¿QUÉ FUE (DE) LA MILI? General de División (R.) Juan Mateo Castañeyra

msr120601¿Que fue( de) la mili.?
Con este título ,el profesor Juan A. Herrero Brasas publica en la página de opinión del diario el
Mundo correspondiente al pasado 31 de Marzo, un artículo sobre el Servicio Militar Obligatorio.
No pretendo establecer las ventajas y desventajas del SMO, que fue el sistema que adoptaron los
diferentes países de Europa excepto Gran Bretaña, para dotar de tropa a sus ejércitos en un
momento determinado de la historia. Ni tampoco, rectificar el sin número de inexactitudes
históricas y terminológicas que aparecen en el artículo.Ni comentar, que si diversas leyes más o
menos justas conformaron el SMO en España, éste se sostuvo gracias al sacrificio y al patriotismo
del pueblo español; patriotismo no del tipo que alguno llama constitucional, o el que otro define
como algo que no es, con dos o tres lugares comunes. Sino patriotismo sin adjetivos, genuino,
sencillo, del que ejercen aquellos que lo dan todo sin pedir nada; y que por desgracia, ha sido a
lo largo de nuestra historia no pocas veces pisoteado por la desidia o el desinterés de malos
dirigentes o gobernantes. Solo voy a reflexionar sobre algunas de las sorprendentes afirmaciones
del profesor Herrero.
1988-3ª-sección-cia-13-reemplazo-5El citado profesor confiesa, que guiado “por sus extensas lecturas sobre esta cuestión en el mundo anglosajón, creía que el reclutamiento forzoso, había deformado el carácter de la juventud española, dando lugar a una sociedad cerril, poco creativa y autoritaria”. Estaba
convencido: “que la eliminación de la mili, daría lugar a una juventud y por ende a una sociedad, creativa y con un sentido de la autodisciplina y el bien común”. Hoy se muestra desolado, al comprobar que esto no ha sido así. De la lectura de su artículo no se deduce claramente, o al menos no lo deduzco yo, si hoy, visto lo visto, estaría a favor o en contra de la desaparición del SMO.
No explica el profesor Herrero, si la juventud se convertiría en creativa y con un sentido de la
autodisciplina y del bien común, simplemente por ser heredera de “buen salvaje “; o si por el
contrario, se necesitaría una acción determinada en su formación; y si esa formación se iba a
dejar o no, en manos de las comunidades autónomas. En ese sentido, no sé si al profesor Herrero
se le ocurrió en su momento pensar, si la exigencia del Sr. Pujol al Sr. Aznar para que acelerara la
desaparición del SMO, respondía solo a su deseo de cumplir de forma rápida una promesa
electoral, o llevaba también la intención, de no encontrar ningún obstáculo en su designio de
adoctrinar a la juventud catalana.jura de bandera cir 9 san clemente de sasebas 17-3-85
Por una parte, creo que el profesor Herrero sobrestima a los cuadros de mando de los ejércitos, al considerarnos capaces de en un periodo de dos años, más o menos según las épocas, hacer a la juventud española, cerril, poco creativa y autoritaria. Pero en cualquier caso , lo que si está demostrado, es que gracias a su paso por los ejércitos, millones de españoles dejaron el analfabetismo y decenas de miles obtuvieron títulos de formación profesional; lo que no es una forma de hacer a la sociedad española cerril, poco creativa y autoritaria, sino precisamente todo lo contrario.
2u4hi6oPor otra parte, lo que también está demostrado, es que la estrecha convivencia de españoles de todas las regiones de España, contribuyó en su momento a aumentar la cohesión nacional, a disminuir la separación de clases sociales y a facilitar la movilidad de una población mayoritariamente rural que vivía aislada en sus lugares de origen. Cosas que tampoco parece que contribuyan a la creación de una sociedad mas cerril, poco creativa y autoritaria, sino más bien a
mejorar la modernidad de la nación.
Por ultimo, siendo el profesor Herrero, según su propia definición, un experto civil en el SMO, llama la atención que hable reiteradamente de la supresión del SMO, cuando la realidad es que el SMO ha sido simplemente suspendido; lo que es notablemente diferente. El SMO está anclado en la Constitución, otra cosa es que ese anclaje no haya encontrado el necesario desarrollo legislativo.Ya se sabe, los asuntos de Defensa interesan poco a nuestra clase política. Quiera Dios
que esa falta de interés, nos traiga solamente nada más, y nada menos, que España tenga en el
mundo mucho menos peso que el que le corresponde por su condición de quinta potencia
europea.descarga
Para terminar, una duda.¿Será el profesor Herrero tan experto en la asignatura que imparte, como experto se declara así mismo en el SMO? Espero que no, por el bien de sus alumnos.
Juan Mateo Castañeyra GD (r.)

 

 

 

Pueden encontrar el artículo del Profesor Juan A. Herrero Brasas en el siguiente enlace:

http://www.elmundo.es/opinion/2016/03/31/56fc2be222601db61c8b463b.html

 

17 pensamientos en “¿QUÉ FUE (DE) LA MILI? General de División (R.) Juan Mateo Castañeyra

  1. Déjeme darle una visión distinta, inevitablemente particular, pero le garantizo que con el mejor esfuerzo por mi parte de no dar una visión sectaria:

    Soy de los que han pasado por el SMO cuando quedaba poco para su desaparición y comenzaré por admitir que, cuando me tocó ir, era abiertamente antimilitarista. El azar me hizo entrar en contacto con personas muy diversas y conocí a personas de primera categoría, con independencia del número de estrellas y de puntas que éstas llevasen así como a desechos de tienta, también sin distinción de rango.

    Se me cayeron muchos estereotipos pero no pude dejar de considerarlo como un año perdido y que, además, me hizo perder oportunidades profesionales porque nadie se molestó en considerar discriminación por razón de sexo el que todas las ofertas del momento exigiesen “Servicio Militar cumplido”.

    En cuanto al contacto con gente de distintas regiones y la promoción cultural, temo que ese comentario puede referirse a una etapa muy pretérita. Mi compañía, al ser de servicios, era excepcionalmente grande y, entre sus más de 900 componentes ¿sabe cuántas personas había que no supieran leer? Uno.

    Lo mismo es aplicable al contacto. La gente media en los años 80 ya había viajado lo suficiente como para conocer a gente de otros sitios sin que el SMO representase su única oportunidad para tal contacto.

    En suma, mi contacto cercano con la milicia me pudo hacer perder la pátina antimilitarista que llevaba al inicio pero, desde luego, nunca me hará perder la conciencia de haber perdido un año en una etapa crítica desde todos los puntos de vista.

    Un cordial saludo.

    Me gusta

  2. Cierto, son muchos millones los que no han olvidado el tiempo en que les tocó cumplir obligatoriamente un servicio militar que les ha dejado una huella indeleble, varones que pasaron por el rito cuartelero y mantienen viva sus experiencias, porque es muy difícil encontrar a un español tan desmemoriado como para que su tiempo de servicio militar no lo tenga bien presente, donde vienen a la memoria las caras de los amigos de los que hace tanto tiempo que no se sabe nada, pero de los que, como si fuera una retahíla escolar, se es capaz de ensartar en una lista de retreta.
    Para todos fue una prueba, sin parangón en el ámbito sociológico, de la que se ha extraído una ingente información. Gracias a que era obligatorio, se redujo el número de analfabetos, muchos aprendieron oficios, conocieron nuevos territorios, relaciones humanas… la vivencia fue positiva y enriquecedora. Los ciudadanos podrían servir a la Patria, como se decía hasta que les ha empezado a dar vergüenza, tanto en una garita como en un aula, un taller o en la amplitud de un campo.
    No se ha crecido con conciencia colectiva, siempre se ha esperado del Estado una subvención. En la España de hoy cabe preguntarse si las nuevas generaciones no van a necesitar un entrenamiento específico para saberse mejor que su superior, para soportar un alto estrés, para aceptar al otro distinto, para obedecer en contra de su parecer. A veces, parece que hoy los muchachos crecen sin que nadie se atreva a darles un disgusto. La injusticia de la vida se alimenta de caracteres frágiles.
    Mi felicitación al General Castañeyra por su excelente y oportuno artículo.
    Un abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  3. Siento en el alma que D. Juan A. Herrero Brasas se equivocase de cabo a rabo al ser tan inocente en creer que el no servicio militar era tan ventajoso, para desgracia de los demás.
    Como comparar a los E,E,U.U, que aman tanto a su badera, pobres de nosotros en los dias que corren en nuestro pais, que desgracia la nuestra, ¿a donde nos han llevado los politicos desde la democracia?, esto creo que ustedes mismo tienen de sobra la contestación.
    Personalmente, cada dia pongo mi granito de arena para que los que me rodean y muchos otros, amen la bandera tal y como yo la amo, ya que retirado, poco más se puede hacer, un saludo, y muy buen articulo.

    Me gusta

  4. Mi general, querido amigo y compañero Mateo, ha pasado mucho tiempo de nuestro caminar juntos en las Academias zaragozana y toledana. Años de ilusión, de sueños sublimes y deseo de servicio que amalgamó nuestro carácter juvenil. Hoy unos pintamos canas y otros hemos de usar gorro para protegernos del sol, pero todos sin excepción, tenemos la mochila llena de experiencia vivida y no falta en ella el afecto y el agradecimiento de muchos españoles, soldados de la mili que sirvieron con nosotros y que hoy hombres con su propia vida a cuestas, nos brindan su amistad sin paliativos.
    Conversar con ellos es ciertamente reconfortante, recuerdan perfectamente nombres, muestran sin tibieza su admiración por aquel, su sargento, su teniente o su capitán, los amigos que hicieron y no son pocos los que se reúnen periódicamente para recordar aquellos momentos y organizar viajes a allí donde sirvieron.
    Que de vez en cuando aparezca algún iluminado que predique lo contrario, tampoco es cosa extraña. De todo ha de haber en botica y nada humano es perfecto, pero si alguien hiciera una estadística, yo no tengo la menor duda de que entre estos últimos son abundantes los que eludieron ese servicio, lo hicieron a su comodidad o los que por haber quedado suspendido, como bien dices, ni siquiera han tenido oportunidad de hacerlo.
    Al fin y al cabo, hoy el hablar de lo que se desconoce y sentenciar sobre ello, parece ser deporte de moda.
    Un fuerte abrazo y a tus ordenes.

    Me gusta

  5. D.Jose Sánchez-Alarcos.Su visión, no está en nada en contra de lo que he expresado.Desde luego que en los últimos tiempos del SMO, no había en España prácticamente analfabetismo, ni tampoco aislamiento de la población en las zonas rurales;pero estamos hablando del SMO, a lo largo de la historia.
    Su declarada pérdida de oportunidades durante su tiempo en el Ejército, forma parte de ese reconocido sacrificio del pueblo español, al que aludía en mi escrito.Por último D.Jose, en cuanto a la pérdida de tiempo, estará usted conmigo, que eso es independiente del sitio donde uno esté.Un saludo

    .

    Me gusta

  6. D. José Sanchez-Alarcos, como no, respetando su opinión en cuanto al SMO, y sin ánimo de polémica, puedo ratificar en primera persona lo que le apunta el General Juan Mateo Castañeyra.

    Mire Ud. serví en la Bripac, en los 20 meses que hice de mili, le puedo garantizar, que no tuve tiempo de “aburrirme” y mucho menos sentir el servir a Mi Patria, como una perdida de tiempo, entre maniobras, saltos, prácticas de tiro, marchas, marchas nocturnas, pista americana, tablas de combate, guardias, retenes, refuerzos, generalas, traslados de Bandera, paradas militares, teóricas, revistas de armamentos, revistas de paseo, cocinas, imaginarias, Amistad, Compañerismo, Camaradería, malos ratos, buenísimos ratos, etc. etc., ya me hubiera gustado tener un ratillo de tiempo para aburrirme, ( es lo que pensaba en aquellos momentos ).

    Pero ahora, pasado bastante tiempo ya, soy de los que piensan, al igual que muchos Compañeros y a la vez Amigos que tuve durante mi Servicio Militar, y que nos reunimos periódicamente para saber de nuestras vidas, debido al fuerte lazo que el Servicio en la Bripac nos hizo crear, que si en vez de la Bripac con todo lo que ello conllevaba, hubiera servido en una unidad de servicios, como la que Ud. cita, efectivamente me hubiera muerto de aburrimiento, pero la culpa no es ni era del SMO, ni de su destino, sino de cada persona y de la actitud personal de cada una, para llevar a buen termino este Servicio que se nos exigía a los Españoles, en aquella época, para con España.

    La muestra, dice Ud.: una compañía de unos 900 hombres, no sé en que tipo de unidad sirvió Ud, pero en mis tiempos, finales de los años 70, hubiera jurado que que no existían en el ejercito Español, compañías con ese número de componentes, le garantizo, que cualquier componente de la Bripac, por muy analfabeto, ( que los habíamos ), o torpe que este fuera, le podía recitar de memoria, como y de que unidades, amen del numero de componentes de cada una, se componía nuestra Bripac, con esto no quiero decir, que Ud. sea torpe, ( Dios me libre ), simplemente, que su actitud para enfrentar las enseñanzas en su SMO, no era la mas adecuada, y que por mucho que lo intentó, no pudo deshacerse de esa patina antimilitarista que llevaba y que en mi opinión sigue llevando.

    Un abrazo a todos de un Veterano CLP:

    Me gusta

  7. Este humilde Veterano de la BRIPAC, de los años 68, 69 y 70; ratifica todo lo dicho por el compañero Quillo, que muy acertadamente ha descrito todo lo que se hacía en esa maravillosa, marchosa y extraordinario Brigada Legionaria Paracaidista.
    No había tiempo para relajarse, pues cuando no se estaba haciendo lo que Quillo ha manifestado, se realizaban cursos de salto manual, plegados, operaciones especiales, etc.
    Yo, que fui voluntario profesional durante casi tres años y con la carrera acabada de arquitecto, tuve la suerte de ejercer mi carrera en la milicia, en el último año, a propuesta de mi querido General Crespo del Castillo que, una vez estar en la Politécnica del Ejército (Armamento y Construcción), volví para hacerme cargo de instalaciones y construcciones militares.
    Y eso me valió como currículum en la vida civil para, nada más licenciarme, colocarme y trabajar en la empresa privada.
    Hace poco hubo un encuentro del Curso 127 de la BRIPAC en Alcalá de Henares, después de 47 años, para volver a abrazarnos; y ya estamos pensando en el siguiente encuentro… eso es compañerismo nacido en la milicia.
    Un abrazo.
    Pedro motas

    Me gusta

  8. Magnífico. Una lección de un militar a un profesor.
    Creo necesario y conveniente que este artículo del General Mateo Castañeyra llegue a conocimiento del profesor Herrero. Alguien debería hacérselo.

    Me gusta

  9. Hice la mili en el 94 en un cuartel lejos de mi tierra. Había analfabetos, ni muchos ni pocos, no les quedó más remedio que aprender a leer y escribir. Había gente con la EGB o el graduado, el que quiso se sacó un fp 1. ¿Aislamiento de la población? Alguno de mis compañeros parecía haberse perdido la reconquista, a mi me sacó de mi entorno con todo lo bueno o malo que puediera conllevar. Cierto que perdí un año, gané en otros aspectos, si no hubiera hecho la mili seguramente lo hubiera perdido en otra cosa. Como decía un compañero conocí España y a otros españoles. No debí salir muy descontento, a pesar de lo que me quejaba, ya que repetí de tropa profesional y posteriormente de reservista voluntario. Y eso que iba para objetor.
    Creo que la mili tendría que haber dado paso a un ejército profesional de forma más pausada, con más tiempo de reflexión, e intentando evitar uno de los grandes males de este país, los políticos y su mala gestión. Si llegaron a votar en contra de que la mili fuese mérito en oposiciones frente a la objeción, como para esperar que la sociedad la valore.

    Me gusta

  10. Puesto que no es ningún secreto y tanto le sorprende una unidad de ese tamaño, no tengo ningún inconveniente en informarle de que se trataba de la 6a Compañía en el CGE.

    Me parece muy bien que se encuentre orgulloso del lugar que le tocó aunque, si mi memoria no me falla, la BRIPAC era una unidad de voluntarios, lo cual me admitirá implica un cierto sesgo.

