ESPAÑOLES FRANCO HA MUERTO (II) General Rafael Dávila Álvarez) (Inédito)

juan_carlos_1975_mensaje‹‹Españoles, Franco ha muerto››. Un teatral Presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, aparecía en Televisión Española a las diez en punto de la mañana del día 20 de noviembre de 1975. Hace ahora cuarenta años.

Arias-NavarroEl Presidente Arias es un magnifico actor. Su salida en imagen en televisión Española dando la noticia del fallecimiento de Franco no fue espontánea ni sincera. Todo se  cuidó, el momento de sacar la nota, el pañuelo, las lágrimas. Se hicieron muchas pruebas…

El 18 de julio en la inauguración de los enlaces de Madrid el entonces Presidente de las Cortes, Rodríguez de Valcárcel le había transmitido el deseo de Franco de prorrogar la actual legislatura.

-¡Y tú ¿qué le has dicho?! no puede ser. Hay que cargarse al viejo… Me lo paso por los…

Franco nunca fue ajeno a estas y otras actitudes. Lo sabía casi todo.

‹‹ ¡Qué vamos a hacer si el primer traidor es el Presidente››! Pero no hagan nada, no hagan nada, que sería complicar las cosas››.

De la figura de Don Juan Carlos no hablaba con más corrección: ‹‹ ¡Qué se ha creído el mozo! Hemos estado a punto de cargarnos al viejo y vamos a seguir aguantando el caudillaje. Eso se ha acabado, me paso al mozo por los…››.

Es el comentario que hace Arias navarro al Vicepresidente y ministro de trabajo, al de gobernación, Suárez y al ministro de la presidencia cuando el Rey le insinúa que pusiera el cargo a disposición. Es el talante del Presidente Arias.

Sin Franco, sin Carrero Blanco, también sin una figura enorme como Herrero Tejedor, era posible intentar ocupar posiciones y ningunear al Rey. Lo sabían e intentaban los que siempre estuvieron contra la herencia de Franco. Los había de todos los colores, unos más conocidos, los de siempre, otros siguen en el anonimato y han pasado a la historia como grandes artífices de la transición. No se lo van a poner fácil a  Don Juan Carlos, ni los que decían ser suyos ni los otros. La lealtad y fidelidad en aquellos momentos solo estuvo en los que pensaban en España por encima de opciones políticas. La opción política mayoritaria era la personal; ocupar buena posición en la carrera que se iba a iniciar. A codazos se abrían paso en la línea de salida.arias-navarro-rey

El 1 de diciembre los Reyes presiden su primer acto oficial, la inauguración de la II Asamblea de Turismo. Se monta la que denominan ‹‹Operación Palacio de Congresos›› para impresionar al Rey con una acogida, ovación y entusiasmo que a través de TV. llegue a toda España… ¡Ahora verá! Naturalmente montada a favor de Arias. Al ministro de información y turismo se le pide que envíe al acto del Palacio de Congresos a funcionarios del ministerio de modo que llegue un momento en que los asistentes en razón al acto son los menos.

‹‹Hay que defender a nuestro Presidente››, es la consigna.

Se cuida que la programación de TV., pulida y preparada, resalte la figura del Presidente y la cálida acogida, en contraste con la ‹‹normal›› del Rey. La crónica de ABC lo dice todo:

‹‹Y la ovación se incrementó -contra las normas habituales en estos casos- cuando acto seguido al Rey concedió la palabra al Presidente Arias. Sus palabras fueron acogidas con una fuerte ovación que levantó de sus asientos a muchos asambleístas y que obligó al presidente a ponerse nuevamente en pie para corresponder a los aplausos››.

5211301De poco les iba a servir. Reuniones, Consejo del reino,  pendiente todavía la fecha del Consejo de Ministros, intercambio de estrategias, llamadas telefónicas. Posicionamientos y prudencia solo en algunos. Casi todo se sabía y la línea oficial, el futuro, iba por derroteros más sencillos, y desconocidos por casi todos.

Aquella hora, la de la verdad, nos descubrió a los verdaderos hombres de Estado, aquellos que incluso sacrificaron su interés personal por el general. Pero nadie como el Rey, Don Juan Carlos I, que condujo la situación con maestría y brillantez, con inteligencia y prudencia, con aquella virtud que en su primer Consejo de Ministros destacó del Caudillo: serenidad.

Al fin, el 15 de diciembre se reunía el Consejo de Ministros en el Palacio de La Zarzuela presidido por SM. el Rey.

Esta vez no había manuscrito ni interinidad. Habla el Rey:

‹‹Al comenzar esta reunión del Consejo de Ministros, quiero agradecerles su espíritu de servicio, así como la firme decisión que han demostrado queriendo colaborar con entusiasmo y empeño, en las tareas de hacer la España grande, que todos deseamos.IMG_20151116_100143

También ruego al Presidente, haga llegar a los ministros del equipo anterior, mi profunda gratitud, por el notable esfuerzo que realizaron durante la delicada y difícil etapa que acabamos de finalizar.

