EL GENERAL MENA. EL HONOR General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

El Teniente General José Mena Aguado. Un hombre de honor

Se van a cumplir doce años del cese y arresto del Teniente General don José Mena Aguado, enero de 2006, por su discurso el día de la Pascua Militar siendo Jefe de la Fuerza Terrestre con sede en Sevilla.

Un hombre de honor.

El ministro de Defensa era José Bono Martínez. No merece ni un mínimo comentario. Visto lo visto, leído lo leído, él solo se define y en el olvido de los buenos soldados queda su paso (?) por el ministerio. Adiós.

El JEMAD era Félix Sanz Roldán. Actualmente Jefe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Le sustituyó como JEMAD José Julio Rodríguez Fernández, actual dirigente del partido político Podemos. Eran aquellos tiempos…

Sí. Los tiempos del Estatuto catalán… de aquellos polvos.

El general Mena en su discurso de la Pascua Militar se adelantó en el tiempo, proféticamente, a lo que con frivolidad otros menospreciaban: la ruptura de la unidad de España. No se escondió ante nadie ni ante nada y dio la cara por todos sus subordinados que le mostraban a diario su preocupación y desencanto. El general Mena era el Jefe de la Fuerza Terrestre, es decir el jefe de casi todas las unidades de combate del Ejército. El general Mena recordó, cuando todo empezaba, la relevante y honorable misión de las Fuerzas Armadas; repito, proféticamente. Lo hizo sin el menor atisbo de amenaza ni escándalo que no fuese el que los débiles, en su interpretación del deber y la responsabilidad que su cargo exigía, jugaban a la nación de naciones y frivolidades estatutarias sembrando la cizaña entre el trigo.

Hoy conviene recordar y traer a la memoria el injusto tratamiento dado a un hombre de honor que dijo lo que ahora todos dicen y se desdicen y siguen diciendo que dijeron. Ahora que el honor se cambia por cobardía y los ejemplos están perdidos en discursos insustanciales, conviene no olvidar a los hombres que su deber les llevó a cumplir con honor a pesar de los que quisieron deshonrarles. Su actitud entonces, a lo largo de estos años, hoy más que nunca, es un ejemplo.

El diario ABC del jueves 2 de noviembre trae un artículo del General de Ejército y Jefe del Estado Mayor de la Defensa Fernando Alejandre Martínez en el que recoge el sentir de los actuales Ejércitos y que les hemos ofrecido en un comentario del día escrito por el General Chicharro. Nada distinto a lo que en su momento dijo el Teniente General Mena.

Ha pasado el tiempo y ha estallado lo que nunca quisimos presenciar. Es justo y equitativo recordar al hombre que desde su puesto de mando, con sencillez y claridad, vaticinó lo que se nos venía encima. Le costó caro, pero mantuvo su honor intacto. Esa fue su razón de vida, mando y obediencia.

El general Mena es entre sus compañeros de armas un hombre de honor respetado y querido.

Porque el honor una vez perdido no se recobra jamás.

Pero, ¡qué bien llevan algunos!… haberlo perdido.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog. generaldavila.com

4 noviembre 2017