SOLO QUIERO QUE ME CUBRAN CON LA BANDERA DE ESPAÑA… (General de División Rafael Dávila Álvarez)

bandera2

El maestro Antonio Burgos, Cabo de la Topográfica y Jefe del Alto Estado Mayor de las Buenas Letras, me coloca en suerte.

-¿Tienes escrito algo en tu blog sobre la “bandera de percha”?

De inmediato pienso en el artículo que debo escribir.

-Algo debe de haber en el blog.

Recuerdo que en su día medité la idea de dedicar un artículo a tan patriótica  idea. Si entonces no lo hice fue al comprobar la enorme cantidad de entradas que sobre el tema pueden leerse en internet.

bandera-mochila-legionAhora, recuperada la tradicional y militar costumbre de que los soldados de nuevo lleven en su mochila la Bandera de España, acepto el reto del maestro. Seguro que corro bien la suerte.

Empezaré con la arenga del General Prim a los voluntarios catalanes en la batalla de Castillejos:

‹‹Soldados podéis abandonar esas mochilas porque son vuestras, pero no podéis abandonar esta Bandera porque es de la Patria››.image_preview

Es el bagaje del alma de soldado. Es necesaria una percha, anaqueles que soporten tantos relatos escritos en las páginas de los humildes pergaminos de los soldados, pobres y honrados, pobres por honrados, que han dejado escrito en esa Bandera el amor que abrazado al dolor se convirtió en rojo y gualda. En aquellas guerras de África del XIX, nuestros soldados, catalanes, extremeños o castellanos, del Regimiento de Córdoba o del Saboya, infantería de León,  Arapiles o Simancas, del batallón de Navarra o de Chiclana, españoles de cada rincón, empezaban a llevar una bandera que servía para tapar el equipo colocado en el vasar o percha de los dormitorios. En el combate aquella diminuta bandera de 60×80 iba guardada en la mochila, recámara del soldado, el alma y la vida a la espalda, caminando con la Patria a cuestas. Pañuelo cubre-perchas que ayer cubría sus enseres privados, luego su posición señalaba, más tarde cubrirá su cara cuando le echen una palada de tierra sobre su cuerpo que el deber se ha llevado.

Se hizo reglamentario para los de la cuarta región militar, Cataluña,  en 1904. ¿Sería en recuerdo a la arenga del general Prim? ‹‹No podéis abandonar esta Bandera…››. Al poco tiempo la Real Orden se hizo extensiva a todos los cuerpos del Ejército. Pero pasó el tiempo y también los combates. Se olvidó la bandera. La mochila empezó a rellenarse con inservibles utensilios que vaciaron de contenido el alma del soldado. El pañuelo cubre-perchas fue olvidado. Algo del alma de soldado se fue con ello.

pasodoble-de-la-bandera-19-728Hubo un día en que se cantaba:

‹‹El día que yo me muera

si estoy lejos de mi Patria,

solo quiero que me cubran

con la Bandera de España››.

Fue olvidado.

Era el último uso del inicialmente llamado pañuelo cubre-perchas. No era un pañuelo, era la Bandera de España. Cubrían con ella el rostro de nuestros muertos en campaña. Luego, a paladas, la tierra los tapaba.

‹‹Solo quiero que me cubran

con la Bandera de España››.

El olvido es virtud en esta tierra roja y amarilla como su Enseña. Pero no hay quien detenga cada primavera el florecer de los jaramagos y amapolas que tiñen de bandera los campos de España.

62aLos sentimientos de un pueblo se izan sobre el asta de la enseña como los colores que adornan su paisaje. Cuando eso no ocurre cualquier cosa puede suceder, normalmente desaparecer como nación. Nunca pueden caer los colores de tu patria. Siempre a la vista. El cornetín y la bandera ponen orden en el alma del soldado. Un soldado solo existe y se encuentra definido si detrás hay una bandera. Sin bandera no hay soldado, ni ejército, ni nación.

La historia de la diminuta bandera de percha o de mochila parece que se recupera. Aún no ha sido recogido reglamentariamente. Desde aquí pedimos que se regule y se reglamente su uso. No hay suficiente tejido para confeccionar la historia de España y de su Bandera. Esta historia no está confeccionada con tinta y papel ni con fibras de tela. Está hecha a base de vidas y sangre derramada. Quedó resumida un día en un trozo de tela de 60×80. Recuperarla no puede ser cosa de la iniciativa privada. Todos los soldados deben de tener su bandera, de percha o de mochila, llámenla como quieran, es la Bandera de España.

