TATUAJES EN LAS FUERZAS ARMADAS

foto1legionEn las recientes convocatorias que regulan el proceso de selección para ser soldado o marinero se han introducido, entre las condiciones para los solicitantes, una serie de limitaciones sobre los tatuajes corporales. Al margen de la polémica y la confusión generada, lo peor de esta nueva normativa ha sido la imposibilidad de reacción por lo que muchos jóvenes no podrán presentarse a las convocatorias. Me cuentan que no es fácil borrar un tatuaje además de ser costoso en tiempo y dinero. La norma se ha hecho con precipitación y sin pensar en las frustradas aspiraciones que en muchos jóvenes origina.

Aunque la resolución no prohíbe el tatuaje sino que lo regula en función de su ubicación y contenido, algo que está ocurriendo en la mayoría de los ejércitos occidentales, introduce muchas limitaciones. Por su contenido se prohíben todos aquellos que contengan expresiones o imágenes contrarias a los valores constitucionales, autoridades, virtudes militares, que supongan desdoro para el uniforme, que puedan atentar contra la disciplina o la imagen de las Fuerzas Armadas en cualquiera de sus formas, que reflejen motivos obscenos o inciten a discriminaciones de tipo sexual, racial, étnico o religioso. Razones todas ellas que comprendemos pero que no sería necesario regular ya que su significado da motivos suficientes para prohibirlas sin necesidad de norma alguna.

Además se prohíben todos aquellos que sean visibles vistiendo las diferentes modalidades de los uniformes.

descargaNunca me han gustado los tatuajes pero tampoco tengo nada contra ellos siempre que sean respetuosos y limpios de intención. Durante los años que mandé la Legión fueron numerosos y variados los que pude ver en los brazos y pecho de los legionarios. Reconozco que alguno había perdido su sentido de vieja y guerrera tradición y nada tenía que ver con ese testimonio y orgullo de ser legionario. Hubo una época en que los tatuajes formaban parte de ese vínculo guerrero que nace de compartir dificultades, peligros y alegrías. Una demostración de honor y valor por pertenecer a la Legión, un rasgo identificador para los que tenían el privilegio de ser los primeros en entrar en combate.  Recuerdo una ocasión en la que de uniforme asistí a una boda en Madrid. A la salida dos de los hombres que pedían limosna en la puerta se me presentaron como legionarios. No tenían ninguna prueba que les identificara como tales, al margen de la pobreza, pero enseguida me mostraron sus brazos tatuados como documento de identidad, “Tercio Gran Capitán”, “A mi la Legión” “Melilla…” eran alguna de las inscripciones que lucían junto al emblema legionario.MINISTERIO DE DEFENSA

Pero las cosas cambian o nos las cambian por el mal uso o el desuso; no hay que darle más vueltas. Los cambios que se introducen en las Fuerzas Armadas hay que admitirlos aunque algunas veces no sean tan inocentes como parecen; no es este el caso. Modas pasajeras y efímeras. Lo importante es saber a lo que se viene cuando se viene a ser soldado, Bandera Legión (x Ma. Cristina)marinero o legionario…y llevarlo tatuado en el corazón.

General de División (R)

6 pensamientos en “TATUAJES EN LAS FUERZAS ARMADAS

  1. Buenos días, General Dávila. Yo no tengo ningún tatuaje, tampoco creo que haga falta tatuarse para demostrar nada, pero creo comprender qué es lo que está detrás de los tatuajes en la milicia (muy abundantes, y en todas las naciones), y lo respeto. Está claro que un tatuaje que “…contengan expresiones o imágenes contrarias a los valores constitucionales, autoridades, virtudes militares, que supongan desdoro para el uniforme, que puedan atentar contra la disciplina o la imagen de las Fuerzas Armadas en cualquiera de sus formas, que reflejen motivos obscenos o inciten a discriminaciones de tipo sexual, racial, étnico o religioso” no tiene cabida en el Tercio, pero no es porque lo prohiba nadie sino porque, o estaría en contra de la propia Institución, o estaría en contra de las reglas de convivencia en camaradería, que suele ser más sabia (e, incluso, menos permisiva) que los legisladores y censores. El que entrase así, insultando o con desdoro para el Cuerpo, seguro que a poco procuraría borrarlo, o darse de baja.
    Me parece exagerada e impropia esa disposición que prohíbe “todos aquellos que sean visibles vistiendo las diferentes modalidades de los uniformes”, sin hacer distinción alguna, lo que en la práctica casi los prohibe a todos, pues es característico del Tercio llevar el pecho al descubierto y las mangas remangadas, los lugares de preferencia para tales demostraciones. Los tatuajes en la milicia, precisamente por su propia naturaleza (en la propia piel) e indelebilidad (aunque esta sea relativa), suelen significar el deseo del militar de “soldar” el compromiso de forma permanente, es una especie de símbolo de juramento, de pertenencia y de reconocimiento (como bien dice, una especie de “documento de identidad”), que va más allá del período militar que corresponda (de ahí las “Hermandades”), así como símbolos de reconocimiento por parte del resto de la sociedad. El tatuaje que tenga significado de pertenencia a un servidor de España, especialmente el relacionado con el Tercio, no es un adorno, es un símbolo cuyo significado es el Credo de la Legión y el sacrificio por España, un uniforme “para todo tiempo”, y el uniforme del Tercio se puede ostentar o no, pero no se reparte en los mercadillos, hay que merecérselo, y eso lo entendemos todos los españoles, los amigos y los enemigos.
    Reciba un abrazo.

    Me gusta

  2. No entiendo esa prohibición General Dávila,cuando uno entrega su vida a España los tatuajes deberían pasar a segundo plano
    Tatuado en el corazón!
    Muchas gracias General
    Un saludo.

    Me gusta

  3. Así es Sr Carassius Auratus, mi padre ofreció muchos años de su vida a la Legión, llevó dos tatuajes en sus brazos siempre. Dejó el ejército al inicio de la transición, estando aún en activo, no por problemas de salud. Falleció poco después y en parte me alegro ahora porque no habría soportado, día a día, la deriva que tomaba España. Un saludo

    Me gusta

  4. Bueno ahora no te dejan llevar tatuajes para incorporarte yo como legionario del 1/91 de la sexta cía segunda bandera Sigfrido la negación ha entrar en reserva activa por los tatuajes y me ofendió a tal punto que les deje los papeles obligatorios sin firmar y tuvo que buscarme un oficial para que los firmara al cual no se los firme y le respondí que el día que allá un conflicto armado valla el que puso la ley con los mismos cojones a pegar tiros que este estaba tatuado y si no sirvo para una cosa menos para la otra

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .