¡AVISPA! ¡ALCORNOQUE! ¡FUEGO, MOVIMIENTO Y CHOQUE! ¡IN-FAN-TE-RÍ-A! (General de División Rafael Dávila Álvarez)

inmaculada1‹‹El Recluta que llegare a una Compañía, se le destinará a una Escuadra, de cuyo Cabo será enseñado a vestirse con propiedad, y cuidar sus armas, enterándosele de la subordinación, que desde el punto en que se alista en el servicio, debe observar exactamente. A ningún Recluta se permitirá entrar de Guardia, hasta que sepa de memoria todas las obligaciones de una Centinela, llevar bien su arma, marchar con soltura, y aire, y hacer fuego con prontitud, y orden››.

Saber con precisión el nombre de los Cabos, Sargentos y oficiales de su Compañía… ¿Lo recuerdan?

Soldado soy de España

y estoy en el cuartel

contento y orgullosos

de haber entrado en él.

47354Amor a la Patria, tu  juramento a la Bandera.

Al  jurarla la besé

y fue el beso una oración.

Madre mía, madre mía

el que te daría con el corazón.

No se olvida, nada de esto se olvida. Tampoco el lugar, el Arma, Cuerpo o Servicio donde has servido. Sí, servir es lo que se hace en milicia, servir a la Patria y eso se sabe antes que cualquier otra cosa. Se servía en Infantería, Caballería, Artillería, Ingenieros, Transmisiones o en los imprescindibles Cuerpos y Servicios. Ahora ya no hay Armas (la política también en la semántica) sino Cuerpos militares y especialidades fundamentales. El caso es que no van a acabar con las Armas y menos con su espíritu. Lo primero que sabe un soldado, antes incluso de llegar al campamento, es el arma a la que pertenece. Lo sabe y lo asume con honor y orgullo. Asume su historia, su peculiar forma de acción que la caracteriza. Porque ser de Infantería o de cualquier Arma combatiente o servicio no es tener una especialidad sino tener un sentimiento que penetra desde la historia del conjunto hasta tus entrañas llegando a contagiar tu cotidiana vida con su peculiar forma de ser.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Armas y Cuerpos funde nuestro emblema

en unión y hermandad sin igual

y unida siempre luchará hasta el fin

por España la Academia General

Estos primeros días de Diciembre tienen un significado muy especial para los soldados españoles. Es la celebración de las Patronas, Arma de Artillería: Santa Bárbara. Infantería: la Inmaculada Concepción. Nuestra Señora del Loreto: Ejército del Aire.

Quien sirve se encomienda, quien firma con un beso a su Bandera morir por ella, reza; quien se aleja de su casa y de los suyos, mira al Cielo y espera:

Como la madre que al niño le canta

la canción de cuna que le dormirá

al arrullo de una oración santa

en la tumba nuestra, flores crecerán.

El que se encomienda y reza, espera: amparo, consuelo y perdón

 

Al morir el valiente Artillero

defendiendo tenaz el cañón, el cañón

dale ¡ Oh Virgen¡ sublime y piadosa

siempre  amparo, consuelo y perdón,

siempre  amparo, siempre amparo,

siempre  amparo, consuelo, consuelo y perdón,

siempre  amparo, consuelo y perdón.

 

descargaPor eso un soldado reza. A la Buena Muerte y al Dolor de una Madre, a la Virgen del Carmen,  a Nuestra Señora del Loreto, a la Inmaculada Concepción. A Santiago Apóstol o a Santa Bárbara, San Fernando, San Juan Nepomuceno o a Santa Teresa de Jesús.

Son pechos que esperan anhelantes besar la cruz aquella

 

De pechos que esperaron anhelantes

besar la cruz aquella

que forma con la enseña de la Patria

el arma con que habrán de defenderla

 

Algunos han renunciado a la trascendencia y piensan que la muerte es el final, pero cuando esta se ve cerca y se convive en su proximidad, no hay soldado que no rece. Dicen en la Armada que el que no sepa rezar que vaya por esos mares, verá como lo aprende sin que le enseñe nadie.

Hoy el rezo es por todos ellos, por los que celebran en estos días su Patrona.

Felicidades a los artilleros a los que me siento muy unido por ser el Grupo de Artillería de la Legión quien me hizo ‹‹Artillero de Honor››. Felicidades al Ejército del Aire, nuestra mirada que busca el apoyo en el cielo.19030261

Pero mi Arma es Infantería, mi Patrona la Inmaculada Concepción y a Ella hoy es mi canción

 

Ardor Guerrero vibre en nuestras voces.

y de amor patrio henchido el corazón.

entonemos el Himno Sacrosanto.

del deber, de la Patria y del Honor.

¡Honor!

De los que amor y vida te consagran.

escucha, España, la canción guerrera

canción que brota de almas que son tuyas

de labios que han besado tu Bandera.

De pechos que esperaron anhelantes

besar la cruz aquella

que forma con la enseña de la Patria

el arma con que habrán de defenderla.

image2Al final creo que todos somos de infantería, que caminamos con la misma carga, que hemos vivido momentos en los que el camino era una encrucijada que hacía nuestro paso lento y vacilante. Todos hemos sido centinelas en largas noches de espera, sin saber lo que tras la aurora nos esperaba. Todos llevamos huellas de heridas cicatrizadas y úlceras de las jamás curadas. Todos somos infantes de manos agarrados, cuando sabes que tú solo no puedes y necesitas del otro su mirada, que te empuje, que te anime, que te diga ¡tira, que de esta salimos!, ¡que no pasa nada! Aunque lleves las plantas de los pies y el alma calcinadas.

Y es que todos somos infantes porque todos hemos sentido la angustia de esos instantes en los que tanto importa la vida porque intuyes que todo puede acabar, para siempre. Ser infante es rezar y esperar, buscar amparo, consuelo y perdón.

Todos somos infantes de Nuestra Señora Inmaculada. Somos una canción que brota de almas que son suyas y de labios que han besado la Bandera.

Porque todos hemos  besado la Cruz aquella que forman la enseña de la patria y el arma con que habían de defenderla.

Infantes, soldados que sirven a pie, devoto soldado español que hacia un hoyo en la tierra para guardarse del frío y del aire. Junto a la iglesia de Empel. ‹‹A las primeras azadonadas saltó una imagen de la limpísima y pura Concepción de nuestra Señora, pintada en una tabla, tan vivos y limpios los colores y matices como si se hubiera acabado de hacer. La imagen, entre las banderas, es llevada en procesión a la iglesia y los soldados rezan con fe a su Virgen Inmaculada››.

Empezaba el relato con el Cabo, empleo base de la disciplina y el conocimiento del arte de lo militar. Cabo tuvo que ser el que daba azadonadas junto a Empel y descubrió a su Patrona.image1

Ahora alistado en este ejército de las letras, recluta en este difícil arte de escribir he caído en la Escuadra del Cabo Burgos, maestro de las Buenas Letras, Cabo de aquella infantería legendaria que recorría los montes y vaguadas levantando la cartografía de España. Cabo Burgos, de la Brigada Obrera Topográfica, que me enseña cada día a vestir la escritura con propiedad, a cuidar la sintaxis y subordinarme a la disciplina y a la obediencia del lenguaje. Gracias Mi Cabo y reciba usted mi felicitación en el día de su Patrona.

Y grite conmigo, gritemos todos por nuestra infantería. El próximo día 8 se oirá en todos los cuarteles de infantería los jóvenes gritos que desde el amanecer, hace ya muchos años, lanzan los infantes el día de su Patrona:

¡AVISPA! ¡ALCORNOQUE!  ¡FUEGO, MOVIMIENTO Y CHOQUE!    ¡IN-FAN-TE-RÍ-A!

¡Feliz Patrona!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez.

6 pensamientos en “¡AVISPA! ¡ALCORNOQUE! ¡FUEGO, MOVIMIENTO Y CHOQUE! ¡IN-FAN-TE-RÍ-A! (General de División Rafael Dávila Álvarez)

  1. Si, mi querido General, hay cosas que nunca se olvidan…

    La Infantería española rinde su bandera y su corazón a las plantas de María Inmaculada, la proclama su Patrona y Abogada, la reconoce como Reina y Señora en la tierra y pide, para todos y cada uno de los que han vestido y visten el uniforme militar, la gracia de poderla aclamar también algún día Reina, Señora y Madre, formando en las filas de su corte en el reino de los cielos.
    Hay que conocer la Historia de España para poder amarla. Nuestros símbolos, nuestras tradiciones, la inseparable relación entre la Fe Católica y nuestra Historia, en especial en los hechos de armas y en las grandes gestas, son parte de nuestro patrimonio cultural que todo español debe conocer y defender ante los actuales saqueadores de la Historia.
    Nunca hace bastante frío para frenar a la infantería, que derrite la nieve de los montes, la escarcha de los ríos difíciles, el hielo que oprime a los corazones en desgracia.
    La Infantería no es la materia, es el ligero y tenue soplo que vivifica; no es la masa, es la compañía; no es, a veces, ni el concierto, es siempre la arrebatada canción del solitario centinela, que canta para que el Cabo de Guardia sepa que está vivo.
    Quien no haya sido Soldado de Infantería quizá ignore que cuando el infante se cansa, aún le faltan muchas horas y muchas leguas para cansarse. Porque el secreto de la Infantería es el de sacar fuerzas de flaqueza y hacer de tripas corazón. Que nunca más noble destino tuvieron ni nada mejor pudieron servir.
    Ningún oficio más bello que el de infante, que lleva su casa a cuestas como el caracol y se pelea porque no admite jaques: como el león y como el gallo y el toro. Sin medir las fuerzas, que no fuera noble presentar las batallas ganadas y sin mirar atrás, porque detrás no hay nada.
    La ingeniería social de los partidos políticos, ha hecho que los niños y jóvenes desconozcan la Historia de España, y su desconocimiento ha hecho que ignoren el motivo y significado de las tradiciones que quedan reflejadas en el calendario escolar y laboral como simples fiestas en las que no se estudia o no se trabaja.
    Pero que el origen de la fiesta religiosa que da lugar a que en nuestra Patria no se trabaje o no haya colegios el 8 de diciembre de cada año y el origen de la fiesta religiosa nacional no se conozca por parte de la población, es simplemente insultante y nos da una idea de la magnífica acción que la ingeniería social que los partidos han llevado a cabo en la masa social española, convirtiéndola en una sociedad de ovejas que siguen a su amo, sin pensar donde les lleva, y si este les lleva al suicidio colectivo como nación y como pueblo, sin llegar ni siquiera a planteárselo. Si no conoces la historia de tu Patria y de tus antepasados, difícilmente vas a sentirte orgulloso de ella, y por ende , no vas a dar tu vida por defenderla.

    ¡Que vivan los militares
    y viva el nombre de España!
    ¡Que viva la infantería
    con su ilustre capitana!

    Si he de morir en combate,
    será blandiendo el machete,
    para defender los fueros
    de mi capitana en jefe.

    Con la punta del machete,
    tengo que hacer en mi pecho
    un gran letrero que diga
    ¡Que viva la Inmaculada!

    SALVE DE REGULARES

    Invocamos en tu nombre la fe
    Nacida para dar tan valerosa
    Muestra de amor al mundo que te ve
    Alma por Dios tan bella y generosa.
    Como el sentimiento sabe razón.
    Une tu manto tierra y hombre honesto.
    La pureza ofreció de corazón
    A cada criatura un noble gesto.
    Dinos, pues, la luz, líbranos tu paz,
    Alegre canto de los claros días

    Dicha en la noche siempre pertinaz,
    Enséñanos la enormidad que guías,

    Régimen firme ya ante el altar
    Entre flores llevarnos oh Señora,
    Grandes victorias de fiel Regular;
    Una Gloria de sangre os adora…
    Luchar, vencer y combatir, saber
    Amar la muerte cuando es baluarte
    Resistente de un Pueblo y su querer.
    En tus manos la Patria un estandarte
    Será. Regulares de España: Salve.

    UOE-11

    Virgen pura que me ampara
    al compás de viejos lances
    hoy tus hijos rinden armas
    con gallardía y coraje.

    Guerrillero me forjé
    boina verde con honor
    por España moriré
    ¡oh, insigne galardón!

    Lucharemos por la paz
    por la patria por el Rey
    por los hombres que murieron
    en el suelo soberano

    Si, mi querido General, ¡¡¡ Feliz Patrona !!!
    Pedro Motas

    Me gusta

  2. Feliz Patrona, Don Pedro. Bellas y grandes sus palabras. Necesidad más que nunca de esa labor didáctica que a voces se reclama.
    Gracias y que nuestra Patrona siga protegiendo a su Infantería y a España.

    Me gusta

  3. Buenas noches, General Dávila. “Lo primero que sabe un soldado, antes incluso de llegar al campamento, es el arma a la que pertenece. Lo sabe y lo asume con honor y orgullo”. Efectivamente, nada más conocer el ARMA a la que fuí destinado, después del período del CIR (Artillería, la de Santa Bárbara) corrí a comprar los “rombos” correspondientes, que me identificaban como artillero, de esos que son enardecidos por el estampido del cañón.
    Sin embargo, todavía tengo el recuerdo del patio de colegio en donde, antes de entrar en clase, formábamos mientras izaban la enseña nacional y, mientras, esa ceremonia se acompañaba por las notas del Himno de Infantería, a mi juicio precioso en música y letra. Así, comenzábamos nuestra jornada escolar con la mayor lección ya aprendida: el recordatorio de que éramos españoles. Y, sin desdoro alguno del Arma en la que serví, que tantas veces ha abierto camino a la Infantería, y menos en esta fecha, quisiera compartir unos pensamientos que rondaron mi mente no hace muchos días, precisamente en relación a la reiterada interpretación del himno francés.
    Como sabemos, “nos falta” una letra para nuestro himno nacional, lo que parece que nos deja “cojos de himno”, pues a través de la interpretación cantada de los himnos nacionales se proclama ceremonialmente la Comunión con la Patria sin necesidad de otro expediente (preparación de un acto ceremonial), allá en donde se precie, se tercie o se requiera.
    Y andaba con estas cuitas cuando recordé que, a falta de letra para nuestro himno nacional, no estábamos en absoluto desamparados para hacer proclamación de nuestro compromiso con la Patria y que, sin más vueltas que darle, teníamos el de Infantería, nuestra “marsellesa”, puesto que en la Infantería militamos todos los españoles cuando la Patria no nos encarga otra Arma para servirla, para su nombre engrandecer.

    Ardor guerrero vibre en nuestras voces
    y de amor patrio henchido el corazón
    entonemos el himno Sacrosanto
    del deber, de la Patria y del Honor ¡Honor!
    Nuestro anhelo es tu grandeza
    que seas noble y fuerte
    y por verte temida y honrada
    contentos tus hijos irán a la muerte.

    Son versos inmejorables para proclamar nuestro compromiso con la Patria, seamos civiles o militares, y desde aquí en adelante procuraré animar a que, cuando no proceda la interpretación de otro himno, sirva el de Infantería para proclamar en cualquier circunstancia el orgullo de pertenecer a esta Patria y la voluntad de hacerse merecedores de la herencia de quienes ofrecieron sus esfuerzos y hasta su vida por ella.
    Y estos soldados de tu Infantería
    sienten que se apodera de sus pechos
    con la épica nobleza y gallardía
    el ansia altiva de los grandes hechos
    te prometen ser fieles a la historia
    y dignos de tu honor y de tu gloria.”

    ¡Viva Santa Bárbara!, ¡viva la Inmaculada Concepción!, ¡viva la Virgen de Loreto!, ¡viva España!.

    Reciba un fuerte abrazo.

    Me gusta

  4. “Ardor Guerrero vibre en nuestras voces.
    Y de amor patrio henchido el corazón.
    Entonemos el Himno Sacrosanto.
    Del deber, de la Patria y del Honor.
    ¡Honor!
    De los que amor y vida te consagran.
    Escucha, España, la canción guerrera
    canción que brota de almas que son tuyas
    de labios que han besado tu Bandera.
    De pechos que esperaron anhelantes
    besar la cruz aquella
    que forma con la enseña de la Patria
    el arma con que habrán de defenderla.
    Nuestro anhelo es tu grandeza
    que seas noble y fuerte.
    Nuestro anhelo es tu grandeza
    que seas noble y fuerte
    y por verte temida y honrada
    contentos tus hijos irán a la muerte.
    Y por verte temida y honrada
    contentos tus hijos irán a la muerte.
    Si al caer en lucha fiera
    ven flotar
    victoriosa la Bandera
    ante esa visión postrera
    orgullosos morirán.
    Y la Patria, al que su vida
    le entregó,
    en la frente dolorida
    le devuelve agradecida
    el beso que recibió.
    El esplendor y gloria de otros días
    tu celestial figura ha de envolver
    que aún te queda la fiel Infantería
    que, por saber morir, sabe vencer.
    Y volarán tus hijos ansiosos al combate
    tu nombre invocarán.
    Y la sangre enemiga en sus espadas
    y la española sangre derramada
    tu nombre y sus hazañas cantarán.
    Y éstos que en la Academia Toledana
    sienten que se apodera de sus pechos
    con la épica nobleza castellana
    el ansia altiva de los grandes hechos
    te prometen ser fieles a la historia
    y dignos de tu honor y de tu gloria.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s