UN MILAGRO. POR NAVIDAD (General Rafael Dávila Álvarez)

 

gaza--644x362Campaña electoral. Navidades. Es el panorama a corto plazo. Una tregua en el frente, si nos dejan.

El Estado Islámico se atribuye la matanza de California. Por Europa sigue la búsqueda de terroristas de DAESH.  Sospechosos por todas partes, cualquiera lo es. ¿Saben lo que buscan? Es difícil hacer un retrato robot, me refiero al de la situación que vivimos. Se reparten consejos a la población sobre cómo reaccionar ante un ataque terrorista. Muy sencillo: escapar, esconder, alertar. Buen comienzo para la campaña electoral y para le economía de guerra. Paz, elecciones y a comprar.

Antes se celebraba la Navidad, ahora está contaminado el centro. Polución ideológica. Creo que la derecha y la izquierda sufren el mismo mal. Desorientación ante la espesa niebla que no permite ver más allá.

B6BPPEeIQAAh9P3Rusia se retiraba de Afganistán en 1988. El islamismo cantaba victoria. Decía su líder Abdullah Assam: hay que continuar con la lucha y solo hay un camino: el combate, como en Afganistán. No hay más lucha que la violencia, el terrorismo, decía Osama Ben Laden. El terrorismo venció y convenció a los excombatientes de Afganistán. Es su guerra, Al Qaida la base, la unión del mundo musulmán hacia el Califato. Luego vendrán otros, pongan el nombre que quieran, la Yihad Internacional, entre bandidos y explotadores,  la construcción del Gran Califato, la Ley Islámica. La tendremos aquí cerca, en Al-Andalus, irrenunciable. Hoy se llama DAESH, mañana otro nombre. Más de cincuenta nombres conocidos sin necesidad de remontarnos a los ‹‹juramentados›› de Joló y Mindanao.

El destructor Ross y tres fragatas de la OTAN (Blas de Lezo española) surcan el mar Negro. Rusia medita el derribo de su avión, de la muerte de sus compatriotas civiles,  por DAESH. Y el de su avión de combate por la OTAN. Ni lo olvida ni da espectáculos o exhibiciones. Actúa.

Estamos en guerra, aunque no está claro lo que cada uno entiende como tal y, lo que es peor, como hacerle frente. La consecuencia es que cada uno hace la guerra por su cuenta y cada vez está más lejos el objetivo final: erradicar la violencia. Caminamos a un estado de perpetua guerra. Algunos argumentan que ya no hay guerras y tienen razón. Esto es peor. Un estado de perpetua violencia donde se difuminan los conceptos y se manipulan los de guerra y paz; también la labor de los ejércitos. Todo mientras se practica la violencia de palabra, obra y omisión. Eso sí, en paz y armonía.5661978ac36188c5458b4579

Son los síntomas de la derrota.  El politizado ‹‹no a la guerra›› es el germen irresponsable que conduce a perder la guerra. Provoca miedo electoral, miedo a decidir y conduce a la irresponsabilidad. Es el agitprop moderno de los modernos. Aunque uno duda y quizá sea peor la propaganda propia.

Esta no es una guerra entre naciones sino entre conceptos. No hay que conquistar ningún terreno, sino voluntades. Es combate, inteligencia y voluntad. Lo importante no es la OTAN ni los Estados Unidos de América. Lo importante es que no desaparezca su voluntad de vencer. Europa nunca la tuvo. Ni defensa común ni presupuesto.

El campo de batalla está indefinido y la niebla cubre la mente de occidente. Eso hace invisible al enemigo. Es una lucha de voluntades. Por ahora la voluntad de vencer parece exclusiva de una parte.

ID:42823246

La banda de violentos nunca presentará cara en el campo de batalla. Incapaces de formar un ejército ni nada que no sea el terror. ¿Usted quiere la paz?: Un soldado. ¿Quiere el desasosiego, la violencia y la guerra permanente?: un violento. El matiz es importante.

Podemos ganar la guerra, pero acabar con la violencia no es solo cuestión militar. Empecemos llamando a las cosas por su nombre y explicándolas. La solución, y por tanto la responsabilidad, está en manos de los que tienen el poder político, económico, el poder académico y el de la comunicación. En definitiva los que mandan en obras y palabras.

Ganar una guerra es más sencillo que acabar con la violencia generalizada. No habrá paz mientras no derrotemos la violencia, un combate donde no  hay vanguardias ni retaguardias. Estamos todos en el frente y cualquiera puede ser su objetivo.

Vamos, a corto plazo, camino de unas elecciones y de la Navidad. Más allá no se sabe a dónde vamos. Se retiran lo belenes y la marea del mal gusto y la zafiedad invaden lo cotidiano.

‹‹Somos americanos. Vamos a defender nuestros valores, los de una sociedad abierta y libre. Somos fuertes. Somos resistentes. Y no nos dejamos aterrorizar››.

Decía Obama en su último discurso semanal. Creo que se equivocaba de época. Eso era antes.

Claro que en elecciones y en Navidad todo es posible. Hasta un milagro.

Antes se celebraba la Navidad, ahora está contaminado el centro de la capital. Creo que la derecha y la izquierda sufren el mismo mal. Desorientación ante la espesa niebla, sucia contaminación que todo lo invade

Por ahora elecciones y Navidad. Más allá queda el horizonte de incertidumbre, de acontecimientos, en el que la violencia actúa de agujero negro. Es necesario un milagro.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

5 pensamientos en “UN MILAGRO. POR NAVIDAD (General Rafael Dávila Álvarez)

  1. Reblogueó esto en Historias de aquí y de alláy comentado:
    Creo que tiene razón en todo el artículo, de principio a fin:
    “Estamos en guerra, aunque no está claro lo que cada uno entiende como tal y, lo que es peor, como hacerle frente. La consecuencia es que cada uno hace la guerra por su cuenta y cada vez está más lejos el objetivo final: erradicar la violencia. Caminamos a un estado de perpetua guerra. Algunos argumentan que ya no hay guerras y tienen razón. Esto es peor. Un estado de perpetua violencia donde se difuminan los conceptos y se manipulan los de guerra y paz; también la labor de los ejércitos. Todo mientras se practica la violencia de palabra, obra y omisión. Eso sí, en paz y armonía.”

    Me gusta

  2. Mi querido General: con su artículo queda dicho todo y a mi solo me queda expresar un deseo:
    Que la Navidad, que es la ternura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro… sea también el deseo más sincero de que cada taza se rebose con bendiciones ricas y eternas, y de que cada camino nos lleve a la paz.
    Por ello, ruego a Dios que esta Navidad sea para todos una luz de esperanza, un compromiso de amor y un milagro, como muy bien dice y desea mi querido General Dávila.
    ¡Felices Fiestas Navideñas!
    Y sobre el Daesh dejo este reportaje que resume su origen, identidad y actividad:
    Programa La Sexta Columna: “Daesh y la factoría del miedo”
    http://www.atresplayer.com/television/programas/lasexta-columna/temporada-1/capitulo-127-daesh-factora-miedo_2015112700422.html
    Como siempre, un fuerte y afectivo abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  3. FELIZ Navidad a todos, los que oon acierto o equivoco , colaboramos, especial/ VE G. DAVILA, y al mismo tiempo gracias por su valor ,cordura y en su relatos, pero a este, no hay nada que añadir ,ojala toda la gente fuese consciente , de las palabras de este escrito ya que no tiene desperdicios FELID dia de nuestra carta magna y de LA PURISIMA, QUE OJALA NOS ILUMINE

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s