¿QUIERES SER MILITAR? General de División Juan Chicharro Ortega

IMG_4421La vida es un ciclo continuo; se suceden una y otra vez las estaciones, así como los eventos asociados a ellas, siempre sin solución de continuidad. Y acorde con ellos los relatos consecuentes. Es así entonces que escribo otra vez en este mes de julio, un año más, al ver como cientos de muchachos y muchachas jóvenes se presentan al concurso-oposición para ingresar en los centros de formación para oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas.

Sí, el número de opositores es ciertamente alto; sin duda, de una parte porque algo hay cierto en el hecho de que en tiempos de crisis la garantía de un trabajo fijo es tentadora. Ahora bien, ¿es ésta la única razón? Pues no, o al menos así lo veo yo, por extraño que pueda parecer. Y digo extraño porque la vida militar nunca ha sido un camino de rosas y hoy tampoco lo es.

Sí, hay otras razones más allá de la de la seguridad laboral y a ellas me refiero ahora.

IMG_4423La vida en la milicia exige ser desarrollada vocacionalmente pues no son pocos los sacrificios que conlleva y quien no esté dispuesto a hacerles frente difícilmente podrá sobrevivir feliz en ese mundo. Ser soldado implica servicio a los demás, al prójimo, a la gran familia tribal, en definitiva a lo que conocemos como la Patria, pero acorde con unos principios de vida que no están precisamente en boga hoy en día: el culto al honor, el respeto a la lealtad, la asunción de las jerarquías, el cumplimiento del deber, el compañerismo en grado extremo, y un larguísimo, pero no por ello menos importante etcétera, dentro del cual destacan, como rasgo distintivo, los hechos más que las palabras. Porque el militar no suele ser persona de muchas y aún menos de huecas palabras, sino de pocas -pero precisas y claras- y respaldadas por hechos tangibles. Por estos principios el militar auténtico puede estar dispuesto a dar incluso su vida, ejemplos en la historia hay por doquier, tanto en nuestra patria como en otros países de larga tradición castrense.

Y sí, son muchos los jóvenes los que comulgan con estos principios pese a que vivimos en una sociedad hedonista y no muy propicia a sacrificios personales. Yendo aún más allá, me atrevo a decir que en el mundo de la milicia, aún se mantiene, afortunadamente, el principio del binomio esfuerzo-recompensa, y en ese orden, pues igual que la causa precede al efecto, el esfuerzo, a veces heroico y agotador, es condición sine qua non, para la obtención de algún tipo de recompensa: a veces la simple pero profunda satisfacción interior por el deber cumplido. Esto, que puede parecer extraño hoy en día entre el sector más joven de la población de nuestro país, donde muchas veces se cobra o exige la recompensa sin haber hecho mérito alguno para merecerla es, a juicio de quien suscribe, uno de los pilares en los que se ha apoyado durante siglos el progreso y la fortaleza de una sociedad como la española, hoy con los fustes de dichas columnas algo agrietadas.IMG_4424

Hay otra perspectiva también, que, desde la atalaya de muchos años de servicio, vislumbro. La juventud, hoy al igual que siempre, está ávida de aventuras, no al alcance fácil de cualquiera. La querencia al riesgo es innata a los años jóvenes y qué mejor sitio que los ejércitos para encontrarlos. En las Fuerzas Armadas uno puede llegar a ser un experto paracaidista, un buceador de combate y de profundidad, un montañero y escalador avezado, un piloto de helicópteros o de caza, el sentir la vida en la mar tanto en superficie como en submarinos, y un sinfín de ejemplos a cual más variado. Un enorme abanico de oportunidades, sólo asequibles en los ejércitos, sumamente atractivas para todo aquél que busque, como ya he dicho, el riesgo o la aventura. Y si hablamos de esto último, liguémoslo además, también, a esa conocida frase de “alístate y conocerás mundo”. La profesión militar proporciona oportunidades mil.

A ver, quien les escribe aquí puede presumir de conocer los cinco continentes. No les voy a relatar la lista de países en los que, por razones exclusivas del servicio, he tenido la oportunidad de visitar y vivir, porque sería muy largo el hacerlo; y vaya por delante que pertenezco a una generación que ha vivido la milicia fuera de la OTAN durante muchos años, lo que dará una idea de las muchas más oportunidades, para los que ingresen hoy, en los ejércitos actuales y en el futuro. Incluso desde el punto de vista tecnológico también hay muchos aspectos que resultan apasionantes.

IMG_4426En definitiva, muchas son las razones que impulsan hoy a la juventud para incorporarse a las FAS y buena prueba de ello la tenemos en estos momentos a la vista.

Nada más lejos de mis intenciones que hacer proselitismo -esa es función del Ministerio de Defensa- pero no quiero ocultar mi entusiasmo y el orgullo de haber dedicado mi vida al servicio de mi Patria; además, el hecho de encontrarme en la situación de retirado me ha hecho volver la vista atrás y reconocer que la nostalgia de una vida pasada me ha conducido a recapacitar y autocomplacerme en lo vivido intensamente, y, de hecho, mi hoja de servicios refleja sin exagerar muchos de los trazos de la vida militar que he bosquejado brevemente en estas líneas. Y es una hoja de servicios en todo similar a la de cualquiera de los que un día hace 46 años escogimos el servicio a la Patria como una religión, como un anhelo de dedicación a nuestro pueblo, al ser humano en definitiva. Muchos se quedaron en el camino y dieron lo mejor de sí mismos. No están con nosotros pero a su honor nos debemos. ¿Qué menos podríamos sentir, que nuestra admiración y un intenso respeto que inspira nuestras almas?

Hoy mis sentimientos se trasladan a la profunda mar de aquellos años jóvenes a bordo del “Júpiter”, “Legazpi”, “Juan Sebastián de Elcano”, “Aragón”, “Castilla”, “Velasco” o el ”Conde del Venadito”, a las arenas y luces del Sahara español, a las selvas de Nicaragua y a las montañas hondureñas, a los bosques y valles de Yugoslavia, a las profundidades del mar Mediterráneo o a los cielos de España.IMG_4427

Pues sí, no lo pretendía, pero al final la nostalgia me ha llevado de su mano y estoy con William Wordsworth cuando decía que:

“Aunque nada pueda devolvernos
las horas de esplendor en la hierba,
ni de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porque siempre la belleza
subsiste en el recuerdo”

Comprendo a todos los jóvenes que estos días aspiran a una vida similar. Saben que ricos -en dinero- no van a ser nunca, pero si la sienten, vivirán una vida intensa como pocas y, si no es así, piénsenlo varias veces antes porque podría ser un calvario si la actitud personal no está en sintonía.

Y termino estas líneas ubicado en una larga cola de jóvenes opositores a ingresar en los ejércitos, en la espera previa a la de la realización de las pruebas físicas, cuando observo no lejos de mí a otros jóvenes regresando seguramente de lo que ahora se llama ” botellón” tras una evidente larga noche . Lo siento, pero el desaliño y las malas formas que se desprenden de su presencia muestran un abismo de conducta social entre estos y aquellos difícilmente comparables. Aquí reina el saber estar y la disposición a los sacrificios que sean por alcanzar una vida honesta y honrada, mientras que en la fila de enfrente solo veo las ansias por el placer y la vida cómoda que seguro no lo será tanto pues sólo mediante el sacrificio se llega a la felicidad y al bienestar personal. Nuestra sociedad de la que formamos parte todos se encuentra afectada seriamente de la pérdida de valores que observamos día a día. Al menos, hoy, yo me encuentro esperanzado al ver a quienes están dispuestos a todo por formar parte de nuestros ejércitos. El futuro de España es de ellos.

General de División (R.) Juan Chicharro Ortega

6 pensamientos en “¿QUIERES SER MILITAR? General de División Juan Chicharro Ortega

  1. Mi General con su permiso, me alegro mucho haga esta llamada a forman parte a nuestros jóvenes de nuestro ejército con todos los sacrificios en ello supone, sin embargo debo Mi General incidir en la grandes diferencias entre naciones ¿se puede hacer carrera militar desde tropa, en España y mantenerse como tal? lo veo excesivamente complicado.

    Casualmente el otro día el Confidencial Digital público este articulo “Con 45 años y fuera del Ejército”, ¿quién me puede contratar? https://www.youtube.com/watch?v=ogqNQ7ZYYeY según este artículo que no dudo de su veracidad, dice que entro en el ejército con 24 años y lo dejo con 35 años, (11 años de servicio) por una disposición Ministerial lo que supone que en la primera parte de este contrato estuvo 11 años justos, pero es que después volvió por otra disposición Ministerial y se supone que estuvo unos 10 años más (21 años de servicio).

