MI SALUDO MILITAR

Bn6tvKDIQAARYGQ“El saludo militar constituye expresión de respeto mutuo, disciplina y unión entre todos los miembros de las Fuerzas Armadas…

Se efectuará por el de menor jerarquía y será correspondido por el superior. Entre los de igual empleo el saludo se practicará de acuerdo con las reglas dictadas por el compañerismo y la buena educación”.

Esto dicen nuestras Reales Ordenanzas. Se cumple con gusto y se imita con frecuencia. No es un gesto de subordinación que se realice para dejar claro quién manda. El saludo es mucho más. Encierra hermandad, compañerismo, disciplina y unidad.

Sus orígenes son conocidos, aunque hay distintas versiones.

Como signo de amistad y paz que se manifestaban los hombres de armas al encontrarse levantando la mano derecha indicando no portar arma en ella.

descargaComo signo de cortesía y de estima cuando los caballeros se descubrían antes del combate  llevándose la mano derecha a la altura del yelmo mostrando la cara al adversario.

Hay otro antecedente más cercano a nosotros. En el siglo XVII existía la costumbre de recordarse, entre oficial y soldado siempre que se encontraban, la obligación que habían contraído de fidelidad y lealtad al monarca y a la fe católica. Se expresaba volviendo a hacer el gesto cristiano del juramento que habían hecho sobre los colores del Regimiento: levantar la mano derecha hacia el cielo, índice, pulgar y corazón (representando las tres personas de la Santísima Trinidad) ampliamente separados.

Era una forma de recordarse mutuamente su común ideal, sin ser, en aquella época, signo de respeto o subordinación. Este es, a mi juicio, el origen del saludo actual. De ahí también la forma de ejecutarlo, “consiste en llevar la mano derecha a la prenda de cabeza” ya que al levantar la mano hacia el cielo los dedos rozaban el borde de la prenda de cabeza y no solían pasar de ahí. El ejército polaco es el único que todavía conserva este modo de saludar con los dedos.veterans_day12_2012_ap_605_605

Ese es el sentido del saludo, el recuerdo de la misión y del ideal común, del juramento que los une a la bandera a la cual sirven.

Decía nuestro reglamento: “Es la mirada lo que da al saludo su valor real; el inferior debe mirar francamente a su superior a los ojos”. Estoy aquí, fiel, dicen los ojos del soldado. Cuenta conmigo, responden los del oficial.

Unidad, hermandad, poder contar uno con el otro; ser lo mismo y estar dispuesto a morir por la misma causa. Ese es el verdadero sentir del saludo militar y por tanto grave falta no realizarlo o no responder al mismo.

Todos los ejércitos lo imponen con firmeza y entre ellos se respeta e intercambia. Es el culto a la caballerosidad y al honor militar de cualquier soldado.

En la Legión se dice con sentido del humor que “a todo lo que se mueve se le saluda y lo que está quieto se pinta de blanco”. Mejor pasarse que quedarse corto.

legion_espanolaY es en la Legión donde he encontrado la mejor expresión del saludo militar:

El saludo del legionario es el más enérgico, el más airoso y más marcial que pueda

desearse. Espera impaciente a que llegue el Jefe a su altura, y en el momento debido

levanta la mano, que clava en la gorra, mirándole al mismo tiempo.

La mirada brilla con fiebre, es fija y recta a los ojos del mirado. Es también de

ofrecimiento interrogante para su Jefe; dice: “Mándeme”.

Algo más que un gesto de cortesía. Es un austero gesto que encierra la regla fundamental de esta hermandad militar, guerrera y heroica: la unión entre todos sus miembros en la entrega al servicio de la Patria.

Con ese hondo significado les envío mi más enérgico saludo.

General de División (R)

 

 

 

 

 

 

 

 

4 pensamientos en “MI SALUDO MILITAR

  1. Suena trompeta guerrera,
    formando canto lleva,
    gallarda flora juvenil,
    templando corazón viril,

    Hombre jurando bandera,
    besando patrio guión,
    sellando leal entrega,
    consagrando fiel devoción,

    Porta infante hispano,
    sino histórico vivo,
    velando deber sagrado,
    marcando marcial camino,

    Fe forjando adalides,
    rimando bélicas lides,
    honrando Santa Patrona,
    vigil alma española.

    Cuando fui soldado
    mi vida fue de la Nación
    mi familia fue el ejercito
    y mi hogar fue el cuartel.



    Y aun cuando dejé la tropa
    seguí siendo soldado
    porque siempre que yo escucho
    la música inconfundible
    de nuestro Himno Nacional
    y me encuentre de civil
    al frente de la bandera
    recordaré mi saludo
    y me descubriré
    en la posición de firmes
    y se me humedecerán los ojos.



    Y aun cuando dejé la tropa,
    seguí siendo soldado
    porque siempre que percibo
    el batir de los tambores o
    el toque de las cornetas
    o el trinar de los clarines
    desearé salir tras ellos
    al lugar donde marchan.



    Y aun cuando dejé la tropa
    seguí siendo soldado
    porque siempre que la Patria
    lo llegara a requerir
    estaría sin vacilar
    con las armas en la mano
    junto a mis camaradas
    el la línea de combate.



    Y aun cuando dejé la tropa
    moriré siendo soldado
    porque ya en mi testamento
    he dejado establecido
    que me lleven a la tumba
    con mi boina bien ganada
    y como regio sudario
    para el eterno descanso
    de mis humildes despojos
    que utilicen los colores
    de la gloriosa bandera
    que siempre encausó mi vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .