Convivir con el problema Andrés Manrique Gutiérrez.- Teniente (R)

No puede haber “empresa común” cuando aún nos reprochamos el pasado, el más reciente y el más lejano, da igual, el caso es el enfrentamiento continuo. Nuestro pasado sigue siendo un campo de batalla para algunos. “Interpretamos cuestiones históricas, sucesos, desde el punto de vista del honor y como cuestión patriótica”, dice Fernando Díaz de Cortázar. Y es que, ceder cuando hay cuestiones de honor de por medio siempre le costó al español, y esto, convenzámonos, es un problema.

foto1La alusión continua y constante a nuestro pasado próximo, sobre el que algunos justifican su actuación,  la crisis económica, las “nuevas realidades” y los intentos de disgregación de España, son graves problemas a los que nos enfrentamos puesto que de la crisis económica saldremos, como de otras anteriores, pues no hay mal que cien años dure. Saldremos, con secuelas, pero saldremos.

Juan Soldado no para de oír eso de que existe una “nueva voluntad colectica que se está formando…para la que se necesitan nuevos símbolos”, unas nuevas “realidades” en contraposición al “proyecto común de España”… y se pregunta si es mayoritario esto.

Tampoco para de oír esto de  “la nueva organización en general, nueva simbología que rompa con el pasado”. ¡ Y dale!  Lo dicen quienes se beneficiaron del sistema que quieren cambiar, que no reformar. Así se expresan también aquellos que quieren disgregar nuestra nación. Mas pedagogía, se echa en falta, sobre los logros históricos conseguidos por el conjunto de los españoles. También pedagogía sobre nuestros defectos y sacar de ellos conclusiones.

Por otra parte, Juan Soldado, siempre escuchó ese quejido incesante de la periferia española navegando a contracorriente y contra el devenir historico. Un devenir que se encamina a una globalización y no hacia una atomización, esto tiene que entenderse. Pues bien, nuestra periferia siempre optó por esa atomización y no por la unificación de esfuerzos en todos los ámbitos.

Veamos, no desesperemos, Juan Soldado por su experiencia sabe que no todos los problemas tienen solución, de manera que lo que se impone es saber convivir con ellos, con los problemas. Pretender no tener problemas territoriales, de convivencia, de opinión, etc. es ilusorio. Se impone pues la convivencia dentro del respeto al actual marco normativo, que  es el que hay que respetar mientras no se cambie – si es que hay que cambiarlo-.

Juan Soldado sabe que el español deja entrever en ocasiones un exagerado sentido del honor. Honor que obliga a llevar determinadas conductas para no caer en el desprecio del entorno. “Es cuestión de honor” decimos y de esta forma altiva y soberbia subordinamos muchas de nuestras conductas. Somos así. El honor y la honra, como reputación y prestigio estuvieron muy presentes en los españoles. Cuidamos siempre mucho nuestra imagen y nos negamos a reconocer errores, derrotas, extralimitaciones etc. que puedan, no ya  ensuciar la misma, simplemente empañarla. Ochenta años después de nuestro último conflicto entre hermanos, seguimos mirándonos de soslayo…no se cede…es cuestión de honor. Y es que muchos  justifican su actuación en la vida yendo “en contra de…”

Hablando del presente, Juan Soldado sabe de todas esas nuevas “realidades”, incluidas las periféricas, pero, convencido de que no son mayoritarias, se alinea con el resto de ciudadanos de siempre, ciudadanos a los que se presta poca atención y a los que Juan llama “mayoría huérfana”. ¿Cómo es posible que se les preste menos atención, siendo más?, se pregunta.

¿Qué es eso de romper con el pasado? Se pregunta Juan Soldado. ¿Se trata de olvidarse de nuestra historia? Hemos sido oprimidos y opresores, eso ya lo sabemos, pero no más que el resto de pueblos protagonistas de la historia universal. Nadie niega episodios sombríos en nuestra historia –no solo española-¿nos olvidamos de ellos?, pues entonces no habría un solo libro  de historia en las estanterías. ¿De qué parte de nuestra historia hay que olvidarse? Y, ¡claro!, lo de siempre, entramos en bucle.

¿Qué es esto de tener una Constitución que se nos impuso? Se pregunta Juan Soldado. Vamos a ver, la Constitución actual fue votada a favor  por el 87,7 % de los electores españoles.

¿Qué es esto que nuestra bandera nos ha sido impuesta? Se pregunta Juan Soldado. Pero si fue fruto de un concurso público, allá por el S.XVIII. ¿Dónde está la imposición a la que se refieren?

Y es que Juan Soldado ve a su alrededor falta de ánimo, falta de entusiasmo emprendedor, entusiasmo constructivo. Nos ganan la partida sin sentarnos a jugar. Hay muchos como él que tienen la baraja preparada. ¡Juguemos la partida, que somos más y mejores! Hay que olvidar la apatía de los últimos años. Desterremos a los falsos patriotas que bebían en el abrevadero público. Ilusionémonos con el proyecto de España. Tenemos gente para ello y valemos. ¿A qué esperamos?, se nos tiene que oír. La moral, la voluntad de vencer nunca nos faltó, no decaigamos ahora.

Juan Soldado sabe que poco o nada se puede hacer con los irreductibles, solo hablar con ellos de mus o de la brisca. Pues a ello entonces, no perdamos más el tiempo y que vivan extramuros si quieren, pero eso sí, exijámosles como buenos vecinos…que no molesten y paguen las cuotas que deben.

Problemas tenemos muchos pero hay que convivir con ellos…pero con las normas de por medio, eso sí.

Juan Soldado acata y cumple, como la milicia.

Andrés Manrique.foto-2

Teniente (R)

6 pensamientos en “Convivir con el problema Andrés Manrique Gutiérrez.- Teniente (R)

  1. España es un país medio anarquista, el otro medio cree en la unidad de España y lo considera su país. La mitad anarquista (izquierda atomizada, nacionalismos egoístas e insolidarios revendedores de odios, etc.), sólo tienen en común la lucha contra la otra mitad. Debajo de la bandera republicana se parapetan las bandera del lado oscuro, las ideologías del lado oscuro. Llaman al caos libertad y al sistema asambleario democracia, y montan una asamblea para saber si hacer pipí o no. Lo esencial es que en realidad, debajo de esa falsa bandera no hay nada, ni capacidad de gobierno, ni unidad, ni competencia para gobernar, por lo tanto su poder es ilegítimo de todas todas. No hay capacidad para construir el bien común, y llaman gobernar a desmontar el sistema que a ellos mismos les ha dado vida y dineros. Construir no saben. De esas carencias sale un honor mal entendido, que consiste en que no se tienen méritos ni virtudes que acreditar, y el odio hacia aquellos cuyo honor consiste en haberse dejado la piel con su esfuerzo y trabajo por la unidad y el bien comun. En resumen, un fraude auténtico, una estada munumental, porque la bandera de la república del lado oscuro es sólo una fachada que cumple la misma función que el gratinado en el horno, que no se vea lo que hay debajo; la misma función que el empanado en la carne, que no se vea si está pasada.

    Me gusta

  2. Nuestra historia, como nuestra bandera, no nos ha sido impuesta, es la que es, ni más ni menos.
    Ayer, en contestación en uno de mis tuits divulgando esta petición https://www.change.org/p/gobierno-de-espa%C3%B1a-bandera-de-espa%C3%B1a-junto-a-ikurri%C3%B1a-y-se%C3%B1era, se me contestó precisamente que “ni en su bandera,ni Constitución ni reyes q no he Votado,ni gobierno ni esos “deberes nacionales” me identifican.Sorry” , mi respuesta fue “Tampoco votaste para nacer o no y aquí estás, en España, por suerte para ti y desgracia para los demás.”
    El Gobierno Vasco tiene como uno de sus objetivos uno muy loable, Paz y Convivencia lo llaman, el pequeño problema que le veo es que lo presentaron con la Ikurriña detrás de ellos y sin la bandera de España, obligada en todo acto oficial donde se use la bandera vasca, según nuestra Constitución art. 4.2. De vez en cuando les recuerdo que no puede haber una Paz creíble si no respetamos las normas básicas de Convivencia que nos hemos dado en la Constitución. Nada, como el que oye llover.

