un estanco le subarrendaría el negocio una semana. No tiene empacho en titularse doctor en economía (¡) cuando su tesis doctoral, en parte plagiada y en parte subcontratada, no hubiera pasado el filtro de una escuela de negocios de las de poca monta. Para colmo, lleva a cabo lo que teatral y solemnemente aseguró en público que no haría jamás, a saber pactar con Podemos y los separatistas. Pero, más que nada su cursilería indumentaria debería poner en guardia sobre la insolvencia de quien osa aparecer en público ataviado como un empleado de discoteca de provincia. El simplismo de su hideología (hideous significa espantoso en lengua inglesa) está hecho a medias de prejuicios pueriles y lugares comunes manidos. Su ignorancia le ha llevado a afirmar que Soria fue la tierra natal de Antonio Machado o que Granada y Cádiz son provincias colindantes, pero, como los antiguos falangistas,él es inasequible al desaliento: para corroborarlo su enfermizo narcisismo le hizo encargar un engendro llamado “Manual de resistencia” a una posterior beneficiaria de cargos públicos con menos luces que un barco de contrabando.

El relativismo y fullerismo que postula hace que dé igual Juana que su hermana o dos que veintidós, como demuestra el milagroso contaje de víctimas del COVID-19 en el que 27.153 + 17.000 sigue dando 27.153,lo que no debe sorprender a un vicepresidente del Gobierno que aseguró que Newton concibió la ley dela relatividad al ver desprenderse el fruto de un manzano.

España ha tenido épocas tragicómicas y siniestras que grandes escritores como Valle-Inclán satirizaron en su día con talento, pero que hoy no darían abasto ante el panorama insólito que presenta la chusca, patética y contraproducente gobernanza de nuestro país.

A mi edad se tiene el consuelo de saber a ciencia cierta que no se verá el resultado final de tanto desaguisado, de manera que a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.Amén.

(*) Ministro plenipotenciario jubilado.

21 junio 2020

«SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA» Ángel Cerdido Peñalver Coronel de Caballería ®

Óleo de José Cusachs (Museo, Academia de Caballería-Valladolid- España)

Cuadro que representa a Santiago Apóstol, patrón de España del Arma de Caballería y la personificación del «espíritu jinete». La identificación con el jefe de las milicias celestiales, que aparece en la portada de los ejemplares del Apocalipsis leídos en los cenobios durante los más duros años de la Reconquista, se mantiene. Pero al tomar la espada por el tercio fuerte de la hoja como si fuera una cruz (símbolo de la Justicia Divina en este caso) y carecer de moros vencidos a sus pies, reaparece inesperadamente el carácter puramente religioso de la devoción al santo durante los primeros siglos desde el descubrimiento de su sepulcro en el VII.(*)
De siempre los caballos nos supieron inspirar sueños y leyendas en la imaginación de todas nuestras culturas como: «Pegaso», el caballo alado de Zeus, o los «Centauros», aquellos seres mitológicos mitad hombres mitad caballos.
También fueron fieles compañeros de algunos de nuestros héroes: «Rocinante» con D. Quijote, «Babieca» con el Cid Campeador, «Bucéfalo» con Alejandro Magno, «Incitatus» el caballo cónsul de Calígula, «Strategos» con Anibal, «Genitor» con Julio César, el «Caballo de Troya» de Homero en su Odisea, «Palomo» el de Simón Bolívar o simplemente el caballo blanco de Santiago o el negro de San Fernando de los que desconocemos sus nombres. Tampoco conocemos al caballo de San Pablo en los «Hechos» de Lucas y también creemos imaginario el que montaba el general Pavía cuando en 1870 dio el Golpe de Estado ocupando el edificio del Congreso de los Diputados.
La historia nos han dejado tantas cosas con ellos relacionadas, desde el nombre de una de las capas del caballo, la conocida como «Perla Isabela», hasta mitos como el de «Lady Godiva», pasando por el del «Caballo Alado» donde Platón nos cuenta los diálogos de Fedro con Sócrates.
A partir de Clavijo, en toda la Reconquista las batallas contra los árabes empezaban al grito de ¡Santiago y cierra España! o ¡Santiago y a ellos! como símbolo de unión entre cristianos. Cerrar España quería decir cerrar filas en torno a un jefe siendo una piña, como un solo hombre. ¡Lealtad y obediencia!.
Hoy la mayoría de los españoles, incluidos los democráticos, se han puesto de acuerdo en proclamar que tenemos lo que hemos votado y tienen claro que no han acertado, ni el Gobierno está a la altura ni tampoco la oposición. De ahí la sensación de desesperanza en el futuro, a no ser que aparezca alguien montado en un caballo blanco y lo solucione. Muy claro nos lo dejó escrito mi paisana, «cascarilleira» como yo (naturales de La Coruña), Dª Emilia Pardo Bazán en un maravilloso cuento que trataré de resumir. (*)
Como si el Pegaso cristiano, el que galopaba al través de las nubes, descendiera de nuevo a traernos la victoria, apareciera y en lenguaje de signos le preguntase a su dueño: «¿Cuándo llegará la hora? ¿Vamos a estar siempre así? ¿Por qué no cruzamos otra vez entre truenos y chispas el firmamento rojo, el aire encendido de las campales batallas?»
Bonaerges, hijo del trueno (como llamaba Jesús de Nazaret a Santiago el Mayor), ¿por qué nos has abandonado? Mira, Santiago, a dónde hemos llegado. Hemos venido a ser lo último del mundo. Y todo porqué nos faltas tú, Apóstol de los combates. Prepara tu corcel, llévale a través del aire, ponte de nuevo a nuestra cabeza. ¿No oyes cómo relincha, deseoso de arrancar al grito de «Cierra España»?.
Santiago lo preparó y el semoviente loco de júbilo al verse libre y suponer que volvía a las aventuras de otros tiempos, agitó la cabeza e hizo ondear su crin al viento.
Por su parte, el Patrón descolgaba la cota de malla y se la vestía, se calzó el ancho sombrerón orlado de acanaladas conchas y ceñía el tahalí con su espada. Y cuando ya el Apóstol trataba de afianzar el pie en el estribo de plata para encaramarse, he aquí que aparece, saliendo del vecino bosque, vestido de paño pardo calzado con groseras abarcas, haciendo señas para que se detuviese el Apóstol. Este aguardó pues en el villano de tez curtida y de rústico atavío acababa de reconocer a San Isidro, pobre labrador mozárabe, jornalero laborioso y zahorí, al que la hagiografía le atribuye entre otros el «Milagro de los Bueyes»
… El único caballo de Isidro tenía mala traza pues era largo y tendido, basto y de poca alzada. El viejo rucio a duras penas podía marcar el surco en la tierra. Cada cierto tiempo Isidro se paraba para rezar, y al ser espiado por su amo, tras la acusación de que abandonaba el trabajo, este ve cómo el viejo caballo araba solo tirado por unos ángeles.
-¡Orden del Señor! -voceaba el labrador. ¡Orden del Señor! Ese caballo nos hace falta para uncirlo al yugo y formar collera junto al mio y así poder hacer una buena labor con el viejo arado romano de reja y vertedera.
Mi querido caballo, olvídate del ruido de sables, le dijo el Patrón, en España ahora toca estar todos juntos; en estos momentos para trabajar, y cuando pase la tormenta… para votar.
Y es que Jacobo era violento, agresivo, creía en la lucha; era un fanático y en seguida se emocionaba con las cosas, se integraba de manera activa en los movimientos sociales y políticos; de hecho igual que Barrabás era zelote. (Miembros de un grupo integrista judío que en tiempos de Jesucristo preconizaba la independencia de este pueblo con respecto a Roma).
«Si os dicen que han visto un caballo volar y que era tordo, creedlo»
Y es que esas cosas no sucedieron nunca, pero han existido siempre, ya se sabe que es inútil luchar contra el devoto deseo de la gente al conceder cabalgadura al santo más español. La crisis, que asusta a cuantos amamos a esta fina heráldica parcela equina, es un producto lógico de la técnica maquinista en que vivimos, pero la vida animal es muy “terca” y se reserva siempre una baza final para burlarse de esa técnica.
Ay Santiago e Isidro, ¡cómo me habéis llegado al corazón!.
Y así es ahora esta España nuestra, desagradecida con su Rey, ovejuna y mesetaria, crédula de advenedizos, en manos de alimañas, demasiada futbolera, donde ya no hay adversarios, solo enemigos, y sobre todo inquieta por su destino.
Sería importante recordárselo a las futuras generaciones para que no se les ol-covid-ara.

PD.- (*).-Del cuento «El caballo blanco» de Dª. Emilia Pardo Bazán.
(*).-Del libro: «Castilla y León, Valladolid y las Fuerzas Armadas» del Coronel de Caballería Juan María Silvela Milans del Bosch.

Alacón, Sierra de Arcos (Teruel), junio 2020.

Ángel Cerdido Peñalver Coronel de Caballería ®

Blog: generaldavila.com

Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

Muy lejos lo veíamos entonces, muy lejos en el tiempo y en el espacio; no podíamos imaginar en aquellos momentos que lo que decía con soniquete infantil (ya todos en la tercera fase) la niña de la famosa película mientras observa la estática de su aparato de televisión se iba a realizar en nuestra propia casa: “…ya están aquííí”; y aquí los tenemos, los talibanes.

Y si es por derribar, en nombre de lo ridícula, buenista, política y estólidamente correcto se derriba hasta la que, dicen, es la máxima producción de Hollywood, que  aquí hay  para todos. Lo  próximo, me temo, es que la enorme estructura de Los Ángeles se quede en sólo wood; por lo de holly, mayormente. Y ya tirando por la calle de en medio, por qué  hemos de conformarnos con quitar lo de sagrado; derribemos también la Cruz.

Y en eso están. Lo sagrado y lo español: al autor de la más grande hazaña nacional y global jamás realizada, la que dio a conocer el mundo real y sacó a la humanidad de la superstición y de los mares tenebrosos colándola en la modernidad; ese señor, catalán por más señas (esbirro de Torra dixit):”a tierra con él”, según propone “la niña de Cái”, la que por cierto tendría que estudiarse aquello de los gentilicios. ¿Repasarlos?, imposible, nunca pasó por ellos. ¡Ah!, y de paso, si es defensora de los esclavos, que  vaya leyendo algo sobre de Isabel, la Católica. Sabría de de su “benevolencia, dulzura y paz cristiana” para con los indios.

Y ahora resulta que nos enteramos que la cruz, la Cruz de Cristo, es un “símbolo fascista”: la habrán, v. más abajo, “resignificado”, digo yo.

Y, miren ustedes, con este pequeño repaso por la caza de brujas (haberlas, hailas) y con lo que les dedico en el soneto a estos nuevos kukuxklanes de hojalata, me he quedado, pero que muy a gusto; y, oigan, mucho  más tranquilo.

