UN SOLDADO LLAMADO MIGUEL DE CERVANTES (General de División Rafael Dávila Álvarez)

fotonoticia_20160304171647-16031622379_9999Los reyes inauguraron el pasado día 4 en la Biblioteca Nacional la exposición ‹‹Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016) ››, con la que se abren los actos conmemorativos del 400 aniversario de su muerte.

La exposición se estructura en tres ejes: ‹‹Un hombre llamado Miguel de Cervantes, Una imagen llamada Miguel de Cervantes y Un mito llamado Miguel de Cervantes››.entrada-biblioteca-nacional-miguel-de-cervantes_629861

Es lamentable que el ministerio de defensa, preocupado por menesteres más rentables, no haya intervenido en el acontecimiento patrocinando un eje tan destacado como los otros, además de singular: ‹‹Un soldado llamado Miguel de Cervantes››. Soldado de aquella legendaria Infantería, la mejor del mundo, los mejores soldados existentes en la cristiandad.

Honor y gloria de las armas fue Cervantes que enfermo se pone en primera línea de combate cuando su nave entra en batalla; siempre de su pluma salió la alabanza al noble oficio de soldado.Miguel-de-Cervantes-Foto-Sonia-Aguilera6

Nuestros soldados eran y son grandes de España sea el que sea su origen. Entonces formaban en los Tercios de Flandes, nobles, segundones de casas nobles, caballeros, arrapiezos y rufianes. Todos soldados: Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Francisco de Aldana. La nobleza era ser soldado por la fe católica y la lealtad al rey. No fue soldado Shakespeare, ni Corneille o Goethe como muy bien nos recuerdan Fernando Martínez Laínez y José María Sánchez de Toca en su magnífico libro Tercios de España. La Infantería legendaria.

poetas-siglo-oro-espanol‹‹Sábete Sancho, que no es un hombre más que otro, si no hace más que otro››.

Mucho han cambiado las cosas. Ahora cuesta reconocer el oficio de Cervantes, soldado, gloria de las letras, una vida de armas y letras. También cuesta recordar que hace unos días se cumplieron 75 años de la muerte de un Rey de España, el que más años reinó: Alfonso XIII. Es un paréntesis que no he podido evitar desde el dolor del olvido. Nuestros reyes son desde Lepanto, Católicas Majestades. Memoria histórica.

Ahora se trata del homenaje a un hombre, el más insigne escritor español, don Miguel de Cervantes, un soldado de Lepanto.

No es baladí recordar aquella proeza. Cuando Europa cansada y escéptica se lanzaba a la herejía, España la combatió no solo con la espada, sino con la más pura ciencia teológica del Concilio de Trento. Proa y vigía del mundo, advirtió el gran peligro que les acechaba. Una cultura y una civilización que siguen siendo la base desde la que se ha formado la civilización occidental y que es cuna de la libertad y el entendimiento. Hubo que derramar sangre para ello, de soldados valerosos y entregados a la causa, entre ellos Cervantes. Parece que esa faceta del soldado quiere ocultarse.

Lepanto: ¡Victoria! Resonaba sobre el ancho mar.estandarte_Lepanto

Don Juan de Austria, el vencedor.

Allí estaba el poeta -siempre hay un soldado poeta- , que reclama su puesto a la hora del combate. No es una broma o un juego, es la vida con muchas probabilidades de perderla, casi todas.

Aquel soldado herido escribió la mejor crónica de la batalla: ‹‹la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros››. Profeta.

‹‹Si me propusieran y facilitaran un imposible, quisiera antes haberme hallado en aquella acción prodigiosa, que sano ahora de mis heridas sin haberme hallado en ella… que las heridas que el soldado muestra en el rostro y en el pecho estrellas son que guían a los demás al cielo de la gloria››.

Don Juan de Austria clava a su ‹‹Cristo de las Batallas›› en lo alto del estanterol. Para que fije en él la mirada el soldado antes de mirar su espada. Empieza el combate ¿se crea un mito? Es la vida diaria, la de un soldado en campaña.

