La nación robada Melitón Cardona (*)

En la segunda mitad de la década de los setenta coincidí en Oslo con un ingeniero inglés que trabajaba para British Petroleum. Peter S. era un hombre cultivado, muy moderado en costumbres y opiniones y de trato agradable. Practicábamos aficiones como la caza y la pesca, intercambiábamos impresiones sobre nuestros respectivos países destacando sus virtudes y señalando también sus defectos. En 1978, España se había dotado de una norma constitucional que a muchos ilusionaba entonces aunque a los menos, entre los que me contaba, nos suscitaba el temor de que un diseño autonómico del Estado volviera a propiciar aventuras secesionistas en un país con tendencias históricas centrífugas, como efectivamente ha sido.

Cuando terminó su contrato en Noruega, Peter regresó a Londres aunque, para mi sorpresa, regresó a Oslo pocos meses después, no por haber sido destinado de nuevo por la compañía, sino tras haber puesto fin a su relación contractual con ella. Recuerdo que en el transcurso de una cena me explicó que había regresado a Noruega porque el Londres que encontró tras años de ausencia había sufrido una transformación radical que no estaba dispuesto a asumir. Descubrió barrios enteros colonizados por inmigrantes africanos y asiáticos que habían alterado la fisonomía e incluso los aromas de la ciudad que él recordaba.Sin duda, el imbécil de turno habría diagnosticado un caso de xenofobia, pero en su caso no se trataba de eso: era sencillamente la sensación de que le habían robado nada menos que el paisaje vital de su infancia, juventud y edad adulta, pero también los valores que lo sostenían y las perspectivas de futuro que entonces ofrecían.

Lo he recordado al percatarme de que algo parecido me viene sucediendo desde hace tiempo y se ha agravado ahora con el último resultado electoral. Yo también pienso que me han birlado el país que conocí y en el que llevé a cabo como diplomático una labor tendente a preservar sus valores, su trayectoria histórica y su prestigio, lo que me induce a pensar que cuando algo tan grave sucede, lo mejor que uno puede hacer, por doloroso que resulte, es abandonar ese contexto nuevo de gentes con las que uno no tiene nada en común.

En 1961, Hanna Arendt escribió en”The Concept of History” que “una sociedad de masas no es sino esa especie de vida organizada que se establece automáticamente entre seres humanos que continúan estando relacionados entre sí pero han perdido el mundo que antaño fue común a todos ellos”. Más claro, imposible.

(*) Ex Embajador de España.

8 Mayo 2019

Blog: generaldavila.com

12 pensamientos en “La nación robada Melitón Cardona (*)

  1. Excelentísimo Señor.

    Uno ya cada día despierta y se tiene que levantar más temprano independientemente de las hora en que se acostó. Y el sueño se va convirtiendo cada vez más en una duermevela intranquila y soliviantada, cuando no en una terrible pesadilla de visiones y presagios apocalípticos,

    Un servidor también fue de los pocos que en el 78 pensaba que ya se estaban cruzando demasiadas líneas rojas, con una pretendida audacia en realidad irresponsable y suicida, en muchos aspectos pero sobre todo en el diseño territorial autonómico, máxime cuando ETA nos estaba poniendo a diario a la hora del desayuno o el almuerzo, como aperitivo, y a veces también como postre, uno o varios cadáveres destrozados, y para colmo del absurdo y la afrenta, se empeñaban los políticos en hacernos comulgar con ruedas de molino para que tragásemos con la denominación, entre otras de despiste, de “nacionalidades”. Y recuerdo como si fuera ahora mismo, estar viendo a todas horas en televisión a personajes entonces muy relevantes de determinado partido político que amenazaba con “levantarse de la mesa” de negociaciones si no se aceptaba la palabreja, intentando “convencernos” con el argumento fácil y vacío de “que no había que tener miedo a las palabras”. Excuso decir que a un servidor le convenció de todo lo contrario a lo que pretendían, y el voto fue la consecuencia lógica de aquel intento para mí descarado, de adoctrinamiento. También recuerdo con dolor que tiempo después de aquel “éxito”, a uno de estos señores ETA le asesinó alevosamente a un hermano y pronunció la frase lapidaria de “ni olvido, ni perdono”.

    Y como muy bien V.E. dice, ahora tenemos lo que tenemos con el secesionismo. Y para colmo del escarnio, hoy las víctimas están relegadas al olvido y quién sabe si pronto, con el prometido nuevo impulso a la llamada Ley de la Memoria Histórica, no será delito el nombrarlas, porque quienes estarán en disposición y condiciones de decretar eso pueden ser sus mismos asesinos liberados y homenajeados en olor de multitudes como pago a su apoyo y colaboración al mantenimiento circunstancial de quien les necesita para perpetuarse en el poder a cualquier precio. Naturalmente que nos han robado y nos siguen robando no sólo el paisaje y los olores de la infancia y la juventud, sino hasta el aire para respirar, y se siente el deseo de alejarse y olvidar. Pero eso ya no es posible y estamos atrapados. A uno, que también sabe lo que duele España cuando se está una temporada lejos de ella, ya sólo le queda la opción de intentar colaborar para reconducir la situación aunque parezca imposible, o dejarse la vida en el empeño.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Le gusta a 2 personas

  2. Exacto, D. Melitón:
    “Más claro, imposible”.
    Muchas gracias.
    Reciba un afectuoso saludo.
    José Manuel del Pozo González

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo también, Sr. Embajador, fui de los que vaticinaron que el “Estado de las Autonomías” resucitaría el cáncer de la disgregación nacional. Y con él la pulsión cainita de los españoles.
    Solamente era necesario conocer la historia de España.
    El “Estado Autonómico” es la esencia de la Constitución de 1978, que definió los colores de la bandera de España en su artículo 4, pero a propio intento -no fue olvido- eludió hacer referencia a su escudo que proclamaba su vocación de ser Una, Grande y Libre.
    Argucia de auténticos trileros políticos para eliminarlo en cuanto se pudiera…. sabedores de que en el caso de haberlo propuesto en la redacción de la Carta Magna, el pueblo español hubiera votado NO.
    Hoy tenemos la paradoja que la infame ley 52/2007 persigue el escudo que figura en la primera página de la Constitución… mientras que pretendemos que esa Constitución sea el marco jurídico que debe garantizar la pervivencia de la Nación.
    Mientras no vuelva a restablecerse la bandera que alumbró -y presidió durante tres años- la España constitucional (solamente se requiere un RD como el que sirvió para cambiarla) España seguirá siendo un “estado fallido” inviable en lo político, insostenible en lo económico y corrupto en lo moral.
    Ayer las TVs se rasgaban las vestiduras porque el Himno Nacional se interpretó cantado con la letra de José María Pemán.
    Escándalo que tiene su lógica, si tenemos en cuenta que España ya no es Una, disgregada en 17 taifas.
    No es Grande, porque ha renegado de la grandeza de su historia….
    Y no es libre porque ha hipotecado su soberanía al dictado de sus enemigos
    Y en definitiva… porque ha dejado de “seguir, sobre el azul del mar, el caminar del sol”
    Marchando desde hace décadas en dirección contraria.
    Por ello se halla hoy más cerca de las Repúblicas Balcánicas en lo político, de Grecia en lo económico…. y de Sodoma en lo moral.
    …¿Pobre España?…. ¡¡¡ARRIBA ESPAÑA!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Buenos días Exmo. Señor. Ex. Embajador de España Don Melitón Cardona:

    Eso es, ” La Nación Robada..” y es muy comprensible su actitud de abandonarla, cuando ésta ya no existe, y por lo que tanto y muy bien la ha representado, en su momento como Embajador, fuera de ella.. cada uno debe actuar en conciencia, según sus circunstancias y volver si lo desea, cuando vuelva a ser España, la de siempre.

    Personalmente, con los mismos problemas que Vd. plantea, y algunos más , en mi caso , es defenderla, ( que llegara el momento..tal como vamos ) y hacerlo, con todas las fuerzas que me queden, inteligencia, y dando la vida si es necesario , por España, y los españoles de bien, que no se pueden mover, ni abandonar , por razones personales, y sufrimos todo este aplastante y verdadero problema.

    ! POR ESPAÑA, ! Que diría D. Juan de Borbón, al Rey D. Juan Carlos I, a su descendiente, el actual Rey D. Felipe VI. Es mi humilde opinión y decisión.

    Si salgo de España, que sea por motivos profesionales, o … cuando todo esté bien, que sea de vacaciones, si es que tengo medios económicos, que hoy carezco totalmente.

    Un afectuoso saludo, Exmo. Sr. Don Melitón Cardona, y..esté donde esté, síganos escribiendo.. pues, sus conocimientos y consejos son muy acertados. Es un Honor Leerle.

    Es también mi humilde opinión, pues, no soy nada ni nadie.. solo una ciudadana de a pié que ama a su Patria. llamada España.

    Afectuosos saludos General Dávila

    !!Viva españa !! !! Viva el Rey !! Viva la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 1 persona

  5. Un país como el nuestro está mucho mejor preparado que U.K. para convivir con etnias no autóctonas.
    Debe un hijo de españoles, nieto de ecuatorianos dejar de cocinar su comida tradicional?
    No lo creo. La diversidad de vestimenta, aromas y costumbres no agresivas, ir gritando con la música a todo trapo por ejemplo, deben ser salvaguardadas. Por ellos y por nosotros.
    Estoy orgulloso de mi España que debe seguir siendo generosa con la inmigración y mucho más dura con la delincuencia, sin olvidar que los delitos ya los cometíamos los autóctonos antes de que llegaran las mareas de la inmigración.
    ¿Ya no recordamos a nuestros padres emigrando para buscarse la vida en los 50 y 60 del siglo pasado?
    Inmigración sí, delitos ni uno.

    Me gusta

  6. Cuando se votó la Constitución, yo era todavía algo joven y sin embargo, no me gusto la palabra ( nacionalidades ) y vote no . No me arrepiento de nada. Por aquellos tiempos mataba la ETA. A un compañero lo asesinaron a sangre fría y la familia no encontró una Iglesia para, al menos rezar un responso. Sus hijos no pisan una Iglesia desde entonces.. Creo que tanto la Iglesia vasca y sospecho que pronto la catalana tendrían que hacer un serio examen de conciencia..
    Perdón si me he pasado un poco, ha sido mi corazón el culpable. Me duele ESPAÑA. 🇪🇸🇪🇸

    Me gusta

  7. Buenas tardes D. Melitón Cardona.

    Completamente de acuerdo con su artículo. Mejor explicado imposible. Gracias por su aportación.

    Esta sensación de robo y pérdida de tu país, ya no únicamente a nivel institucional, si no incluso de memoria histórica y sentimental, la siento yo en mi Barcelona natal, donde los partidos y entidades separatistas y nacionalistas “reconstruyen la Historia de la forma que más les conviene” a sus fines políticos y de ruptura.

    Esta Barcelona donde barrios enteros pierden su esencia de antaño, no ya española, si no también la catalana autóctona, para convertirse en barrios de una malentendida “multiculturalidad” donde la delincuencia y la violencia campan a sus anchas (véase el caso de “El Raval,” del que tanto se hacen eco ahora los medios TV, donde hay peleas con arma blanca a plena luz del día e incluso los propios vecinos tienen miedo de salir a la calle a determinadas horas).

    No estoy en contra de la emigración, de hecho España ha sido, tanto por motivos laborales como políticos, un país de inmigrantes y emigrantes; pero sí que creo que ésta debería ser controlada y los emigrantes conflictivos o con antecedentes devueltos a sus países de origen.
    Respeto a todos aquellos que vengan a España a trabajar, pero les pido que también respeten nuestra cultura y tradiciones.

    Yo también deseo una Ley de Memoria Histórica, pero no parcial e interesada como la actual, si no auténtica, en la que nuestra juventud conozca los hechos históricos tal como acontecieron. Una ley de Memoria Histórica que permita restañar de una vez por todas las heridas de antaño y sirva para la reconciliación, no para la fragmentar la nación y fomentar el odio entre hermanos.

    Hoy, con tristeza y a tenor de los resultados de estas últimas elecciones, he de decir que sentirse español en Cataluña es sentirse extranjero en tu propio país; quizás al paso que vamos, sentirse español será una auténtica utopía en cualquier lugar del territorio nacional y la España que amamos, esa España histórica y verdadero crisol de razas y culturas será fragmentada y convertida en vete a saber qué.

    No negaré que en ocasiones desearía preparar la maleta e irme lejos, volver a empezar en otra región de España e incluso fuera de ella; pero en estos momentos uno recuerda todo aquello que juró, por su conciencia y honor, guardar y defender incluso con su vida; y uno piensa que su conciencia, su honor y su vida es lo único que le queda y se rehace como buenamente puede y continúa adelante; porque por muy vilipendiados que hoy en día estén los conceptos de conciencia y honor uno los siente, junto al orgullo de ser y sentirse español, como cualidades que lo definen ante los demás, ante el resto del mundo.
    Así que la bandera española seguirá ondeando en mi ventana, por mucho que les pese a algunos cuantos vecinos y, al igual que hice en las generales, votaré tanto en las elecciones municipales, como en las autonómicas por aquellos que, a mi entender, mejor defiendan la unidad territorial y el progreso de España; con la esperanza de que algún día España tenga unos políticos que sepan estar a la altura de tan noble país y de aquellos que la amamos.

    Mientras tanto y como suele repetirme mi buen amigo José A. H. ex legionario y miembro de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona, no desfallezcamos, sigamos siempre, siempre hacia adelante, cumplamos con nuestro deber… es lo que España nos exige, ese es el Espíritu, ese es el Credo. Creanme si les digo que le admiro y cuántas veces me digo para mí mismo. ¡Ojalá fuese como él! ¡Ojalá tuviese su fortaleza de ánimo! ¡Ojalá hubiese sido yo también legionario!
    Hombres como mi amigo José y otros miembros de la Hermandad de Caballeros Legionarios de Barcelona, de los que me siento orgulloso de tener como amigos son el claro ejemplo de la grandeza de la Legión, de los que es ser un auténtico y digno hijo de España.

    Un saludo a todos y agradecerles sus aportaciones que, particularmente a mi, en estos tiempos aciagos tanto me ayudan a continuar hacia delante.

    Pedirles disculpas por la extensión de este post.

    Gracias General Dávila por mantener este blog como espacio de encuentro para aquellos que amamos a España y deseamos su unidad.

    Atentamente,

    Pedro Dalmau

    ¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva la Legión!

    Me gusta

  8. En Lérida, provincia, hay horas del día en el que en muchas de sus localidades tienes la sensación de vivir e Marruecos cuando sales a la calle. Bueno, en un Marruecos empachado de lazos amarillos.

    Me gusta

  9. D. José Mª Losada, dice Vd. que “sin olvidar que los delitos ya los cometíamos los autóctonos antes de que llegaran las mareas de la inmigración.”

    ¿Cree Vd. que los autóctonos, antes de la actual inmigración descontrolada, teníamos el nivel de delincuencia de hoy? Naturalmente que cometíamos delitos, pero no se olvide que el enemigo público nº1 que tuvimos en España fue el Lute, un vulgar delincuente, y que los crímenes machistas eran marginales. No nos equipare porque para alcanzar la tasa de delincuencia que hoy tiene la inmigración, los autóctonos deberíamos cometer cuatro veces más de delitos. No tengo espacio para facilitarle números, pero créame.

    También nos recuerda Vd. que nuestros padres emigraron para buscarse la vida, pero sigue Vd. equiparando nuestra emigración, legal y con papeles en regla, respetuosa no sólo con la gente sino con la cultura del país de acogida, emigrantes que todos, absolutamente todos, iban a trabajar y con un empleo garantizado. Ninguno fue a vivir del cuento.

    Nadie niega a los inmigrantes que conserven sus costumbres y puedan seguir comiendo lo que les venga en gana, pero que no traten de suplantar nuestra cultura ni modo de vida.

    Inmigración sí, delitos ni uno, pero bajo control y no recibiendo toda la delincuencia que quiera venir a vivir de nuestras ayudas en un país con 3.354.200 parados nacionales, con sanidad universal para la inmigración bajo un sistema en quiebra, donde no hay dinero para las pensiones pero donde no falta para ayudas de todo tipo a los futuros votantes.

    Lo menos que podemos exigir es que se comporten como nuestros padres y abuelos cuando emigraban. El buenismo llevará a nuestros nietos a la pobreza.

    No nos compare, por favor.

    Me gusta

  10. Estimado señor. No puedo estar mas de acuerdo. Incluso me atrevo a trasladar ese sentimiento a la imposición del lenguaje inclusivo, los cambios topónimicos, y el nuevo modelo familiar. Nací en un contexto e idiosincrasia determinada y me duele en el alma que me lo arrebaten por el mero hecho de que “lo que yo digo es lo que vale “
    Un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.