Prohibiciones…. Andrés Manrique.- Teniente (R)

 

Javier Marías, escritor y académico, opinaba así sobre determinadas peticiones de un sindicato de estudiantes en Londres (que en todos los sitios cuecen habas):

El problema no es que haya idiotas gritones y desaforados en todas partes, exigiendo censuras y vetos, sino que se les haga caso y se estudien sus reclamaciones imbéciles.

Menos mal que fue un Académico quien lo dijo, ahora podemos estar más tranquilos y opinar en esa misma línea.

Juan Soldado, ojo avizor, se dio cuenta hace ya tiempo de un cambio de tendencia en esto de las prohibiciones, censuras y vetos. Veamos. Acudiendo al tópico, éste nos dice que son tradicionalmente las ideas conservadoras las más prohibicionistas sobre determinadas actitudes,  en contraposición con las ideas progresistas que, teóricamente, dan más libertad a la actividad pública y privada del ser humano. Es posible que esto haya sido así pues las ideas religiosas, en general, en las que se basan determinadas pensamientos conservadores, son más proclives a “encauzar” conductas y pulsiones en contra de la voluntad humana.

Juan Soldado está muy atento a todo lo que está ocurriendo y se da cuenta de que se ha producido un cambio importante en este sentido siendo consciente de cuál es el sector social que ahora más se prodiga en prohibiciones. En todo caso, equivocado o no, tiene la percepción de que existen más prohibiciones que antaño.

Juan Soldado es de esas “gentes de orden” que sabe del valor de la disciplina,  por lo tanto sabe cómo debe de proceder. Detesta la prohibición y desea la libertad como todo ser humano,  por ello no está por inflar el Código Penal hasta el infinito de tal forma que sea más la actividad prohibida que la permitida.  Pero tampoco es de aquellos de “mayo del 68” y su “prohibido prohibir”, pues tal movimiento revolucionario cuestionaba hasta el principio de autoridad, algo de lo que no se aparta. Por el contrario piensa que sí se debería de tomar la senda de la “regularización “del “reajuste” y de la “reforma” como adecuación de actividades debido al paso del tiempo.

Hizo Juan Soldado una larga lista de prohibiciones que le acechaban. Entre ellos estaban los actos culturales religiosos, rotulación en español, la tauromaquia, la caza deportiva, los zoológicos, el tabaco, las apuestas, los piropos, los espectáculos con los animales, etc, etc. No sigo con la lista de Juan, cada uno que esté atento y se dará cuenta de lo que ocurre. No existe en la actualidad  ánimo de regular, sólo el de prohibir. Tampoco es que haya que dar rienda suelta a todo antojo, apetencia u ocurrencia, ¡pero esto que se nos avecina…!

Juan Soldado en ningún caso pone en duda todos los argumentos prohibicionistas, pues algunos quizás sean razonables, pero el sentido común, la tradición y la fuerza de la mayoría también son argumentos a tener en cuenta. ¿Por qué un 10/20 % ha de imponer sus planteamientos a un 80/90 %?

Lo que quiere Juan Soldado es que le convenzan con argumentos razonables. En absoluto está de acuerdo con la nueva moda de la recogida de firmas, de forma impersonal, con argumentos a veces maniqueos , solicitando la  aprobación de leyes que prohíban lo que un grupo determinado estima. Pues no, dice Juan, y habrá que negarse a tanto pensamiento inquisitorial como se nos avecina. Hay que hacer más pedagogía sobre las normas de convivencia y dejarse de tanta prohibición, porque, como dice él, “si sabemos cómo debemos proceder, nada nos está prohibido”.

Disfruten, sean felices.

Andrés Manrique.

Teniente (R.)

Blog generaldavila.com

 

 

20 pensamientos en “Prohibiciones…. Andrés Manrique.- Teniente (R)

  1. Mi querido teniente, puro sentido común… permíteme una gracieta: la pega puede estar en que el sentido común debía ser de color verde y algún burro se lo comió.
    Un abrazo

    Me gusta

  2. Mi Teniente, así es, y creo que esto es más o menos como este otro dicho de una persona que no es académica, ni nada que se le parezca; porque ahí está uno de los males que tenemos desde siempre. Ya que hay personas con estudios que son completamente idiotas, y otras que sin ser muy cultas son más razonables y sobre todo respetuosas al derecho ajeno; aunque ahora sea con mayor idiotez en el estudioso y el ignorante. ¡¡¡Lo peor del imbécil, No es el hecho de que se crea inteligente, lo más malo es que a las personas normales las trate de GI-LI-PO-LLAS como se viene dando en muchos casos, y todo ello sin que nadie ponga freno a estas estupideces. Por eso estamos como nos ven y nos vemos.

    Mientras tanto, Juan Soldado se tendrá que ir comiendo el coraje, rumiarlo, digerirlo y calladito aunque se queme las tripas con el hervor de la sangre;
    porque lo pueden expulsar por fascista y dictador. Aunque. También puede dar el paso que le exigen sus deberes, y ahí se tengan que tragar los dichos y males que vienen haciendo “los llamados honorables y libertadores del pueblo oprimido” contra el conjunto de esta Nación llamada ESPAÑA..
    Atentamente: Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  3. Don Francisco, me alegro que le haya gustado. Siga por aquí, no nos deje.
    Don Emilio, mi coronel, efectivamente echamos de menos ese sentido común.
    Don Ramón, espero que Juan Soldado se pronuncie próximamente sobre esa forma de tildar a la gente que no piensa igual que aquellos que incumplen la Ley.
    Gracias por estar aquí.

    Me gusta

  4. Buenos días, mi Teniente:

    Cierto lo que expone, con claridad meridiana. Gracias,
    Un afectuoso saludo.

    Josefa Lopez del Moral beltran

    Me gusta

  5. Y, adaptándonos a la realidad pura y dura, estoy seguro, como compañero veterano de Juan soldado que soy… que él estará de acuerdo en reclamar que se prohíba a los partidos independentistas presentarse a las elecciones para impedir que trabajen en favor de la ruptura de España desde dentro de las instituciones, porque en nuestro ordenamiento jurídico no existe una alusión específica a la prohibición o limitación de partidos políticos que vayan contra la soberanía o la unidad nacional; y, además, prohibir programas electorales que no se ajusten a la legalidad. Por ello es bueno que el Estado de derecho tenga mecanismos para reforzarse y evitar que estas situaciones vuelvan a pasar en el futuro, futuro que Juan soldado seguro ve
    incierto y preocupante.
    Pedro Motas

    Le gusta a 2 personas

  6. Ante la sinrazón que nos rodea, Juan Soldado piensa. Y si acatamos las normas, no son necesarias tantas prohibiciones.
    Enhorabuena Teniente Manrique por el artículo.

    Me gusta

  7. Don Pedro, Juan Soldado sabe de las restricciones legales que existen en otros países sobre lo que usted comenta y por ello se asombra de lo masoquistas que podemos llegar a ser los españoles. Exceso de “garantismo” en todo……así nos va en estos momentos…..y en otros futuros si no lo remediamos.

    Me gusta

  8. Absolutamente de acuerdo mi Teniente.
    Demasiadas prohibiciones para los ciudadanos de a pie.
    En contraposición a los mundos de Yupi en el que viven los políticos y sus sectores favorecidos.

    Demasiadas prohibiciones en la actualidad,
    menos felicidad y sosiego que antaño.
    Precisamente ayer hablábamos en casa de cómo el país a perdido la alegría en las últimas décadas.

    Saludos y gracias.

    Le gusta a 1 persona

  9. Muchas gracias, mi Teniente, por la mención a todas estas libertades perdidas que debemos recuperar. Nos llega fuerte y claro su mensaje, aunque aquí escribe un civil que nada sabe de vida militar, excepto haber llegado a admirarla.

    Le gusta a 1 persona

  10. Gracias y a sus órdenes, mi Teniente. ¡Qué sería de España a estas horas si no estuviera mayoritariamente habitada por personas llamadas Juan Soldado!.Lo malo es que lo están acosando y acorralando desde tantos frentes a la vez, incluso desde su propia casa, y de forma tan brutal y sistemática, sin darle cuartel, que in extrenis y en ejercicio de legítima defensa, tenga que rebelarse contra sí mismo. Todo aguante tiene un límite cuando la propia vida está en riesgo.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  11. Mi querido Teniente, he leido con toda mi atención su artículo, Le felicito.

    En España estamos viviendo una etapa donde el rencor y el ímpetu por derribar todo lo construido, desde 1978, se viene superando día a día.

    Y como a mi edad tener complejos es una soberana estupidez, no tengo inconveniente de decir a los cuatro vientos algo que es de primero de básica:
    La izquierda no olvida que no pudo imponer en 1936 su gobierno, del rencor, del asesinato, de la persecución, que con tanto ahinco persiguió, y lamentablemente, parece que sigue en ello.

    Recientemente he leido el libro “1936 Fraude y Violencia en las elcciones del Frente Popular” y compararlo con la situación actual tiene bastante similitud. Sinceramente lapidario. El odio está presente en “el otro lado”.

    Dice Juan Soldado “¿Por qué un 10/20 % ha de imponer sus planteamientos a un 80/90 %?”, y no puede haber respuesta alternativa a la “que la osadía y el odio de unos y la cobardía e indolencia de otros lo propician.”

    Hace un par de noches, en el programa de Debate del Canal 24 Horas, una mujer, que ocupa un alto cargo en el PSOE mantenía con un desparpajo fuera de lo común “que a ella no les constaba ni un solo caso de manipulación en la enseñanza en Cataluña”. El vómito llegó casi a sobrepasarme. ¿es esta la fuerza politica que va a ayudar al Gobierno?, ¿Con que aliados se pretende defender a España?.

    Lamentablemente España cuenta con muy pocos políticos, pero con una enorme cantidad de ciudadanos que esperan un gesto, una invitación, para acabar con esta situación tan dolorosa.
    Lo han demostrado hace unas escasas semanas en la gran manifestación de Barcelona.

    Una de mis citas favoritas está plagiada de Shakespeare, concretamente en su obra grandiosa Hamlet, y más concretamente en el Acto Tercero, escena primera, cuando el Príncipe de Dinamarca reflexionaba con el famoso “ser o no ser”, concretamente me refiero a esa parte donde exclama “Tomar las armas contra un piélago de calamidades y haciéndoles frente acabar con ellas”. Eso es lo que tiene que hacer el pueblo español, haciendo uso de su más valiosa arma: EL VOTO en las elecciones. Dejar de contemporizar y aferrarse al mal menor.

    Prohibir, mi estimado Teniente, es amordazar al pueblo, para imponer las estrategias del político que busca afanosamente su manteniento económico y sus cuestionables ideas.

    ¿Cómo es posible que se permita a verdaderos indigentes intelectuales que nos dirijan, a cambio de grandes prebendas sociales y económicas?. ¡Ya está bien!

    El ciudadano honesto, que es la inmesa mayoría de los españoles, tiene que alzar su voz.
    Y entre todos debemos buscar esa CAJA DE RESONANCIA en el que estalle nuestra protesta. Nada de prohibir porque sí.

    Dominan la educación y los medios de comunicación. Y con eso, “los prohibidores” nos dominan.

    Y, permítame, mi Teniente: ¡ya está bien!

    Un afectuoso saludo, y discúlpeme la extensión de estas lineas. Solo busco lo mejor para España.

    Me gusta

  12. Don Emilio, en muchos, muchos temas Juan Soldado también grita ¡Ya está bien!
    No tiene nada de lo que disculparse. Siga por aquí y contamos con sus comentarios.
    Gracias Don Emilio.

    Me gusta

  13. Don Francisco, me alegro que le haya gustado.
    Don Emilio, mi coronel, efectivamente echamos de menos ese sentido común.
    Don Ramón espero que Juan Soldado se pronuncie próximamente sobre esa forma de tildar a la gente que no piensa igual que aquellos que incumplen la ley.
    Gracias por estar aquí.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s