A VUELTAS CON EL ESTRECHO DE GIBRALTAR Salvador Fontenla Ballesta, general de brigada (retirado)

Gibraltar español

Mando a la dicha Princesa mi hija e al dicho Príncipe su marido, e a los Reyes que después de ella subçedan en estos mis reynos, que siempre tengan la dicha çibdad de Gibraltar, con todo lo que le pertenece, e no la den nin enagenen nin consientan dar nin enagenen nin cosa alguna della.

Testamento de la Reina Isabel la Católica

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, conocida como BREXIT, ha puesto otra vez sobre el tapete de la política internacional y de la opinión pública española, siempre hábilmente adormecida sobre el particular, el asunto de la usurpación británica del Peñón de Gibraltar y las posibilidades de su devolución, para completar la integridad de nacional. Ya era altamente contradictorio que un supuesto aliado en la OTAN y en la UE, hasta la fecha, se empecinara en mantener una agresión consumada contra su aliado. ¿Para aliados como estos, para qué necesitamos enemigos?

Es innecesario, por obvio, resaltar la importancia estratégica y geopolítica de todo estrecho marino, en particular el de Gibraltar y éste especialmente para España. Solo catástrofes ha sufrido la Península Ibérica cuando ha perdido el control del Estrecho de Gibraltar:

  • La primera invasión histórica africana de España fue en el siglo III a. J.C, por los cartagineses capitaneados por la familia Barca, con la intención de colonizar la Península para explotar sus recursos y emplearla como base de operaciones en sus guerras contra Roma.
  • La distracción del rey D. Rodrigo, en un frente secundario del norte peninsular, que no supo valorar debidamente la amenaza que tan rápida y agresivamente avanzaba por África hacia occidente. Tampoco supo valorar que el Estrecho como obstáculo, en realidad un simple foso, necesita ser defendido activamente para que sea eficaz. Fue la mayor catástrofe sufrida por España en su Historia, comenzó con el dominio de Ceuta y con la ocupación de Gibraltar en el año 711. Trajo consigo, entre otras cosas, la ruptura política de la Península Ibérica, no recuperada hasta la fecha.
  • La pérdida del Peñón de Gibraltar en 1704 supuso la ruptura de la integridad nacional, tampoco recuperada todavía.

 

El dominio de los lados del Estrecho de Gibraltar

El Estrecho de Gibraltar en manos de varias potencias

La teoría interesada que ninguna potencia permitiría que ambos lados del estrecho estuviera ocupada por una sola nación, es una falacia impuesta ladinamente por los británicos desde que ocuparon el Peñón de Gibraltar, y su aceptación releva impotencia, al menos intelectual, del que la asume como dogma de fe. La gran mayoría de los estrechos están ocupados por un solo estado: Turquía, Suez, Panamá, etc., lo que proporciona seguridad y estabilidad a estos puntos neurálgicos. Por lo contrario, es un axioma que en un estrecho marítimo la inseguridad es directamente proporcional al número de potencias que estén presentes en el citado estrecho, y una evidencia de la debilidad de las naciones ribereñas.

Es un argumento tramposo porque, desde hace tiempo, hay dos naciones soberanas (Marruecos y España) en el Estrecho, y las presencias que sobran son precisamente Gran Bretaña, y posiblemente también EEUU en Rota, como un nuevo y  Guantánamo. Ejercer la soberanía y el control que nos corresponde del Estrecho es cuestión de dignidad nacional y de voluntad política, porque la inacción nunca ha conseguido nada positivo. Los que no se atreven a tomar decisiones alegan siempre que el futuro es incierto y difícil de predecir, cuando el futuro no se tiene que adivinar sino conformar. El futuro como nación se configura con la señalización de objetivos estratégicos, el planeamiento para conseguirlos en los plazos predeterminados y la ejecución de acciones para alcanzar los fines previstos, y determinadas en los planes correspondientes.

Estamos convencidos que mediante una acción política y económica firmes se hubiera recuperado el Peñón, durante las negociaciones para entrar en la CEE, OTAN, UE, etc. Oportunidad que vuelve a presentarse con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y que por propicia e inmejorable, sería de una indolencia imperdonable no saber aprovecharla, con excusas inexcusables e intereses bastardos.

 

El Estrecho de Gibraltar geopolíticamente

El Estrecho de Gibraltar se comporta geopolíticamente como una válvula que une cuatro globos de presión, afrontados de dos en dos: Europa al norte y África al sur, y el Mediterráneo al este y el Atlántico al oeste. La presión, política y militar, empuja en un sentido o en otro, en función del desequilibrio de fuerzas entre los respectivos globos afrontados. Es manifiesto que actualmente la presión va de sur a norte y de oeste a este.

España no puede permanecer como mera espectadora de lo que ocurre en el Estrecho, debe ser parte fundamental de la válvula que comunica las esferas de presión entre Europa y África, y entre el Mediterráneo y el Atlántico.

El Estrecho de Gibraltar es un objetivo estratégico de primer nivel en cualquier manual, por elemental que éste sea, y solo se puede abordar desde una perspectiva prioritaria a nivel nacional. Es decir España tiene que tener presencia primordial y activa sobre esta zona vital. Presencia política, económica y militar.

¿Qué fue del El eje estratégico Canarias-Estrecho de Gibraltar?

¿Dónde quedó el Eje estratégico Canarias – Estrecho de Gibraltar – Canarias? ¿Por qué y para qué se renunció a él? La postura de debilidad siempre ha sido contraproducente, y España tiene que estar en el Estrecho con el peso que le otorga su posición geopolítica, su historia, su economía y sus compromisos nacionales e internacionales. Está muy bien ir de comparsas de nuestros aliados en aventuras extraterritoriales, como herramientas útiles del gobierno, pero no podemos ir de salvadores de casas ajenas, cuando no tenemos la propia en orden, y lo prioritario institucionalmente de las Fuerzas Armadas, según la Constitución, es ser garantes de la soberanía, independencia, integridad territorial y orden constitucional.

La presencia y capacidades militares deben ser la necesaria y suficiente, como mínimo al mimo nivel que las potencias extrañas al Estrecho. Esto solo se puede alcanzar con un mando militar conjunto, y con unos presupuestos de defensa acordes con las necesidades, y no según las posibilidades, porque la experiencia demuestra que siempre estará en las últimas prioridades, ante la desmadejada voracidad depredadora de administraciones estatales, autonómicas y locales, sin contar con el agujero negro de la corrupción.

Este mando debe de ser de nivel cuerpo de ejército para que tenga capacidades para la integración de las diversas y complejas organizaciones operativas que deben integrar un mando conjunto, tendría la ventaja añadida de ser un órgano esencial para la creación de una doctrina táctica propia, porque, no nos engañemos, todas estas capacidades están actualmente en cuarteles generales supranacionales, en los que los españoles somos meros auxiliares.

Es incompresible como se suprimió el nivel táctico de división, con lo que cuesta en tiempo, dinero y esfuerzos hacer y mantener operativos sus cuarteles generales. No solo se destruyó este escalón táctico, sino que se dejaron huérfanas a las brigadas, y por ende su adiestramiento incompleto. Rectificado el grave error, por reconocido, se han vuelto a organizar divisiones tácticas, pero por las mismas razones anteriores sus adiestramientos quedarán cojos sin el escalón cuerpo de ejército.

Los inconvenientes más importantes para la creación de un mando conjunto operativo, que no quede en papel mojados como pasó con el Mando Conjunto de Canarias (MUNICAN) y los posteriores de las comandancias militares de Ceuta y Melilla, porque creadas sobre el papel, se tuvo bien cuidado de vaciarlas de capacidades, no dándoles competencias ni recursos. Porque además de constituir un esfuerzo importante, romper estructurales mentales a nivel político y militar, es la cicatería de las instituciones a ceder y compartir competencias y capacidades.

Salvador Fontenla Ballesta, general de brigada (retirado)

Blog: generaldavila.com

25 abril 2017

9 pensamientos en “A VUELTAS CON EL ESTRECHO DE GIBRALTAR Salvador Fontenla Ballesta, general de brigada (retirado)

  1. Mi General, General Salvador Fontenla como bien dice; ” el estrecho es cuestión de dignidad nacional y de voluntad política”, y es más que evidente no hay voluntad política alguna de resolver esta situación, en la blanca les pondría Valor Carente.

    Gibraltar no tiene ya ningún valor estratégico que perfectamente puede ser asumido, por Morón y Rota, Canarias, y si me apura hasta Ceuta y Melilla, Gibraltar hoy la única “estratégica” es porque que forma parte de la geopolítica financiara.

    Sigo pensando a ver que pasaría si nuestro gobierno enviará allí alguna fragata a cortarles el paso.

    A su orden mi General

    Me gusta

  2. “Ejercer la soberanía y el control que nos corresponde del Estrecho es cuestión de dignidad nacional y de voluntad política”

    Las cosas claras y directas.

    No hay vueltas que darle ni “tío pásame el río”. Si no hay voluntad, no se intenta y si no se intenta, no se hace y esto es lo que lleva pasando en España desde tiempo inmemorial.

    Ya es hora de que ALGUIEN QUE SABE lo diga alto y claro y en este Blog afortunadamente se está diciendo. El problema es que seguirá siendo la voz que clama en el desierto porque la clase política que padecemos está en otras cosas mucho más sucias, malolientes y miserables. No hay más que encender la televisión y oír las noticias.

    Gracias, mi General

    Me gusta

  3. Con permiso de Vuecencia mi General.

    La dignidad, eso es cosa de personas llevadas por inculcaciones franquistas, ahora tenemos democracia, libertad, igualdad; “JUSTICIA SOCIAL”. Somos un país moderno, lo de Nación, eso queda muy desajustado, igual que lo del asunto del respeto en la familia y lo del matrimonio entre hombre y mujer. España ha prosperado tanto y de tal manera que ni nosotros sabemos lo que somos. Y todo esto se lo debemos al conjunto de políticos, de esta España decaída, temporal y maltratada por los mismos que le damos el voto para que dirijan la Nación, o quizás debería haber dicho “país” no sea que me tomen por franquista; mas, como para mí eso es un orgullo, pues ahí va lo de esta NACIÓN LLAMADA ESPAÑA.

    A España le sobran enemigos siempre que entre sus amigos se encuentre Inglaterra y los incondicionales de ellos, Y POR ENCIMA DE TODO LOS POLÍTICOS QUE GOBIERNAN A ESPAÑA.

    Gibraltar seguirá estando bajo el dominio inglés mientras que tengamos estas calamidades de políticos.

    Sé, doy por hecho que lo que digo no gustará a una parte de la llamada sociedad, pero eso no me importa, no lo hago para que me aplaudan los amigos de los enemigos de España.

    Atentamente y a la orden de Vuecencia: Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 1 persona

  4. Desde luego, mi General, desgraciadamente, nuestros políticos, sobre todo los que alcanzaron el poder han navegado al tambor de las circunstancias, y el que venga detrás que arree. Ninguno intentó seriamente crear por si mismos la circunstancia favorable. No hemos tenido hombres de Estado. Han sobrevivido sumisos al dinero y las demagogias. Han abandonado las infraestructuras morales como si se tratara de una rémora incómoda del pasado.
    Enhorabuena por tu brillante exposición y un fuerte abrazo

    Me gusta

  5. Mi general:
    Artículos como éste no se han leído en décadas.
    No seré yo el que caiga en el desánimo al contemplar la desidia que la partidocracia trae a España en este asunto, y en tantísimos otros.
    QASO

    Me gusta

  6. SI FRANCO EN UNA SITUACIÓN INMEJORABLE CREADA POR LA II GUERRA MUNDIAL Y SU “ALIANZA” CON EL EJE , NO PUDO NI TUVO LO QUE HAY QUE TENER PARA RECONQUISTAR EL ISTMO, COMO DIJO CARUANA, GIBRALTATAR SERÁ BRITÁNICO LOS PRÓXIMOS 30, 300 Y 3000 AÑOS.

    Me gusta

  7. Don Alfredo creo que debería explicar mejor “la situación inmejorable” y la “Alianza con el EJE”.
    A lo largo de la Historia los conflictos territoriales se han resuelto por la fuerza o por notoria superioridad de fuerza económica y militar, como ha sido recientemente el caso de Hong Kong e incluso, en cierta medida, la marcha atrás de Estados Unidos con Formosa ( Taiwán)
    Nuestros gobiernos levantaron las presiones de Castiella y no supieron negociar con inteligencia la renovación de las bases americanas ni la precipitada entrada en la OTAN. Por último, Franco estaba más que sobrado de prudencia y audacia política así como de contrastados dídimos ferrolanos
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  8. ALFREDO. Estoy en total desacuerdo con su teoría, precisamente, en la 2ª Guerra Mundial era más difícil aún, o ha se ha saltado lo importante que era el punto de Gibraltar para los aliados en aquel entonces. Franco era un Militar inteligente, patriota y valiente; si no lo hizo, es porque no era el momento más oportuno. España no era precisamente amiga de los aliados, más bien estaba con Alemania; entendiendo que Alemania no era Hitle solamente. Yo no había nacido, mas, ahí está la historia.

    Atentamente: ramón Lencero Nieto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s