A la guerra me lleva

mi necesidad;

si tuviera dineros,

no fuera, en verdad.

cuadro batalla de lepantoMiguel de Cervantes, combatiendo en Lepanto desde la arrumbada, camino de la proa de la galera enemiga, recibe tres disparos de arcabuz, dos en el pecho y uno en la mano izquierda.  Se convierte en soldado aventajado.

Novarino, Túnez, La Goleta, Corfú. Después de años de guarnición en Sicilia, Cerdeña y Nápoles, regresa a España. Quiere la patente de capitán y levantar una compañía. Méritos tiene y su espíritu brilla entre sus heridas. Una tormenta dispersa las naves y Cervantes es hecho prisionero y conducido a Argel. Adalid de los miles de cristianos allí presos logra evadirse, pero en Orán vuelve a ser hecho prisionero. Vuelta a escapar, organiza una sublevación de cautivos y las traiciones le llevan de nuevo preso hasta que fue rescatado por dos trinitarios. A su llegada a España en 1580 al soldado Cervantes se le asigna la que sería su última misión: agente secreto a Orán. Contaba treinta tres años.

Fue la vida de Cervantes la de un soldado. La misma vida que tienen ahora, siempre agitada y olvidada por todos. Después de darla, si esta te queda, se convierte en la búsqueda de empleo para sobrevivir. Nada ha cambiado después de 400 años.de-la-vida-al-mito-miguel-de-cervantes_629861

Este es el soldado Miguel de Cervantes, condición que ahora ocultan cuando es la base de sus páginas de gloria, de su literatura de valores castrenses por encima de todo, de amor a unos principios, a una religión y a una patria. Por mucho que indaguemos, leamos y discutamos, no me queda la menor duda de que don Miguel de Cervantes era, y esa es su grandeza, uno de los miles de españoles que a lo largo de la historia muestran su talla en el difícil arte de la vida. Cervantes lo dejó escrito y fue, como la mayoría de ellos, un humilde soldado de los que a menudo combaten con y por la vida, aunque encuentren la muerte por el camino.

armas-terciosSeñor ministro de defensa, lo importante no es la industria de defensa ni las ingenierías de sistemas, lo importante para un español, para su ministerio, es el alma, sí, el alma del soldado español. Como la de Cervantes, el ejemplo de ser soldado.

Hace tiempo me hice eco de este perfil que figura en las redes sociales: ‹‹Director, escritor, cantante, poeta, pintor, actor, compositor, escultor y ni aún así triunfo… así que legionario››. Me impactó. Es la vida. Todos somos en ella soldados y poetas.defensa-militares-espanoles-afganistan-090312-portada

Ahora se olvidan del soldado cuando puede ser que sin ese antecedente: un soldado llamado Miguel de Cervantes, no hubiese existido un mito llamado Cervantes.

Cervantes sigue entre nosotros, solo hay que abrir los ojos y mirar hacia pMiguel de Cervantes_0el lugar adecuado. También entre los soldados.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

7 pensamientos en “UN SOLDADO LLAMADO MIGUEL DE CERVANTES (General de División Rafael Dávila Álvarez)

  1. Pues si, mi querido General, como usted muy bien dice: “es lamentable que el Ministerio de Defensa, preocupado por menesteres más rentables, no haya intervenido en el acontecimiento patrocinando un eje tan destacado como los otros, además de singular: ‹‹Un soldado llamado Miguel de Cervantes››. Soldado de aquella legendaria Infantería, la mejor del mundo, los mejores soldados existentes en la cristiandad”.

    Porque quien sí fue valiente y sin fisuras es Miguel de Cervantes, el viejo soldado que admira el heroísmo y lo venera, que está orgulloso de su valor y sus heridas: “Las heridas que se reciben en las batallas antes dan honra que las quitan”. Cervantes respeta el valor de su héroe de ficción, Don Quijote porque es el suyo propio, tiene nostalgia del soldado que en otro tiempo fue.

