El pendón de Castilla en África La ubicación de Sta. Cruz de Mar Pequeña. Andrés Manrique.

La Torre de Santa Cruz de Mar Pequeña es el lugar donde por primera vez ondeó el Pendón de Castilla en África. Dato este al que en pocas ocasiones se le ha dado importancia. Construida por Diego García de Herrera, ondeó allá por 1478 (dieciocho años antes que en Melilla). Este emplazamiento se sitúa frente a las Islas Canarias y hoy es denominado como Laguna Naila, Khenifiss o Puerto Cansado, a pocos kilómetros al norte de Cabo Juby (hoy Tarfaya, Marruecos).

El estandarte o enseña que ondeó fuebcon toda probabilidad el de la Orden Real de la Banda de Castilla fundada por Alfonso XI en 1332 pues, según prestigiosos  historiadores,constituyó hasta ya entrado el siglo XVI la principal divisa de los reyes castellanos.

Este pendón “Fue utilizado por todos los monarcas de Castilla hasta Carlos I.  Consistió, desde el reinado de Enrique IV, en una bandera de color rojizo, siendo probablemente púrpura escarlata, con una banda dorada engolada de cabezas de dragantes del mismo color.En sus inicios también los había con dragantes blancos con la banda negra.”

La Real Orden de la Banda de Castilla es la más antigua de las órdenes de caballería. Con ella el monarca distinguía a sus guerreros, de linaje, que hubieran destacado en un hecho de armas contra los musulmanes, puesto que la tradición guerrera contra el musulmán no se había perdido en la Castilla del S.XIV.

Mucho se podría decir sobre este histórico lugar y su significado para España, como el ya comentado. Se encuentra dentro del Parque Nacional Khenifiss y hasta los restos de la torre se puede acceder andando a través de las dunas o en barca. El significado histórico para España comienzan a dárselo, desde hace unos lustros, algunos estudiosos y curiosos que se acercan por allí.

Historiadores contemporáneos (Zurita, Abreu Galindo, Pierre Cenival, Antonio  María Manrique, Elías Serra, Viera y Clavijo y Rumeu de Armas) dejan claro el error histórico cometido al ubicar esta mencionada torre-fortaleza en el lugar que hoy conocemos como Ifni, ocupado por el Coronel Capaz el seis de abril de 1934 y cuya presencia Española se prolongará hasta 1969. Este error proviene de la infructuosa búsqueda de Santa Cruz de Mar Pequeña, lugar que exigíamos al Sultán marroquí como consecuencia de su derrota contra España en la Guerra de África 1859-1860 (la de O´Donell y Prim). En las capitulaciones del Tratado de Paz de Wad-Ras, que puso fin a la guerra, se exigía un lugar para el establecimiento de pesquerías “[…] como el que España tuvo allí antiguamente”.Pero nadie sabía ni tenía claramente documentado cuál era su ubicación de cuatro siglos atrás.

Optaron por la organización de distintas comisiones mixtas hispano-marroquíes las cuales llevaron a cabo diversas expediciones costeras. Se ayudaron de textos, antiguos testimonios y grandes dosis de paciencia por parte de los españoles.Unas veces se situaba a Santa Cruz de Mar Pequeña en la desembocadura del Ifni (Cesáreo Fernández Duro), otras en la desembocadura del río Chebeica (Alcalá Galiano), Coello en la desembocadura del río Nun, otros en la desembocadura del río Dráa, en la del Asaka, etc.La negativa y la dilación eran las formas de actuación de los agentes del Sultán.

El lugar correcto era la bahía de Puerto Cansado, magnífica ensenada situada a unos 45 kilómetros al NE de Cabo Juby (hoy Tarfaya, localidad del sur de Marruecos), protegida del fuerte mar por una barra de arena y con escasa profundidad en marea baja.Las mencionadas comisiones no fueron capaces de ponerse de acuerdo ni de determinar este lugar. Más por premura de tiempo y presión francesa que por precisión, se estableció, 74 años después y con error, que Ifni era el lugar.Grave error.