De la prensa de marzo de 2001

 La milicia ultra ortodoxa islámica afgana talibán ha completado la destrucción de los dos colosos de Buda esculpidos en roca entre los siglos III y IV en la provincia central de Bamiyán. El ministro de Asuntos Exteriores de los talibán, Wakil Ahmed Muttawakel, ha informado al secretario general de la ONU, Kofi Annan, de que las dos estatuas, de 55 y 36,5 metros de altura, están prácticamente destruidas.De la prensa de junio de 2020

*** Teresa Rodríguez apoya desmantelar estatuas de Colón y de “esclavistas españoles y andaluces” (sic)***  HBO Max, la recién inaugurada plataforma de ‘streaming’, ha retirado de su catálogo ‘Lo que el viento se llevó’.

*** Podemos ha presentado hoy una propuesta para convertir el Valle de los Caídos en un parque memorial público para ‘resignificarlo’ (sic) que conserve su diseño estético pero desprovisto de “simbología fascista”, y para ello propone demoler su cruz característica y quitar el control de la basílica a los religiosos.

TALIBANES

(Soneto)

 Explosiones, las vimos, cercenaron

siglos, en un instante, de la Historia;

y recientes aún en la memoria,

vivas, las imágenes quedaron.

 

Ignominias,  injurias que pasaron

muy lejos, muy distantes; mas la escoria

con nosotros está, persecutoria

de esa, la libertad que disfrutaron

 

los ignaros, gandules, petulantes,

execrables, sectarios y rufianes,

cegados por el odio, intolerantes.

 

Y en nosotros está, ¡no más desmanes!,

también, gone with the wind, sean sus desplantes,

sus tufos, los de infames talibanes.

 

Don Eufemio, jun. 20

(Continuará, D. m. ; y si nos dejan)

ESPAÑOLES SIN FRONTERAS. MIERDALEÑOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

No invento la palabra. Año reciente, verano, una playa cualquiera. Paseando por la orilla del mar oí el comentario a un grupo de lugareños:

-Se nota que han llegado los mierdaleños.

Rebosaban las terrazas, los chiringuitos hervían de cervezas, los restaurantes sin reservas, hoteles sin habitaciones, lo que siempre se ha llamado <<hacer el agosto>>. Mierdaleños había.

No me agradó el comentario, por injusto. Sentí tristeza y me vino a la memoria el de Estanislao Figueras: <<Estoy hasta los cojones de todos nosotros>>, que efectivamente era para coger un tren o el coche y no bajarse hasta llegar a Madrid. Incluso me vino a la memoria Antonete Gálvez el terror del Mediterráneo, que bombardeó Alicante, se enfrentó a escuadras extranjeras y quiso invadir el resto de España.

Los líderes políticos deben de tener cuidado con lo que dicen y cómo lo dicen. El presidente de la Junta de Galicia seguramente no quiso decir lo que dijo, y lo de las fronteras interiores y exteriores fue un descuido, pero estuvo feo. <<España necesita una norma de salud pública que permita prohibir la movilidad de determinados territorios en una situación de pandemia si el número de contagios sigue siendo alto>>. No cita a Madrid. No hace falta, se le entiende todo. No es el único. El de Murcia también salió por peteneras. Luego les llevan las cuentas y, claro, no les salen.  En política es difícil volverse atrás, decir que no dije lo que dije; la credibilidad perdida es difícil recuperarla. Se han equivocado y echado gasolina a un absurdo incendio que dice muy poco de su inteligencia política. Así no se construye España, sino que se divide, aleja, y la consecuencia es que ganen los separatismos. Ningún presidente autonómico es el ombligo de España. No es el daño de las autonomías, sino el de los autonómicos arraigados a horizontes estrechos que se cierran en un catetismo que destruye y a ningún lado conduce. Lo que hay que hacer es ayudarse, y más cuando la necesidad obliga. Nadie va a contagiar a nadie. Nos necesitamos ahora más que nunca.

Todo el que puede se va a descansar, gozar de esta España plural, atractiva, acogedora y ningún político está autorizado por la soberanía a la que representa a creerse algo más de lo que es. No cerrar puertas sino abrirlas, con ventanas y balcones. Es una necesidad. También un deber.

Aún recuerdo de mi infancia los carteles por las calles con el atractivo lema: La Coruña, ciudad en la que nadie es forastero.

España es muy bonita y diversa. Somos todos españoles, sin fronteras, y nos necesitamos los unos a los otros. Convendría no apuntalar las diferencias con divisorias, sino animar a visitarnos con más facilidades y frecuencia.

Ayer asistíamos a una estupidez más, viendo al cántabro señor Revilla, y al vasco señor Urkullu, escenificando un encuentro en la tercera fase.

Solo faltaría que tengamos que reclamar, como si de una ONG se tratara: <<Españoles sin fronteras>>. Estamos cerca. ¿O ya lo han conseguido?

No provoquemos e incitemos a ello. Algo siempre queda, a pesar del arrepentimiento.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

LA GUERRA (II) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Es seguro que un motivo banal inició la primera contienda. Entre dos. El que la perdió creó la táctica y el que la ganó la estrategia.

-Soy más débil; mientras duerme le sorprenderé con un ataque por sorpresa.

-Mi fortaleza me permitirá construir murallas que rodeen mis fértiles tierras regadas por los grandes ríos. Crearé leyes para regular la vida dentro y ejércitos para defenderlas.

Uno construye, otro destruye.

-Mi debilidad me obliga por ahora a vivir del engaño; penetraré en las defensas de mi oponente infectándolo todo.

-Mandaré legaciones a mi enemigo ofreciéndole respeto mutuo y darle un espacio si se somete a nuestras leyes; yo respetaré sus costumbres.

-Aceptaré el pacto y buscaré el modo de que sus mismos súbditos lo rompan; me infiltraré entre sus asesores. Mezclaré a mis hombres con sus mujeres y al fruto de sus vientres lo educaré en mi doctrina.

