¡Más madera! Andrés Manrique.

En la película “Los Hermanos Marx en el oeste”,  los protagonistas emprenden un viaje en tren en el que la locomotora de vapor se queda sin madera que echar a la caldera, pero estos anárquicos y surrealistas cómicos encuentran la solución deshaciendo los vagones -construidos de tal material- para así alimentar a la locomotora. Emplean la madera del tren aunque suponga destrozarlo. En una de las escenas escuchamos a Groucho gritar “¡Traed madera, necesitamos más madera!”. El tren sí llegó al destino pero como el Gallo de Morón, desplumado.

Esperemos que esta solución “marxista” no sea una metáfora a la situación por la que pueda atravesar nuestra economía y más en concreto nuestro Estado del Bienestar.

Juan Soldado encaramado ya en su simbólica atalaya, desde la que contempla y fiscaliza la vida, ve con enorme satisfacción  el catálogo de propuestas a las que parece ser que tiene derecho en virtud del desarrollo de esto que se viene llamando Estado del Bienestar, derecho social incluido dentro de los Derechos Humanos, lo que quiere decir que son de obligado desarrollo y cumplimiento. Nada, nada, adelante con ello.

Juan Soldado recuerda que antes se llamaba Asistencia Social e iba dirigida a los más desfavorecidos aunque en ningún caso contemplaba tal dimensión de apoyo como la actual. Pensiones, sanidad, desempleo, dependencia, ayuda a la familia, educación, cultura, diversos servicios públicos y sociales para el conjunto de los ciudadanos, etcétera.

Recordemos que las bases del Estado de Bienestar español se encuentran en el período 1964-75(la Ley de Bases de la Seguridad Social es de 1963), aunque tampoco se empezaba de cero. A partir de la etapa democrática y décadas después con el desarrollo de la economía, fruto de nuestro ingreso en el Mercado Común Europeo y otros actores, se universaliza el mismo, lo cual no quiere decir que no existiera con anterioridad a esta etapa ningún tipo de apoyo social.

Juan Soldado ve similitud de todo ello con la comedia francesa de Molière, “El Burgués Gentilhombre”, cuyo personaje se dio cuenta que llevaba cuarenta años hablando en prosa sin saberlo. Esto les pasa a muchos españoles. Y es que parece ser que no ha existido civilización en España desde la prehistoria hasta el año 1975.

Por otra parte, este  Estado del Bienestar ofrece cada vez más prestaciones y a su amparo se apuntan cada vez más demandantes. Pues nada café para todos. Café, zumo natural, cereales, tostadas con chorrito de aceite, algo de frutas, que no falten proteínas como el jamón york –mejor pavo-, todo halal, kosher o lo que se tercie para ser inclusivo. Claro que para hacer frente a estos gastos tendremos que echar mano de la fórmula de los “marxistas” Groucho, Harpo y Zeppo, es decir tendremos que ir quemando vagones para que no se detenga este atestado convoy.

“Más madera”

 Un saludo a todos.

Andrés Manrique. Teniente (r)

Blog: generaldavila.com

Las elecciones. Andrés Manrique.

En la vorágine de elecciones en este dos mil diecinueve y una vez terminada esta primera fase de las “generales” nos dimos cuenta de que disuelta nuestra cámara de representantes públicos hemos asistido a un reparto de los mismos por toda la geografía nacional hasta colocarlos en las listas provinciales según las expectativas de voto en cada circunscripción. ¿En cuál? ¡Da igual! ¡Qué más da! De esta forma a Don José, natural de Jerez de la Frontera, le pusieron de número uno en las listas por Zaragoza. Doña Pepa, maña ella, la presentaron por Ávila.

Juan Soldado se pregunta si Doña Pepa sabe algo de los problemas agrícolas de la comarca abulense de La Moraña o de la planta de vehículos Nissan. Pero vino a su ciudad a hacer campaña, a hacerse una foto en la muralla y a degustar unas yemas de Santa Teresa y ¡ya está! Luego ya si eso se enterará de todo.Todos ellos deberían ser conocidos por los electores, por los ciudadanos. No solo es que doña Pepa no conozca Ávila sino que ningún abulense la conoce a ella, persona en la que depositan su confianza para que resuelva sus problemas.

Pues nada, a por las siguientes elecciones. Ahora tocan las comunidades autónomas y en paralelo las municipales. De estas no solo saldrán ediles sino también los representantes en las Diputaciones Provinciales, instituciones claves en la administración territorial, pero que no los elegimos nosotros.Por aclarar esto. Los diputados provinciales no son elegidos directamente en las urnas sino que se designan  mediante una complicada maniobra indirecta. Son los concejales de cada partido judicial quienes elegirán entre ellos, ayudados también por la Ley D´Hont,  a los que vayan a ser diputados provinciales ¡Olé! ¡Ya está!, entre ellos.

No debemos olvidarnos de las “europeas”. En ellas se eligen a quienes nos representarán en el Parlamento Europeo. Cincuenta y cuatro españoles de setecientos cincuenta y uno en total (sin Brexit). En tal foro hemos depositado gran parte de nuestra soberanía. Como a muchos no les gusta este concepto, hablan de soberanía supranacional europea. Vale. La mayoría de las decisiones sobre economía se toman allí. ¿Alguien nos informa de su actividad? ¿Dónde están los programas para las elecciones europeas? ¡Ah, en Internet!, como si en las zonas rurales la cobertura wifi estuviera generalizada. Trece millones de viviendas carecen de acceso a la Red.

Juan Soldado se indigna con aquellos cuya ética les permite defender a una candidata que cumplió condena por asesinato y reniegan del que después de una vida dedicado a la empresa  decide compartir su experiencia o del militar con prestigio que dio el paso adelante para dedicarse al tema público. ¡Cómo es posible esto! ¡Qué os pasa españoles, qué os pasa! ¡Qué doble moral es esta! No se trata de derechas o izquierdas, ese trata de decencia.

Resumiendo. Tanto en las elecciones generales como en las municipales, autonómicas y europeas nos colocan a candidatos que ni son de nuestra demarcación o entorno próximo, ni conocen nuestros problemas de primera mano, ni los conocemos a ellos. Los programas electorales ya no se imprimen, de tal forma que si queremos saber el contenido de las propuestas tendremos que acudir a los mítines, lo que resta privacidad a nuestras opciones, o tendremos que consultar en Internet, quien tenga acceso. Se me olvidaba, también podemos informarnos en los debates televisivos. Perdón, ya sé que no es momento de bromas, pero tenía que decirlo, es otra opción.

Juan Soldado tiene la sensación de que le están tomando el pelo, aun así cumplirá con su obligación de ciudadano.

Un saludo.

Andrés Manrique.Teniente (r)

Blog: generaldavila.com

22 mayo 2019

Nuestros defectos, según “ellos”.- Andrés Manrique.-Teniente (R)

Estamos tan acostumbrados a nuestros defectos que ya no los vemos. Eso nos dicen ellos. ¿Será verdad?

Ha tenido que venir una nueva generación para decirnos cuán equivocados hemos estado a lo largo de nuestra vida, cuántos han sido nuestros errores y cuán acertados están ellos. ¡Han venido a redimirnos!

Según ellos, somos herederos de etapas anteriores. Conformistas del pasado que no hemos sabido construir un universo de libertades, sus libertades. También nos explican que hemos vivido en un sistema opresor de mentes y de conciencias, manipulados por un sistema social y económico perverso. ¡Toma ya!

Juan Soldado deduce que el mundo ha comenzado a girar con ellos, nada había hasta ahora, todo era un erial que ellos transformarán en un verdadero vergel. No había civilización anterior a ellos. Los más extremistas abogan por la instauración de “su sistema”aun empleando la violencia revolucionaria, de la que no reniegan.

De momento solo han demostrado que son verdaderos maestros en sacar a la palestra nacional odios olvidados y ambiciones egoístas. El capitalismo -poder, influencia, chalets-  es malo en los demás, no en ellos.Qué desgracia para estas nuevas generaciones desagradecidas el que rehúyan de las enseñanzas de sus predecesores. Se erigen en nuestros nuevos salvadores, son altivos, engreídos y orgullosos.Se obstinan en querer darnos lecciones. Qué experiencia vital pueden aportan personas que sobrepasan con apuros los cuarenta.

La Transición con sus aciertos y errores supuso el tránsito pacífico entre dos sistemas políticos diametralmente opuestos. Nunca valorarán esto de forma sosegada y si por ellos fuera hubiéramos vuelto de  nuevo a los garrotazos y al conflicto, lugar donde ellos se realizan personal y políticamente. Reniegan del pasado con el brazo y  puño en alto.

Después de la Transición, y con la ayuda de la CEE (hoy UE), hubo otro “boom” económico en España del que se ha visto favorecida esta  generación narcisista, generación del asfalto y del agua caliente, generación del padre-amigo. No han de olvidarse que ese milagro se produjo gracias al esfuerzo y trabajo de sus abuelos y progenitores

Juan Soldado se felicita por la generación que le ha tocado vivir y no se deja engañar por ellos. No tiene que pedir perdón a nadie ni por nada. Nunca sufrió ninguna notable sanción por su conducta pública o privada. Jamás echó en falta ridículas libertades que se cacarean en la actualidad sin ninguna obligación como contrapartida.

Juan Soldado sabe que ha tenido suerte en su vida, pues de haber gobernado estos autoritarios, que huyen de la corbata y del jabón, habría probado las comodidades de Soto del Real. Nos hablan de libertades pero a la vez nos prohíben lo que ellos consideran oportuno.

Juan Soldado tiene mucho que agradecer a su familia y entorno por haberle dejado vivir una infancia que, aun cuando probara los sinsabores de la zapatilla materna y la quemazón de orejas por los buenos consejos de su padre, no le ha supuesto ningún tipo de trauma para conducirse a lo largo de su vida.

Es evidente que sí hemos tenidos errores. El principal es no haberlos sabido educar a “ellos” de otra manera.

Un saludo.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog. generaldavila.com

La Bandera, nuestra bandera. Andrés Manrique.

Claro que  hay muchos desaprensivos, ladrones y saqueadores de las arcas públicas de la nación que enarbolan con euforia nuestra Bandera, pero esos comportamientos no la desacreditan, solo se califican ellos mismos.

Claro que  hay falsos patriotas, patriotas de pacotilla que se envuelven en la Bandera para cometer sus desmanes.Ser patriota  no es envolverse en la Bandera de España, pero descalificar a todo el que exhibe nuestro símbolo máximo y constitucional es caer en una injusta y despreciable simplificación.

Juan Soldado está cansado de demagógicas descalificaciones por sentirse, de forma natural, español y portar sus símbolos.Parece que esgrimir cualquier símbolo es hacer uso de la libertad de expresión pero hacerlo con la Bandera de España es un síntoma de una mentalidad opresora. ¡Venga ya hombre!

Basta ya de tópicos partidistas interesados.Por más que a muchos les pese, la Bandera española acoge a todas las sensibilidades e ideologías porque España es un país plural, de los más tolerantes en la actualidad. Quizás eso es parte del problema, nuestro exceso de tolerancia con los intolerantes.

Juan Soldado constata día a día que hay organizaciones públicas, pagadas con dinero de todos,que son las primeras en ignorar y despreciar nuestra bandera en sus manifestaciones callejeras, bien sean por la sanidad o enseñanza, contra la fiesta nacional, contra la caza, contra ciertas creencias religiosas o cualquier otro tipo de reivindicación por lo que toque. Siempre hacen  ondear símbolos que no representan a todos los ciudadanos. Siempre se olvidan de la que representa al conjunto de los ciudadanos españoles a los que dicen defender. ¡Falsos!

Juan Soldado ha visto en estas manifestaciones callejeras incluso banderas y simbología de la extinta URSS, la cual parece ser que para ellos fue un símbolo de libertades de todo tipo, ¿sabrán algo de historia? Políticos que posan con camisetas cuyo logo es “DDR”, República  Democrática Alemana, que como ya sabemos fue de todo menos democrática. Otros que dicen “yo no puedo usar la bandera rojigualda”. ¿En qué mundo viven? ¡Hipócritas!

Juan Soldado les recuerda que la Bandera es de todos y nadie puede considerarla como ajena. Vale ya de pamplinas. A esos representantes o agentes públicos, o como quieran llamarse, debería de caérseles la cara de vergüenza cuando buscan siempre algún argumento para desacreditarla y despreciarla.Vaya para todos ellos nuestro recíproco sentimiento. ¡Traidores!

Un saludo.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

4 marzo 2019

El Valle de los Caídos. Andrés Manrique Gutiérrez. – Teniente (R.)

Ándense con cautela aquellos que desean fervientemente despolitizar determinados asuntos porque lo más que pueden conseguir es politizarlos aún más. Hablamos del Valle de los Caídos.

Alguien en su sano juicio puede pensar que aunque se trasladen de lugar los restos del General Franco va a cambiar en algo el carácter del monumento del valle de Cuelgamuros. En absoluto, siempre estará ligado al anterior Jefe de Estado, aunque la Basílica no estuviera en principio ideada para su uso como mausoleo del mismo.

Alguien en su sano juicio no se da cuenta de que allá donde sean inhumados de nuevo sus restos, se convertirá en “lugar público” de peregrinación, se quiera o no. Siempre habrá españoles que lo visitarán para rendirle “su” homenaje. Y además, ¿eso se puede evitar, se puede prohibir?

Juan Soldado sabe que quienes sacan a la palestra política anteriores etapas alentando a odios hibernados, obtendrán el efecto contrario al que persiguen. Lo veremos todos-dice-. No se pueden sembrar ni abonar odios constantemente.

El Valle de los Caídos es y será siempre un símbolo.Se encontraba en el recuerdo y en la ruta histórica de algunos operadores turísticos que hacían coincidir esa “tournée” con la de El Monasterio de El Escoria, que por cierto, ambos lugares son visita obligada para quienes quieran conocer nuestra historia.  Desgraciadamente la etapa con la que se asocia al Valle, y el significado del propio monumento, apenas es estudiada por nuestros jóvenes, para  júbilo de unos y tristeza de otros.

Bueno pues a día de hoy  a pesar las propuestas cíclicas y obsesivas de algunos, “El Valle”está viviendo su renacimiento. Patrimonio Nacional (su administrador) se frota las manos por la afluencia a la Basílica y el aumento de  sus ingresos.Todo comenzó con el inicio del proceso de exhumación de los restos del General. El Gobierno se  metió en un jardín del que no había previsto su salida. No se puede hacer más el ridículo con el anuncio a bombo y platillo de las fechas para que al final todo quede prácticamente como al principio. Este Gobierno saliente no lo consiguió.

Juan Soldado: “Sr. Ex Presidente, lo que sí consiguió usted fue dar lustre a lo que ya era un símbolo, esto siempre alguien se lo agradecerá, no tenga la menor duda, y ya veremos al final la legalidad de todo este asunto. Consiguió usted lo contrario de su propuesta. ¡Qué artista!”

Juan Soldado lo que va echando en falta es que los antimonárquicos -por su coherencia- propongan el derribo del Monasterio de El Escorial por albergar en su cripta o Panteón de Reyes las tumbas de Austrias y Borbones que reinaron en España. ¡Todo es posible en esta España actual!

Juan Soldado sabe que nuestros vecinos nunca harían eso con el Palacio parisino de los Inválidos, lugar donde se encuentran los restos de Napoleón Bonaparte autor del golpe de estado que, a la postre,  lo convirtió en Emperador.  Y es que los franceses sí que tienen sentido de Estado y no reniegan de su historia.

Juan Soldado sabe que  el devenir de las naciones no se ha hecho través de la poesía. Todos  los personajes históricos o comunes tuvieron, tienen y tendrán sus luces y sus sombras, pero desgraciadamente España nunca ve las luces.Tan importante como analizar las consecuencias que haya tenido cualquier hecho histórico ante el que nos enfrentemos es analizar sus causas. Pero no, aquí no hacemos ese esfuerzo.

 Juan Soldado se pregunta si hay alguien por ahí en su sano juicio.

Ansí pasaron los meses,

Y vino el año siguiente,

Ylas cosas igualmente

Siguieron del mesmo modo:

Adrede parece todo

Para aburrir a la gente.

Martín Fierro.

José Hernández.

Haya paz. Un saludo.

 Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

21 febrero 2019

No hay forma de aplicar la Ley. Andrés Manrique

La Bandera de España simboliza la nación, es signo de la soberanía, independencia, unidad e integridad de la Patria y representa los valores superiores expresados en la Constitución

[Ley 28 oct 1981 que regula el uso de la Bandera…]

Con esta definición -con la que ya sería más que suficiente-, con esta Ley que la ampara y protege ¿se puede seguir insultándola sin que nada le ocurra al infractor? Esto debería de ser un planteamiento, una pregunta retórica y una respuesta más que obvia, pero todos sabemos que no es así.

Parece que no hay forma de aplicar el Código Penal en España. Cuando alguien infringe una Ley todo son argumentos para poner en duda la legitimidad de la misma. O está obsoleta, o los valores de la sociedad cambiaron, o las pruebas no son lo suficientemente contundentes, o ya prescribió el delito en la espera del juicio oral, o vaya usted a saber qué.

Se busca el contexto en el que se produjo la falta o delito. Se indagan, investigan y exploran los posibles atenuantes, cuando no eximentes, pero el caso es que al final el presunto infractor se va de rositas.Eso lo sabemos todos.

Este presunto infractor del que hablamos es siempre el mismo, aquel que insulta a España y nuestros símbolos, se mofa de nuestra religión y nuestras costumbres amparándose siempre en la tan manoseada libertad de expresión. Parece como si hasta ahora no hubiéramos podido expresarnos en libertad o viviéramos en una situación irrespirable de tiranía o esclavitud y en realidad lo que ocurre es que antes -no hace tanto- éramos más respetuosos en todo.

El insulto, la ofensa y la mofa están a la luz del día sin importar sobre quien recaiga la burla. Raperos y humoristas profesionales pueden vomitar insultos con absoluta impunidad pues siempre habrá quien vea flecos o fallos en la normativa que regula el respeto a los demás. Siempre habrá seudoperiodistas que salgan en su amparo y siempre habrá políticos que armaran la marimorena en defensa de lo indefendible.

Injurias a la religión o a nuestra monarquía es libertad de expresión pero por un piropo puedes ir a la cárcel y una mirada de soslayo en lugar público es considerada como acoso por nuestra rancia educación patriarcal.

Juan Soldado sabe de  la dificultad para aplicar las sanciones previstas pues es necesario demostrar que se actúa con “ánimo de injuriar”, que existe un “dolo específico de ofender”, que haya “publicidad como requisito imprescindible”, etcétera.

En definitiva un sinfín de garantías para el infractor que en el caso hipotético de sufrir una leve sanción apelará a instancias superiores que le harán llegar hasta el Tribunal de Derechos Humanos con lo que habrá conseguido sus meses de gloria con la publicidad que le dan los medios informativos y le convertirán en héroe nacional.

Esto es lo que hay.

Haya paz. Un saludo a todos.

Andrés ManriqueTeniente (R.)

Blog: generaldavila.com

25 enero 2019

Sobre retribuciones en las FFAA. Andrés Manrique Gutiérrez. – Teniente (R.)

Del sueldo nada les cuento,
porque andaba disparando;
nosotros de cuando en cuando
solíamos ladrar de pobres:
nunca llegaban los cobres
que se estaban aguardando.

El gaucho Martín Fierro.- José Hernández (1872)

Alguien lo dijo ya con anterioridad, según el Observatorio de la Vida Militar, los miembros de las FFAA son “los servidores públicos peor pagados de España”.

 Juan Soldado sabe que es de mal gusto hablar de dineros, salarios y retribuciones, y más si es públicamente, pero alguna vez había que hacerlo. Los miembros de las FFAA nunca lo hicieron y así les va, aguantando cada día que pasa agravios comparativos con respecto a otros colectivos. Colectivos que sí tienen quien dé la cara por ellos en estos temas y en otros muchos.

Cierto es que pueden ejercer de la iniciativa como derecho de plantear, a título individual, cualquier tipo de actuación, incluida la modificación de normativa relativa al régimen de personal y las condiciones de vida, pero no nos engañemos en esto pues el militar siempre tuvo su mirada en otros asuntos y con el convencimiento de que alguien se preocuparía por resolvérselo.

El militar, lo es las veinticuatro horas del día, los trescientos sesenta y cinco días del año. La disposición permanente para defender a España, incluso con la entrega de la vida cuando fuera necesario es algo grabado a fuego en sus corazones, el militar, lo sabe y lo asume, pero eso no es óbice para que no esté compensada esa disposición de una manera justa y proporcional.

La milicia tiene sus asociaciones que manifiestan determinadas situaciones de sus miembros pero que no tienen la capacidad de  negociación. Para empezar, los miembros de las fuerzas armadas tanto en activo como en reserva,  necesitan que sea su ministerio el primero que los defienda y que no emplee el comodín de siempre, el de la disciplina, lo disciplinados que son los militares, que lo son, y la austeridad que los caracteriza, que también.

Se dotó a las Fuerzas Armadas de la Ley de Derechos y Deberes de los militares -de 2011- para la defensa de sus intereses profesionales. En la misma se estipula la posibilidad de presentar iniciativas y propuestas sobre temas referidos a su ámbito profesional y protección social, pero su utilidad en la resolución de temas crematísticos es prácticamente nula hasta la fecha.

Es necesario atender, como así ocurre en los ejércitos de las naciones de nuestro entorno, a las iniciativas relativas al régimen de personal y a las condiciones de vida que pueda plantear el militar a título particular o a través de sus asociaciones, con voz en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas que es el órgano interlocutor con el Ministerio de Defensa. Las iniciativas a título particular no han de ser interpretadas como quejas, algo que se aparta del espíritu de la milicia y las de las asociaciones militares, que se canalizan a través de los órganos legales,carecen de fuerza de obligar. No existe negociación o convenio alguno y todo depende de voluntades y de los restos del presupuesto.

Juan Soldado pide hoy disculpas por personalizar en estas escasas líneas las preocupaciones de su colectivo. Colectivo dependiente de los altos órganos de la administración central y no como otros que por la descentralización administrativa de la nación siempre se ven más favorecidos.

No obstante, la milicia acata y cumple.

Un saludo a todos.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com