LOS OTROS (Teniente General Emilio Pérez Alamán)

manifestacion-del-dia-hispanidad-barcelona-1444653262816Por supuesto no me estoy refiriendo a los fantasmas de la película de Amenabar, sino a personajes muy reales, aunque parece que no existen en la situación que vivimos en España, no solo en este momento más álgido, sino desde hace años y sin remedio.

Efectivamente, desde el pasado mes de Mayo, tras los resultados de las elecciones Autonómicas y Locales, se han escrito rios de tinta y lanzado a las ondas infinidad de palabras e imágenes, sobre el giro que se avecinaba y se iba confirmando tras la aparición de grupos, más que partidos políticos, constituidos por antisistemas pertenecientes a movimientos como el 15-M, asalto al Congreso, contra desahucios y participantes en todas las manifestaciones violentas contra cualquier cita internacional, ya fuera sobre el Medio Ambiente, el G-20, control de fronteras, etc.la-violencia-de-la-convocatoria-asedia-el-congreso-desactiva-la-protesta

Por supuesto, una vez ocupados los respectivos sillones de poder, iniciaron las actuaciones propias de mentes sectarias e ideologías radicales, en pos de la revancha contenida durante casi cuatro decenios, abonando el campo para facilitar el acceso a instituciones de mayor nivel a partidos de similar ideología que, con el apoyo no desmentido de países extranjeros, están dispuestos a asaltar (según su lenguaje), el poder a nivel nacional a toda costa, aplicando su filosofía de que el fin justifica los medios. De esa forma se convirtieron en noticia, más aún ellos fueron noticia.

176987-944-651Por lo cual, en estas lineas no serán estos movimientos a los que me refiera. Se valen muy bien por si solos en cuestiones de propaganda y en el empleo de las nuevas técnicas de comunicación, que usan para difundir ampliamente sus pretensiones de alcanzar con sus engañosos métodos la dirección del Estado, denunciando ampliamente las debilidades del contrario, aprovechando las necesidades de los desfavorecidos y exagerando las bondades de sus utópicas promesas para un nuevo orden social.

Por el contrario este mensaje está dedicado a “los otros”, los que habiendo tenido en sus manos la capacidad de evitar que volviera a nuestra Patria el radicalismo de la ideología que llevó a los españoles al peor de los enfrentamientos, cual es una guerra fratricida , no supieron aprovechar la gran oportunidad de una transición mediante las reformas necesarias para reglar un sistema democrático, evitando la aparición de conductas ya superadas muchos años antes para que prevaleciera la paz y que permitiera el verdadero progreso en lugar de dividir y enfrentar: ideas, territorios y personas.

Desgraciadamente no fue así y los empeñados en que España no prospere, independientemente del régimen que constituya su Estado, fueron tomando posiciones a la espera de aprovechar las vulnerabilidades que observaban en los errores y vicios de los partidos en el poder y su repercusión social.Los-diputados-de-Podemos-en-la-sesión-constitutiva-del-Congreso.-Foto-Efe.

“Los otros” de entonces fueron los responsables del deterioro de la auténtica Democracia y del Estado de Derecho, tanto por sus practicas partidistas de ejercer el poder, como por la intervención de la política en Instituciones que deberían estar despolitizadas en el desempeño de sus cometidos como garantes constitucionales, tal es el caso de la Justicia y las Fuerzas Armadas. Mientras, se despreocupaban de actuar decididamente para consolidar la conciliación necesaria que salvaguardara al Estado y no dejarlo llegar a la situación actual, en la que se han ocupado escaños en las Cortes Generales por representantes electos que cuestionan la unidad de España y su Constitución, aunque se apoyen en ella para hacerlo. Situación que se hubiera podido evitar si “los otros” hubieran adoptado medidas protectoras, como ocurre en algún país democrático cuya Constitución contempla la prohibición de partidos políticos por razones similares, sin detrimento de su Democracia.