    “Señores ¿qué se diría de Miguel de Cervantes cuando hasta hoy he servido a Su Majestad en todas las ocasiones de guerra que se han ofrecido? Y así no haré menos en esta jornada, enfermo y con calentura”, bramó el escritor de solo veintiún años que, pese a las protestas de su superior Francisco San Pedro, fue puesto a cargo de 12 soldados junto a los cuales situó su vida en liza. Cervantes fue herido por dos veces en el pecho y por una en el brazo; aunque no fue necesario amputación, el escritor perdió la movilidad de la mano izquierdo “para gloria de la diestra”.

    Como hombre libre se mostró elevado en la batalla, y como cautivo escribió más holgado de lo que alcanzó nunca ningún mortal. Autores, que nacieron en los siglos que estuvieron activos los tercios o autores nacidos en el siglo XX también escribieron poemas sobre esta unidad militar del ejército español, alabando su poderío sobre los demás ejércitos europeos, su organización, victorias y logros militares.

    España mi natura,
    Italia mi ventura,
    ¡Flandes mi sepultura!

    Esta estrofa anónima de tres versos, aunque corta, se hizo muy popular entre los soldados españoles en la segunda mitad del siglo XVI. “Flandes era su sepultura, pero seguían yendo, porque así se lo pedía su honor”.

    Allende nuestros mares,
    allende nuestras olas:
    ¡El mundo fue una selva
    de lanzas españolas!

    Y esta cuarteta, anónima, resume el espíritu de los españoles de los siglos XVI y XVII, que quisieron revivir, salvando el tiempo y el espacio, nuestros divisionarios.

    Pese a que el cuerpo de los Tercios fue disuelto por Felipe V en su reforma, su nombre perdura en algunos cuerpos de la Legión española y en el cuerpo de Infantería de Marina, heredera de los viejos tercios del mar.

    Y para terminar cito algunas frases de Miguel de Cervantes que creo tienen que ver con su pasado guerrero:
    • Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades
    • Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias.

    Se ha dicho que Cervantes no se entiende sin España, pero también que España no es la misma después del Quijote, y es verdad. Por eso se saltan las lágrimas al leer sus últimas palabras: “El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan…

    Miguel de Cervantes: El español por excelencia que merece la admiración y el mejor trato por el Ministerio de Defensa…

    Y felicitándole por su excelente artículo reciba un fuerte y afectivo abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  2. Por si a algún lector le interesa, dejo una pequeña contribución literaria que hice. SE llamaba el concurso literario ” Manda una postal” Y mi exigua contribución fue una supuesta carta de Don Miguel de Cervantes a su hermano.Ésta
    http://goo.gl/6RYYBg

    Mi querido hermano Rodrigo,

    desde el 7 de Octubre (*) estoy de baja por las secuelas de la puta batalla (*).

    Estrés post traumático, dicen.Estoy de ILT o baja laboral y , pese a los enchufes del Duque de Sessa y del hermano bastardo del Rey, Don Juan (**), mucho me temo que me van a tirar a la calle: Invalidez absoluta por afuncionalidad del carpo izquierdo y escafoides hecho una caca. En cristiano: me quedo manco, ¡diantre!.

    Son las desventajas de ir de bragado en la galera Marquesa. No hagas caso de EL MUNDO, que dice que era la galera Sol, o el ABC dice que era La Galatea ( esa fue en realidad una de mis mejores obras, no un navío).

    ¿Qúé voy a hacer ahora, impedido y con escasa paga?

    Como me toquen mucho las narices, igual escribo algo sobre un hidalgo esquizoide.

    Un abrazo de tu hermano que te quiere.

    Miguel

    Dirigido:

    Rodrigo de Cervantes Saavedra

    Calle del amigo de nadie, 46

    Alcalá de Henares.

    (*) 7/10/1571

    (**) Don Juan de Austria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s