La existencia de esta torre-fortaleza y su inequívoca ubicación quedan hoy fuera de toda duda.

“[…] Fue concebida como cabeza de puente para los planes de expansión de la Corona de Castilla en África Occidental y al mismo tiempo como factoría comercial abierta al tráfico caravanero

“[…] lo cierto es que la torre, después muchos avatares se mantuvo en pie hasta 1527 en que fue totalmente desmantelada y abandonada tras un definitivo ataque de los beréberes… “[…] Después de esta fecha se entra en un túnel del tiempo y Santa Cruz es olvidada por todos.

Antonio Rumeu de Armas. Historiador español.

Pues allí ondeó el Pendón de Castilla por primera vez en África.

Un saludo.

Andrés Manrique.-Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

10 septiembre 2019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pueblo no siempre tiene razón.- ¿Asambleísmo? Andrés Manrique.

¿Todas las ideologías son respetables? Pues no. Para muestra la practicada por Stalin, Hitler, Pol Pot, y demás. ¿Todas las religiones son respetables? Pues no. No todas acatan los derechos humanos. ¿Todas las costumbres son aceptables? Pues no. Aún persisten la esclavitud y la mutilación genital femenina.El pueblo que vota opciones políticas que se saltan la legalidad ¿se equivoca? Evidentemente sí. Muchas de estas aberraciones son apoyadas por el pueblo. ¿Tiene razón el pueblo? Pues no. Empleado aquí este término “razón” en el sentido de “acierto en lo que se hace”.

Los partidos políticos herederos de bandas terroristas con las manos manchadas de sangre siguen en la brega amparándose en la benévola legislación que les da cobijo. Sus acólitos, el pueblo, siguen ahí. Amparaban los crímenes y apoyaban a partidos que daban cobertura a los pistoleros. Lo siguen haciendo. ¿El pueblo tenía razón, no se equivocaba? Evidentemente sí, estaba y está en un error, desde cualquier punto de vista que se contemple.

Años antes de la II GM florecieron en Europa partidos políticos que como resultado de sus ideas y principios llevaron a ésta a desangrarse. Esos partidos, con su demoníaca obsesión y odio racial llevaron a la muerte a millones de personas. Se hicieron con el poder a través del voto del pueblo. Ese pueblo¿no se equivocaba? Evidentemente sí.

Al pueblo del que tanto se habla y manipula hay que instruirle para que tenga solvencia a la hora de tomar sus propias decisiones. El pueblo, los votantes, no siempre tienen razón porque no todo el mundo tiene el mismo nivel de formación e información para decidir según qué cosas. No hablamos aquí del derecho que tienen al sufragio.

Y es que hay muchas formas de hacer creer al pueblo que se encuentra en ese lugar donde la lógica y el razonamiento le llevará a la toma de las mejores decisiones. Uno de esos lugares es la asamblea de ciudadanos. Qué bien suena esto. ¡Ojo! Esta  asamblea puede ser altamente manipulable por un líder carismático, sin escrúpulos o bien peligrosamente dogmático. Puede llevarnos al suicidio colectivo como ocurrió en la Guyana Francesa en 1978 con los miembros de la secta “El templo del pueblo” cuyo abanderado, Jim Jones, era un lunático.

Aquí también tenemos a los que apoyan la democracia asamblearia. Tenemos  partidos políticos cuya organización y decisiones están basadas en el asambleísmo. Cualquier decisión ha de ser tomada por la asamblea popular. A simple vista parece algo de lo más democrático y así lo venden sus líderes, pero hay que saber que no hay nada más manipulable que una asamblea.

