MUERTE EN BRUSELAS (General Dávila- General Coloma)

cmbtrrerpBRUSELAS. LA GUERRA NECESARIA (Análisis de urgencia)

(General de División Rafael Dávila Álvarez)

Nadie sabe, aunque todos nos creemos muy listos, el origen y objetivo de estos terribles atentados.  Solo hay una cosa cierta y palpable: logran sembrar el terror, pánico es más ajustado, en las democracias europeas. Esto no es una guerra como infantilmente alguno la define. Es la violencia provocada precisamente por no haberles hecho la guerra. Allí donde surgió acudimos y asustados nos retiramos ¿por qué?

Semana-santa-byjuanadc_thumbSiempre eligen un momento acertadamente mediático. Ahora la Semana Santa: la fe cristiana, su enemigo visceral. Repito, su enemigo visceral. No es casualidad.

Buscan con malvada intención el momento en que estemos más relajados y aglomerados. Buscan sembrar el pánico, que vivamos atemorizados. Encerrémonos en casa, tristes y apesadumbrados, incluso sintiéndonos culpables de tanta injusticia, ¡pobre occidente!

La ley es tan meliflua que casi está de su parte: primer objetivo logrado. Hay movimientos y grupos, incluso denominados partidos políticos, de los que uno duda si están a favor o en contra. Prostituyen la libertad y esta se vuelve en contra. Legislación férrea e implacable. Si hay que hacer la guerra para erradicar la violencia se hace sin tibiezas ni monsergas. En el mundo en el que vivimos aparecen demasiados ideólogos que dicen una cosa mientras practican la contraria.

Decía Ortega y Gasset en  España invertebrada que las legiones romanas, y como ellas todo gran ejército, han impedido más batallas que las que han dado. Es la lucha contra la violencia el nuevo enemigo al que nos enfrentamos y nuestra actitud ante ello es el miedo. Ese es su primer objetivo: sembrar de miedo el mundo occidental, que cale hasta en la infancia, en la médula y en el corazón de las democracias. El enemigo en forma de caballo de Troya está dentro y no es difícil identificarlo.Tropas-espanolas-insurgencia-Badghis-militares_TINIMA20130416_0529_18

Pero con la violencia se acaba dando la cara, sin retiradas vergonzosas dejando las cosas a medias. Empecemos a identificarnos, todos.

Afganistán duerme, Irak es una losa, Siria la violencia… tantos sitios.444

Mientras, a las puertas de Europa nos piden pan y les damos una culebra por no haber estado en el sitio y en el momento adecuado. Se volverá violencia, más violencia contra nosotros. Putin observa como Obama negocia con Irán y se va a Cuba nadie sabe muy bien a qué. Mueve su ficha con la tranquilidad del que sabe que la pieza camina hacia su trampa. Y la meliflua Europa llena de policía sus calles sin saber muy bien a quien detener y porqué.

syrian-migrants-cross-under-a-fence-as-they-enter-hungary-at-the-border-with-serbia-near-roszkeEscenario de la violencia, el miedo en nuestras carnes, vivir con temor es la peor forma de vivir. Es exigible otra reacción a los grandilocuentes parlamentarios europeos que mientras se entretienen con el euro solo son capaces de luchar contra la violencia de estos terribles atentados preguntándose ¿dónde será el próximo? Este ha sido en Semana Santa. Casualidad.

La situación generalizada de violencia tiene una razón de ser: no haber hecho la guerra contra ella, en su lugar y momento. Ahora puede que lleguemos tarde.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

 

56ec4cdec461888f7a8b45a7EL TERRORISMO GOLPEA DE NUEVO

(General de Brigada Adolfo Coloma Contreras)

Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, dice el saber popular. Y pensamos en nuestra seguridad cuando nos vemos sacudidos por una noticia como la que nos inunda hoy 22 de Marzo, Martes Santo, sobre los alevosos, espantosos, cobardes y todos los calificativos que quiera uno sumar, atentados terroristas que se han producido en la ciudad de Bélgica, en su aeropuerto y en el ferrocarril suburbano. Que es como decir en el corazón de Europa y en plena Semana Santa.

480Escribo estas reflexiones en caliente, mientras escucho por la radio las sucesivas informaciones que tienen como lugar común el incremento del número de muertos: diez, veintiocho, treinta y cuatro ¡Dios mío, cuando se detendrá esta cuenta!

Solo en estos momentos nos acordamos de la seguridad como un bien imprescindible y ¡cómo no! exigible. Solo en estos momentos agradecemos la presencia de agentes de los cuerpos de seguridad del Estado, incluso soldados cerca de nosotros. Nos transmiten confianza. Lejos de estos instantes tan puntuales como dramáticos, todo son protestas. La impaciencia por los controles de tráfico, o las quejas por la seguridad en los aeropuertos son dos buenas muestras de ello. No  nos detenemos a reparar en que la guerra contra el terrorismo empieza antes, mucho antes de la simple reacción ante un brutal atentado.

Lo primero es llamar a las cosas por su nombre. Esto es una guerra.  Y en la utilización de este término disiento del magnífico analista de asuntos estratégicos, el Coronel Pedro Baños. En efecto, los grupos terroristas no pueden tener consideración jurídica, no pueden ser objetos de derecho internacional, pero por su organización, estructura y medios de que disponen, son capaces de poner en jaque a un Estado. Mediante la utilización alevosa de la fuerza tratan de lograr sus objetivos políticos e imponerlos al conjunto de la sociedad. Sean galgos o podencos, ¡señoras y señores, esto es una guerra!249473-944-628

Una guerra que no se libra en frentes determinados ni por ejércitos a la usanza. Los terroristas yihadistas se organizan militarmente, así se he manifestado nuestro ministro del Interior, que estará en funciones, pero sabe lo que hace y lo que dice. Actúan coordinadamente, planeando con precisión la reacción de los ciudadanos y la respuesta de los cuerpos de seguridad para provocar nuevos atentados, y aumentar el número de víctimas, paralizar las actividades y tener a las sociedades aterrorizadas.  Aplican la fuerza sobre objetivos puntuales pero de los que esperan obtener importantes réditos políticos. Vencerles requiere un planteamiento, organización y ejecución diferentes a las guerras convencionales. Pero también se precisan unos medios, procedimientos y sobre todo una instrucción individual y  adiestramiento colectivo muy específicos para hacer frente con éxito a esta amenaza. Ya conocen cómo pienso. Ya me he expresado en términos similares en entradas anteriores.

Querer, saber y poder. Querer implica una decidida voluntad de vencer. ¿Y quién no quiere vencer al terrorismo?, si claro, pero esa voluntad de vencer exige compromiso a todos los niveles. No solo mera retórica y declaraciones en el nivel político, sino directrices claras, y dotaciones presupuestarias adecuadas. Saber, supone el contar con una organización eficaz que permita disponer de una inteligencia sólida, sin barreras ni apellidos, interconectada y compartida. Una inteligencia sin protagonismos, al servicio del objetivo final: la derrota del terrorismo. Y unos medios humanos y materiales adecuados para esta guerra tan específica, con verdadera preparación  por todos los participantes en la lucha con adiestramiento especifico. Por último el poder, lo que los militares llamamos libertad de acción, la capacidad de llevar a cabo nuestros planes y designios sin más límites que la legalidad, la legitimidad y la moralidad de nuestros actos y acciones.

1244947Querer, saber y poder aplicados a una estrategia ofensiva, no pertrechados tras los cómodos muros de nuestra casa común, del “Espacio Schengen”  sino buscando las causas del problema, neutralizando los apoyos terroristas y atacando en origen los resortes de su poder. Eso es lo que se enseña en nuestras escuelas de pensamiento  militar. Resolver el conflicto como un todo, con todas las capacidades de la Nación, incluidas las militares. Así lo determina la   Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional. “Las Fuerzas Armadas, junto con las Instituciones del Estado y las Administraciones públicas, deben preservar la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas, conforme a lo establecido en la legislación vigente.” (Art. 15.3)

Pero todo esto, querer, saber y poder, no se improvisa. No es solo cuestión de atrapar a Salah Abdeslam, el cerebro de los últimos atentados de París, ni el de los atentados de hoy en el aeropuerto de Bruselas-Zavantem y la estación de metro de Maelbeek. Es cuestión de determinación (política y nacional), es cuestión de medios, de preparación y es cuestión de contribuir individual y colectivamente a vencer a ese insidioso enemigo que tenemos a las puertas, sino dentro de casa.

 

Adolfo Coloma Contreras

General de Brigada (R) del Ejército

18 pensamientos en “MUERTE EN BRUSELAS (General Dávila- General Coloma)

  1. Es usted un hombre cabal y comedido. Sin duda guerra es un término acertado aunque algunos vamos más allá y consideramos que la cristianización de gentes y territorios es una herramienta imprescindible. Los romanos romanizaban, contra este enemigo y acólitos se precisa cristianización. Considerélo opinión personal.

    Me gusta

  2. La lucha contra esta pandilla de hijos de mala madre tiene que ser coordinada por el mando militar. El mejor médico emergencista de España es el Coronel Carlos Alvarez Leyva que me ha impartido muchas lecciones de medicina de emergencia. Estaban relativamente bien coordinados. NO hay que hablar mas. Hay que cerrar huecos de información y actuar. Y en las redes sociales también. Y en los cyber cafés, control de quien se conecta, a que hora, que computer usa, pedir DNI, control del Deep Internet, quien entra y quien sale, control de las IP, control de la Inteligencia Civil o Militar de las comunicaciones, dentro de la legalidad, evidentemente.
    Este tema hay que tratarlo en silencio y con mando único sin injerencias políticas por militares de carrera con las ideas claras.

    Me gusta

  3. Si, mi querido General Dávila, el origen y objetivo de estos terribles atentados es, eligiendo el momento más adecuado y mediático, lograr sembrar el terror y el pánico en las débiles democracias europeas. Esto es la violencia provocada por no haberles hecho la guerra en su momento.
    Existe demasiada ideología antimilitarista y demagogia barata en nuestro pobre y decadente occidente; es la lucha contra la violencia el nuevo enemigo, que está dentro, al que nos enfrentamos y nuestra actitud ante ello es el miedo, el pasotismo y el complejo.

    Y también si, mi querido General Coloma, nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, pero como el rayo es lo primero en aparecer así debemos de prevenir antes de lo peor, como dice nuestro querido general Dávila.
    La seguridad es un bien imprescindible y exigible, pero llamándole a las cosas por su nombre estamos en una guerra contra el terrorismo, y una guerra que se precie requiere unos medios humanos preparados (instrucción y adiestramiento específicos), una organización eficaz, unas inversiones adecuadas, unos medios,…
    Como usted muy bien dice: Querer, saber y poder por parte de los políticos; todo ello con la firme voluntad de vencer y con el fin de proteger a la ciudadanía que les ha votado.

    Y todo lo anterior sin improvisaciones, sin lo “políticamente correcto” que llega a artar y confundir al pobre ciudadano que se lo tiene que tragar porque lo diga, a veces, un indocumentado cargado de populismo, demagogia barata e ideología retrógrada.

    En fin, que descansen en paz los fallecidos, que se mejoren los heridos y que los políticos cojan, de una vez por todas, la sartén por el mango y reaccionen sin complejo pero con decisión y valentía, algo de lo que escasea nuestra sociedad enferma de valores; dándoles a nuestras débiles democracias algo de fortaleza y seguridad para que podamos sentirnos orgullosos de ser demócratas.

    Y, como siempre, felicitándoles a mis querido Generales por su excelente exposición en plan “binomio militar”, reciban un fuerte y afectuoso abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  4. Gracias Pedro. Y el TG.Pérez Alamán anoche en 13TV dejó las cosas muy claras para quien quiera escuchar y entender. La palabrería de otros confunde y de nada sirve. Un abrazo. General Dávila

    Me gusta

  5. Mientras en occidente no empecemos a llamar a las cosas por su nombre y dejemos a un lado, lo políticamente correcto esto no tiene arreglo.

    Ya desde hace tiempo ha habido voces discordantes con el descontrol de la inmigración que padecemos en Europa, pero estos “parlanchines televisionarios”, periodistas, políticos metidos a periodistas, y demás contertulios, que hablan y hablan en los medios de comunicación, cual oráculo se tratara, a lo único que se dedican es a soltar de carrerilla, sus discursos dictados políticamente, demagógicos y buenístas, pero muy políticamente correctos y mirar para otro lado, sin querer ver la que se nos viene encima.

    Creo que de seguir esto así por mucho tiempo, al final no tendrá occidente otra que comenzar una nueva cruzada, porque estos no entienden de otra forma, puesto que siguen anclados en el pasado, en lo que les dicta su religión, y en la frase ” Muerte al infiel “.

    Un abrazo, solidarizándome con los familiares de todas las victimas de este atentado y esperando la pronta recuperación de todos los heridos.

    Me gusta

  6. Totalmente de acuerdo ,en todo lo dicho,y espero que despierten, aquellos que deben hacerlo,y que no pase lo que paso con la banda E,T.A,que al final ganaron ellos,pues despues de tantas muertes y lagrimas, mandan en muchas istituciones,que esta gentuza podamos mandarlos al infierno de donde salieron,un abrazo,para cada uno de ustedes,y un taconazo mi General.

    Me gusta

  7. Magníficos artículos los de ambos generales… cada uno en su estilo inconfundible. Me ha llamado poderosamente la atención la referencia del general Coloma a la famosa fábula. Señoras y señores dejémonos de discusiones bizantinas sobre si es guerra o no es guerra y pongamos los medios para solucionar el problema.
    No olvidemos que en la ficción de la fábula, la discusión sobre si la amenaza y el peligro proviene galgos o de podencos la tienen, precisamente, ¡¡¡los conejos!!!.
    No seamos pues los conejos de la fábula, que finaliza como es sabido.

    Me gusta

  8. Gracias Coronel Navarro por tu intervención. En mi entrada he utilizado la famosa fabula de Tomas de Iriarte y ya que lo mencionas termina de esta forma:
    …. Son galgos, te digo
    y yo digo que podencos.
    En esta disputa
    llegando los perros
    pillan descuidados
    a los dos conejos.
    Los que por cuestiones
    de poco momento
    dejan lo que importa
    lleven se este ejemplo.

    Adoptó Coloma
    GB (R) del ET

    Me gusta

  9. Impecable, nuestro General, en sus aseveraciones y acertado en sus diagnósticos. El último punto y aparte, acierto en la diana, verdad por los cuatro costados.

    Me gusta

  10. Como siempre muy acertados los comentarios de éstos dos generales, a Davila no le conozco en persona, si su trayectoria, a Coloma , estuve con él en el III D. Juan de Austria y después lo saludé en Alicante en varias ocasiones y por amistad común con la familia Álvarez Jiménez y creo en lo que dicen y sus pensamientos y hechos han sido nobles y patriotas de siempre. Un abrazo a los dos.

    Me gusta

  11. Querido amigo Pascual:
    Gracias por leernos y por dejar su impronta en este blog. Nos anima a seguir expresando y difundiendo nuestras ideas porque vemos que son compartidas por muchas personas de bien.
    Adolfo Coloma GB (R) del ET

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s