Ahora bien, las causas previas relacionadas no deben ser excusa para que “los otros” del momento, dejen que la situación siga su curso sin reaccionar ante la posibilidad de que se les imponga por los que propugnan asaltar el poder, un sistema en contra de lo deseado por la gran mayoría de los españoles, tal y como expresaron el pasado 20 de Diciembre.

Es cierto que son muchas las manifestaciones que expresan, sin eufemismos, su oposición a los hechos que suceden y están por suceder, sin embargo los acontecimientos presentes y futuros no pueden pararse con simples mensajes de advertencia, queja o simplemente sarcásticos frente a la actitud de ir a por todas de los asaltantes.

Defensa-Espana-Marruecos-Portugal-Seaborder_EDIIMA20120927_0290_4“Los otros” actuales, nosotros, debemos ser conscientes de la necesidad de unión en defensa de lo que creemos, los principios imperecederos de la unidad de España y la igualdad de los españoles en sus derechos y deberes, para lo que será necesario adaptar las leyes que obliguen a cumplir dichos principios, no como parece que quieren hacerlo los negociadores para la investidura.

Son muchas las Asociaciones, Hermandades, Organizaciones y algún Partido político que defienden los mismos principios, pero falta la capacidad de concentrar sus esfuerzos individuales y la voluntad de actuar con visibilidad de presencia conjunta, para contrarrestar el desparpajo y agresividad de quienes están imponiendo su ideología por la fuerza y sin reservas.

Todos los que formamos esa mayoría dispersa pero con igual objetivo, lo mejor para nuestra Patria, somos “los otros”, los que debemos buscar soluciones para que España prospere realmente desde su auténtica identidad antes de que la situación empeore. No se trata de excluir a nadie, pero no es cuestión de admitir que los españoles sean excluidos de España y a España de España misma.

No estoy expresando todo lo anterior en aras de una ideología determinada como manifestaba Fulgencio del Hierro en su comentario a mi anterior artículo “Las lineas rojas de la Democracia”. Todos los que aportamos sentimientos en este blog, no lo hacemos por defender ninguna ideología, que no tenemos, solo nos mueve un ideal, España.

Tampoco pretendemos hacer ningún tipo de presión a nadie ni con nada, como parece insinuar algún bloguero, argumentando que es la hora de la política. Así lo esperamos todos pero no parece que los encargados de hacerlo piensen mucho en España y quienes creemos en ella. Por eso no se trata de presionar, es la hora de hacer Política con mayúscula, es la hora de los españoles, la de “los otros”, nuestra hora.firmas
¡POR ESPAÑA TODO POR ESPAÑA!

(Terminadas estas lineas y antes de publicarlas, aparece la noticia de un Manifiesto respaldado por un número importante de intelectuales en defensa de la unidad de España, como si adivinaran mi deseo que solo yo conozco. Espero que dicha iniciativa se una al ya veterano Manifiesto que salió de este blog con el mismo objetivo, la unión de nuestra Patria por encima de todo. Porque todos juntos lograremos superar el resto de problemas que nos aquejan por importantes que sean.)
Emilio Pérez Alamán Teniente General (R)

15 pensamientos en “LOS OTROS (Teniente General Emilio Pérez Alamán)

  1. Los otros… España.
    Habría que preguntarles a muchos ciudadanos de países democráticos del mundo: ¿os avergonzáis, o sabéis de compatriotas vuestros que sean mal mirados por llevar a la vista una bandera de vuestra nación? ¿conocéis alguna región de vuestros países en los que la autoridad política multe por rotular en sus tiendas el idioma propio junto con la lengua autóctona? ¿sabéis de familias que tengan problemas para que a sus hijos los profesores puedan impartirles las clases en castellano a pesar de que un Alto Tribunal haya dictaminado la obligación de dar cumplimiento a la Constitución? ¿Qué os enorgullece más, que a la hora de mencionar vuestra nación se le llame entre vuestros compatriotas “este país” o aludan directamente al nombre de la nación en la que habéis nacido?
    Es lamentable realidad ocurren en España. Y ¿dónde se encuentra la diferencia? En la falta de ideales, en la ausencia de objetivos comunes, de metas ilusionantes. Éste es uno de los grandes males de España. Más bien cada cual estamos dispuestos a construir una torre de Babel para alcanzar con su cúspide el cielo; pero no para estar más cerca de Dios, sino para hacernos dioses enormemente egoístas y deseosos de vanagloriarnos en nuestras propias complacencias. No importa derribar los resortes que han emergido y sostenido una civilización milenaria si es menester para afirmarnos en intenciones partidistas y sectarias. Mientras utilicemos la ignorancia y buena fe de muchas personas, y las cifras avalen un determinado poder de convocatoria es suficiente argumento para justificar nuestras intenciones, por desaforadas, ilegítimas o inmorales que sean.
    España. ¿No parece un valor por el que levantarse cada día con el afán de mejorar el entorno en el que vivimos? No puede quererse aquello en lo que no se cree. Es así. Si nos consideramos apátrida de una ciudad eterna, difícilmente podemos considerar que somos hijos de un país (España), que nos ha aportado poder vivir en una tierra, dentro de una familia, formando parte de una ciudad o municipio, por la que muchos compatriotas entregaron sus vidas.
    Debemos sentirnos, sí, ciudadanos del mundo, miembros de un continente europeo, pero poseedores de un idioma, una cultura, una idiosincrasia que solamente adquirimos por ser españoles, por haber nacido en España. Y queremos edificar en un mismo proyecto, con elementos comunes que nos identifiquen unos de otros, pero que a la vez esa variedad nos enriquezca a todos.
    Y si sentimos el anhelo, el deseo ardiente de llamar patria cada vez que nos acordemos o hablemos de España, no nos cortemos, ni nos acomplejemos porque puedan llamarnos lo que sabemos qué nos pueden llamar; el artículo 2 de la Constitución, que parte de la clase política quieren cargarse con el eufemismo de reformarlo, dice así: “La Constitución se fundamente en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles…”
    “España. Lo que hay de puro en nuestra sangre, de noble en nuestro corazón, de claro en nuestro entendimiento, de ti lo tenemos, a ti te lo debemos”.

    Un abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  2. Estoy con Usted mi general.
    La culpa de nuestra situación no es más que de los que han permitido teniendo el poder y mayorías suficientes para legislar, que no lo han hecho pensando en España y su futuro, sino en sus Partidos e intereses personales, dejando que crezcan esas “malas hierbas”, que hoy amenazan con destruirlo todo.
    Una parte de la sociedad que ha perdido totalmente el rumbo, que asalta Capillas como antes de la Guerra Civil, otros que manifiestan abiertamente que se van de España, así como así, pero mientras vuelven a pedir una enorme cantidad de millones al Desgobierno central.
    Grupos de hombres afeminados, que claman por tener más derechos que el resto por ser así.
    Jóvenes que no saben ni quieren esforzarse en nada, y que solo saben quejarse cuando tienen todo por otros hecho.
    ¿Es esto de verdad la España que queremos? Tal vez sea la España que MERECEMOS, por nuestra desidia, pero no la que queremos en nuestros corazones.
    Hemos llegado a un límite y una situación que pocas soluciones van quedando antes de caer al abismo, y las soluciones que quedan todos sabemos al final cuales van a ser, aunque no queramos ni deseemos nombrarlas
    Opino que debemos empezar a tratar como nos tratan, y de ir nombrando por su nombre a las cosas y las personas, así sin delicadezas.
    Al que sea un enemigo de España, un cáncer, y una basura, decírselo a la cara sin más.
    Recordarle a los que desean gobernarnos, que para ellos hay límites, por las buenas o por las malas, y que España no es un tenderete de feria al mejor postor.
    Me resulta ASQUEROSO, el espectáculo denigrante de las negociaciones o más bien mercadeo que vemos para formar gobierno. “PONIENDO EL CULO”, SI ASI DE CLARO, poniéndolo por pillar la poltrona.
    Ver a ese ENEMIGO DE ESPAÑA, que ha sacado una minoría de votos, ponerse como Vicepresidente pidiendo el mando del CNI y de las Fuerzas Armadas, para poner a alguien que ha deshonrado el uniforme, es peor que lamentable.
    En fin, no me extiendo más. Solo que hay un día que es necesario CORTAR LA PIERNA PARA SALVAR AL PACIENTE, y aquí en España, empieza a oler a gangrena….
    Muchas gracias, y siempre a las órdenes de usted Mi General.
    JL Montoya

    Me gusta

  3. MI GENERAL: COMO SIEMPRE DE COMPLETO ACUERDO CONTIGO. CREO QUE “LOS OTROS” DEBEMOS PREPARARNOS PARA UNAS NUEVAS ELECCIONES, QUE EN LA PRACTICA DEBERÍAMOS AFRONTAR COMO UNA SEGUNDA VUELTA, COMO UNA MODIFICACIÓN DE HECHO DE LA LEY ELECTORAL, EN CUYA NECESIDAD DE ACTUALIZACIÓN CREO

    Me gusta

  4. MI GENERAL: COMO SIEMPRE DE COMPLETO ACUERDO CON TUS PLANTEAMIENTOS Y LOS DEL BLOG.
    CREO QUE “LOS OTROS” DEBEMOS PREPARARNOS PARA PARA UNAS PRÓXIMAS ELECCIONES QUE, DEBEMOS CONVERTIR DE HECHO, EN UNA SEGUNDA VUELTA. EN LA PRACTICA SERÍA MODIFICAR LA LEY ELECTORAL, CON NUESTRO VOTO, VOTANDO LO MENOS MALO PARA EL INTERÉS DE ESPAÑA.
    ¡¡ESPAÑA!! ¡¡SIEMPRE Y SÓLO ESPAÑA!!

    Me gusta

  5. MI GENERAL,
    Efialtes (del griego “pesadila”) era el hijo de Euridemo de Mélide y originario de Traquis, en Tesalia. Traicionó al rey espartano Leónidas en 480 a. C., ayudando al rey persa Jerjes I, a encontrar otra ruta alternativa al paso de las Termópilas. Esto permitió a los persas derrotar al pequeño grupo de defensores espartanos, del cual sólo sobrevivieron dos.

    Los motivos que le impulsaron a la traición de los espartanos se desconocen. Efialtes esperaba ser recompensado por los persas, pero terminó por no obtener nada cuando éstos fueron derrotados en la Batalla de Salamina. Efialtes huyó entonces a Tesalia, con una recompensa pendiendo sobre su cabeza.

    Usted denomina “los otros” a los que yo denomino “cobardes por traidores”. No fueron primero cobardes, ya nacieron traidores como Efialtes. Esperaron escondidos en la retaguardia sumándose a todo tipo de escenografía y parafernalia para sumarse al reparto para después señalar a su mentor a costa del sacrificio y la entrega, que hoy se demuestra absurda, de un pueblo que con fe creyó.

    A LA ORDEN DE VOECENCIA,

    Fdo. Francisco de Javier

    Me gusta

  6. Efectivamente Pedro, no se trata de otra cosa de que “los otros” , como dice el General Chicharro en su último artículo, seamos capaces de expresar nuestros sentimientos y olvidarnos de comodidades y complejos para demostrar cual es el destino que queremos para España. Sin desesperarse ni pesimismos derrotistas, Montoya y ALPHA, pero sin caer, Gerardo, en el buenismo de confiar en parte de los que han colaborado a esta situación, a lo largo de mucho tiempo. “los otros” han de recuperar el terreno cedido con formulas propias de este tiempo, con la constancia y decisión que han demostrado los que están asaltando el poder, pensando exclusivamente en imponer su ideología por encima de todo lo que menciono en el artículo. Es necesario aglutinar y hacer acto de presencia en demostraciones que defienden la unidad de España y la igualdad de los españoles por mucho que haya que nadar contra corriente.

    Me gusta

  7. Buenas tardes, General Dávila y General Pérez Alamán. Completamente de acuerdo con la totalidad de lo expresado en su artículo, General Pèrez Alamán. España ha sido abandonada, por quienes han empleado un patrimonio histórico para sus propios fines, esto es, un nuevo caso de usurpación de soberanía, que es usurpación de propiedad, puesto que la función del administrador (y los políticos no son más que administradores) es la de mantener y, si acaso, mejorar lo que se le ha confiado, pero en ningún caso ponerlo en riesgo y mucho menos apropiárselo o utilizarlo como moneda de cambio. España ha sido un gran negocio para algunos (para muchos, pero a costa de muchos más) que, a cambio de las ganancias particulares, han estado y están dispuestos a negociar con los enemigos de España poniendo sobre la mesa los derechos de todos los españoles, el patrimonio de todos. Por supuesto, esta forma de ver España está diametralmente y directamente en contra de toman el servicio a España como profesión, y de cualquiera que no haya sido contaminado por la causa de la anti-España o la del derrotismo (los españoles, aparte de nuestras otras ocupaciones, solíamos tener como profesión fundamental la de “español”); precisamente, este último , el derrotismo, ha sido una base fundamental para que muchos “cambien de bando”, agotados por la patente falta de apoyo, sintiéndose abandonados frente a las amenazas, y ya sólo impulsados por el deseo de supervivencia a cualquier precio (sin embargo, contaría con ellos si la luz tornase su dirección). España ha sobrevivido hasta ahora en espera de que sus enemigos pudieran encontrar el momento propicio para darle el golpe, ha sobrevivido mientras no se ha conseguido una suficiente mayoría (que no es la mayoría) de españoles que hayan perdido “el Norte”, puestas en manos del enemigo la educación y la propaganda, y también ha sobrevivido por la cantidad (abundantísima) de héroes que se han sacrificado por ella, héroes de los que se han burlado al dar por buena una rendición ante el enemigo disimulándola con la piel de la derrota de este, y a los que muchos no quieren recordar, porque su recuerdo les remueve la conciencia (mientras no la pierdan del todo). Malo es que la supervivencia de una nación dependa de su cantera de héroes, pero peor es que una nación amenazada no se dé cuenta de que todavía necesita héroes, que sólo suelen necesitar como “pago” el reconocimiento y apoyo de sus compatriotas. No veo “héroes” entre la política, así que no espero nada de ella. Llegará el día (muy pronto), cuando se pierda lo que se ha despreciado o ignorado, en el que muchos se arrepentirán de no haber estado en donde deberían estar y, sobre todo, no haber sido lo que deberían ser. Si España ha sido abandonada, España debe ser otra vez ocupada.
    Reciban un cordial saludo.

    Me gusta

  8. Mi General: Después de leer tus acertadas observaciones sobre la situación actual de nuestra Patria, surgen interrogantes sobre tantos hechos que hacen que no se crea ni a los políticos de partido ni a los medios de comunicación. Sólo podemos creer a esas beneméritas asociaciones, que defienden valientemente, a veces con sacrificio incluso económico, los valores cristianos y patrióticos, haciendo que todavía se confíe en nuestra sociedad civil. ¿Quien ha creado y fortalecido ese partido “Podemos”, que se alza como una amenaza, ante la cual parece que se extienden dudas y temores, tanto en lo moral como en lo económico? ¿Porqué los medios de comunicación, inaguantables por tanto hablar de política, de resultados de elecciones y de encuestas, no dicen nunca el dato posiblemente más importante que es la abstención? ¿Nos deberíamos alegrar todos de esta situación que indica que todos han perdido, lo que indica el fracaso de la partidocracia existente? ¿Porqué cuando se presenta un partido con dirigentes de reconocida valía y moralidad, con un programa muy centrado en los problemas reales que a todos importan, no se le da acceso a los medios de comunicación? ¿Será porque en su programa incluye la supresión de las subvenciones a partidos y sindicatos?
    Siempre a tus órdenes, mi General.

    Me gusta

  9. Mi general:
    Confieso que iba a pedirle disculpas sin más, habiendo llegado a pensar que mi “background” en filología había contaminado mi hermenéutica. En otras palabras, he llegado a creer que había leído su artículo “de más”. Sin embargo, de nuevo mi lectura me hace interpretar “de más” en su artículo actual.
    La Nación española está en peligro. Eso es rabiosamente cierto, y para este diagnóstico no hace falta ser doctor. Hemos de reaccionar. Sin duda. Yo juré defender la integridad territorial de la patria y defenderla hasta la última gota de mi sangre, si fuera preciso. Y no tenga duda de que lo haré. Es más, aunque no hubiera jurado nada.
    Sin embargo, por el efecto de primacía (y recencia), se me quedan fijadas en mi mente sus expresiones “revancha contenida durante cuatro decenios”, “gran oportunidad de una transición….reglar un sistema democrático”, “conductas ya superadas”.
    Mi general, no me cabe duda de que a VE le mueve la unidad de la Nación española, forjada durante más cinco siglos, sobre hechos de existencia, de Historia. Nada que ver con emociones. Pero, obviar los factores causales que nos han traído a esta desdichada situación contribuye a dar alas a los traidores de la Nación.
    Esto es, una constitución que no es tal, puesto que no separa los poderes en origen, y, además, consagra diferencias entre españoles, del norte y del sur, del levante y del poniente. Además, contiene derechos que no se pueden garantizar, como el derecho al trabajo o a una vivienda diga. No digamos la sucesión en la jefatura del Estado. Y un ley electoral que sigue un sistema proporcional injusto, y muy desproporcionado, que no ha hecho sino dar alas a las minorías traidoras por medio de bastardos consensos. La democracia va de mayorías. El trapicheo entre Fraga y el Sr. González nos ha traído aquí. ¿Acaso aquello de que el poder corrompe es una afirmación vacía? Mi padre, mis ancestros, la Nación española no se merecía esto, NO, NO y NO.
    Yo no tengo ideología, solo me mueve España y la libertad colectiva de los españoles, de TODOS por igual. No me preocupan las historias cianóticas de la División Azul, aunque eso no ayuda a originar un frente común de defensa de la patria.
    Tengo un beato en mi familia, asesinado por milicianos en una localidad de Murcia en el 36. A él lo recuperó el régimen con una calle en su honor, y la Iglesia católica elevándolo a los altares. Eso no me impide, como a él seguro que tampoco, ver que casi 100.000 españoles enterrados en cunetas y fosas comunes es una herida sangrante en el corazón de España, que solo hay una, y en el de la humanidad, si me lo permite.
    Mis disculpas por la longitud de mi comentario, y mis respetos, sinceros, muy sinceros. Soy oficial en activo, y mi nombre es un pseudónimo, por ello le ruego que considere la sinceridad de mis respetos en su justa medida.
    Fulgencio del Hierro

    Me gusta

  10. Querido Jesús: Al General Alamán lo conocí en Nómadas en el año 67, en Auserd, su conductor Antonio Castillo Mendoza , camarada y buen amigo mio, estaba encantado con él,(siendo Teniente), le gustaba la caza de gacelas, y dispensaba un trato a los Guripas, exquisito, como corresponde a un Buen Militar y Caballero Español. Antonio como tenía camiones antes de irse al Ejército, ponia los coches a punto , y lo estimaban mucho. Un abrazo de tu amigo y Camarada.

    Paco RM.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s