Veamos. En la organización y metodología está la clave, solo cuatro ejemplos.  En una asamblea ciudadana, quién establece el orden del día, quién establece los temas a tratar y el sentido de los mismos, quién establece los turnos de palabra e intervenciones. Por otra parte no hay más que introducir a un manipulador o provocador para desprestigiar determinadas propuestas. Luego viene el levantamiento del acta. De la toma de decisiones conjuntas y por votación podrían salir aprobadas las tesis más descalabradas, no hay garantía de lo contrario. Y el pueblo convencido de su buena acción. Como si regir una nación fuera como administrar una comunidad de vecinos.En fin que no seamos inocentes, una asamblea no es lo más democrático con lo que nos podamos encontrar. Las que se formaban en la Puerta del Sol el 15M sí fueron espontáneas, inocentes y sin manipulación hasta que llegaron “los teóricos” a hacerse cargo de la protesta. Después formaron un partido político.

Por resumir. Que se dejen de monsergas y cumplan la Ley; aquí lo que tenemos es una democracia representativa, con los controles establecidos (nunca suficientes, efectivamente) en la que ejercemos nuestra voluntad delegando funciones en aquellas personas que gozan de nuestra confianza y votamos en elecciones libres. Eso sí, habrá que establecer otras reglas para la elección de los candidatos.Los que reniegan del jabón y la corbata nunca estarán de acuerdo en esto, pues ellos justificarán como democrático lo que solo es manipulación. Hay que cimentar nuestra democracia o de lo contrario nos impondrán la suya.

Que no, que el pueblo no necesariamente ha de tener razón siempre, no siempre está acertado, depende de muchos factores.

Un saludo. Andrés Manrique. Teniente (Res.)

Blog: generaldavila.com

30 junio 2019

¡Más madera! Andrés Manrique.

En la película “Los Hermanos Marx en el oeste”,  los protagonistas emprenden un viaje en tren en el que la locomotora de vapor se queda sin madera que echar a la caldera, pero estos anárquicos y surrealistas cómicos encuentran la solución deshaciendo los vagones -construidos de tal material- para así alimentar a la locomotora. Emplean la madera del tren aunque suponga destrozarlo. En una de las escenas escuchamos a Groucho gritar “¡Traed madera, necesitamos más madera!”. El tren sí llegó al destino pero como el Gallo de Morón, desplumado.

Esperemos que esta solución “marxista” no sea una metáfora a la situación por la que pueda atravesar nuestra economía y más en concreto nuestro Estado del Bienestar.

Juan Soldado encaramado ya en su simbólica atalaya, desde la que contempla y fiscaliza la vida, ve con enorme satisfacción  el catálogo de propuestas a las que parece ser que tiene derecho en virtud del desarrollo de esto que se viene llamando Estado del Bienestar, derecho social incluido dentro de los Derechos Humanos, lo que quiere decir que son de obligado desarrollo y cumplimiento. Nada, nada, adelante con ello.

Juan Soldado recuerda que antes se llamaba Asistencia Social e iba dirigida a los más desfavorecidos aunque en ningún caso contemplaba tal dimensión de apoyo como la actual. Pensiones, sanidad, desempleo, dependencia, ayuda a la familia, educación, cultura, diversos servicios públicos y sociales para el conjunto de los ciudadanos, etcétera.

Recordemos que las bases del Estado de Bienestar español se encuentran en el período 1964-75(la Ley de Bases de la Seguridad Social es de 1963), aunque tampoco se empezaba de cero. A partir de la etapa democrática y décadas después con el desarrollo de la economía, fruto de nuestro ingreso en el Mercado Común Europeo y otros actores, se universaliza el mismo, lo cual no quiere decir que no existiera con anterioridad a esta etapa ningún tipo de apoyo social.

Juan Soldado ve similitud de todo ello con la comedia francesa de Molière, “El Burgués Gentilhombre”, cuyo personaje se dio cuenta que llevaba cuarenta años hablando en prosa sin saberlo. Esto les pasa a muchos españoles. Y es que parece ser que no ha existido civilización en España desde la prehistoria hasta el año 1975.