El táctico ha descubierto la estrategia, su fin último: que su oponente no descanse nunca. El estratega tiene que recurrir a la táctica para su conservación y desarrollo.

La desconfianza crea el secreto y la información. Abundan los espías y bufones.

No había más forma de combatir: con leyes o con la fuerza. El equilibrio entre ambas mantiene la armonía. Política y Milicia deben seguir el mismo camino, se necesitan, si se repelen se obligan a estar siempre vigilantes una de la otra. A la distancia justa, en la que no haya influencia; ni atracción, ni repulsión, o el invasor, siempre al acecho, destruirá al invadido.

Después de años de guerras, nunca llega el estudio definitivo de este arte cambiante y solo apto para los grandes. Cambia como la expresión en un lienzo, en función de las pasiones, del hambre y la sed, de la injusticia, y de la justicia también; de las diferencias, pero ahora mucho más del deseo, cada vez más fuerte, de pertenecer a grupos.

Tanto la defensa como el ataque se convirtieron en una Arte. No era cuestión de cantidad sino de calidad e insistencia.

Cualquier Arte requiere técnica y estudio. Si no es un fraude que te lleva a la derrota. Lo recoge cualquier libro elemental que lo trate: unos principios y unos procedimientos para conjugar con ellos los elementos, las formas y los medios. No hay posible engaño.

Lo que llamamos inspiración no es más que acertar con el hombre mejor dotado para el arte. Alejandro Magno, para la guerra, o Velázquez, para la pintura, nacieron inspirados para ello y su vida fue desarrollar sabiduría sin entregarse al ocio de la primera victoria.

Todas las guerras empezaron por expansión; el Nilo con su riqueza atraía a las poblaciones del desierto. Alrededor del Éufrates y del Tigris surgen las primeras civilizaciones y un trozo de tierra fértil bien regada vale la vida que hay que proteger con sólidas fronteras más allá. Las delimitaron las montañas, los desiertos, los ríos y los mares. Las incursiones de los que ocupaban las zonas deprimidas a los lugares fértiles acabaron convirtiéndose en ataques y en organización de ejércitos: atacantes y defensores, ofensiva y defensiva.

La evolución ha cambiado casi todo. Hay algo que sigue igual.

El estratega y el táctico. Uno busca más allá y pide colaboración y trabajo en común, respeto, orden y conseguir que haya cosecha para todos. El otro sigue buscando la infiltración, la insidiosa penetración, sembrar doctrina en vez de trigo, robar a las mujeres para fomentar su descendencia, la única táctica que al débil convierte en hábil estratega; y le motiva en su lucha.

El general argentino Héctor Bastico en su libro Evolución del Arte de la Guerra formula en 27 conceptos las ideas estratégicas de Maquiavelo. Una de ellas adquiere bajo mi juicio especial relevancia: “Los hombres, las armas, el dinero y el pan constituye el nervio de la guerra”.

En 1883 el mariscal Wilhelm Colmar von der Goltz, tentado por el sistema de militarización de la sociedad practicado por la revolución francesa y Napoleón escribió La nación en armas, donde establece claramente que el país debe estar preparado permanentemente para la guerra.

Preparados. Hombres y nuevas armas. Va a faltar el dinero y el pan. Ni a todos, ni en todas partes. A una gran mayoría. Es la combinación perfecta. Mejor estar alerta.

Un trozo de tierra fértil bien regada vale la vida. Vendrán a lucharlo. No ha habido paz. Una simple tregua para rearmarse.

Un motivo banal, entre dos, fue el origen; y será el final. Por sembrar doctrina en vez de trigo.

Es la cosecha que hoy buscan los conflictos antes llamados guerras. La desesperación siempre es bien aprovechada.

La aspiración rota en desesperanza es una chispa que incendia cualquier cosecha.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

26 mayo 2020

Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

En lo que ya va siendo una nefasta e inveterada costumbre, estos jueces que los políticos se han dado ciscándose en Montesquieu usan con demasiada frecuencia aquello del freno y marcha atrás en los procesos cruciales para la Historia de estepaís (todo junto, pero bastante disperso):

 – Bermúdez con el 11-M.

– Marchena con el 1-O.

– Rodríguez-Medel con el 8-M.

– etc, etc…

 Profundas, neutrales, poderosas, justas  y ajustadas  razones intuyo que habrán sido las que han producido los vaivenes tan “superdrásticos” (Irene dixit) y repentinos en sus autos y sentencias. Ahora parece ser que han sido los cambios, de última hora, en las declaraciones “peligrosillas” de los funcionarios, ¡vaya por Dios!. Los destinos del señor, de la Moncloa, son inescrutables. Y aquí estamos, otra vez con la oreja delante de la mosca; y no será lo última.

 Mi comentario versado, de verso, va hoy sobre un artículo del periodista  Javier Somalo; más optimista que un servidor.

 De la prensa de junio de 2020

NINGÚN FRANCO SALVARÁ A SÁNCHEZ

Javier Somalo

“Franco ha salvado a Sánchez sólo de momento, pero si el presidente manda sobre el delegado no deberíamos tardar en ver a ese presidente, a su gabinete y a todo aquel que lo merezca en un banquillo. Y, desde luego, ni un Franco ni el otro van a sacar a este gobierno de su responsabilidad histórica”.

POR ANTEQUERA

(Soneto)

 Acato, qué remedio, pero no,

no comparto su auto, Señoría,

-aun sea provisional- que archivaría

la causa, que esperanza motivó.

 

Pues dice, usted sabrá, que no encontró

culpa en el delegado y bien podría

ser dicha la cuestión; alegaría

que nadie, al parecer, lo apercibió.

