Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

En la Comunidad Autónoma Vasca, antes provincias vascongadas, se está llevando a cabo “con toda normalidad democrática” la campaña para elecciones de sus parlamentarios. “ La Ertzaintza no está para proteger a Vox porque viene a provocar” declara la consejera de Interior del gobierno vasco. Pues bien, ante la complacida aquiescencia, más bien cooperación, de las eficientes recogedoras de nueces autoridades regionales, los terroristas, filo ídem, el lumpen al uso y demás desecho de tienta ahora en las instituciones montando están el pollo violento en cada uno de los actos que un partido, sí, democrático organiza en la privilegiada tierra, por Dios y -ante el chantaje- la aprobada CE.

 Naturalmente, como siempre y en auxilio de los violentos en representación de todo lo nefasto que representa y a la velocidad máxima que  permite una batería de 12 V. acude  raudo el portavoz podemita, cuya estatura moral y física andan parejas; siempre la una medrando a costa de la otra.

 Muchos endecasílabos le llevo dedicados, denunciando sus palabras y sus hechos, respetando siempre a la persona; pero todo tiene su límite. La noticia, así como las repercusiones ya  las conocen: ante la presentación de un certificado médico reflejando la veracidad de la lesión, el miserable silencio del dicharachero auxiliador. El mismo que tras escasas y honrosísimas excepciones se ha producido, incluidos los de las asociaciones feministas y  el del Sr. Presidente del Gobierno. ¿Puede la clase política caer más bajo? Me temo que sí; paciencia.

De la prensa junio de 2020

ECHENIQUE, SOBRE LA AGRESIÓN A DE MEER (VOX): “SÓLO HIZO FALTA UN POCO DE KETCHUP PARA QUE SE TRAGARAN EL BULO”.

El portavoz del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado que “sólo hizo falta un poco de kétchup para que se tragaran un bulo como una catedral”, en referencia a la agresión sufrida por la diputada de Vox Rocío de Meer durante un acto de campaña en la localidad vizcaína de Sestao.

LO SABES

(Soneto)

 Vomitas, argentino, por tu boca

tus ascos y tus fobias, tus rencores;

y entre  ansias, jadeos y estertores,

toda tu mala esencia, que no es poca.

 

Lo negro de tu alma se desboca

en discursos de hondos resquemores;

toda tu quemazón, envidia, humores,

al uso, en la mentira desemboca.

 

Tus ultrajes, agravios y gracietas,

te ponen, de la infamia en la picota;

y por más sea tu oprobio ilimitado,

 

por más iniquidades que cometas,

por alta en falsedad que sea tu cota,

lo sabes, serás sólo un desgraciado.

Don Eufemio, jun. 20.

(Continuará, D. m.; y si nos dejan)

5 pensamientos en “Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

  1. Muchas gracias Mi Coronel. Muy bien su “poema” a este descerebrado argentino, que para mas cachondeo, se crio en Zaragoza, los aragoneses estamos hasta el gorro de este “sujeto” que encima nos quiere dar clases de historia del reino de Aragón, ahí es na. Otra vez reitero mis gracias y saludos para todos.

    Le gusta a 4 personas

  2. Qué agusto nos hemos quedado todos, mi Coronel. Usía escribiéndolo y nosotros leyéndolo.
    NO PUEDO POR MENOS DE RECOGER AQUÍ SU TERCETO FINAL.

    “por más iniquidades que cometas,

    por alta en falsedad que sea tu cota,

    lo sabes, serás sólo un desgraciado”

    AMÉN.

    Le gusta a 2 personas

  3. Hoy tus versos, dedicados a un desgraciado sujeto, me gustan más por ese motivo; nos vino de Argentina ( maravillosa gente), con un problema médico, sobran detalles , por ser conocido por todos y aquí se quedó. Por su tara física, no lo criticare.
    Por sus actos, fechorías y demás es un ser despreciable, retorcido y para terminar indeseable.
    Tus versos lo retratan bien. No merece una palabra más. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  4. Pues tiene toda la razón, D. Eufemio, que todo tiene un límite en la vida, y éste sujeto anda provocando desde hace tiempo que nos olvidemos de sus problemas físicos que merecen toda la consideración y apoyo si humanamente lo merece, lo que no es el caso, y más le valdría mantener la boca cerrada y no llevarnos a decirle cuánta suciedad y miseria puede contener un cuerpo tan mermado por no hablar de su mente, que no sólo está mermada, sino mucho más enferma todavía que su pobre y lamentable cuerpo.

    Y la poca o mucha simpatía que alguien en su situación pudiera suscitar desaparece con el consiguiente remordimiento que eso nos produce, porque eso es lo natural y estoy segura de que habrá muchos en ese caso, por desgracia.

    Y se lo aseguro, el odio nunca me había invadido ni yo lo había permitido, hasta ahora. Y no me siento nada feliz por albergar un sentimiento semejante, aunque esté justificado.

    Saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .