LA MADRE DE TODAS LAS REVOLUCIONES – DE GRAMSCI A NUESTROS DÍAS Enrique Alonso Marcili Coronel de infantería (R.)

El método de la ventana móvil

Desde el principio de los tiempos del ser humano en sociedad, han existido revoluciones. Podríamos definirse de modo general, como la pretensión de conseguir una alteración absoluta de las estructuras establecidas en un orden social y político para ser sustituidas por otras distintas.

Aunque se discute qué puede constituir una revolución y qué no. Estudios sobre revoluciones suelen analizar los eventos en la Historia desde una perspectiva psicológica, pero también otros análisis incluyen eventos globales e incorporan puntos de vista de las ciencias sociales, incluyendo la sociología y las ciencias políticas. Se habla así de distintos tipos de revoluciones: “política, social, económica, científica, tecnológica, industrial, etc.

La pregunta es ¿Qué ocurre cuando en una sociedad o en una civilización determinada, se producen simultáneamente revoluciones de todos o varios de esos tipos mencionados? Naturalmente un conglomerado de revoluciones simultáneas, podrá hacer que siendo distintas las finalidades estratégicas de cada una, ocurra que, de entre los objetivos previos a alcanzar en el camino de esas múltiples estrategias, los haya, tanto comunes como contrapuestos.

Se complica así (en términos castrenses)  el campo táctico y el operacional, pues cada uno de los grupos revolucionarios encontraría en su camino, otros que actuando de manera simultánea parecieran tanto como aliados, como enemigos.

Dos circunstancias actuales como la globalización y el enorme salto tecnológico de la comunicación dado en el corto espacio de unas décadas,  permiten que las variopintas consecuencias de estas pretendidas revoluciones, afecten a las masas con inmediatez y simultaneidad, provocando en las gentes un magnífico desconcierto, hasta el punto de que un complejo similar al de Estocolmo, “les hace sestear ante el ambiente entrecerrando los ojos, para no enfrentarse a aquello  que en su círculo íntimo no aceptarían” (Julián Marías dixit). ¿Estaríamos entonces, ante la revolución perfecta o, imitando el léxico actual, ante la madre de todas las revoluciones?

Gramsci

Para intentar dar una aproximación de respuesta a esta cuestión, ciñéndonos al segmento temporal de nuestra actual generación viva, podemos convenir que el sistema Gramsciano (1), constituyó en el orden estratégico de la revolución marxista, un punto de inflexión que propició,  si no, un éxito absoluto en Occidente, sí obtuvo importantes objetivos en los ámbitos tácticos y operacionales en las décadas posteriores a la segunda “Gran Guerra”, dando lugar a sectarias revisiones históricas y al nacimiento de filosofías existencialistas, pacifistas y demagógicas, todas alimentadas por el magnífico aparato propagandista de la internacional comunista. Su exponente europeo, sin duda, fue el llamado “Mayo Francés de 1968”.

Ese enfrentamiento entre los dos grandes bloques llevo a una situación de tibia paz edulcorada que se dio en llamar “Guerra Fría” y que pareció llegar a su fin con la caída del muro de Berlín en las postrimerías de los ochenta, pero en mi opinión, de ese combate ideológico entre bloques, aparentemente finalizado tras la caída del muro, quedan escombros, sin duda; y también han nacido muchos hijos de ambos que se muestran en el ambiente con múltiples caras, cada uno con su particular finalidad, usan procedimientos similares, coinciden en determinados objetivos y se muestran dispares en otros. Ese totum revolutum que hoy vivimos es de amplio espectro y el Papa Francisco lo ha calificado como que estamos inmersos en la Tercera Guerra Mundial, otros aducen que se trata de una “guerra de quinta generación”.

Da la impresión que con la globalización y el salto tecnológico, esas filosofías políticas desde el capitalismo, pasando por el liberalismo y llegando al socialismo marxista, unidas a otras más antiguas, se han entremezclado alterando sus procedimientos iniciales mediante una metodología que permite cambiar la sensibilidad social, hacia conceptos considerados inicialmente como absolutamente inaceptables, acostumbrando a grandes mayorías a lo que en un principio les hubiera sido imposible acostumbrarse.

Ya no es preciso infiltrarse en la pirámide social por arriba, como preconizaba Gramsci. Ahora mediante la presión de grupos intermedios (Lobbies) con poderosos medios económicos, que dominan a su vez, otros capaces de crear opinión y que emplean de forma masiva, se fuerza la voluntad de las masas que llevan al político a legalizar lo ilegalizable.

El politólogo norteamericano Joseph Overton decía quenos estamos convirtiendo poco a poco en una sociedad tolerante en la que la llamada libertad de expresión se ha convertido en la deshumanización y donde ante nuestros ojos se eliminan uno tras otro todos los límites que protegen a la sociedad del abismo de la autodestrucción”. Su deducción se basa en la idea de que “los políticos actuales que triunfan, son aquellos que adaptan su discurso a lo políticamente aceptable, y no al revés.

Lo explica con la  ventana de lo posible o ventana de Overton  (en honor a su autor) consiste en una serie de acciones concretas que permite imbuir lo que parece imposible de ser imbuido, para conseguir los resultados pretendidos.

El proceso no es un simple lavado de cerebro directo, consiste en técnicas más sofisticadas que son efectivas gracias a su aplicación coherente y sistemática sin que la sociedad se dé cuenta del proceso. Es en realidad la fabricación paulatina de un ambiente que secuestra voluntades.

Hemos leído un ejemplo de esta nueva técnica revolucionaria en cinco etapas de como concienciar a una masa para aceptar lo que hoy es inaceptable: “el canibalismo”. Parece exagerado, quizás escandalizante hoy, pero a la vista de cómo ha cambiado la sensibilidad social, en tan corto espacio de tiempo, ante conceptos como la religión, la familia, la vida, el sexo, el género humano, la revisión histórica contemporánea y las leyes que sobre todo ello se han dictado en general en Occidente y en España en particular, el asunto da que pensar respecto a la debilidad de esas tres columnas en las que siempre se ha dicho que se sustentaba nuestra civilización: “el respeto a la razón de los griegos, el derecho romano y la filosofía social cristiana”. Hoy parece hacerse cierta la frase de la que desconozco su autor “el sentido común es el menos común de los sentidos”; el derecho positivo parece haber anulado el derecho natural; y de la religión cristiana para que hablar ante el laicismo imperante y agresivo.

Les ofrezco para terminar ese ejemplo sobre la ventana móvil de Overton mencionada.

 

EL MÉTODO DE LA VENTANA MÓVIL

Enrique Alonso Marcili Coronel de infantería (R.)

Blog: generaldavila.com

19 mayo 2017

9 pensamientos en “LA MADRE DE TODAS LAS REVOLUCIONES – DE GRAMSCI A NUESTROS DÍAS Enrique Alonso Marcili Coronel de infantería (R.)

  1. ¡¡Excelente artículo!! En mi modesta opinión y en términos coloquiales, la revolución de nuestros días es la revolución contra Dios: contra sus normas morales, su amor y su plan salvador; también contra el hombre hecho a su imagen y semejanza, y la sociedad como forma de organización creada por Dios para el buen orden colectivo. Y, además, es una revolución hecha por el más inepto y el más depravado de cada casa. Es decir, es un subproducto que arraiga en la sociedad sólo merced a la condición caída del hombre. La revolución es siempre un contra-Dios.

    Le gusta a 1 persona

  2. Si es verdad que todo el PP. en el congreso y senado han aceptado la propuesta de podemos sobre el aborto libre y grat(nuestro dinero en la Seguridad Social) ¿qué camino tomamos?¡¡ Señores, todos están contra Dios!! Pobres insensatos que dan “coces contra el aguijón” Que Él nos perdone

    Me gusta

  3. Mi Coronel, buen análisis “histórico” de lo que fue o debería ser el caso es que los parámetros de la pirámide de Maslow ya no son válidos como describe
    Michel Chossudovsky, “La fabricación de consentimiento implica la manipulación y la formación de la opinión pública. Se establece la conformidad y aceptación de la autoridad y la jerarquía social. Se busca el cumplimiento de un orden social establecido”

    Guste o no, se crea o no, es demasiado fácil manipular a la gente sea del “credo” que sea, ¿Cómo se ha logrado crear y mantener el proceso de fabricación de la disidencia? Esencialmente “financiando la disidencia”, es decir, mediante la canalización de recursos financieros de los que son objeto del movimiento de protesta a los que están involucrados en la organización del movimiento de protesta. La cooptación no se limita a la compra de favores de los políticos. Las élites económicas –que controlan grandes fundaciones– también supervisan el financiamiento de numerosas organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, que históricamente han estado involucradas en el movimiento de protesta contra el orden económico y social establecido.

    ¿Que podemos hacer los ciudadanos? más bien poco, por no decir nada…salvo dejarnos llevar y que Dios esté con todos nosotros.

    A su orden Mi Coronel

    Le gusta a 2 personas

  4. Las desigualdades humanas,las políticas que favorecen a los más poderosos, los grandes lobbies ,dónde prima la especulación y manda el dinero; la perdida de las tradiciones, la falta de religiosidad, la deshumanización de la sociedad, han anestesiado a la sociedad, y han propulsado su radicalización que puede generar un gran desequilibrio en el sistema democrático,y,por ende, la perdida de confianza en la democracia, y llevarnos a la anarquía.

    Le gusta a 3 personas

  5. Si el plan de Dios se basa en Su amor, y en nuestra libertad y responsabilidad, la revolución, es decir el plan contra-Dios, se basa en todo lo opuesto: la lucha, la esclavitud y la irresponsabilidad.
    D. Carlos, Dios perdona al que sinceramente se arrepiente. Nosotros estamos en abierta y continua rebeldía: perdón imposible. Como dice Isaías 58:12, sería menester “reedificar los desiertos antiguos, levantar los cimientos caídos de generación en generación, reparar los portillos del cercado, y restaurar las calzadas para hacer habitable” nuestra sociedad. ¿Hay alguien que sienta esta necesidad?

    Le gusta a 1 persona

  6. Las revoluciones siempre son políticas, y se hacen moviendo a las bases de la clase obrera hácia el socialismo real o de otras tendencias, hablar hoy en día de revolución socialista o social patriotica es utópico, Hoy en día los partidos marxistas utilizan más que El Capital de Marx el economicismo negociador antes que llevar a las masas a la confrontación social y siempre entorno al sistema capitalista, vivimos en un sistema globalizador en donde la industrialización es practicamente inexistente en comparanza con el siglo XIX. Hoy en día la sustituye la informática y las nuevas tecnologias, ¿ Es posible que el marxismo llegase a la revolución a través de las tecnologias ? al igual que en el pasado llegó a través de las máquinas?, El asunto es que camino tomar, en los momentos actuales la perdida de valores,desde la propia Nación-Estado, hasta la propia sociedad han perdido todo referente de convivencia como lo es la familia, la religión, la educación, la cultura,etc.y todo canalizado por el modernismo acuciante, el sistema imperante se basa solamente en un estadio depredador consistente en deborar capital más capital igual a más capitalismo, dejando atrás a los pueblos envueltos en situaciones lamentables. El imperio del dinero y de las multinacionales conducen a revueltas pero a la vez los politicos conciencian y engañan al pueblo con lenguajes de oro y promesas que logran abortar cualquier típo de movimientos prerevolucionarios. Todo el mundo es una gran confusión, Europa sufrió la Primera Guerra Mundial, seguida de una segunda, y ahora?, posiblemente vayamos a la cuarta, ya que, en la tercera ya estamos instalados.

    Le gusta a 2 personas

  7. Muchas gracias por este interesantísimo artículo. Llevo años reflexionando e investigando, con mis limitadas posibilidades, sobre las operaciones de ingeniería social a las que someten a la población española, su exposición arroja luz sobre algunos conceptos que no tenía claros. Y es que si no es a través de este tipo de manipulación a gran escala, por lo menos yo, no consigo comprender cómo hemos llegado en tan poco tiempo a tal nivel de descomposición social y pérdida de valores. Un saludo y Enhorabuena por su capacidad de síntesis en un tema tan complejo.

    Le gusta a 3 personas

  8. Mi querido amigo y compañero Marcili. Nos pillas de sorpresa, al menos a mi. Más o menos me iba acostumbrando a cabrearme con los personajes, y no siempre personas, que nos están dando la vara en estos momentos. Unos por traidores, otros por los chorizos y, no pocos, por su inconmensurable incompetencia. Estos últimos, me recuerdan a mi primer coronel en el viejo cuartel del Conde Duque, que alguna vez cuando se cruzaba por el patio con alguno de los subordinados que no era de su “grupo sanguíneo”,rumiaba por lo bajini “hace más daño el tonto que el que roba” o alguna de sus sentencias, casi siempre muy ajustadas al momento que, con gran sentido del humor, soltaba, seguido de sonoras carcajadas, divertido con su propio ingenio. Curiosamente, nuestro refranero no contempla a los individuos que se desenvuelven con soltura en los tres palos.Antaño, no se podían imaginar que se pudiera robar, mentir y babear al mismo tiempo. Seguramente es porque el pluriempleo nació con la vorágine de la socialización.

    Pretendo escaparme, pero la debida cortesía hacia un ilustre compañero, así como la disciplina de este “cuaderno de bitácora”, me exige a agarrar al toro por los cuernos. Nunca mejor dicho, si tenemos que hablar del revolucionario burgués llamado Gransci. De este teórico del comunismo, había oído en reiteradas ocasiones la cita: “política es todo”. De la cual no sé si es verídica o no lo es, en cualquier caso me parece una chorrada monumental. Lo que ocurre es que entre los comunistas es muy frecuente rendir culto a la personalidad. Y si ven a un jerifalte del partido estercolar a la vera del camino, todos afirmarán con íntima convicción de que lo hace con una elegancia y distinción proletaria que ya quisieran en la Casa Blanca, con todo su boato y derroche capitalista..

    Estos dos versiculos elegidos al azar, casi son suficientes para comprender porque es el padre espiritual de los argumentarios “progres”.

    VERSÍCULO 69. LA REALIDAD ESTÁ DEFINIDA POR PALABRAS. POR LO TANTO, EL QUE CONTROLA LAS PALABRAS CONTROLA LA REALIDAD

    Más claro no puede ser: para conseguir adeptos , mentir como bellacos, y con esas “palabras” escitar el odio a quien no sea partidario de poner en práctica el “69” ¡ QUÉ GUARROS!

    VERSICULO 666 .LA CONQUISTA DEL PODER CULTURAL ES PREVIA AL PODER POLÍTICO, Y ESTO SE LOGRA MEDIANTE LA ACCIÓN CONCERTADA DE LOS INTELECTUALES LLAMADOS ” ORGÁNICOS” INFILTRADOS EN TODOS LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, EXPRESIÓN Y UNIVERSITARIOS .

    Podemos (toca madera) observar que el patriarca Gransci no se anda por las ramas en su catecismo satánico, como el 666 anuncia . Tenemos derecho a sospechar que tanto Zapatero como Pablito y Monedero consiguieron empleo y sueldo de profesor auxiliar de catedra , por estricta aplicación de la ley de Boyle Mariotte.

    Alguien más docto que el que suscribe rebatía a Gransci con el adagio latino ” Qui nimiun probat, nihil probat”. La traducción correcta debe ser algo así como” el que cree que lo sabe todo, normalmente la caga”. En Caballería, siempre lo hemos traducido en términos no demasiado distintos; ” Al niño que todo lo sabe, el materialismo dialéctico le cabe”
    Saludos mi Coronel y un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s