A LA ORDEN DE VUESENSIA MI GENERÁ (Anécdotas para empezar el año 2017) General de División Rafael Dávila Álvarez

bn6tvkdiqaarygq

Saludo legionario

Nada mejor que empezar el año con una sonrisa.

Hechas las felicitaciones de rigor les pedimos que sigan entrando a leer nuestros artículos y si es posible que los difundan. A pesar de la edad queremos seguir creciendo y extender nuestros sentimientos. Queremos reflejar los suyos.

Vamos con el humor.

El tratamiento es el título que se da a una persona por cortesía o en función de su cargo o condición. La abreviatura es la representación gráfica reducida de una palabra. En los tratamientos se usa con frecuencia la abreviatura.

Excelentísimo es el superlativo de excelente. Ilustrísimo de ilustre. Lo de Magnífico y Honorable es más difícil de explicar en nuestras actuales circunstancias. Honorable es ser digno de ser honrado o acatado. Provoca hilaridad  pensar en quienes ahora estoy pensando. Muy honorables…

En la vida militar el uso de la expresión verbal sigue en pie, pese a quien pese. El Vuecencia al general y el Usía del coronel es algo que obliga mucho al que ostenta tal tratamiento. Cortesía, educación, respeto mutuo y disciplina. De arriba abajo

legiondibujo-644x724

Mi voesensia…

Claro que en ocasiones se escribe y se habla de oídas. Eso crea sus problemas. Les podría dar una larga lista de voces que he oído al dirigirse a un general. Mi boesensia, con distintas modalidades, es muy utilizado en la Legión; no sé muy bien si lo pronuncian con be o con uve, pero lo que es seguro es que se transmite de generación en generación. La frase completa, el tratamiento completo, les aseguro que siempre me gustó y jamás lo corregí ni permití que se hiciese:

A la orden de vuesensia, mi generá Expresión que tiene un sentido más profundo que la correcta y reglamentaria. Uno se siente más general siendo el generá de los legionarios. Al menos este vuesensia que les escribe no ha tenido más alto tratamiento ni título del que se sienta más honrado.

Lo grande además es que normalmente el generá no tiene nombre. Es simplemente eso: el generá, mi vuesensia.

Es el mundo legionario, su lenguaje y sabiduría. Un legionario jamás se calla. No hay interrogante al que no sepa responder.

Al poco de llegar a la Legión presencié una de las grandes lecciones que imparten estos mandos claves de la Legión. Tan importantes o más que el general. Un cabo le decía a un aspirante al gorrillo, un recluta grande y fuerte como un castillo.

-Oye chavá, si no sabes lo que te preguntan tú nunca te calles.

Miras como una fiera a quien te pregunta y le sueltas un espíritu del Credo y se han acabao las tonterías. ¿te has enterao?

A más de un general he visto quedarse sin respuesta cuando un legionario a su pregunta contestaba con un espíritu del Credo. La verdad es que no osaban volver a preguntar y se iban sin entender muy bien aquello.

cena-palacio-644x450

Cena en Palacio Real de Madrid

Los ceremoniosos tratamientos dan lugar a situaciones en ocasiones cómicas. Ocurre en las trincheras y alambradas de la vida y entre las gruesas alfombras de la Real Fábrica de Tapices.

En una cena de Estado en el Palacio Real de Madrid ocurrió una anécdota curiosa. Me la contó una señora invitada a la cena. Por entonces yo mandaba la Guardia Real.

Un cartelito con el tratamiento, nombre y cargo señala el lugar de cada comensal en la mesa. Se utiliza la abreviatura, Sr., Excmo., o Ilmo., dependiendo del que a cada uno le corresponda.

Contaba esta señora, que a su lado se sentó un caballero perteneciente al séquito del Jefe de Estado extranjero. Desde el inicial saludo no dejó de dirigirse a ella por el nombre de Ilma.  Al principio pensó que la llamaba, por algún extraño error, Vilma, como la mujer de Pablo Picapiedra, pero resultó que no; la llamaba Ilma. Enseguida comprendió la razón de aquel extraño nombre. En el cartelito que puesto encima de la mesa indicaba su lugar para la cena ponía: Ilma. (Abreviatura de Ilustrísima) Sra. de…, y a continuación su correspondiente cargo. El avispado compañero de mesa antes de sentarse había echado una ojeada al cartelito y no se lo pensó dos veces.  Esta se llama Ilma.

La señora, avezada en estas lides, asumió divertida la situación pensando que ya tenía una historia más para su abundante anecdotario. Cuando se asiste con cierta asiduidad a estos actos acaba uno teniendo una larga colección de sabrosas anécdotas.

El señor Zapatero suprimió los tratamientos en el ámbito de la Administración. Todos de señor o señora. Ni excelentísimos ni ilustrísimos. Nadie le hizo caso, ni la administración de justicia, ni la militar, ni sus señorías.

¿Recuerdan a Cela?

-pero, ¿quién se cree usted que es?

-¿Yo? Cultura general… ¿Y usted?

Aquella orden de Zapatero se suprimió por ley y por cultura.

.Cuentan que estando enfermo el peluquero de Alfonso XIII llegó un sustituto que inició su tarea preguntando.

-Majestad como tengo que dirigirme a usted.

-De cualquier manera, incluso me puedes tutear. Menos de usted, puedes dirigirte a mí como te dé la gana.

Cada cosa y caso son distintos. Tradición y cultura juntas.

Tradición y cultura encierra el tratamiento más honroso que he recibido:

ilustracion-de-martin-olmos

Ilustración de Martín Olmos

A  la orden de vuesensia mi generá.

¡Feliz Año 2017!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

15 pensamientos en “A LA ORDEN DE VUESENSIA MI GENERÁ (Anécdotas para empezar el año 2017) General de División Rafael Dávila Álvarez

  1. Mi Generaaa…como zoy de Jere…no he tenio que jacé mucho esfuerzo pa entende er Post….jaajaaajajaja. Buenísimo. Me he desternillado!!!

    Me gusta

  2. Ayer desfiló por mi querida Graná mi no menos querida y admirada Legión, estuve buscando algún vídeo para poder verla y tropecé con uno en Youtube. https://www.youtube.com/watch?v=uhiiz2qqNqY
    El que lo subió escribió “Salvo la novedad del cambio del ejército por la legión, pocos cambios..”
    Me llamó la atención que escribiera en minúscula Ejército y Legión, pero lo que no pude evitar decir fue “Que yo sepa la Legión es parte del Ejército español.”
    Se puede hablar o escribir bien o mal, lo imperdonable es que tu ignorancia te haga confundir la forma con el fondo.

    En nuestra Constitución, la primera orden que se expresa viene en su artículo 4.2 y tiene que ver con los usos protocolarios en actos oficiales al respecto de la bandera de España, desarrollado en una ley, la 39/1981, donde se especifica cuál es el lugar de honor que debe ocupar la bandera nacional.
    Confundir el orden de las banderas es de lo más normal y, a pesar de que está reglamentado por una ley, suele ocurrir; salvo en Vascongadas y Cataluña, qué casualidad, donde no tienen ese problema, el lugar de honor lo ocupa la respectiva bandera autonómica, la de España “simplemente” no la ponen.
    https://www.change.org/p/gobierno-de-espa%C3%B1a-bandera-de-espa%C3%B1a-junto-a-ikurri%C3%B1a-y-se%C3%B1era

    Feliz año para todos.

    Me gusta

  3. Mi General ya sabe en el ejército francés no existe tal tratamiento todos los grados son (mon seguido del grado correspondiente) una particularidad al Tte Coronel no se le dice mon lieutenant-colonel, si mon colonel.

    Debo reconocerle a mi me costo mucho dicho tratamiento de hecho con el General D. Luis Torres Rojas, muchas veces metía la pata …pero bueno era benevolente. Y aun me cuesta Mi General, también entiendo que el mismo respeto y consideración se merece un General con el uso de Mi General o Vuecencia.

    A su orden mi General

    Me gusta

  4. Creo que siempre que me dirigido a un Juez le he llamado “Señoría”, a un Magistrado “Señoría Ilustrísima”, a un General “Vuecencia” y a un coronel, de “Usía”.
    Creo que “A partir de ahora”, que me llamen por mis títulos,quepaesomelosheganado (todo junto).
    Me lo han puesto a huevo
    Prof. Dr. Juan Carlos López Corbalán,
    Académico de la New York Sciences, Doctor en Medicina y Cirugía y Doctor en Farmacia (ambos cum laude).
    Pero el que me pone a 350 y del que más orgulloso estoy es ” Alférez legionario”

    Me gusta

  5. Un tratamiento oído a legionarios antiguos, en torno al presidente de su correspondiente Hermandad, es el de “mí presidente”, cuando este desconocía el empleo de aquel o sencillamente el presidente era civil. Esto parece que se va perdiendo, pero lo que debería perderse era la actual denominación de las hermandades legionarias, me refiero al título de “Hermandad Nacional/Provincial/… de Antiguos Caballeros Legionarios”. Es obvio de que siguen existiendo antiguos y/o caballeros legionarios, pero antiguos caballeros legionarios, leídos así del tirón, no e como “clases pasivas del Estado”s del todo correcto en la partitura legionaria. Vamos a ver si nos entendemos: El caballero Legionario, sí con mayúsculas, lo es hasta que emprende viaje a la Eternidad. Se es soldado hasta la muerte. Nadie deja de ser soldado, legionario, artillero, marinero … por el hecho de cumplir una edad y modificar la forma de recibir la paga. Otro día seguiré en este sentido porque hoy me estoy pasando. En definitiva y cerca de la titulación de las hermandandes legionarias : ¿ No sería más adecuado, y exacto que tales hermandades suprimieran esta denominación tan larga, que estratifica a los pertenecientes a la misma, sustitiyéndola, sencillamente, por “Hermandad de La Legión”?

    Me gusta

  6. Y tan cómicas Mi Generá, ahí va una, que por inverosímil, no deja de ser mas cierta.

    Un día del año 76 o 77, que visitaba las Rehoyas, el General Torres Rojas, yo estaba rebajado de servicio en la cía., y a la voz del cuartelero de ¡ Compañía El General !, no aparecía nadie a dar novedades, puesto que los dos o tres que allí estábamos, eramos simples CLP.

    El reclutilla cuartelero, mas nervioso que un garbanzo en la boca de un viejo, con todo el acojone encima, no tiene otra, que dirigirse al Capitán de cuartel que venía acompañando al General y a toda la comitiva, y cuadrándose, y a voz en grito como buen CLP, le espeta: ¡ a la orden de Ud Mi Capitán ! ¡ solicito conducto reglamentario para dirigirme a Vuecencia el General !.

    Se pueden imaginar, el descojone general, que esto propició entre el General y todos los que los acompañaban, pero como buen mando que era nuestro General, la cosa no pasó de ahí, e incluso felicitó al cuartelero, por su buen hacer, en seguir, el debido conducto reglamentario, para dirigirse a un superior.

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  7. Quillo compañero es que el General era muy campechano creo que a mi me dejo por imposible el trato de Vuecencia los líos que me hacía desde Vuecencia Mi General o Mi General Vuecencia …en fin

    Me gusta

  8. mi general ,¿ se acordara vuecencia de una anecdota en la playa del Zapillo con dos legionarios de mi compañia la cuarta de la septima bandera?

    Me gusta

  9. Anécdotas, posiblemente más que en La Legión no haya en ningún otro cuerpo, y ello es debido a su propia idiosincrasia desde el mismo día en que se fundó.

    En unas maniobras de la 2ª C.O.E. de la B.O.E.L. en el 1.985 y por el Campo de Gibraltar, el Capitán de la misma se acercó a ver la comida, para eso era muy exigente, como en todo lo demás; se preocupaba por el bienestar de su gente, eso no lo digo yo, en los hechos quedó más que demostrado. Estaba ya para repartirla y le preguntó el Capitán al Cabo 1º encargado de la cocina, ¿Goana, cual es el primer plato? Y Goana le contestó, el que usted crea más conveniente mi Capitán; ¡Vamos a ver Goana, si este tiene carne con patas y este otro patatas con carne, los dos son iguales; sí mi Capitán, pero este tiene más carne que el otro, así que si le parece bien, el que tiene más carne lo ponemos de segundo y el otro de primero, el Capitán sacudió la cabeza y lo dejó sirviendo patatas con carne y carne con patatas.

    Atentamente y a la orden de Vuesensia mi Generá

    Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  10. Uxia, en gallego es… EUGENIA, con lo cual el problema se acentúa por estos lares…
    Comentaba un simpático Coronel, destinado en su tiempo a una Unidad gallega: Cachis!; al próximo que me llame EUGENIA me lo como con patatas…!

    Me gusta

  11. Bueno, no se si viene a cuenta esta anécdota o no, pero ahí va.

    Allá por el lejano 1981 nos encontrábamos formados los marineros de la 8ª brigada en el Patio de Armas del Cuartel de Instrucción de Marinería de El Ferrol, mientras nuestro Comandante, el por aquel entonces Teniente de Navío Dn. Santos Blanco Núñez iba a someternos a un pequeño examen, previo a nuestra primera salida a la calle, nuestro primer “franco de ría”. Se trataba nada más que de comprobar si distinguíamos los galones de los oficiales y suboficiales que nos pudiéramos encontrar en nuestro paseo y el saludo que le deberíamos dedicar.

    Tras varias preguntas más o menos bien contestadas, se para nuestro comandante frente a un marinero y le pregunta: Que galones o estrellas lleva un Teniente Coronel de Infantería de Marina. El muchacho no acierta a responder, duda y tras un periodo de tiempo más o menos corto, le espeta el Comandante: No serán dieciocho estrellas de dieciocho puntas, a lo que el marinero contesta rotundo: Si mi Comandante.

    Ante tan contundente respuesta le dice el Comandante: Y entonces como se presentaría Ud. a él.

    Al no obtener respuesta, le dice el bueno de Dn. Santos: A la orden de usted mi firmamento.

    Han pasado muchos años y no dejo de sonreírme al recordar aquel momento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s