    Pues bien Mi General en Francia con 15 años de servicio “hoy 15 años y medio en fuerzas especiales, o 17 años, en regimientos operacionales, se podría haber jubilado como militar, es más al haber participado en misiones exteriores seguro tendría derecho a dos medallas que estas se conceden al acabar “tus” servicios, una la de antiguo combatiente y otra la del TRN título de reconocimiento de la Nación que supone una paga año de 672€ al margen si tuviera otras medallas pensionadas.

    Para no extenderme más le invito a leer este artículo de diferencias entre Francia y España
    https://excombatiente.wordpress.com/2016/06/13/se-puede-hacer-carrera-militar-desde-soldado-en-espana/

    Pues entiendo Mi General que precisamente la oficialidad que ocupa los puestos clave indicados, debería ser la primera interesada en dignificar más la carrera militar asegurando a estos jóvenes que tendrán un suficiente reconocimiento por su sacrificio que entregan los mejores años de su vida y la Nación se lo recompensará.

    Quedo a su orden.

    Me gusta

  2. Mi General, con el debido respeto y sin la menor intención de ofenderle en lo más mínimo. He leído su comentario, y sinceramente veo en él a un militar con patriotismo y afectos en la entrega de deber, cumplido para Vuecencia, el mismo que quiere seguir sirviendo a su Nación y eso es muy grato, no sólo para las personas que dieron todo lo mejor que pudieron y quisieron; ello también es grato para los que saben apreciar el sacrificio de los demás. Y resaltando, que el sacrificio, mientras más duro sea, más grande es la satisfacción del mismo para el que servir ha querido, supo y pudo.

    Mi General, mas, hay algo en este patriótico relato que ha quedado en desierto, y ello es la falta de mención a la Tropa, sí, al soldado o marinero, al cabo y al cabo primero no se le menciona para nada, ahí falta algo NO menos importante que los generales, Jefes, oficiales y suboficiales y entendiendo que cada cual tiene su cometido; que el amor que pueda sentir un soldado raso por servir a su Nación no tiene que ser menos considerado que el del General merecedor de su cargo.

    Como Vuecencia sabe, sin clases de Tropa NO ha Ejército que pueda combatir a otro por muy enano que este sea, que la columna vertebral, las manos y sobre todo los pies del mismo son las clases de Tropa, empezando por el soldado o marinero raso. El mismo que viene sufriendo cada día más deprecio y cerrándoseles más puertas ¿Qué pasa con esta injusticia mi General?

    A la orden mi General

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 1 persona

  3. No puedo por menos que dar la razón con creces a los comentarios precedentes. El soldado o marinero son vitales en en los ejércitos; soy el primer defensor de este concepto. Seguramente el título del artículo no es correcto y debiera haber sido : quieres ser oficial o suboficial ? Y ello porque el origen e influencia del mismo viene de las pruebas selectivas a las que estoy asistiendo. No obstante y sin entrar en discusiones me permito apuntar unos datos: en mi promoción de la Escuela Naval Militar tenemos al Almirante General Rebollo quien fue AJEMA y que inició su carrera como marinero y más en concreto en la mía de infanteria de Marina ( solo éramos trece) tres de nosotros iniciaron su carrera de soldados de infantería de marina y llegaron a Coronel. Sería prolijo extenderme en las oportunidades que existen pero sí es cierto que en España entrando desde los escalones de tropa y obteniendo las titulaciones requeridas se puede llegar a lo más alto . Se lo digo desde lo que yo he visto . Insisto, en mi promoción de ENM hay un 10% que así empezaron en la Armada.

    Le gusta a 1 persona

  4. Mi General, en primer le doy las gracias por su tiempo a las letras sencillas que expuse a Vuecencia y en la forma que lo hace, ello es para mí una valía que hay que tener muy en cuenta. Entiendo su explicación, pues sé que eso es así, mas, no es concretamente a eso a lo que me refería, ello es a la indefensión en la que se encuentran una vez cumplido los 45 años de edad si no alcanzaron el grado de Sargento.

    Hay personas que tienen capacidad para estudiar y estar para todo en primera fila, afortunados ellos. Yo he estado en primera fila en lo referente a la preparación táctica, física y entrega, puede preguntar personalmente a algún General, Coroneles y otros, aunque también le dirán que no tengo estudios, me considero analfabeto, NO idiota.

    Pero, qué pasa con los que cumplen su deber entregándose en alma y vida, los que sienten la milicia por inculcación y devoción más que manifiesta, pero que para los estudios no se les da en la medida que hay exigen a los candidatos para escalar en la carrera de las armas. ¿Qué pasa con esos? Los que ven y saben que entran personas con estudios, pero que no tienen amor a España y menos al Ejército, que sólo entraron porque no tienen otra cosa; pero que cuando esto se levante, “si se levanta” esos se van del Ejército, porque sólo han ido a él por no tener otra cosa menos sacrificada y más remunerada. Esa clase no vale para defender a esta Nación llamada España hasta el día de hoy.

    No sigo mi General, no quiero causarle dolor de cabeza. Soy clase de Tropa y me duele que se la desprecie como lo vienen haciendo desde esta llamada libertad. Por eso venero a Franco, yo que me alegré de su muerte.

    A la orden de Vuecencia mi General. Cabo 1º Caballero Legionario, Paracaidista y Guerrillero. Ramón Lencero Nieto=Rogaciano Goana Nelson

    Me gusta

  5. Mi General me deja gratamente sorprendido por esa cerrera profesional que dice hasta donde llegaron estos oficiales desde tropa, algo que desconocía de esa posible evaluación, de todas formas le diré Mi General que reconozco el doble esfuerzo y merito deben hacer algunos soldados que deciden hacer carrera militar y carecer de los títulos académicos necesarios.
    Como indico en (Mis Servicios) me hubiera gustado hacer carrera militar en España (año 77) sin embargo las posibilidades de promoción y especialidades eran muy deficientes en aquella época, y tampoco le negaré que ese gusanillo del “combate” estaba ahí latente y te llama cuando lo has probado.
    Ahora bien Mi General, ¿hace ser mejor combatiente los títulos civiles? ¿Qué porcentajes de promoción se reserva en las academias de oficiales y sub oficiales, a la tropa? …pues por lo leído en distintos foros militares (tierra, mar, aire) y defensa, para acceder a las mismas hay que tener títulos escolares diversos. Y lo peor aún 30 años de servicio para poderse jubilar, quién empiece con 18 años y tenga “estudios” podrá hacer carrera relativamente y con 48 años se podrá jubilar, ¿pero qué reconocimientos recibirá de la Nación? ¿Alguna medalla de campaña? Salvo si ha sido de alguna otra medalla militar.
    Mi General como bien debe de saber estar en unidades operacionales de intervención inmediata requiere una fuerte formación, no digamos ya en fuerzas especiales ¿quién aguanta 30 años de terreno? Y vuelvo a incidir ¿y el reconocimiento de la Nación?
    Y aún queda el servicio de reconversión civil de aquellos que deciden incorporarse totalmente a la vida civil profesionalmente ¿Qué ayudas a la formación tienen? Que sean totalmente gratuitas, ¿y si hablamos de otras ayudas sociales? Incluidos los accesos a la residencias de jubilados sean militares estas residencias o civiles?
    Mi General por lo que entiendo dice, es consciente se necesitan mejoras sin duda y corresponde a Uds., los altos mandos hacerles entender a los políticos que son, que sacrificios y formación requiere un soldado de una unidad operacional o de fuerzas especiales.
    Aquí no, se pero allí formar un CRAPS ahora GCP (grupo comando paracaidista) es de un año y medio a dos de intensa formación, http://le.cos.free.fr/gcp.htm y siento decirlo otra vez no se requiere títulos académicos, ni escolares, lo que prima en todas las promociones, son los cursos de combate, las especialidades de combate, los estajes de los mismos en donde te avalúa tu capitán, etc… eso es lo importante Mi General.

    Quedo a su orden

    Me gusta

  6. Mi General acabo de leer su post en http://www.republica.com/proa-al-viento/2016/07/04/esto-es-un-esperpento/ soy asiduo lector de el espia digital y como allí no deja comentar lo hago por aquí, no puedo más que darle toda la razón, supongo que Ud., habrá tenido la ocasión si se lo han preguntado “extrangeros” sean civiles o militares, por estos hechos que resultan totalmente incomprensible para ellos, pues a mi si me lo han preguntado y nunca ha habido manera entiendan algo similar, salvo los belgas, que les sucede algo parecido si se trata de francofonos o balones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s