SOLDADOS DEL OLVIDO (General de División -R.- Juan Chicharro Ortega)

soldados-olvido-2

 Siempre me llamó la atención  el esmero con el que naciones como los EEUU, Gran Bretaña o Alemania cuidan en todas partes del mundo los cementerios donde reposan los restos de sus soldados caídos en combate.

Los he visto en Washington y en Normandía y también aquí en España he visto la misma dedicación por parte de los alemanes o italianos.

soldados-del-olvido-3Salvo en el caso del Valle de los Caídos, y ya saben Vds. las intenciones de quienes quieren derribarlo, pocos son los casos donde podamos ver algo parecido al  de las naciones antes citadas. No obstante surgen de vez en cuando iniciativas privadas que son dignas de todo elogio, de su conocimiento y esfuerzo. Les hablo hoy aquí de la que están desarrollando en Puerto Real personas como el Capitán de Fragata Guillermo Cervera y el historiador Manuel Izco Reina con el objetivo de dignificar a tantos soldados españoles repatriados de la guerra de Cuba cuyos restos se hallan diseminados de mala manera en una fosa común en el cementerio de Puerto Real (Cádiz). Su objetivo es encomiable y esperemos que el apoyo institucional que puedan encontrar fructifique y finalmente logren que tanto el Ministerio de Defensa como el Ayuntamiento de la ciudad citada se impliquen en el proyecto.

Según recojo literalmente del magnífico trabajo que han realizado las personas citadas,  el 10 de diciembre del año 1898 tras firmarse en París el tratado que ponía fin a la guerra hispano-estadounidense, acuerdo que supuso de hecho la declaración de independencia de la isla de Cuba, así como la entrega de Puerto Rico, Filipinas y Guam a Estados Unidos, terminaron años de una penosa contienda entre los independentistas cubanos y el ejército español.

Desde poco antes, ya consumada la derrota, las tropas españolas comenzaron a regresar a la península, convirtiéndose el puerto de Cádiz en su principal lugar de desembarque. Entre los años 1898 y 1899 llegaron a la bahía gaditana un total de 36.678 militares procedentes de la contienda cubana de los que 4.305 ingresaron en distintos hospitales militares aquejados de diferentes dolencias. soldados-olvido-1La gran mayoría lo hicieron en la ciudad de Cádiz distribuidos entre el hospital militar, el hospital de San Juan de Dios y las clínicas de la Candelaria y de Santa Catalina, falleciendo 222 de ellos, apenas el 5%. Los afectados por enfermedades más graves o consideradas altamente contagiosas fueron de inmediato alejados de la ciudad y del posible contacto con sus habitantes, trasladándolos al hospital que se habilitó en el fuerte de San Luis de la isla del Trocadero (Puerto Real), al otro lado de la bahía, enclave alejado de todo núcleo de población y que ya había funcionado como lazareto algunos años antes, acogiendo a los enfermos de la epidemia de cólera que sufrió la bahía gaditana en el año 1885. En la clínica del fuerte de San Luis ingresaron también desde su apertura en los primeros días de noviembre de 1898, y hasta su clausura a comienzos del siguiente mes, 232 soldados que fueron aquellos que presentaban a su llegada las afecciones más importantes, pues la tasa de mortandad entre ellos se acercaría al 45%, con un total de 104 fallecidos quienes fueron enterrados en una fosa común en el  cementerio de San Roque de la villa de Puerto Real.soldados-del-olvido-4

Estos soldados formaban parte de diversas unidades militares, si bien es cierto que casi la mitad de ellos pertenecían al regimiento de infantería de La Habana, al batallón provisional de Puerto Rico nº 5 y al 2º regimiento de infantería de marina. Durante casi un lustro, desde aquel otoño del año 1898, nada más se supo de estos soldados. Ni un monumento funerario, ni una simple lápida o una breve inscripción fue emplazada en el lugar donde se dio sepultura a aquel centenar de soldados hasta que en 1904 según se lee de la prensa local de entonces  gran parte del vecindario levantó su voz para que cumpliendo deberes de humanidad, se colocara en el sagrado lugar que ocupan en el víctimas de la contienda separatista, un mausoleo que perpetuara la memoria de aquellos mártires del deber (…) porque deseamos que las generaciones venideras, vean en aquel mausoleo la lúgubre historia que encierra aquellas cenizas que velan, para que jamás podamos ser tachados de ingratos”.

