COMENTARIO DEL DÍA: LA ACCIÓN SUBVERSIVA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

¿Qué hay detrás?

 

Por los años ochenta el Ejército de Tierra español tenía como reglamentaria una ‹‹Doctrina. Empleo Táctico y Logístico de las Armas y los Servicios›› de indudable valor y eficacia. Un documento digno de tener aún en cuenta por la claridad de sus conceptos en cualquier circunstancia bélica y su adaptación al paso del tiempo.

Al estudiar la acción subversiva definía con precisa contundencia la subversión: ‹‹conjunto armónico de acciones diversas, mediante las que una fracción más o menos reducida en principio, y entre la repulsa o indiferencia de la mayoría de la población, se esfuerza desde el interior de un país, apoyada o no desde el exterior, en perturbar su estructura política y social, para derrumbarla y sustituirla por otra que le es favorable››.

El Diccionario de la Lengua Española no admite dudas: ‹‹Trastornar o alterar algo, especialmente el orden establecido››.

Estos son los enunciados. No soy juez ni fiscal por lo que me abstendré de hacer valoraciones penales a las situaciones que hoy se viven en algunos lugares de España. Solo quiero recalcar alguna frase de las definiciones expuestas: ‹‹perturbar la estructura política››, ‹‹alterar el orden establecido›› y sobre todo la que me parece más grave: ‹‹entre la repulsa o indiferencia de la mayoría de la población››. Creo que reconocen la situación y los lugares donde ello se produce.

En Pamplona reaparece la kale borroka. Hay tres detenidos y el juez les imputa los delitos de desórdenes públicos y terrorismo y acuerda remitir la causa a la Audiencia Nacional.

La ANC (Asamblea Nacional Catalana) (?) llama a desacatar la sentencia impuesta a Arturo Mas. ‹‹No se acepta la condena y se hace un llamamiento a la ciudadanía a prepararse para acompañar y defender nuestras instituciones legítimas en los meses clave desde hoy hasta el referéndum››. Pide sacrificios individuales. Hay que pasar a la acción en caso necesario. Se han barajado tres hipótesis para situaciones graves-menos graves y en respuesta a acciones concretas del Estado. Ante cada una de ellas se dará la adecuada respuesta: grandes manifestaciones, concentraciones rápidas, ocupación de infraestructuras, acampadas indefinidas, huelga general… ¿Solo eso?, que no es poco, o ¿hay algo más?

Por su parte todo está previsto y meditado. No sé cómo se definen estas acciones y previsiones. Desde luego es algo más que desobediencia.

Son objetivos y técnicas muy estudiadas y que pondrán en marcha en cada una de sus fases. Por el otro lado, el del orden constitucional y la justicia, esperemos que se esté igual de bien preparados.

Desde luego no se les puede acusar de traidores, porque el que avisa no es traidor. Ellos lo hacen una y otra vez. Es un clamor. Eso sí: entre la repulsa o indiferencia de la mayoría de la población. Así nos luce el pelo.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

15 marzo 2017