30Puedes tener una vida de riquezas lleno. Puedes heredar tronos y privilegios. Puedes vestir distinguidas libreas. Pero llevar en tu mochila la Bandera… Explícalo tú, soldado, explica lo que sientes cuando antes de dormir, cuando estás reventado que jamás cansado, abres tu mochila y se desparrama el rojo y gualda allí guardado. Cuando abres tu mochila y antes de escribir la carta, antes del destino que la vida te ha dado, y el recuerdo a los que te esperan, antes de a ellos empezar a dedicarles ese poco tiempo que te queda, el tiempo más delicado, salta de tu mochila, entre lo más amado, tu alma de soldado, la Bandera de España, un trozo de tu vida, de los tuyos, lo más amado.

Díselo tú, soldado, a los que nunca han sentido, a los que nunca han amado.1362849818_0

Habla de tu Bandera, de lo que por ella siente tu alma de soldado.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

 

 

 

LAS CORSARIAS:https://youtu.be/CHJydNqMgPM

Twitter_

@generaldavila

@PerezAlaman

WEB: generaldavila.com

Correo: generaldavila1@gmail.com

generales red-DEFINITIVO

 

7 pensamientos en “SOLO QUIERO QUE ME CUBRAN CON LA BANDERA DE ESPAÑA… (General de División Rafael Dávila Álvarez)

  1. Mi querido General, este artículo me ha emocionado, quizá sea también porque acabo de llegar de la Brigada de La legión, en Viator, en el Sábado Legionario, donde se ha recordado a los héroes caídos en el combate de Edchera, donde me he encontrado con los compañeros y amigos de todas las Hermandades de España, donde he desfilado con ellos, donde he abrazado a mis queridos Generales Alamán y Coloma; y donde en el Himno, Canto y Credo me he emocionado al lado de mis Veteranos de más edad, donde casi sin fuerza física sacaban su fuerza psíquica y mostraban su orgullo legionario, su sentimiento de amor a España y su Bandera…

    Por eso, permítame que, haciendo uso de sus palabras, resuma lo que más me ha impactado y emocionado de su artículo, haciéndolo mío e identificándolo con lo vivido hoy en el Día del Antiguo Caballero Legionario, en la BRILEG:

    Un soldado solo existe y se encuentra definido si detrás hay una bandera, porque sin bandera no hay soldado, ni ejército, ni nación. No hay suficiente tejido para confeccionar la historia de España y de su Bandera. Esta historia no está confeccionada con tinta y papel ni con fibras de tela. Está hecha a base de vidas y sangre derramada. Es el bagaje del alma de soldado.

    Explícalo tú, soldado, explica lo que sientes cuando antes de dormir, cuando estás reventado que jamás cansado, abres tu mochila y se desparrama el rojo y gualda allí guardado. Cuando antes de escribir la carta, antes del destino que la vida te ha dado, y el recuerdo a los que te esperan, antes de a ellos empezar a dedicarles ese poco tiempo que te queda, el tiempo más delicado, salta de tu mochila, entre lo más amado, tu alma de soldado, la Bandera de España, un trozo de tu vida, de los tuyos, lo más amado.

    Díselo tú, soldado, a los que nunca han sentido, a los que nunca han amado; habla de tu Bandera, de lo que por ella siente tu alma de soldado: ‹‹El día que yo me muera si estoy lejos de mi Patria, solo quiero que me cubran con la Bandera de España››.

    Si, mi querido General, hoy aquí y ahora, todo ello lo digo yo con orgullo, con pasión y emoción, porque aun siendo civil sigo siendo soldado, amo a mi querida España y a su hermosa Bandera.

    Reciba, como siempre, un fuerte y afectivo abrazo, que lo haré efectivo personalmente, si Dios quiere, el próximo día 26 en la presentación del Presente Blog.

    Pedro Motas

    Me gusta

  2. Buenos dias
    Voy a recoger un párrafo de este magnifico articulo
    “Los sentimientos de un pueblo se izan sobre el asta de la enseña como los colores que adornan su paisaje. Cuando eso no ocurre cualquier cosa puede suceder, normalmente desaparecer como nación”
    Eso es exactamente lo que está sucediendo, los españoles no entienden lo que es o significa la Bandera Nacional o la Patria, estos valiosos conceptos le son ajenos y lo son porque han sido arrancados del alma de los españoles.
    Ha costado tiempo y dinero, pero lo han conseguido.
    Hoy en dia y esto es lo preocupante, he hablado con militares de nuevo cuño que tienen los mismos conceptos que el vulgo, que no tienen claros los conceptos y que aunque los tuvieran, nos sabrían como aplicarlos.
    Un Oficial, un militar en suma, no puede defender la bandera de España que está siendo manchada y afrentada en publico sin dar con sus huesos en prisión, no pueden defender la dignidad de España sin terminar en un castillo, o lo que es peor, en una cárcel común.
    He visto como de forma meliflua un general nada menos, daba la mano y felicitaba entre sonrisas al que acababa de decir que iba a destruir España, esa patria que dicho general ha jurado defender hasta verter su sangre si fuera necesario.
    Hace años, no demasiados, los españoles, si veían un izado de bandera u oian el Himno Nacional, se cuadraban de inmediato en evidente signo de respeto, les salía del alma, era SU bandera y su himno, ahora ni saben de qué va el asunto.
    Los soldados darán su vida en defensa de la patria, serán honrados en sus unidades y al llegar a su patria y tras un corto acto oficial, serán enterrados por sus llorosos familiares sin que bandera alguna recuerde que murieron en defensa del honor, la dignidad y la grandeza de España
    Me temo que soy bastante pesimista sobre lo que nos espera a corto plazo.
    Saludos