Sin embargo pese a este deseo general del pueblo de Puerto Real y los buenos propósitos de su ayuntamiento, lo cierto es que esta intención de edificar este monumento funerario no se llevó a cabo y, aún hoy, transcurrido más de un siglo de todo aquello, nada queda de aquel pretendido monumento que honrara la memoria de estos 104 soldados que fueron víctima de la enfermedad y la guerra, siendo ignorado por todos aquellos que pasean por este camposanto en el lugar exacto donde se encuentra la fosa que acogió sus inertes cuerpos.

Y esta es la triste historia de aquellos soldados que todo lo dieron por su patria.

Magnifica la labor de quienes quieren hacerles justicia aunque sea con más de cien años de retraso y que mediante un proyecto de monumento pretenden recordarles dignamente.

soldados-del-olvido-5Desde aquí les deseamos la mejor de las suertes.

Honrar a los caídos no sólo es un deber de gratitud sino que demuestra la grandeza de una nación y no anda muy sobrada nuestra nación de aquella cuando asistimos a esperpentos como los habidos con los restos de los caídos en el Yak 42 o cuando vemos asimismo que los restos de los soldados caídos de la División Azul se encuentran en un cementerio en Rusia afortunadamente atendidos por una sociedad alemana que si no fuera así ya veríamos y así en tantos otros sitios.

Nunca en ningún lugar como en España cobra más fuerza esa medalla que las tropas carlistas , los requetés, portaban en el pecho : “Ante Dios nunca serás héroe anónimo”.soldados-del-olvido-6

 

Juan Chicharro Ortega , General de División de Infantería de Marina (R.)

9 pensamientos en “SOLDADOS DEL OLVIDO (General de División -R.- Juan Chicharro Ortega)

  1. También tuve la ocasión de pasar unos días en Normandía. Visité durante esos todas las defensas de las playas del desembarco, y las baterías que se encuentran en el interior, porque el magnífico Mariscal de Campo, Romel, —corríjanme si equivoco algún dato de la historia— las traslado estratégicamente. También todos los museos; pero cuando hago presencia en los cementerios de ambos bandos contemplé con asombro, como bien explica mi General, lo cuidado que se encuentran dichos memoriales. Existe gente a su cuidado continuamente; bien es cierto que se encuentran implicados todos los gobiernos pertenecientes a la contienda. El gobierno de Aznar logró depositar los restos de los dimisionarios, sin olvidar, supongo, los que se encuentren en otras fosas, en una parte reservada a los miembros de la Lufwafen…
    Una gran iniciativa la reseñada.
    Sin otro particular, reciba un saludo cordial, mi General.

    Víctor, Guardia Civil.

    Me gusta

  2. En el cementerio de Tarragona se encontraba la tumba del Mariscal Reding, héroe de la Guerra de la Independencia. El 1 de noviembre, el Regimiento Arapiles, formaba un piquete ante la tumba y se tocaba oración. Los días anteriores se adecentaba la tumba
    Una vez trasladado el Regimiento ignoro se alguien se habrá hecho cargo de una atención mínima o estará olvidado. Supongo que existirán muchos casos similares a este. Sería necesario, al menos, tener un registro de tumbas

    Me gusta

  3. Buenos dias
    Darse una vuelta por los cementerios de Ceuta, Melilla, Puerto real o de cualquier otro sitio donde se guarden los restos de los heroicos españoles que con su fuerza y su sangre dieron lo mejor de si mismos en defensa de la patria da pena.
    Los británicos tienen apañado y hasta bonito el cementerio de Gibraltar, en el que dicen reposan los restos de los marinos muertos en la batalla de Trafalgar, lo cual no es cierto, bueno si, en parte , ya que la mayoría son tumbas de los fallecidos por las fiebres que asolaron la Roca y fruto de las cuales fue el que se apropiaron del istmo que une el Peñón con La Linea en el que más tarde construyeron el aeropuerto y el puerto deportivo.
    España desprecia y olvida a su increibles heroes mientras alaba las chorradas con las que se están haciendo las nuevas historias y que son fruto de la falsedad, el desconocimiento y la ruindad.
    Saludos

    Me gusta

  4. Me gustaría que el JEMAD tomara la iniciativa haciendo una propuesta al MINISDEF, para que de forma institucional se formaran equipos o comisiones en todos aquellos lugares donde existieran tumbas de nuestros caídos, con la misión de documentar centralizadamente todos los casos encontrados, así como dignificar con el cuidado y mantenimiento de las sepulturas de quienes dieron su vida por la Patria, el juramento que les llevó al máximo sacrificio.
    Todo ello con el apoyo económico, de relaciones institucionales y del personal necesario para su ejecución. En cuanto al personal, estoy seguro que muchos de los que se encuentran en la Reserva o Retirados, participarían en tan encomiable labor muy gustosamente.
    No se merecen menos tan ejemplares soldados, como así lo hacen todas las naciones agradecidas a quienes dieron sus vidas sin pedir nada a cambio. Descansen en paz.

    Me gusta

  5. Mi general. No puedo negar que me ha emocionado su relato, mas, yo creo que si esto es así, es porque todos somos culpables; que deberíamos actuar con nobleza, honradez y valentía. Y no hacer como el avestruz. Dejar de quejarnos y empezar a hacer lo que hay que hacer en honor a los que lo merecen.

    En Campillo de Llerena (Badajoz) hay un cementerio “Extraño” en él había tumbas de españoles e italianos. Estaba abandonado hasta hace pocos años que lo arreglaron. Yo les hice llegar al Ayuntamiento estos versos y uno de los responsables me dijo telefónicamente que lo arreglarían y así fue.

    Al Camposanto Extraño de Campillo de Llerena (Badajoz)
    ——————————————————————————————-
    Dos eucaliptos se mecen
    Sobre las tumbas que velan
    Cual si fuesen centinelas
    El lugar que pertenece
    Al suelo patrio que anhelan.

    Dos eucaliptos se elevan
    Sobre la faz de este suelo
    Queriendo alcanzar el cielo
    Que la incomprensión le niega,
    Las maldades y el enredo.

    Y al amparo de su ramaje,
    Sin coronas, ni flor alguna
    Que le haga un homenaje;
    Tan sólo un pobre lenguaje
    Que en el desprecio se acuna.

    Así se escribe la historia,
    Tan vil y cobardemente;
    En vez de honrar su memoria
    Sufren la derogatoria
    De ideales indecentes.

    Arrullado en el desdeño
    De aquel hecho criminal,
    E inmerso en la soledad
    Un cementerio pequeño
    Que está clamando piedad.

    A las orillas del pueblo
    Que el oeste tornasola,
    Italianas y españolas
    Son las tumbas de aquel duelo
    Que en el pensar interroga.

    De aquella Guerra incivil
    Aquí quedaron los restos,
    En este lugar siniestro
    Que hace llorar el sentir
    De los nobles pensamientos.

    Aquí murieron los hombres,
    En estos campos agrestes;
    No hay cobardes ni valientes:
    La causa no tiene nombre
    Que de una razón decente.

    En él quedaron las tumbas
    De los muertos que reposan
    Y el olvido los acosa
    Donde el silencio retumba
    Haciendo eco en las fosas.

    Que empapadas de secretos
    Están sufriendo la frialdad
    Del innoble pensamiento,
    Las inclemencias del tiempo
    Y el hacer de una sociedad.

    Que dividida por el rencor
    Se aborrece sin medidas,
    Aquí se quedó el dolor
    De aquella gran sinrazón
    Con un sentir fratricida.

    La visión que se aparece
    Sobre la faz del paisaje
    Hace llegar los mensajes
    ¡¡¡Que a la historia pertenece,
    Aunque la misma la rajen!!!

    Para poner pergaminos
    Que hagan valer las mentiras,
    Las que se encogen y estiran
    Con pensamientos ladinos
    Que a la verdad recrimina.

    Campillo de Llerena 11/10/09

    Original de Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  6. Que poco respeto tenemos con nuestros heroes, un ejemplo de ello lo tenemos en la profanación de la tumba de D. Agustin Muñoz Grandes, gran paisano carabanchelero. Gloria y Honor a nuestros muertos, caidos o no en combate. Julio de Felipe

    Me gusta

  7. … los soldados no se olvidan , no necesitan monumentos, porque son soldados solo aquellos que lo ejercen con honor y lealtad… y algunos sabemos lo que es ser soldado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s