COMANDANCIA MILITAR DE VIZCAYA. José Luis Rubio Vírseda Alférez de Complemento. Cruz del Merito Militar con distintivo blanco.

La Comandancia Militar de Vizcaya, heredera de las tareas del Gobierno Militar, fue constituida en al año 1996. Desde el momento  de su creación, la máxima responsabilidad de las funciones asignadas a la misma fue asumida por un General de Brigada del Ejército de Tierra. Nueve extraordinarios profesionales con brillantes hojas de servicios que ejercieron su cargo con efectividad y entrega; merecen un afectuoso los nombres de José Luis Asensio Gómez, Fernando Avances Vera, Samuel Pellicer Bergos, Emilio  Fernández Maldonado, José Antonio Gómez Sevilla, Carlos Blond Alvarez del Manzano, José Manuel Rodriguez Trapiello, Gumersindo Veiga Pérez y Carlos Antonio Terol Bono. Particularmente, tengo la satisfacción de señalar que con muchos  mi relación ha derivado en una amistad profunda y duradera.

Paralelamente, en una fecha feliz de los también años noventa, vio la luz la Asociación Vizcaína de Veteranos de la Milicia Universitaria de cuya directiva tuve el honor de formar parte desde el inicio de su actividad; en el empeño nos unía  no sólo el  recuerdo  de los veranos vividos en los Campamentos de IPS, de IMEC y de SEFOCUMA y el cumplimiento – ya de oficiales o sargentos- del servicio a la Patria en acuartelamientos y destacamentos militares sino también el compañerismo, la ayuda mutua y, por encima de todo, la cercanía a las Fuerzas Armadas y el  amor a España. La Asociación se vinculó estrechamente a la Comandancia Militar de Vizcaya disfrutando en las instalaciones de la propia Comandancia de un local para utilizarlo en la tarea diaria y celebrando en las mismas sus encuentros y asambleas. De otro lado, la AVVMU ha tratado en todo momento de colaborar y animar con la presencia de sus miembros en los eventos convocados por el Ejército de España en Bilbao y otros lugares de Vizcaya. Su presencia ha sido una constante especialmente significativa en los difíciles años del terrorismo.

Pues bien, desde el 1º de enero de 2019 la figura de un General al  frente de la Comandancia Militar no ha sido cubierta; el puesto de Comandante Militar es desempeñado, con indudable eficacia es cierto, por un mando de inferior jerarquía a la que venía siendo tradicional: el Coronel-Jefe del Regimiento Infantería Garellano nº 45, sito en Soyeche-Mungía a veinte kilómetros de la capital.

Ignoro, obviamente, las razones que han derivado en esta toma de decisión por parte del Alto Mando de las Fuerzas Armadas Españolas pero considero que ciertamente no ha sido una medida acertada y no quiero creer que en ellas hayan incidido las siempre crecientes demandas del nacionalismo tan deseoso de la plena desaparición de los “militares” en esta zona de España.

Lo cierto es que la máxima representación del Ejército Español en Vizcaya ha dado un paso atrás, un lamentable paso  atrás que no ha dejado de producir un sentimiento de melancolía y decepción entre quienes llevamos tantos años apoyando su imprescindible y alentadora labor. No podemos entender que la persona de un General con el  fajín rojo ceñido a la cintura no volverá a estar normalmente presente en los actos públicos oficiales que se celebren en esta Provincia. Vizcaya merece la presencia permanente de un General del Ejército Español.

En nombre de quienes nos sentimos decepcionados quiero expresar mi contrariedad por la decisión adoptada y reclamar a quien corresponda el urgente regreso  a la situación anterior. Con todo respeto.

José Luis Rubio Vírseda

Alférez de Complemento. Cruz del Merito Militar con distintivo blanco.

10 mayo 2019

Blog: generaldavila.com