LA MANO QUE MECE LA CUNA Pocos se atreven a hablar de estas cosas, pero ahí están General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

Bandera simbólica

Vds lo juzgarán, queridos lectores. Para ello me propongo abordar el tema de hoy con la mayor objetividad y ecuanimidad posible. El modo de enfocarlo a estos fines va a ser el de dar prioridad a la información sobre la opinión, para tratar de responder a esta interesante pregunta de gran actualidad ¿Qué relación hay entre la masonería española (y catalana) con el proceso separatista que estamos viviendo?

La Masonería (o Francmasonería) se define a sí misma como una institución discreta de carácter iniciático, filantrópica, simbólica y filosófica, fundada en un sentimiento de fraternidad. A partir de aquí, no esperen que les ofrezca argumentos que les pueden resultar casposos o anticuados. No les voy a hablar del ocultismo y de los Ritos (obediencias o corrientes internas) ni de sus ritos (escenificaciones regladas que corresponden a sus tenidas o reuniones). Mucho se ha escrito sobre ello y mucho encontrarán en internet. Personalmente les recomendaría lo que han publicado al respecto escritores tan eruditos como Ricardo de la Cierva o César Vidal. Me voy a basar para esta exposición en opinión publicada recientemente en determinados medios, sin ocultarles que son medios que se posicionan al respecto, porque como les digo, pocos se atreven a hablar de estas cosas.

Nada les descubro si – como punto de partida – aludo a la posición de la masonería en los procesos de emancipación de los territorios Españoles de ultramar a lo largo del siglo XIX. Masones fueron Simón Bolívar y San Martín, criollo el primero y militar español este último, como también lo fue el general Rafael del Riego. Tampoco estaría de más recordar que  Luis Companys (cuyo aniversario de su fusilamiento se ha conmemorado hace unos días bajo la presidencia del Presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont y la presencia de la Presidenta de Parlamento Catalán Carme Forcadell y de la alcaldesa de Barcelona) era miembro de la Logia Lealtad de la Ciudad Condal. Bajo su mandato al frente de la Generalidad  (Diciembre 1933 – Octubre de1934, que culminó con la “proclamación de la República Catalana dentro del Estado Español”)  se produjo una bárbara sangría en la población catalana.  Así lo afirma Javier Barraycoa en el libro Los (des)controlados de Companys: “De los más de 8.000 asesinados en Cataluña casi 400 fueron sometidos a juicio bajo la autoridad de Companys. El resto fueron asesinados sin juicios o pasando por burlescos tribunales populares”. Muchos lo fueron simplemente por ser religiosos. Eso nos dará una pista de por dónde pueden a ir las cosas en la actualidad.

En efecto, tras un período de represión en territorio español de las organizaciones y actividades de la masonería, como consecuencia de la promulgación  de la ley de 1 de Marzo de 1940 de represión de la masonería y el comunismo; la restauración monárquica, en el año 1977  abolió tal ley. A partir de entonces, sin prisas pero sin pausas, la masonería fue recobrando adeptos, propiedades y presencia en la sociedad española, y muy en particular en la catalana, donde ha ido incrementando en los últimos años exponencialmente el número de adeptos. Este incremento ha tenido especial incidencia en la juventud, rebajándose la edad media de sus componentes a los 40 años.

Seguro que recuerdan a José Luis Carod Rovira, Vicepresidente de la Generalidad, que en un viaje a Israel en 2004 hizo una mofa a todos los cristianos colocándose una corona de espinas sobre la cabeza.

La burla de Carod Rovira

Si, aquel que un año antes había intentado cerrar un acuerdo con ETA para que esta organización asesina “no atentara en suelo catalán”. Pues bien, Carod Rovira presentó una iniciativa en el Congreso de los Diputados para “pedir que se devuelvan a las logias masónicas los bienes que les incautó el régimen franquista al término de la Guerra Civil”. No es nada extraño que en el año 2008 en un momento en que experimentaba muy baja popularidad, el sr. Carod Rovira obtuviera el apoyo de La Gran Logia de España (GLE), cuyo Gran Maestre José Carretero,  escribió a su homólogo escocés para conseguir una entrevista con el primer ministro de Escocia Alex Salmond, aduciendo que “el Gobierno de Catalunya protege a la masonería: algunos hermanos forman parte de él”,  según publicó El Mundo. Carod Rovira ha proclamado su confianza en que “las instituciones europeas intercederán por Cataluña cuando llegue el momento de llevar a cabo el referéndum sobre la independencia”. Lo que tampoco resulta extraño porque según el padre Manuel Guerra Gómez, uno de los mayores expertos en el tema, afirma citando a Josep Corominas, Gran Maestro de la Gran Logia de España (GLE) hasta marzo del 2006 que: “un 60% de los parlamentarios Europeos son masones o afines”.

ERC-Masonería

Todo lo anterior se sintetiza en la asombrosa similitud en los símbolos propios de la masonería y de ERC, con predominio del “triángulo” en ambos signos, como recuerda ACTUALL. Blanco y en botella.

Tampoco resulta estéril abrir el compás (nunca mejor dicho) y observar la implicación masónica en otros partidos. Así lo recoge el mismo digital, que en un reciente artículo se pregunta por las relaciones entre federalismo e independencia bajo la consideración masónica. Citando a Javier Barraycoa concluye: “Así se puede explicar por qué la Generalitat ha sido la única institución del Estado español que ha hecho una declaración institucional reconociendo la masonería como colectivo injustamente perseguido durante el régimen del general Franco”.

El 18 de febrero de 2013, en la Biblioteca Arús de Barcelona se presentaba “Francmaçons per la Independencia” Se trata de una organización sectorial nacida en el seno de la asamblea Nacional Catalana (ANC) que presidía entonces Carme Forcadell. Por cierto, Francmasons per la independencia, dispone de una página web dentro del servidor de la ANC. Pero no se molesten en consultarla porque es una de las páginas intervenidas por la Guardia Civil por orden judicial. En todo caso, su constitución terminaba con estas palabras: “la Francmasonería catalana renueva su llamamiento para que los iniciados de los Països Catalans se incorporen y trabajen para lograr, de una vez por todas, la Independencia”.

Carles Castellanos, vicepresidente de la ANC  en los años 2012-13 y más tarde afiliado a la CUP llegó a afirmar “pensamos que el sector de la francmasonería puede ayudar  mucho  a tirar adelante en la lucha por la independencia porque tiene muchas relaciones internacionales y mucha influencia social” Quizás esto ayude a explicar la razón por la que las posiciones independentistas han tenido siempre un amplio eco internacional. Mucho más a partir de la dramática jornada del 1-O

Hace dos años, durante la campaña para las elecciones al Parlamento de Cataluña del 27 de Septiembre de 2015, los masones catalanes se sumaron, ya con armas y bagajes, al apoyo de la independencia de Cataluña. Este apoyo cristalizó en una iniciativa de Jaume Salinas, por aquel entonces Venerable Maestro de la Gran Logia de España que creó una organización llamada AGORA MASONICA, con el objetivo de “ayudar, desde el diálogo y la reflexión, a lograr una Cataluña independiente” (sic)  ¿Les suena el discurso?

¿Cómo conseguirlo? desde Ágora Masónica, han buscado utilizar “la palabra y las redes sociales como herramientas básicas para trabajar e influir por la “plena independencia de Cataluña”, y lo hace como vía “para evitar enfrentamientos entre nosotros y en la sociedad catalana y para aportar nuestros valores en la construcción del nuevo país”. Para lo que han contactado con diversos estamentos políticos y sociales con el fin darse a conocer y ofrecer sus servicios. 

Más recientemente, el pasado 12 de septiembre, la Presidenta del Parlamento de Cataluña, la ya aludida Carme Forcadell, acogió y presidió en el Palacio del Parlamento Catalán un acto conmemorativo del  300 aniversario de la fundación de la masonería. En este acto participaron  Joan-Francesc Pont, catedrático de la UB y miembro de la Gran Logia de Cataluña y de Baleares (GLCB) / Gran Logia Simbólica Española (GLSE); Patricia Planas, psicóloga y miembro de la Gran Logia Femenina de España (GLFE); y Santi Lapeira, cineasta  y miembro de la Gran Logia de España (GLE); quienes disertaron desde su particular punto de vista sobre la igualdad, libertad y fraternidad. ¿Se ha abierto el Parlamento de Cataluña a alguna otra entidad, como la Iglesia Católica, La Fundación Vicente Ferrer o similar?

Acto en el Parlamento de Cataluña para conmemorar el 300 aniversario d la masonería

Pont es además el actual presidente de la Fundación Ferrer i Guàrdia (en recuerdo del activista y principal responsable de la Semana Trágica de Barcelona, ejecutado en 1909) vanguardia del movimiento anticatólico. En el año 2007, La diputación Provincial de Barcelona, de la que era titular Celestino Corbacho, otorgó a la Fundación Ferrer i Guardiá 170.000 € en calidad de donación y que se dedicó sustancialmente a financiar las actividades de los jóvenes del “Esplais” (voluntariado juvenil) actividades laicas y progresistas. La importancia de esta cantidad se pone de manifiesto al considerar que un año más tarde, cuando Corbacho fue designado Ministro de Trabajo e Inmigración por Rodríguez Zapatero, concedió a tres importantes organizaciones humanitarias (Manos unidas, Intermón y Banco de Alimentos de Barcelona) apenas la tercera parte que a la fundación Ferrer i Guardiá. Esto le ha posibilitado a la fundación un notable clientelismo entre la juventud, como anunciábamos antes.

Frances Pons oficiando un acto masónico

En fin, ya ven. Como les decía, no les iba a hablar de “los hijos de la viuda”, de su simbolismo ni de su ritual iniciático; sino de hechos, fechas y personas. En definitiva datos que pueden vds corroborar en la red o en hemerotecas y que pueden ayudarles a entender quién mueve la cuna o, al menos, quien ayuda y mucho a mecerla. Juzguen Vds. mismos.

Adolfo Coloma

GB (R) del ET

Blog generaldavila.com

18 octubre 2017

 

56 pensamientos en “LA MANO QUE MECE LA CUNA Pocos se atreven a hablar de estas cosas, pero ahí están General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

  1. Dña. Ana María, su parcialidad desvirtúa su buenismo. Sólo leo los aspectos negativos de la Iglesia. Verá, cuando la Cruz Roja organizaba galas en Marbella entre la élite financiera surgieron numerosas voces criticando esos fiestones. Pero tan cortos de miras eran que no caían en la cuenta de que era allí y con ellos donde estaba el dinero que se pretendía recaudar. Hubo acusaciones de que se estaba al lado de los ricos y toda la habitual demagogia progresista, pero ¿se habrían recaudado los mismos fondos haciendo esa fiesta en un barrio obrero?

    Usted me ha recordado aquello. Usted olvida la inmensa labor de la Iglesia, no sólo social sino cultural a nivel mundial y debo recordarle que América no sería lo que es hoy, para bien, sin la participación de la Iglesia. La Iglesia no sólo merece críticas.

    En cuanto a los muertos en la cuneta ‒y eso ya termina de hacer su retrato‒ también olvida los miles de inocentes fusilados y desaparecidos por quienes hoy revuelven las cunetas, olvidando que también hay otros familiares que quisieran poner flores a los suyos y cuyos cuerpos nunca encontraron.

    Señora, mi respeto y mi rechazo a la demagogia.

    Me gusta

  2. Don Tomás.
    Para su primera pregunta no tengo respuesta. En cuanto a la observación que hace sobre el uso de la tecnología, totalmente de acuerdo. A la inteligente campaña de movilización que se ha hecho desde medios separatistas utilizando las redes sociales se une el tradicional uso de la verdad a medias cuando no el uso de la mentira, cosa que el gobierno legítimo no puede hacer, so pena de quedar deslegitimado.
    Atentamente
    Adolfo Coloma

    Le gusta a 1 persona

  3. Doña Ana María:
    Habla vd de fraternidad. Para mi, es una de las claves de la masonería, porque se aplica en el sentido de apoyo entre los iniciados, pero solo entre ellos. Excluyendo a los demás.
    En cuanto a los muertos en la cuneta, a los que Vd alude, ni yo ni muchas personas bien informadas (ayer compartí un acto en el que el historiador Pio Moa abordó por un momento ese episodio) compartimos el relato.
    Gracias por dejarnos su testimonio aunque, evidentemente no lo comparta.
    Atentamente
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  4. Tras el asesinato de Cánovas, el gran General Weyler empezó a despedirse de sus colaboradores. Por cierto, Franco ni se molestó en quitar el nombre del masón Sagasta a la calle que aún lleva su nombre en Madrid

    Me gusta

  5. Ni el de Ruiz Zorrilla, ni el de Prim, ni el de algún otro presidente del gobierno de España…
    Gracias por su intervención, salvador
    Adolfo Coloma

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s