 

Papeles hay por cientos, documentos

que en el cajón quedaron congelados,

tal la cifra fatal que espanto da.

 

Requiera, llámelos sin miramientos,

y los que congelaron, emplazados,

por allá salga el sol, ¡que no saldrá!

Don Eufemio, jun. 20

(Continuará, D. M.; y si nos dejan)

La colonia militar de Gibraltar necesita de España Ángel Liberal Fernández, Capitán de Navío (R.)

Parece que empieza a remitir la fase sanitaria de la pandemia del Covid19. Las consecuencias del virus en la colonia militar británica de Gibraltar han resultado bastante más favorables de lo previsto gracias, entre otras cosas,a la eficaz gestión profesional que se ha hecho por parte de los llanitos con la ayuda de sanitarios españoles. No han tenido ningún fallecido entre sus 33.000 habitantes.

Ahora empieza la fase económica y por lo que se vislumbra, el futuro parece poco halagüeño. Esto inevitablemente repercutirá en la base militar que, como sabemos, está parcialmente financiada por la economía local; si esta falla, serán los británicos los que tendrán que sufragar no sólo las instalaciones puramente militares (muelles para atraque y reparación de submarinos nucleares y buques de superficie, instalaciones de Inteligencia en superficie y submarinas, aeródromo de  la RAF, polvorines, talleres etc.) sino también las logísticas de doble uso como las centrales térmicas, instalaciones portuarias, parte del aeródromo de la RAF, instalaciones de producción de agua potable junto con su distribución y la de agua salada etc. Pero lo peor no es esto sino que, si las cosas van muy mal, tendrán que financiar incluso a la población local que les sirve de excusa y cuya lealtad se debe, básicamente, a la «corona». Queda sin resolver el problema de los colaboradores españoles.

Por suerte para Gibraltar, una vez más se han encontrado con la generosidad, flexibilidad e incluso bondad –de niveles cósmicos- de los que unos llaman «el vecino del norte» y otros comparan con Corea del Norte.

El Covid19 ha puesto de manifiesto algunas cosas sorprendentes pero quizá, la mejor ha sido el entusiasmo que allí ha despertado el que Gibraltar  –a efectos prácticos- sea considerado por las autoridades españolas como parte de Andalucía y los llanitos como andaluces; así pueden moverse por Andalucía –desde el 10 de junio-como corresponde a la Fase 3 en que estamos. Este logro fue posible gracias a los esfuerzos de quien no hace mucho nos comparaba con Corea del Norte, los buenos oficios -«hoy por ti, mañana por mí»- de políticos comarcales y, autoridades nacionales españolas; todos ellos en la misma sintonía. No hay duda de que, en ocasiones, cultivar algunas amistades puede tener tanto valor como una gema bien pulida.

Lo cierto es que Gibraltar sobrevive, como no podía ser menos tratándose como dicen de una economía autosuficiente; una «historia de éxito» que les ha llevado a ser la 3ª renta per cápita más alta del mundo, y eso que no tienen ningún recurso natural, ni siquiera fuentes de agua potable, factorías de ningún tipo ni superficies o almacenes suficientes para materiales o subsistencias, sean perecederas o no.Apenas tienen alguna capacidad industrial en el puerto.

Según las autoridades locales, en la semana del 13 al 19 de abril, pasaron por la verja 616 camiones con suministros esenciales (incluso los de higiene personal), procedentes de «Corea del Norte», pese a las restricciones impuestas en la verja. Suponemos que el resto de las semanas del confinamiento estuvo pasando una cantidad similar de camiones. Autosuficiencia le llaman a eso. Quizá como compensación, son unos 8 a 10 camiones diarios cargados de basura los que «exportan» a España.

Ni que decir tiene que el turismo ha desaparecido, tanto el procedente de la Costa del Sol como el de los cruceros o aviones. Era uno de los pilares de la economía local; no eran los supuestos 11 millones de turistas ni muchísimos menos pero sí eran fundamentales para mantener el comercio minorista (perfumerías, joyerías, electrónica, etc.) de la calle Real, los taxis, las gasolineras, las cafeterías y restaurantes, los hoteles, la «exportación» del tabaco y quizá, «gestiones financieras». En abril y mayo de 2020 pasaron por la verja 161.000 personas mientras que en el mismo periodo del año anterior pasó 1 millón.

Es tal la crisis provocada por la desaparición del turismo que, en un gesto asombroso y sin precedentes, quien antes comparaba a nuestras autoridades con las de Corea del Norte, el 15 de mayo estimulaba a sus «vecinos del norte» a ir de turismo a Gibraltar. En la costa mediterránea del Peñón está la playa de los Catalanes; es posible que allí se haya inspirado para hacer su sorprendente invitación.

También ha desaparecido la «exportación» del tabaco y su metamorfosis en contrabando al pasar la verja. En abril se calculaba que las pérdidas en ventas de tres grandes compañías mayoristas variaban entre un 65 y un 90%.La exigencia de un contrato de trabajo en Gibraltar para poder pasar por el puesto de control de La Línea ha sido demoledora para el tabaco. Aunque en Gibraltar puedan hacerse certificados a medida, resulta difícil pensar que alguien pueda pedir una copia de un contrato como «transportista» de tabaco. Como resultado,el incremento en las ventas de tabaco legal en la Comarca ha sido asombroso con algunos estancos multiplicando por seis sus ventas.