    Me gusta

  3. Mi querido General, con su permiso vuelvo a entrar en el Blog para adjuntar el testimonio que acaba de poner en facebook mi compañero y amigo Caballero Legionario Guillermo Soto Leal, sobre la “Bandera de Mochila” que en su día manifestó nuestro Presidente de Honor de la Hermandad Legionaria de Murcia Caballero Legionario Coronel don Fernando Sanchez Fernandez, Q.E.D. y que nuestro Cristo de la Buena Muerte Dios lo tenga en su Gloria:

    “En memoria del Coronel de Infantería y Legionario de espíritu y corazón, D. Fernando Sanchez Fernandez, ( Caballo Loco ) que no cejo en el empeño de volver a poner la bandera de mochila como dotacion. D.E.P. Mi Coronel, algun dia nos volveremos a encontrar.¡¡¡¡¡ Llegare con mi bandera ¡¡¡¡. Aquí os dejo la historia de esta Bandera de Mochila:

    La bandera de mochila o de percha, también pañuelo cubre percha, se dejó de usar por nuestro Ejército sobre el año 1927. La recuperamos en el Regimiento “Inmemorial del Rey” Nº 1 del C.G.E. con el llamamiento 3º/97 y la divulgamos enviándola, junto con su historia, a los primeros Jefes de Cuerpo de otras unidades.
    Esta bandera de reducidas dimensiones (60 x 80 cm), se empezó a dar al soldado allá por 1986. Fue de dotación, al principio, para el Ejército expedicionario a África, el que realmente dio a esta prenda un toque de romanticismo que recoge el cancionero militar. Años después, la Real Orden del 12 de diciembre de 1904, declara “Reglamentario para todos los cuerpos del Ejército, el pañuelo cubre percha, denominado de bandera española”.
    Fue creada para que el soldado pudiera cubrir y proteger de polvo –no se conocían las taquillas- sus pertenencias en la percha o repisa de su dormitorio, sobre todo si estaba en un campamento. Precisamente por esta utilidad, la bandera tiene sus colores en sentido vertical, así como su escudo, que ribeteado en negro o rojo, podría ser el contracuartelado, una leyenda, el mote o sobrenombre de la Unidad, o lo más generalizado, el escudo del Regimiento. En el museo del Ejército se conserva la del General Primo de Rivera.
    En campaña se llevaba en la mochila de ahí su nombre más corriente, y servía para, atada por fuera, señalar en avanzadilla a los que venían más a la retaguardia que eran propios y destacados para señalizar su posición. También se empleaba como mortaja, si se producía baja en acción, se arropaba el cadáver y se cubría su rostro antes de rellenar con tierra su tumba. Recordemos la estrofa de la canción Banderita: “Quiero que me entierren con la bandera de España. El soldado bien sabía que no había una bandera de España para cada cadáver, que a veces eran muchos, se estaba refiriendo, a su bandera de mochila, ¿qué podría ser?
    Por su propia condición era fungible, por ello muy barata, de pobre calidad textil, carecía de vaina, aunque a veces iba con unos cordoncillos en sus extremos para ser atada. Roja al principio, el color militar español, luego se generalizó con los colores nacionales. Carecía de flecos, solo estaba coloreada por una cara, traspasando a la otra la impresión.
    Licenciado, el soldado se la quedaba como recuerdo y testigo de su vida militar cumplida. Nunca como entonces hubo tantos hogares españoles con los colores nacionales para mostrar a los hijos el amor a España, ese amor que hay que enseñar y aprender desde el vientre de la madre.
    Fernando Sánchez Fernández
    Coronel de Infantería y Legionario de Corazon”

    Y, como siempre, reciba un fuerte y afectuoso abrazo que haré efectivo el próximo martes 26, en la presentación del presente Blog.
    Pedro Motas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s