España, confía plenamente en estos momentos, que el Gobierno de la Nación sabrá dar cumplida solución a los problemas de la hora actual. Y estas esperanzas no se pueden defraudar, pues tenemos un pueblo que ha demostrado las altas virtudes que posee, dando un ejemplo de serenidad y patriotismo.

Muchas son las tareas que se presentan y que el Gobierno concretará en su programa de actuación, pero el mantener la paz, el impulsar el desarrollo social y económico del país controlando la economía, son quizá las más apremiantes.

Para conservar la Paz, hay que tratar de que las tensiones sean mínimas y que un verdadero espíritu de justicia informe toda la actuación del gobernante.

Lograr que todos los españoles tengan asegurado un puesto de trabajo, satisfechas las necesidades de sus familias y acceso a los bienes e cultura, son sin duda los objetivos prioritarios que os quiero señalar desde el primer instante de vuestra actuación.

Ayudar a los más débiles debe ser una constante que inspire todas vuestras actuaciones.

Nuestro país, que en sus últimos años ha logrado avances espectaculares en su economía, tiene que continuar ese camino. Hay que agilizar la Administración buscando mayor eficacia y claridad en la gestión.

Nuestra participación plena, en el campo internacional, hará que  España cumpla el papel que por su situación y su Historia le corresponde.

Les deseo muchos éxitos en su labor, les reitero mi confianza y puedo asegurarles que con la base firme de lo que partimos, fruto de esfuerzos y sacrificios de los que dieron todo por España, que siempre tendremos presente, estoy seguro que lograremos servir a España como España quiere que la sirvamos››.

Ahora hace cuarenta años. Vivimos en paz y armonía, hemos superado momentos muy difíciles y, sin miedo al superlativo, se puede decir que dificilísimos. El Rey, Don Juan Carlos, la Corona, ha sido la clave a pesar de los irreductibles que siempre se vuelven contar el mismo lado, pase lo que pase. Puntos de vista de ombligo, muy frecuente entre los políticos que se apuntan al ‹‹yo hice, yo dejé de hacer››.

0000018285_230x230_jpg000Después de todo, cuando se hallaba España a punto de que el prodigio sucediese, unos iluminados, gestados por la cesión inconfesable de los que de nuevo rompieron la convivencia discutiendo frívolamente si la Nación existe o es discutible y desenterraron la memoria del enfrentamiento visceral, amenazan con romper España y su convivencia. ¡Después de cuarenta sufridos y fructíferos años! ¡Incalificable! Deberían se reos del rechazo de esta sociedad seria, madura y experimentada en el sufrimiento y el esfuerzo común.

Hoy hablan de juventud en la política, la estética prevalece, esperemos que también la ética, y parece que los que ya tenemos cierta edad solo vivimos de recuerdos. Un ofensa a la experiencia y a la serenidad. Hoy es un buen momento, una necesidad, para la reflexión, para leer entre las arrugas de esta vieja Nación que confía en la juventud  que bebe en aguas limpias y no emponzoñadas.

Recuerden, piensen, y repasen la historia de aquellos años, hace cuarenta, cuando todo parecía un imposible. Fue posible. Ahora también es posible que toda la labor sea rota por la acción de unos y la omisión de otros. La herida ya está abierta.

Después de todo, cuando se hallaba España a punto de que el prodigio sucediese…

Termino con unas sencillas y necesarias palabras dedicadas al que nunca deberíamos olvidar, Don Juan Carlos I, ahora Rey Emérito, artífice de algo tan difícil como es la convivencia entre todos. Cada día se ve más claro el mérito que tuvo y la labor de gigante que realizó.don-juan-carlos-y-felipe-de-borbon

¡Gracias Majestad!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Web: generaldavila.com

Twitter @generaldavila

 

 

Un pensamiento en “ESPAÑOLES FRANCO HA MUERTO (II) General Rafael Dávila Álvarez) (Inédito)

  1. Curioso personaje (y poco analizado por los historiadores) este Carlos Arias Navarro, que desde sus tiempos de fiscal (“Carnicerito de Málaga” que le llamaban) no hizo más que trepar y trepar, quizás apoyado por la amistad de su santa con Carmen Polo.
    Se cuenta que, cuando lo nombraron Ministro de la Gobernación en 1973, fue a agradecérselo al Almirante Carrero Blanco y éste, que no le tenía ninguna simpatía, le espetó: “no me lo agradezcas a mí, agradéceselo al Caudillo, que es quien te ha nombrado” (cfr. ESLAVA GALÁN Juan, “La década que nos dejó sin aliento”, Planeta, Barcelona 2011, página 61).
    A este respecto, es esclarecedor leer el siguiente escrito sobre el personaje http://biblioteca2.uclm.es/biblioteca/ceclm/websCECLM/transici%C3%B3n/PDF/01-06.%20Texto.pdf

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .