EN RECUERDO A DAVID GISTAU. General de División (R.)

Corría el mes de Junio del año 1999, fin del siglo XX y del 2º milenio, y después de un parón desde febrero, por la falta de acuerdo en Versalles con los serbios de la antigua Yugoslavia, la OTAN desplegaba en la provincia yugoslava, de influencia albanesa y musulmana, de Kosovo. Integrado en el despliegue OTAN España mandó un contingente de La Legión que, como Legionario, me cupo el honor de mandar.

El contingente Español desplegó entre Macedonia y Kosovo. Integrado en la Brigada Multinacional Oeste,  bajo mando italiano, el Grupo Táctico Valenzuela desplegó su Puesto de Mando en Istock. El Mando de la BMNW, General Del Vecchio, del que yo era su 2ºJefe, desplegó en Peç. La experiencia de nuestra integración con los italianos durante ese periodo fue muy positiva.

El verano estaba encima y empezamos a recibir visitas de las diferentes autoridades españolas, internacionales y de la ONU. Entre las autoridades nacionales que nos visitaron estaba el Presidente del Gobierno Aznar, el ministro de defensa Sierra y el Jefe del Estado Mayor del Ejército Pardo de Santayana y los Generales Feliú y Lara. También nos visitó el Presidente de la República italiana Ciampi y el del Gobierno D’Alema. Además lo hicieron parlamentarios nacionales y extranjeros como la Comisión de exteriores del Senado Español o la del excandidato a la casa Blanca Bob Dole.

El Ministerio de Defensa Español, además de los periodistas que acompañaban las comitivas de las autoridades nacionales y extranjeras, empezó a enviar, en estafetas militares y por unos días, a periodistas de diversas tendencias y medios como Cristina López Schlichting, Miguel González y el más joven David Gistau.

Después de una presentación y la entrevista que hacían al Jefe del Contingente salían acompañados a recorrer el terreno y las Unidades.

Tener periodistas por ahí siempre es un “riesgo”, es como tener un ratón en la despensa. Siempre hay alguien que puede decir algo “indebido” y puede resultar en un titular que moleste sobre todo a quienes no están sobre el terreno.

Tengo un gran recuerdo de todos ellos y en cuanto a mis declaraciones reflejaron lo que les dije, aunque ellos buscaron otras fuentes y comentarios para hablar de la situación o de los otros contingentes.

En una de las visitas que realizaron, David Gistau fue a la Compañía de Zapadores Legionarios que estaba integrada en un Regimiento Italiano, que mandaba el Coronel Li Gobbi. La compañía era una auténtica “máquina de trabajo y de maniobra”  trabajando duro y muy bien… (Espíritu de sufrimiento y dureza: No se quejará de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño; hará todos los trabajos: cavará arrastrará cañones, carros; estará destacado, hará convoyes; trabajará en lo que le manden), desde obras a desactivación o a patrullas y vigilancias contra los terroristas (Espíritu de combate: La Legión pedirá siempre, siempre, combatir, sin turno, sin contar los días, ni los meses, ni los años), por lo que se ganó un gran prestigio. (Todos los hombres legionarios son bravos: Cada nación tiene fama de bravura; aquí es preciso demostrar qué pueblo es el más valiente.)

En las conversaciones del joven Gistau con el Capitán Cabrerizo, surgió la pregunta de cómo iban a celebrar la entrada del milenio y el Capitán en broma o en serio le comentó que pensaba montar un espectáculo cómico a lo Full Monty …no tardó en aparecer la noticia en el periódico y con ella me llegó una llamada de un Fire-Wall de la metrópoli escandalizado. No pasó de ahí.

El recuerdo de Gistau y su paso por Kosovo es obligado. Por su juventud y natural franqueza, que después se traducía, con un fino análisis, en una crítica respetuosa, podría haber sido un Legionario.

Estoy seguro que lo necesitaban en el Cielo a pesar de las protestas familiares. Descanse en Paz. Mi homenaje a David y mi más sentido pésame a su familia, amigos y compañeros.

Vicente Díaz de Villegas y Herrería. Soldado de España

Blog: generaldavila.com

10 2 2020