    Por mi parte no fui voluntario, no fui a IMEC porque, de haberlo hecho, la empresa en que trabajaba dejaba de pagarme la fracción del sueldo que pagaba durante el SMO pero puedo añadir algo más:

    Fui con prórrogas y, en el momento de iniciar el SMO era, además de licenciado universitario, un conductor bastante aceptable y socorrista diplomado por la Cruz Roja. A pesar de ello, mi servicio a la Patria consistió en repartir material de oficina porque ése fue el destino que me tocó.

    Respeto su experiencia pero espero que -ahora con más detalle- también respete y entienda por qué para mí y para muchos otros ese periodo es visto como una lamentable pérdida de tiempo.

    Por cierto, a diferencia de lo que ocurre en países en que el SMO es permanente una o dos semanas al año y no supone interrupción alguna, creo que huelga decir que si ahora tuviera que desmontar un fusil no sabría por donde empezar.

    Se puede discutir si el SMO es o no conveniente pero, después de eso, hay distintos modelos y mi experiencia, creo que ampliamente compartida, me lleva a considerar el modelo utilizado en España como muy mejorable.

    Me gusta

  11. Sr. Jose Sanchez-Alarcos, como habrá observado es lo primero que hago, al dirigirme a Ud. en mi escrito, respetar su opinión, tal y como acostumbramos la mayoría de los que nos asomamos a este blog., lo del numero de miembros de su Cia., supongo entenderá, lo pongo en duda, no lo afirmo.
    Lo de entender su critério en cuanto al SMO., no soy yo quien para dudarlo, simplemente le expongo mi experiencia en cuanto a mi Servicio Militar, al igual que Ud. en su pleno derecho ha hecho, lo que no quita que no comparta su opinión, y lo manifieste.

    Si estuvo Ud. como dice, repartiendo material de oficina, no me extraña que a día de hoy ´no sepa desmontar un fusil, pero le puedo garantizar que yo y la mayoría de los componentes de la Bripac, después de casi 40 años, un cetme, seríamos capaces de desmontarlo y montarlo con los ojos cerrados.

    Reciba un cordial y respetuoso saludo

    Francisco García Oliver

    Me gusta

  12. Pienso y siento, que amar a España puede ser de muchas y variadas maneras. Yo, fui uno del SMO 1949, y desde aquel entonces me mantengo proclamando: “SIN CAMBIAR DE BANDERA.

    Me gusta

  13. Buenos días, yo hice el servicio militar en Ronda (Málaga), juré bandera en Almería en el campamento Álvarez de Sotomayor,después fui destinado a Ronda a la compañía de fusileros Ceuta 54.Mi reemplazo fue el último que hubo en Ronda,despues de nosotros se instaló allí la legión. Nosotros eramos una compañía de unos 70 soldados que compartíamos cuartel con otra compañía de las COES (compañía de operaciones especiales). Nosotros estábamos ubicados en las afueras de ronda en un cuartel denominado “El fuerte”. Soy del reemplazo 77/4°.después de leer sus interesantes comentarios me ha venido el recuerdo y la nostalgia de aquellos años con orgullo por haber servido al ejército de mi país.
    Muchas gracias a todos con todos mis respetos.
    Un saludo.

    Me gusta

  14. Mi General:

    Primeramente mi petición de disculpas; formula que aunque no muy ortodoxa en la milicia intento que me sirva como enmienda a mi error. Error cometido al contestar a un comentario suyo sobre mi primer trabajo en este blog (junto con Juan Soldado) y no haberle reconocido.
    Sobre este aclaratorio artículo de hoy, vemos día a día el desconocimiento sobre determinados temas relacionados con la Defensa. Uno de ellos el de la “suspensión” del SMO.

    Sale a relucir en su artículo una función desconocida por los españoles, función “no de combate”, que tuvieron que acometer las FA,s en apoyo de la población a través de la función docente cuando, escolarizada por ley la totalidad de la juventud española –1970-, aún quedaban analfabetos en España, un 8,2% de la población, todos mayores de 45 años. El % de población analfabeta en edades militares era de alrededor del 2%. Fue sobre éstos últimos sobre los que se ejerció una importante función alfabetizadora. Por otra parte existía así mismo la llamada “extensión cultural”. Se extendieron Certificados de Escolaridad y títulos de Graduado Escolar.

    Próximamente leeremos a Juan Soldado comentar alguno de estos aspectos que le tocó vivir.

    Mi general, quedo a sus órdenes.

    Andrés Manrique

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s