Por otra parte, este  Estado del Bienestar ofrece cada vez más prestaciones y a su amparo se apuntan cada vez más demandantes. Pues nada café para todos. Café, zumo natural, cereales, tostadas con chorrito de aceite, algo de frutas, que no falten proteínas como el jamón york –mejor pavo-, todo halal, kosher o lo que se tercie para ser inclusivo. Claro que para hacer frente a estos gastos tendremos que echar mano de la fórmula de los “marxistas” Groucho, Harpo y Zeppo, es decir tendremos que ir quemando vagones para que no se detenga este atestado convoy.

“Más madera”

 Un saludo a todos.

Andrés Manrique. Teniente (r)

Blog: generaldavila.com

Nuestra defensa. ¿Y en Europa? Andrés Manrique.- Teniente (R.)

Fariseísmo siempre hubo en esto de la militancia “anti”  o en lo que se llamó objeción de conciencia, conceptos estos con los que se arroparon insolidarios y egoístas incapaces de cumplir con sus obligaciones como españoles. No se ofendan aquellos que de forma ética, religiosa o de otra índole se proclamaron como objetores y asumieron la prestación social sustitutoria. Cumplieron.

Muchos de aquellos jóvenes idealistas que alzaron la bandera del antimilitarismo, y que hoy ostentan cargos públicos, no ven mal que nuestros vecinos europeos como Francia, Italia,Lituania, Suecia, etcétera, propongan de nuevo uniformar a sus ciudadanos y retomar el Servicio Militar Obligatorio pero no lo aceptan para España. No, aquí ni hablar, aquí a jugar al mus.

Los mencionados países, y otros muchos, ante el acoso terrorista y el amago y amedrentamiento de sus dementes e imperialistas vecinos les han hecho reflexionar sobre la necesidad de una efectiva defensa nacional. Otros países de nuestro entorno geográfico como Austria, Chipre, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Noruega, Grecia, por poner unos ejemplos, nunca dejaron de hacerlo. Marruecos también ha propuesto la vuelta al Servicio Militar Obligatorio suspendido desde 2007.Aquí no, aquí seguimos jugamos al mus.

Aquellos que rectifican, otros dogmáticos siguen en sus trece, optan hoy por un ejército profesional preparado, bien financiado y dotado de los suficientes medios tecnológicos. Bienvenidos sean. Saben que esa es una buena alternativa a las amenazas contemporáneas.La madurez y la experiencia, siendo conceptos y valores imprescindibles en quienes ostentan algún tipo de responsabilidad, es algo en desuso que contemplan la mayoría de los ciudadanos responsables de nuestra querida España.

Nos hemos convertido en la generación del estado del bienestar, del seguro de vida o de cualquier tipo de seguro que nos dé garantías ante toda eventualidad individual y hemos de ser conscientes de que nada de esto vale sin una eficiente defensa de nuestra nación. Esto es algo que el ciudadano español ve distante al no detectar amenazas. Y las hay.

La crisis económica y los problemas internos han hecho que los españoles se alejen, si no lo estaban ya, del concepto de Defensa. La comodidad y el razonable estado del bienestar del que se disfruta impiden ver cualquier tipo de amenaza. No se le da importancia o no se es consciente de ello. No se trata de explicar mejor nuestra situación sino de empezar a hacerlo.

¿Con la amplitud y dotación de nuestras FFAA actuales somos capaces de afrontar las amenazas que acechan a España? Nuestro JEMAD, que ve imposible volver al Servicio Militar Obligatorio en  nuestra España de hoy, ya se ha expresado en alguna ocasión y cada vez nos deja más intranquilos.

“Los hermanos sean unidos

porque ésa es la ley primera,

tengan unión verdadera,

en cualquier tiempo que sea,

porque si entre ellos pelean

los devoran los de ajuera”

 El gaucho Martín Fierro.-

José Hernández (1872)

Un saludo.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

Nuestros defectos, según “ellos”.- Andrés Manrique.-Teniente (R)

Estamos tan acostumbrados a nuestros defectos que ya no los vemos. Eso nos dicen ellos. ¿Será verdad?

Ha tenido que venir una nueva generación para decirnos cuán equivocados hemos estado a lo largo de nuestra vida, cuántos han sido nuestros errores y cuán acertados están ellos. ¡Han venido a redimirnos!

Según ellos, somos herederos de etapas anteriores. Conformistas del pasado que no hemos sabido construir un universo de libertades, sus libertades. También nos explican que hemos vivido en un sistema opresor de mentes y de conciencias, manipulados por un sistema social y económico perverso. ¡Toma ya!

Juan Soldado deduce que el mundo ha comenzado a girar con ellos, nada había hasta ahora, todo era un erial que ellos transformarán en un verdadero vergel. No había civilización anterior a ellos. Los más extremistas abogan por la instauración de “su sistema”aun empleando la violencia revolucionaria, de la que no reniegan.

De momento solo han demostrado que son verdaderos maestros en sacar a la palestra nacional odios olvidados y ambiciones egoístas. El capitalismo -poder, influencia, chalets-  es malo en los demás, no en ellos.Qué desgracia para estas nuevas generaciones desagradecidas el que rehúyan de las enseñanzas de sus predecesores. Se erigen en nuestros nuevos salvadores, son altivos, engreídos y orgullosos.Se obstinan en querer darnos lecciones. Qué experiencia vital pueden aportan personas que sobrepasan con apuros los cuarenta.

La Transición con sus aciertos y errores supuso el tránsito pacífico entre dos sistemas políticos diametralmente opuestos. Nunca valorarán esto de forma sosegada y si por ellos fuera hubiéramos vuelto de  nuevo a los garrotazos y al conflicto, lugar donde ellos se realizan personal y políticamente. Reniegan del pasado con el brazo y  puño en alto.

Después de la Transición, y con la ayuda de la CEE (hoy UE), hubo otro “boom” económico en España del que se ha visto favorecida esta  generación narcisista, generación del asfalto y del agua caliente, generación del padre-amigo. No han de olvidarse que ese milagro se produjo gracias al esfuerzo y trabajo de sus abuelos y progenitores

Juan Soldado se felicita por la generación que le ha tocado vivir y no se deja engañar por ellos. No tiene que pedir perdón a nadie ni por nada. Nunca sufrió ninguna notable sanción por su conducta pública o privada. Jamás echó en falta ridículas libertades que se cacarean en la actualidad sin ninguna obligación como contrapartida.

Juan Soldado sabe que ha tenido suerte en su vida, pues de haber gobernado estos autoritarios, que huyen de la corbata y del jabón, habría probado las comodidades de Soto del Real. Nos hablan de libertades pero a la vez nos prohíben lo que ellos consideran oportuno.

Juan Soldado tiene mucho que agradecer a su familia y entorno por haberle dejado vivir una infancia que, aun cuando probara los sinsabores de la zapatilla materna y la quemazón de orejas por los buenos consejos de su padre, no le ha supuesto ningún tipo de trauma para conducirse a lo largo de su vida.

Es evidente que sí hemos tenidos errores. El principal es no haberlos sabido educar a “ellos” de otra manera.

Un saludo.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog. generaldavila.com

La Bandera, nuestra bandera. Andrés Manrique.

Claro que  hay muchos desaprensivos, ladrones y saqueadores de las arcas públicas de la nación que enarbolan con euforia nuestra Bandera, pero esos comportamientos no la desacreditan, solo se califican ellos mismos.

Claro que  hay falsos patriotas, patriotas de pacotilla que se envuelven en la Bandera para cometer sus desmanes.Ser patriota  no es envolverse en la Bandera de España, pero descalificar a todo el que exhibe nuestro símbolo máximo y constitucional es caer en una injusta y despreciable simplificación.