No se han publicado datos concretos sobre las pérdidas en el «bunkering», Centro Financiero o empresas de apuestas pero puede suponerse que han debido ser notables por la crisis económica global y también, por el hecho de que una parte importante de sus trabajadores viven al norte de la verja y se les permitía el paso si exhibían su contrato de trabajo (supuestamente esencial) junto a su certificado de residencia, algo que quizá no todos podían hacer. Sí se ha informado del grave riesgo que el Covid19 supone para las apuestas.

El resultado final podría haber sido catastrófico para la supervivencia de la colonia y de la base militar si no llega a ser por la generosidad de España mostrada en la verja e incluso más allá. Por ejemplo, las restricciones de los vuelos civiles entre el Reino Unido y Gibraltar han añadido un obstáculo a la vida local, a sumar a los fuertes vientos que ocasionalmente obligan a cerrar el aeródromo de la RAF; de nuevo, gracias a la bondad de nuestra autoridades, los desvíos a Málaga de los aviones procedentes del Reino Unido cuando RAF Gibraltar está cerrado ya no se asumen en vuelo sino que se gestionan incluso horas antes del despegue del avión de Londres por lo que bien podemos decir que las pistas del aeropuerto de Málaga no son «alternativas» sino auxiliares de RAF Gibraltar.

Todavía no se han concretado los gastos del Covid19 aunque sí se sabe que son cientos de millones de libras. Si las deudas contraídas por Gibraltar hasta enero de 2020 superaban los 1.000 millones, ahora, a partir del Covid19 son tan extraordinarias que incluso en la Cámara de los Lores se ha planteado que Gibraltar necesita un «espacio para respirar», con un amplio margen de maniobra para poder pagar la deuda. Esperemos que ese espacio no sea un «Lebensraum» a costa de la Comarca con un pasillo como el de Danzig para llegar hasta su «enclave» de Sotogrande.

Podríamos seguir narrando curiosidades como las señaladas pero nos quedamos con una y es la genialidad de la principal autoridad local cuando asegura, por sí y ante sí, que sólo él es quien puede negociar el futuro de Gibraltar. Suponemos que en el Foreign Office habrán temblado hasta los cimientos y puede que hasta en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Como conclusión, la colonia está superando la crisis sanitaria del Covid19 gracias a España; al mismo tiempo, está demostrando su dependencia casi absoluta de España. La base militar de «bajo coste» sigue operativa gracias a España. Nos preguntamos si sucederá lo mismo con la crisis económica en curso. ¡Y todavía no se han empezado a notar los efectos del brexit!

Ángel Liberal Fernández, Capitán de Navío (R.)

Blog: generaldavila.com

18 junio 2020

EL ABC SE HACE ECO DEL ARTÍCULO

El diario digital ABC se hace eco del artículo que publiqué en el blog ayer 16 de junio 2020:

DON JUAN CARLOS I REY DE ESPAÑA

Algo muy de agradecer y que me permito con toda humildad compartir con todos mis lectores, aprovechando para expresarles mi afecto y reconocimiento a los miles que, mediante correos, comentarios y mensajes, se han dirigido a mi en apoyo de SM. el Rey Don Juan Carlos I.

Gracias a todos y sin duda a ABC.

https://www.abc.es/espana/abci-general-davila-sale-defensa-juan-carlos-entrega-espana-sido-vida-mucho-ahora-quieran-inventar-otra-202006161846_noticia.html

¡SE SIENTEN COÑO! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

¡Se sienten coño! Retumbaron en el hemiciclo, como una ráfaga, las palabras del ministro de Justicia: <<España se encuentra en una crisis constituyente>>.

Estamos al límite. Todos lo saben y nadie reacciona. Se han cometido atropellos en casi todas las instituciones. No debemos bajar la guardia porque se acercan tiempos de preocupación -sin ocupación- y deterioro generalizado. <<Mientras peor, mejor>> será el lema de millones dispuestos a todo. En cuanto vean que pueden perder esta opción única que ahora tienen, arderá la calle.

Si el Partido Socialista, o esto que el señor Sánchez preside, les ha querido engañar con lo de <<el enemigo al ombligo>> para mantenerse en su inútil vanidad, el resultado es poner al lobo a pastorear el rebaño. Quizá ya no queden ovejas, sino un rebaño de lobos. Eso significa comerse al pastor, que se lo han comido después de matar (anular/domesticar es más exacto) al perro guardián.

Lo acaba de proclamar el ministro de Justicia: <<Crisis constituyente- Debate Constituyente>>. El mensaje ¿iba para Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC)? No; iba para todos.  Pocos se han enterado. Tranquilizador.

Pasado el trueno, la tormenta ya no volverá a anunciarse. Como si nada hubiese ocurrido. No lo olviden: Crisis Constituyente. Caerá como un rayo, sin avisar.

Hay dos cosas que esta proclama encierra: qué quiere decir y qué ha querido decir el ministro de la Justicia. Estamos ante ¿qué? No es difícil el acertijo. Por sus obras los conoceréis. Sabemos ante quién. De lo que se deduce la maniobra probable y peligrosa.

En román paladino: nos la están colando, si no nos la han colado ya. Creo que es la declaración más grave oída en el Congreso de los Diputados en la democracia. Suena como aquel: ¡Se sienten coño!, pero sin tricornio, sino con la Justicia del ministro del Gobierno, juez y parte.

No…, que no quiso decir eso, sino lo otro. ¡Ya! Sin ráfaga. Las ideologías tienen mayor capacidad de penetración que las balas.

Está claro. A por la Corona. El caso es que caiga la Monarquía. ¡Viva la III! A por la Guardia Civil, que esperemos hayan mordido en hueso. A por la Justicia, Constitucional, Fiscalía General, Supremo, palo y tentetieso a quien se menee fuera de la raya que yo marque. Los míos a un lado, los otros al otro lado. A por Ciudadanos que está flaquita y necesita un reconstituyente. Y, por supuesto, a por los Consejos de Administración. Que no se escriba una letra, se dé una noticia, se use una red social sin que sea censurada por el ministerio de la Presidencia (que los vigile el CNI ).

La nación de naciones. En definitiva: a por la Constitución. A por España, al federalismo, al separatismo, ahora que viene la pandemia del hambre y la desesperación.

La gravedad de este ¡se sienten coño! es que no venía de ninguno de los activistas de barrio que pueblan el Congreso, alguno ministro, sino de un jurista importante ahora metido a político. Es decir un leído y entendido que sabe lo que dice y por qué lo dice. Autor intelectual.

De una gravedad extrema. Las posteriores explicaciones son baldías. Por sus obras los conoceréis.

Las obras que vemos son las que son. Todo está en revisión y hay un ataque encubierto a España. Empezando por el modelo de Estado y por su Constitución. Para terminar (de acabar) con España.

Juan Carlos Campo Moreno. Ministro de Justicia. Magistrado. Fue y lo soltó.: <<Un debate constituyente abierto>>. Sonó como aquel ¡Se sienten coño!

Porque -y esta es la clave- en el Parlamento español han entrado los que tienen a España como enemigo. Arderá la calle.

¡Al suelo todo el mundo!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

15 junio 2020

Blog: generaldavila.com

Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

No recuerdo aunque me lo malicio qué inefable ministra socialista, naturalmente, esculpió en una entrevista una más de sus lapidarias frases sobre su tímpano de cartón piedra. “Los ministros son bienes de Estado”; sobre todo éstos, diría yo.

Y dicho lo cual, cerró su carpeta, se levantó, “fuese y no hubo nada”. Y como, efectivamente, una imagen vale más que mil palabras, imaginen si son dos; valdrían más que dos mil.

Así que con ellas les dejo.

De la prensa de junio de 2020

UNA FOTO QUE ESCANDALIZA

Hasta 28 guardias civiles se ven protegiendo por orden del Ministerio del Interior la finca en Galapagar del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, frente a 25 antidisturbios enfrentándose a los CDR en Barcelona instantes antes del asedio a la Jefatura Superior de Policía. La imagen del blindaje policial al chalet de Iglesias.

VERGÜENZA

(Soneto)

 Pues que son los ministros “bien de Estado”

y “a mucha honra” algunos comunistas

de la rama trileros y arribistas

que jamás soñarían do han llegado

 

habrá que protegerlos, por sentado;

pero que alguien me explique qué clasistas

las reglas se han seguido, ¿progresistas?,

al montar semejante, tal tinglado.

 

Da la imagen el ver vergüenza ajena,

que en igualar golpistas y viandantes

-tus obras te delatan- no dudaste.

 

Y en la comparación, infame, obscena,

reconoce, medidas indignantes,

que tres pueblos, Marlaska, te pasaste.

Don Eufemio, jun. 20

(Continuará, D. m. ; y si nos dejan)

DON JUAN CARLOS I REY DE ESPAÑA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

He servido a España, en su máxima proximidad, 13 años de mi vida militar junto al Rey Don Juan Carlos I. Desde el empleo de Comandante en la Guardia Real, teniente coronel Ayudante de Campo después;  y de coronel fui Jefe de su Guardia Real.

Por allí han pasado, y he visto pasar, la historia de España de estos últimos años. De todo. Lo divino y lo humano, lo mejor y lo peor, que de todo está hecha y gobernada España. Hombres. Intereses. He visto todo y a casi todos. Nadie, ninguno, puede tirar ni la primera ni la última piedra. ¡Si lo sabré yo!

No les voy a contar -que morirá conmigo-, la normalidad de una familia, la Real, que ¡cuántas hubiesen querido ser parecidas! De lo que cuentan, de lo que inventan, a la vida auténtica diaria y normal, nada de nada. A lo mediático, subvencionado, le gusta la caricatura. Para eso le pagan. Y muy bien. ¡Cuántas mentiras sin desmentir! Cuanto mentiroso diciendo que vale más por lo que calla… Nunca dicen que es lo que callan porque no existe.

No veía diferencias destacables entre aquella entrañable familia y la de cualquiera de los españoles de la época. No les hablo de memoria. Sino del día a día, del permanente contacto, de cierta intimidad,  y de viajar por todo el mundo en la más cercana proximidad.

Ahora resulta que muchos, tantos, de los que jamás en su vida han puesto un pie en la Zarzuela, saben más que nadie de lo que allí se cuece; y lo que dicen es ley. Por otro lado los que saben, conocen y lo han vivido, callan, como si con ellos no fuese la cosa. Así se escribe la historia. Muchos están encumbrados -y muy bien colocados- en todos los lugares y agujeros, desde lo más santo a lo más profano, todos (se) aprovecharon el tirón.

Somos muchos los que sufrimos la injusticia del trato que se está dando al Rey Don Juan Carlos y el desconocimiento del interior de su talante y forma de ser. El Rey Don Juan Carlos representa toda una historia de progreso de España, muy difícil, complicada, y que pocos hubiesen sido capaces de sacar adelante. Lo hizo y no se lo perdonan. Cuando logró una España grande, respetada, rica en proyectos y peso internacional, el único,-hay que repetirlo- el único que ha sabido manejar el problema de Cataluña y enderezarlo, un Rey de y para todos los españoles, vieron que Don Juan Carlos era el objetivo a batir. Por eso, por su amor a España, por su sentido de la unidad de España, por ser Rey de todos los españoles, pon aunar esfuerzos, por proclamar por el mundo quién es España, por recordar nuestras raíces americanas, que aquello es España, por hablar, sentir, y engrandecer España. No se lo han  perdonado.

