EL CÁNCER Y EL MECENAZGO. LOS ZARATRONES General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

 

Los zaratrones

Es una lucha contra el tiempo. Todos lo saben. Investigación, inversión, financiación, mecenazgo. Y tiempo. Todo es poco para poder llegar a tiempo antes de que pueda contigo. El cáncer es una enfermedad traidora; su traición se confirma cuanto más se le conoce. Actúa con alevosía. Cuando se le ataca parece muerto para reaparecer en cuanto le das confianza. Se esconde en los pliegues más recónditos, en las arrugas internas, y penetra en el alma intentando quebrantar tu resistencia y fortaleza. Es un enemigo peligroso que nunca sabes cómo reacciona. Es necesario sacarlo de sus escondrijos. Médicos e investigadores cada día saben más y podrán cerrar definitivamente sus vías de escape. Acabarán con él. Una carrera contra el tiempo en la que miles de corredores esperan en la línea de salida sin saber cuántos podrán terminar el recorrido. Todo lo que se haga y se invierta es poco.

Solo el que ha recorrido las salas de quimioterapia y ha visto los ojos de los radiados sabe lo que se esconde tras sus pupilas. Los ojos de los enfermos, hundidos y sin brillo, ganan en profundidad y belleza porque ven más allá de la perspectiva de la compasión. Miran el horizonte de la esperanza donde se esconde la solución, escudriñan cada paso que les conduce al optimismo.

Es hora de darnos cuenta de que sus heridas son una permanente ofrenda a la curación de todos, para mejorar el futuro. Un enfermo colabora, con los que lo están y con los que están sanos. Sus cuerpos son laboratorios en busca de soluciones. Ayudan más de lo que en ocasiones les ayudamos. Y lo necesitan porque afecta al cuerpo y al alma. Esta muere a veces antes que el cuerpo. Por falta de curación, por  falta de alivio, por falta de consuelo, porque se acaba la esperanza. Si alguien es capaz de curar, aliviar o dar consuelo que lo haga. Es urgente y necesario.

AMANCIO ORTEGA GAONA DONA 320 MILLONES DE EUROS PARA RENOVAR EQUIPOS TRATAMIENTO DEL CÁNCER

Amancio Ortega Gaona

Amancio Ortega Gaona, fundador y dueño de Inditex ha querido colaborar con la curación, el alivio y el consuelo. 320 millones de euros donados a la sanidad pública para renovar el equipamiento contra el cáncer. Junto a su gesto humano y sincero, la grandeza del corazón del hombre, hemos visto lo que considero la más baja y rastrera actitud del ser humano. Un grupo que dice pertenecer a una federación, o algo parecido, en defensa (?) de la Sanidad pública y que se autocalifican como ‹‹progresistas›› critican el gesto y rechazan la donación. Una reacción repugnante. Los calificativos que a uno le vienen a la cabeza los conocen ustedes de sobra. Mejor no decir nada por respeto a los enfermos y a su esperanza. Repugnante progresismo sin argumentos que utilizan el dolor humano para hacer su escandalosa política. Repugnante política la que dice: ‹‹No me gustan las dinámicas tercermundistas del millonario que regala dinero al sector público para hacer un hospital›› o ‹‹limosna de millonario››. Sepulcros blanqueados que ni sienten ni padecen sino que usan el dolor y la enfermedad en beneficio de sus ‹‹políticas››.

Sí, son palabras de Pablo Iglesias líder de un partido político llamado Podemos. Sí, aquí en occidente, en España. Así se las gastan estos sanadores de la sociedad.

Cuerpos cansados de duros tratamientos, el alma humana dolorida, estupefactos los enfermos que esperan la mejor máquina, el último avance: la curación. Estos personajes que califican de limosna de millonario el gesto de un hombre bueno no curan, no alivian, no dan consuelo.

Entre las espinas: Una flor. Una esperanza. Merece la pena luchar y agradecer

Podemos hablar de todas las políticas sanitarias que quieran, discutir la bondad de cada una, sobre todo el hecho de que cada Comunidad Autónoma dirija su Sanidad, pero mientras haya un enfermo de cáncer, de la gravedad que sea, hay una esperanza más fuerte y respetable, una esperanza en la vida, que tiene más fuerza y sentido que la de la persona más sana del mundo. No frustremos esperanzas. No escandalicemos negando la mano del amigo. Yo estoy dispuesto a recoger cualquier limosna  para seguir alimentando la esperanza de los que saben que luchan contra el tiempo y que si la máquina no llega ellos quizá tampoco.

El optimismo y sentido del humor ya ha puesto nombre a las máquinas que ha donado D. Amancio Ortega: los zaratrones. Me cuentan que en algunas tiendas ZARA se acerca la gente a, de manera testimonial,  mostrar su agradecimiento. Me apunto a ello.

Lo esencial del ser humano habita en el corazón, en la intimidad. Es la intención del corazón lo que cuenta. No hay mejor política de Sanidad que las buenas intenciones materializadas por cada uno en función de sus posibilidades. Gracias al gesto de D. Amancio muchos se curarán, otros vivirán más y mejor y sobre todo la grandeza de la condición humana vuelve a aparecer. Todavía queda misericordia que es incluso más deseable que el sacrificio.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

17 junio 2017

20 pensamientos en “EL CÁNCER Y EL MECENAZGO. LOS ZARATRONES General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

  1. Buenos días Mi General, seguro que todos estos que ponen pegas a la donación de este hombre, para la lucha contra el cáncer, luego no son capaces ninguno de ellos, dar un misero euro, al pobre que está pidiendo en la calle.

    Como bien dice V.E., los calificativos me los guardo para mis adentros.

    Buen fin de semana tengan todos Uds.

    Me gusta

  2. Mi General su artículo refleja una realidad incuestionable. Estos nuevos políticos que proceden del mundo universitario carecen de piedad para los enfermos que sufren el terrible castigo que producen el cáncer.
    He escrito en otro medio social -el 140- que a algunos de estos políticos el odio les domina. Ese odio a todo lo que es diferente a sus planteamientos.
    Bienvenida sea esa gran generosidad de Don Amancio Ortega.
    Esa luz que despierta en los enfermos de cáncer, por pequeña que sea, es otro motivo de esperanza.
    Quienes no lo ven así demuestran que andan escasos de sentimientos.
    Un cordial saludo.

    Me gusta

  3. Buenos dias
    La actitud de Amancio Ortega es la de un español de bien, la de un ser humano esplendido que ayuda a los demas desde su amor fraterno
    A los que rechazan su ayuda solo decirles que si un cáncer venenoso se ceba en alguno de sus familiares recuerden a Ortega y vayan de rodillas a Lourdes rezando por su restablecimiento,(el del familiar) porque por lo visto con los instrumentos de curación de Amancio Ortega no puede ser.
    Y si son ateos pues nada, ajo y agua
    Que gente mas poco agradable da este pais de cuando en cuando
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  4. Buenos días general, suscribo al cien por cien lo expuesto hoy en el blog, y mi agradecimiento a D. Amancio Ortega, por su gran generosidad con sus compatriotas que sufren tan cruel enfermedad.. ! gracias D. Amancio..desde este blog..!
    Un afectuoso saludo..

    Me gusta

  5. Buenos días General
    Como se nota que ellos no esperan algo nuevo que te cure.
    Cuando has tenido cáncer y dos recaidas,solo esperas que salga algo nuevo que te haga olvidar ese infierno.
    Por eso mi agradecimiento a D.Amancio Ortega
    Un cordial saludo

    Me gusta

  6. A la atención de Don AMANCIO ORTEGA GAONA

    Una flor entre los cardos que pinchan el corazón
    ————————————————————————————–
    Una flor entre los cardos
    Que pinchan el corazón
    Siempre será repudiado
    Por la innoble condición.

    De los que en ella se hicieron
    Por inculcación blasfema,
    Y. Despreciando lo humano
    Se hacen ver en las escenas.

    Que repudian lo admirado
    Por el sentimiento noble
    De los pensamientos claros
    En las mujeres y hombres.

    Que obedecen al mandato
    Que les dicta la conciencia,
    A este hombre hay que mentarlo
    Con palabras de decencia.

    Me reservo lo que pienso
    En el fondo de mi ser
    Contra todos los libertarios
    Que entre la azúcar son hiel.

    Estos entes no merecen
    Ni el más mínimo desprecio,
    Solamente hay que pagarles
    Con monedas de su precio.

    Suele ser gratificante
    La bondad del que se ofrece
    Por el bien de los que sufren
    Las penas que lo entristecen.

    Don Amancio ha mitigado
    El sufrir del que padece
    Esa grave enfermedad
    Que sin avisar se aparece.

    Ya me voy a despedir
    Sin sentir ningún cansancio,
    Y. Con su flor en mis manos
    Bendiciendo a DON Amancio.

    Día 17 de junio de 2017: Original de Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 1 persona

  7. Mi General, los que desprecian la gratitud de las personas que con sus aportaciones ayudan a las personas con la tecnología, son despreciables, se darán cuenta el día que al gun familiar o a ellos mismos les pase.
    Yo estoy vivo gracias a la tecnología y a
    Y a los médicos que se esfuerzan por sacarnos adelante, está enfermedad (cancer) que sin buscarla aparece en nuestro cuerpo, destroza vidas, familias y arruina las esperanzas que una persona tenía para su futuro.
    Yo sufro laringuictomia total, y gracias a los médicos y la tecnología estoy aquí.
    La ignorancia es muy atrevida y por eso tenemos tanto ignorante en España al día de hoy.
    Reciba un gran saludo mi General.

    Le gusta a 1 persona

  8. Gracias, Gral Dávila. Me parece importante señalar a los que les parece la limosna del mutlimillonario, que un empresario no puede fumarse la fortuna de la empresa a costa de la misma y de sus trabajadores. El dinero que se aporta a donativos de su fundación saldrá del capítulo destinado a eso, nunca del de los trabajadores. Tener una cantidad para la fundación http://www.faortega.org/ es algo que le honra y me admira cómo ha elegido sus objetivos.

    Quienes critican a los ricos porque la mayoría no sabemos crear más riqueza son unos ignorantes o unos mal pensados.
    Un saludo

    Me gusta

  9. Decía aquel inefable poeta sevillano que tanto nos gusta a los dos, mi general, en el poema “la profecía”
    “Y me bendijo a mi mare.
    Diez séntimos le di a un pobre
    y me bendijo a mi mare.
    ¡Ay! qué limosna tan chiquita,
    qué recompensa tan grande.”
    Todos, la sociedad en su conjunto, hemos podido hacer que don Amancio Ortega se hubiera sentido como el protagonista del poema. Pero entre todos le hemos arruinado sus expectativas. Ojalá que testimonios como el tuyo, con la sensibilidad y preocupación que destilas en tu entrada, le llegue de algún modo y también pueda decir con la modestia y bonhomía que le caracteriza: “Que recompensa tan grande”.

    A tus órdenes
    Adolfo Coloma

    Le gusta a 1 persona

  10. Todos conocemos en que situación viven en los países comunistas, los gobernantes viven opíparamente repartiendo pobreza al resto de los ciudadanos. Julio de Felipe

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s