    Me gusta

  3. Sin definirse, entre lo que decia hace unos años una sra mayor en la peluqueria “un barco a la deriva”y lo de los cafres de Kissinger,la paradoja y la contradiccion son moneda corriente.Como decia cierto agente exterior en los 90,”es muy complicado”;pues si lo de España es asimetrico (clases populares y elite economica)lo de la UE es demencial,desde las pensiones(y compatibilidades que los encienden) a los refugiados(sin pies ni cabeza).
    Sobre la Constitucion deberia actualizarse ,con precaucion,en votantes y en ciertos puntos.
    Los problemas ,como el catalan deben resolverse,sin dejarles convivir demasiado por no aplicar la ley ante la ambicion vigente (que no honrada),siendo al final la solucion estatal-funcionarial y con gente menos pagada que los politicos;lease problemas de cotizacion,
    presupuestos,trabajo ilegal,ayudas salvajes sin cotizacion ni irpf.
    Sobre temas de honor e hidalguia en esta tierra(que obsesionaban a algun ” lobby” del poder con cobertura inglesa),con asesores repugnantes que nos odian ,y que ahora pasean entre nosotros con cierta inpunidad…y padrinos.Han aplicado mil leyes en la union y ahora se van de ella ,asi nos va .

    Me gusta

  4. “Veamos, no desesperemos, Juan Soldado por su experiencia sabe que no todos los problemas tienen solución, de manera que lo que se impone es saber convivir con ellos, con los problemas. Pretender no tener problemas territoriales, de convivencia, de opinión, etc. es ilusorio. Se impone pues la convivencia dentro del respeto al actual marco normativo, que es el que hay que respetar mientras no se cambie – si es que hay que cambiarlo-“.

    Es cierto, D. Andrés, no todos los problemas tienen solución. En palabras de Napoleón la guerra, uno de los peores males que existen, se ha inventado justamente para eso: para poner remedio a lo que no tiene otra solución.

    No se puede, D. Andrés, pedir convivencia, tolerancia y respeto para sobrellevar a los que insultan a España, ofenden a los españoles y pretenden imponer su voluntad particular por la fuerza, contra la voluntad mayoritaria y soberana del pueblo español expresada hace 38 años. La rebelión legítima existe. La guerra es a veces más deseable que la deshonra y el vituperio.
    Estamos alcanzando un punto muy peligroso de no retorno.
    Por saber morir, saber vencer.
    ¡ARRIBA ESPAÑA!

    Me gusta

  5. Queridos amigos: hoy voy a ser muy concreto opinando sobre el artículo y los pensamientos-respuestas del debate hasta ahora.
    ¿Cuales son los problemas a mi humilde entender?
    Tenemos un gobierno que se dice de centro derecha acomplejado y cobarde que va a la deriva y que le votamos para que gestionase los problemas y no para que los multiplicara.
    Tenemos una izquierda que nunca ha olvidado la derrota y que de padres a hijos y nietos ha contaminado el ambiente ideológico.
    Tenemos una sociedad enferma que con la excusa de que los hijos no carezcan de nada y de que no moleste se les ha permitido de todo.
    Padres que han confundido el ser amigos de sus hijos con el ser colegas como en la calle.
    Etc, etc…
    En definitiva, crisis de valores en nuestra querida España, tema que estoy preparando para mi próximo artículo.
    En fin, dicen que la esperanza es lo último que se pierde… esperemos que así sea.
    Un fuerte abrazo a todos.
    Pedro Motas

    Me gusta

  6. Sr. Mike el escusón central del escudo, que lleva en su interior tres flores de lis como bien sabrá usted , no tengo duda, representa a la dinastía de los Borbón que es la actualmente reinante en España.

    Un saludo y gracias por leernos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s