SI VIS PACEM PARA BELLVM. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Escalera del Cañón. Academia General Militar. Zaragoza

¿Sigue inscrito en la escalera del cañón de la Academia General Militar? ¿Ha sido víctima de las bondades de aquel ministro —de Defensa de España— que decía «morir antes de matar», y ¡se lo decía a los soldados!

Voluntad de vencer: Es la única forma de ganar.

Nada nuevo para un soldado ya que es un principio fundamental del Arte de la Guerra que ni siquiera es necesario dejarlo escrito. Un acuerdo intelectual, la exaltación de cuantos valores morales animan y conducen al logro de la victoria, la fe en el triunfo.

El Arte de la Guerra se aplica cada día en la las empresas y negocios, en cada ocasión y en cada momento, con la selección de sus hombres y la adecuada instrucción y perfeccionamiento de sus intereses y valores. Para vencer: voluntad de vencer.

Es el principio y el primer pilar para la victoria. Parece una perogrullada, pero también lo es que la razón de ser de los ejércitos es la defensa militar, el combate, la guerra. Hay ocasiones en las que la perogrullada se convierte en paradoja. Por ejemplo cuando dejas de creer en lo que haces, cuando el enunciado se convierte en simple propuesta sujeta al turno cambiante de grupos o partidos, cuando no te reconoces y pones en duda tus principios o los escondes con meliflua actitud.

Hace un tiempo, estaba yo aún en activo, el Jefe del Estado Mayor del Ejército nos decía que estaban muy equivocados —me sentí aludido— quienes pensaban que el Ejército estaba para la guerra, que ahora la sociedad demandaba otra cosa. Me sentí consternado porque empecé a ver que era una tendencia, un dictado quizá no casual. Acabar con la voluntad de vencer.

Eran tiempos en los que parecía reeditarse aquel periódico Pero Grullo que dirigía El Bachiller Zapatilla en el siglo XIX, ¿o era en el siglo XXI?

Valor, virtud que engalana a la voluntad de vencer. Las acciones heroicas llevadas a cabo por nuestros soldados fueron ocultadas o minimizadas.

Dar la vida, si necesario fuera, pero hablar de muertos o heridos era tabú en un ministerio de defensa donde su temporero ocupante se adornaba para la galería con total desfachatez: morir antes que matar. Cualquier cosa antes de hablar de vocación militar, de épica y de riesgo.

De Nación, nada. Discutida y discutible.

No; no se nos olvida cuando los que aquello sembraron sacan pecho, engalanan sus vitrinas y llenan con sus libros los anaqueles… y los bolsillos.

España retirada, servir a España una agresión al buen gusto, morir por España… «Espero que en pocas semanas se acabe la vergonzosa inscripción que era y es aún una agresión al paisaje, al buen gusto y la libertad». Se acabó. Se borró del paisaje, « A España servir hasta morir». Nunca del corazón ni de la memoria. No podían con la voluntad de vencer.

Toda una época en la que la actividad ministerial se centraba en aparecer como ONG, con sus soldados bomberos o deportistas de aventura. Donde los héroes dejaron de existir y se regateaban condecoraciones. Una enfermedad contagiosa que infectó a los propios soldados en sus puestos más altos.

¿Pasó la enfermedad? Simplemente distintos intereses.

¿Voluntad de vencer? El soldado nunca la perdió.

Cuando los signos anunciaban una recuperación avistamos un negro horizonte de incertidumbre en el que la voluntad de vencer inclinará la balanza a uno u otro lado. Que cada uno se lo aplique y lo entienda como quiera. Será su derrota o su victoria.

Un infante es un conjunto de capacidades medias. Pero me atrevo a decirles que la tibieza no va ser en el futuro buena consejera. «Entre soldados solo miramos al que más avanza». Lo dijo un infante español: Cristóbal Mondragón.

«Para ganar hay que tener voluntad de vencer».

Los principios del Arte de la Guerra eran (?), la Voluntad de Vencer, la Libertad de Acción y la Capacidad de Ejecución. Desatender cualquiera de ellos puede conducir al fracaso. No son viejos postulados.

A veces, por la actitud y los hechos, me da la impresión de que algunos quieren perder, conducirnos al fracaso. Cada paso que avanzan dos retroceden. Faltos de voluntad ni convencen ni vencen.

La voluntad de vencer no es doctrina pasada, es el futuro. Y no solo en la milicia. Es la clave para no quedarnos anclados en el pasado… ¡que vuelve!

Una mañana de otoño
llegaron los ‘nuevos’ a la General
y toda la ‘alferecía’ con mucha alegría
se puso a cantar:
¡No subirán… subirán la escalera…
aunque Juren Bandera…
¡¡¡los novatos de la General!!!
«¡No hay, no hay, no hay…!»

¿Hay?

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

10 pensamientos en “SI VIS PACEM PARA BELLVM. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. En España no es que no haya voluntad de vencer. Es que ni siquiera hay voluntad de hacer la guerra. Me refiero a los políticos, claro. Poco a poco han convertido al Ejército en una ONG como mucho apta para «misiones de paz» pero no apta para la guerra.

    Le gusta a 2 personas

  2. A las órdenes de V. E., mi General.

    La causa de tanta incultura en cuanto a la necesidad vital, imprescindible, inaplazable, de defensa, está en que estos políticos nuestros, ignorantes del «to er mundo e güeno», y más la última coalición que sufrimos, por nuestra culpa, no saben quién fue Julio César ni nunca tuvieron que traducir sus escritos, «De Belo Gallico» y «De Belo Civile».

    Y por supuesto, el nombre Homero les suena a chino-

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 5 personas

  3. Mi General : Espero que continúe en su sitio, “ SI VIS PACEN PARA PARA BELLUM “, preguntaré y aclararé.
    Me cuesta pensar que no esté. Hay cosas que están por encima de todo, y esa frase es “ Oro Puro “. No me fio ya, de nada, no están los tiempos para bromas. Un abrazo para todos “ FELIZ VERANO “. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸
    ¡¡¡ TODO POR LA PATRIA!!!

    Le gusta a 4 personas

  4. El actual Gobierno y sus socios de coalición únicamente parecen tener la voluntad de fragmentar la nación en diferentes reinos de Taifas, crispar y confrontar a la sociedad, arruinándola a impuestos, para intentar perpetuarse y medrar en el poder. España y la ciudadanía se las trae al pairo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenas tardes mi General y a todos

    Yo no se si es el pasado que vuelve, tengo la impresión de que sólo para lo malo, porque de lo mucho bueno que hubo en ese pasado no veo «ni migajas». Ni religión, ni educación, ni respeto ni siquiera una mínima consideración a las tradiciones y como bien señala empezando por el ejército y acabando en la juventud.

    Siempre se dijo que la juventud era rebelde, pero lo que veo es aún peor, indiferencia. Han perdido no sólo la voluntad de vencer, también la ilusión por su propio futuro y eso me parece muy peligroso, por supuesto, peor que la rebeldía.

    Ahora ser bueno, católico y respetuoso no está de moda, y los niños que estén educados en esos principios y los ejerzan no van a tener defensa ante esa pandilla de tiburones ignorantes que son mayoría y que si Dios no lo remedia van a pisotear a todo el que no esté preparado para la maldad y la arrogancia que conlleva esa ignorancia, que para eso están preparando a la próxima generación, y no hay más que echarle un vistazo a la educación que imponen en las escuelas públicas.

    Mientras no cambiemos eso, no tendremos ningún futuro, y siento pena de mis nietos por lo que les espera como supongo que la tienen todos los que hacen esfuerzos por darle principios morales y éticos a sus hijos o a sus nietos.

    Cordiales saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 2 personas

  6. Magnífico artículo, mi General, como todos.
    Espero y deseo que esta frase siga presidiendo la escalera. Es una frase cierta y real, necesaria para poder desarrollar posteriormente en un conflicto los tres principios del arte de la guerra, la Voluntad de vencer, la Libertad de acción y la Capacidad de ejecución. Nada se improvisa, todo debe estar preparado de antemano.
    Y…siempre sin olvidar que la preparación de los ejércitos ha de ser para la guerra, en toda su crudeza, para un esfuerzo máximo, lo cual les permitirá poder actuar con garantías de éxito en acciones menores, OMPs, etc. Lo contrario es engañarnos y engañar quienes nos pagan.

    Le gusta a 1 persona

  7. Como siempre, maravilloso, mi general. A seguir con la pluma, que ésta «nunca embotó la espada». Un cordial y marcial saludo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s