LOS VERSOS DEL CORONEL Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM. (r)

Cuando la televisión, ¡ay!, cumplía con su misión de “formar, informar y entretener” que para eso se creó TVE,  disfrutábamos de una sola emisora en blanco en blanco y negro, que pasó a denominarse como La Primera, cuando algo después se podía ver un segundo canal La Segunda en UHF, si se contaba con una especie de voluminoso decodificador.

 Previos a los sones del Himno Nacional y la imagen de la Bandera de España ondeando al viento con la que se cerraban las emisiones a las 12 de la noche se emitía un corto, “El alma se serena” con la lectura en off de algún poema. Si, amable lector, esto le suena, hágaselo mirar: ¿Que qué? Cualquiera de los sistemas del cuerpo humano de los enumerados en  la Enciclopedia Álvarez; seguro que alguno le funciona regular.

 Todos los colaboradores de este blog de su preferencia coincidimos en que nos enfrentamos a una gravísima situación global (dicen ahora) y que vivimos días de turbación, recelos, incertidumbre y desconfianza: a nuestros padres o abuelos en situaciones tan distintas en las formas pero tan similares en los sentimientos los mandaron a la guerra; a nosotros, simplemente, nos mandan a casa. Algo hemos ganado, al menos en esto, ¿no?

 Saben, amigos lectores, que Don Eufemio siempre ha estado en primera línea denunciando las incoherencias, incongruencias, desatinos e incompetencias, cuando no algo más grave de esta clase dirigente que ahora nos toca sufrir. Pero me cuenta mi querido paisano que en este tiempo de Cuaresma y recogimiento, físico y espiritual no estaría de más que, relegadas a un segundo plano aquellas sus funciones, haya decidido pasar los trastos a este veterano coronel que tratará con sus versos hacer que la de cada uno de ustedes, “su alma se serene” siquiera sea el tiempo que pasa “en el fugaz instante de un soneto”.

 Les propongo amigos que con El Greco, el pintor de almas, y hasta la Pascua de Resurrección y sobre algunas de sus obras que a este tiempo podamos vincular, vivamos

 LA PASIÓN A SU “MANIERA”.

Entierro del Sr. de Orgaz. Iglesia de santo Tomé. Toledo (Detalle)

 Éste, parece ser, es su autorretrato con el que se incluye en el friso de señores toledanos que asisten al famoso entierro. Ante él, como presentación a un  trabajo más extenso dedicado a lo más representativo salido de sus pinceles, y el que irán saliendo estos sonetos, se me ocurrió escribir sobre su legado no siempre comprendido y sobre el misterio en que, ¿quiso?, vivir su vida.

ATÓNITO

(Soneto)

 En mis versos traeros hoy quisiera

sus gamas de color, inasequibles,

transparencias, sus blancos imposibles;

si,  atónito, su mundo comprendiera.

 

El misticismo que alarga a su “maniera”,

sus glorias al romperse, indescriptibles,

contriciones en lágrimas sensibles;

sus oros y sus brillos, si pudiera.

 

 Esa luz entre sombras que, prendida,

restalla cincelando sus ropajes,

que nadie antes que él hubo traído.

 

Y el halo misterioso de su vida,

la tormenta inquietante en sus celajes,

y el saberse ser genio incomprendido

 En compañía del genio recorramos la Semana de Pasión de Jesús; y para centrar cada uno de los cuadros en el contexto de su obra, cada uno irá precedido de un ligero comentario.

Como cuadro que  mejor pueda representar el “esto es mi Cuerpo”, he elegido esta Cabeza de Cristo, el que se puede apreciar la evolución de su pintura: De la ortodoxia bizantina en la gama de colores, a los pardos y terrosos del motivo; del hieratismo frontal de los personajes, al delicado escorzo manierista; de la simetría en los elementos, a esta “perfecta asimetría”; del estatismo de otros “salvadores” al movimiento que impregna esta preciosa imagen de la Galería Nacional en el Palacio Sternberg de  Praga; mucho más suelta que otra recientemente atribuida, colgada en el  McNay Art Museum, San Antonio (Texas).

 Y es que, como decimos, si no anclado al pasado, si que mantiene claras sus referencias

 “Mientras comían, Jesús tomó pan, y habiéndolo bendecido, lo partió, y dándose lo a los discípulos, dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.…” Mt. 26, 28

Cabeza de Cristo. Colección particular.

PERFECCIÓN

(Soneto)

Compleja sencillez en los colores;

 y en su ademán sereno y contenido,

un Cristo que en su adentro, recogido,

despierta sentimientos y fervores.

 

De aquellas las imágenes de albores,

a la asunción de un modo devenido,

en un cambiar de sí, comprometido,

decantando otras formas y rigores.

 

Que aún sin olvidar los sus umbrales,

-el motivo, el nimbo, la figura-

es esa perfección aquí alcanzada;

 

son ésas sus facciones ideales,

el aire, pulcritud y la finura,

y es el brillo en la luz de su mirada.

6 pensamientos en “LOS VERSOS DEL CORONEL Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM. (r)

  1. Amigo Felix, desde mi encierro, leo lo que has escrito sobre El Greco, y me quedo como nuevo. Supongo y comprendo que de él se habrán llenado libros enteros, pero puedo decirte que tú pones el corazón y el cariño, y eso vale mucho más.
    Tienes en mi un “ fan “, nos une Toledo y tus poesías. Un abrazo. Luis. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 2 personas

  2. Muchas gracias Mi Coronel. Sus sonetos nos traen una bocanada de aire fresco en estos momentos y las pinturas del Greco, son preciosas, las he visto y me han enamorado, pero leyéndole a Vd. todo el corazón que pone, es para darle millones de gracias, y que Dios los bendiga. Saludos.

    Le gusta a 3 personas

  3. No es fácil meterse en la obra de este inmigrante que nos llegó para buscar trabajo en el monasterio filipino; y mucho más difícil meterse en el misterio de su vida, porque él así lo quiso.
    Estas estampas de Pasión serán una muestra que nos hará entrever ambas cosas; una introducción, un prólogo a ser tratadas con más intensidad. De ustedes, de vosotros depende apreciados lectores; de la aceptación que los versos tengan entre los blogueros, entre los que ya adivino un “núcleo duro” de leales.
    A todos vosotros, muchas gracias; os prometo recorrer un camino lleno de sorpresas y de arte.

    Le gusta a 3 personas

  4. Muchas gracias, coronel Torres por esos maravillosos sonetos, tiempo de paz y de reflexión, consuelo en éstos momentos difíciles…

    Ya sabemos que El Greco era un pintor extraordinario, pero esa cabeza de Jesús es en si misma todo un poema. Reflejar esa serenidad en la mirada, esa bondad en el gesto, esa luz imprecisa que ilumina el alma…!qué gran artista, que extraordinaria vida interior!

    Gracias una vez más.

    Afectuosamente

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenos días. Largo camino el del pintor hasta llegar a Toledo. El Entierro del Conde Orgaz es una de las obras maestras universales que más me ha impresionado desde siempre; lo curioso es que cuando era yo muy joven, me daba un poco de miedo, esa clase de miedo que impide apartar la vista.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .