5 pensamientos en “DESDE SU ATALAYA CALABRESA F. Torres les trae LAS COSAS DE DON EUFEMIO

  1. Buenas tardes.
    Les sonará, lo habrán oído mil veces: «Nada hay mas viejo que la portada de un diario del día anterior». Hoy, efectivamente, el aforismo se ha vuelto a cumplir.
    Cuando remití este artículo para su publicación la situación de la Sra. Oltra era bastante distinta y ella permanecía en el machito; ahora, ante la fuerte presión, su jefe se ha visto obligado a dimitirla, porque ella lo tenía bien clarito: no se iría ni con agua caliente; hasta que ha salido a escobazos.
    Sólo queda que Justicia termine el trabajo y condene a la presunta culpable de unos cuantos delitos.

    Le gusta a 4 personas

  2. A las órdenes de V. I., mi Coronel.

    El colmo del odio ciego y la ignorancia, eso de «un expediente de expulsión» ¿Cuándo se había oído semejante estupidez tratándose de una hipotética falta, y no digamos ya delito, por parte de un miembro del Ejército, y Oficial para más INRI?.

    ¿Esta gente, es que nos equipara a todos como meros funcionarios a los que, tras un expediente disciplinario, pude expulsarlos el consejo de ministros?.

    Es de suponer que la Justicia Militar está para ejercer sus competencias sin injerencia ni interferencia de nadie, y menos de un gobierno. Y si es que existiera justificación para un proceso judicial, sería un Consejo de Guerra de Oficiales el estamento jurídico competente que tendría que juzgar y sentenciar y siempre con la aprobación del Capitán General correspondiente a la Región Militar en que se haya producido el hecho Y desde luego, no creo que en toda la historia se haya aplicado una supuesta «sentencia de expulsión» tratándose de militares. Antes bien, han sido penas que levasen aparejada accesoria de pérdida de empleo o de la condición de Militar, que es algo muy diferente, y que estos aprendices de inquisidores nunca entenderán por mucho y muy claro que se lo expliquen.

    Si con un tonto no se puede ir a ninguna parte, con un grupo tan numeroso de ellos y con todo el poder en sus manos, sólo al ridículo más espantoso.

    Lo de esa «Oltra», la valenciana y su pareja, de antología. A esos no los suspende «cautelarmente» nadie. Y a la pobre criatura abusada, ni una compensación siquiera moral.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 4 personas

  3. ¡Que pena Mi coronel! Unos todos ufanos recogen el premio por ser»especiales» y otros por encomendarse a Dios, reciben el castigo. Estamos en un estado incongruente, nos quieren cosificar, y por cierto que la individua de «compromís», ya ha dimitido, que ya era hora. Gracias y saludos para todos.

    Le gusta a 4 personas

  4. Para la próxima «Atalaya»: Oltra dimite, el pueblo no te admite. Oltra suripanta, el pueblo no te aguanta. Caso le ha hecho cuando a casa la mandaba, más no lo ha hecho por decencia sino por pura conveniencia.

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s