España ha cambiado mucho y muy deprisa. Es muy fácil hablar difamando, sin el más mínimo conocimiento, ni argumento, y revolver las intimidades, aquellos que tanto tienen que esconder.

Ahora parece que entra el miedo y es el momento del silencio acusatorio, y tantos que han (hemos) estado a su lado callan. Yo no me callo.

No tengo el más mínimo interés en una parte u otra. Vivo exclusivamente de mi pensión… y con hipoteca. Mi mujer me dio seis hijos y no tuvimos tiempo para otra cosa. Es decir que no hay más cera que la que arde.

Y no digo que no me gustaría ser un Consejero de Enagás como Pepiño, que algún mérito uno ha hecho, o Consejero de Santa Bárbara. Aquí el que no corre vuela, pero todos callan en su ínsula agradecida.

No me voy a callar, ya que puedo y conozco. España navega a la deriva, pero ustedes los españoles son muy libres de arrojar por la borda al mejor timonel que hasta ahora hemos tenido y poner al pirata de turno en su lugar, y conducir por la mentira y la traición nuestro futuro.

Si España en estos últimos 45 años de su historia ha salido adelante, ha sabido incardinarse en el mundo, se ha convertido en una gran nación, ha sido gracias a la intuición y realeza de un Rey que otros quisieran para ellos: Don Juan Carlos I de España.

La Corona está en peligro, porque está en peligro España, su unidad y su peso internacional. Pretenden cobrarse la primera pieza, la monarquía. No van a poder con el Rey Don Juan Carlos, porque nada tienen probatorio (¡qué más quisieran!), y seguirán (perseguirán) con Don Felipe; tras sus huellas.

No está de más que algunos den la cara y defiendan lo que en estos momentos, quizá lo único sin más interés que el general, defiende a España y al conjunto de los españoles, sientan lo que sientan y piensen lo que piensen: la Corona. Sin avergonzarse ni achantarse.

Defender a España, su unidad y su peso internacional tiene un coste.

Don Juan Carlos logró sacarnos de la pobreza y de la insignificancia internacional.

Está todo programado y lo que no perdono es a los cobardes enriquecidos que se mueven al compás de los aires que soplan.

Es el primer intento serio, y con toda contundencia, aprovechando la pandemia, que ha anestesiado a los españoles, para acabar con la Corona.

Hagan ustedes lo que quieran y decidan lo que les venga en gana. Pero si algo ha habido que nos ha mantenido unidos y con fuerte proyección internacional ha sido la Corona, en concreto y durante muchos años, Don Juan Carlos I. Lo define una palabra: entrega a España. Esa ha sido su vida, por mucho que ahora, otros, quieran inventar otra.

A partir de eso, ustedes verán. A ver quién es el que tira la primera piedra.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

15 junio 2020

Lo que se avecina Melitón Cardona (*)

Buscavidas corruptos, ignorantes presuntuosos, ineptos encumbrados, vagos subvencionados, pícaros de poca monta, robaperas diversos, hampones, perroflautas, timadores, chantajistas, rufianes, delatores, julandrones y marimachos recrecidos, rufianes y defraudadores: he aquí la heráldica de la pseudodemocracia española que, en síntesis magistral, Ruiz Quintano definió como “memoria de pez y c… de cabra”.

En eso ha quedado la tan encomiada transición del execrable franquismo a la bienaventurada democracia, un fenómeno insólito en nuestra historia constitucional, por cierto, ya que fue el único caso en que se transitó “de la ley a la ley”, pues en todas las ocasiones anteriores el tránsito se hizo fuera de los cauces legales desde 1812 a 1931, sin excepción.

En política, las buenas intenciones y los propósitos de apaciguamiento suelen tener resultados nefastos. Lo sintetizó Adenauer al decir que la mejor manera de apaciguar a un tigre es dejarse devorar por él. Ahora, los supuestos apaciguados a base de concesiones desmesuradas están a punto de devorar el engendro que les aupó.

Es claro que las políticas deben juzgarse por sus resultados y no por sus intenciones y los del diseño constitucional de 1978 están a la vista: fragmentación multipartidista, intentos de secesión, desigualdad patente ante la ley, irresponsables al frente de las más altas instituciones del Estado, desmantelamiento progresivo de los grandes cuerpos de la Administración, miembros del poder judicial dispuestos a renunciar a ejercerlo con rectitud en virtud de afiliaciones ideológicas y una población lanar embrutecida por décadas de adoctrinamiento y enseñanza del todo a cien. El cóctel está servido y no debe extrañar que el Ministro de Justicia hable ya de periodo constituyente.

Ha llegado el momento de sentir vergüenza por el hecho de ser español y haber contribuido con nuestra pasividad a que se produzca tal aberración. También se peca por omisión. Basta buscar en internet la proliferación de artículos en los que muchos periodistas confiesan ya ese penoso y terrible sentimiento de vergüenza.

Está por llegar un empobrecimiento generalizado de la población del que hoy son precursoras esas colas del hambre que, por cierto, se sufragan por la Iglesia y por la población, mientras el gobierno de la Nación, responsable directo de la situación, sigue regando con subvenciones millonarias a sus pandilleros y pandilleras afines y no ha tenido ni siquiera el gesto de rebajarse un solo euro los opíparos sueldos de sus miembros. Si Europa no lo remedia, nos espera un panorama estremecedor mientras la España alegre y confiada sigue devorando bazofia televisiva ajena a lo que se avecina.

(*) Ministro plenipotenciario jubilado.

Blog: generaldavila.com

14 junio 2020