Juan Soldado está cansado de demagógicas descalificaciones por sentirse, de forma natural, español y portar sus símbolos.Parece que esgrimir cualquier símbolo es hacer uso de la libertad de expresión pero hacerlo con la Bandera de España es un síntoma de una mentalidad opresora. ¡Venga ya hombre!

Basta ya de tópicos partidistas interesados.Por más que a muchos les pese, la Bandera española acoge a todas las sensibilidades e ideologías porque España es un país plural, de los más tolerantes en la actualidad. Quizás eso es parte del problema, nuestro exceso de tolerancia con los intolerantes.

Juan Soldado constata día a día que hay organizaciones públicas, pagadas con dinero de todos,que son las primeras en ignorar y despreciar nuestra bandera en sus manifestaciones callejeras, bien sean por la sanidad o enseñanza, contra la fiesta nacional, contra la caza, contra ciertas creencias religiosas o cualquier otro tipo de reivindicación por lo que toque. Siempre hacen  ondear símbolos que no representan a todos los ciudadanos. Siempre se olvidan de la que representa al conjunto de los ciudadanos españoles a los que dicen defender. ¡Falsos!

Juan Soldado ha visto en estas manifestaciones callejeras incluso banderas y simbología de la extinta URSS, la cual parece ser que para ellos fue un símbolo de libertades de todo tipo, ¿sabrán algo de historia? Políticos que posan con camisetas cuyo logo es “DDR”, República  Democrática Alemana, que como ya sabemos fue de todo menos democrática. Otros que dicen “yo no puedo usar la bandera rojigualda”. ¿En qué mundo viven? ¡Hipócritas!

Juan Soldado les recuerda que la Bandera es de todos y nadie puede considerarla como ajena. Vale ya de pamplinas. A esos representantes o agentes públicos, o como quieran llamarse, debería de caérseles la cara de vergüenza cuando buscan siempre algún argumento para desacreditarla y despreciarla.Vaya para todos ellos nuestro recíproco sentimiento. ¡Traidores!

Un saludo.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

4 marzo 2019

Que no caigan en el olvido. Andrés Manrique.-Teniente (R.)

Los hombres y mujeres profesionales que componen nuestras Fuerzas Armadas siguen desempeñando con eficacia misiones internacionales de todo tipo fieles a nuestros compromisos y sin olvidarse de la unidad de España. Aprovechemos ahora para recordar estas palabras: “Hemos jurado guardar y hacer guardar la Constitución. Y para nosotros, los militares, todo juramento o promesa constituye una cuestión de honor”. Las FFAA constituyen la herramienta legal que tiene un Estado para cumplir con sus obligaciones de Defensa, de todo tipo.

Hoy nuestras FFAA, como ya se ha dicho, son profesionales pero como sabemos no siempre fue así y los españoles en “edad militar” cumplieron con sus obligaciones tal y como se les exigió en su momento.  Si a ello le añadimos que tales obligaciones tuvieron que cumplirlas en las lejanías de nuestras posesiones africanas, el agradecimiento hacia ellos se multiplica.

Dicho esto, los españoles, con uniforme o sin él, tenemos el deber y la obligación de rendir tributo y reconocimiento constante hacia aquellos soldados que nos precedieron. Es necesario recordarlos, que nadie se olvide de ellos. Aquellos españoles, aquellos soldados del servicio militar obligatorio(SMO), aquellos soldados de reemplazo, han de sentir el calor y el afecto de sus compatriotas.

Siguen existiendo asociaciones de antiguos veteranos de Ifni y del Sahara. Jóvenes entonces a quienes el azar designó para cumplir con sus obligaciones militares a miles de kilómetros de sus hogares.Muchos de aquellos jóvenes una vez llegados al territorio africano engrosaron las filas, ya como voluntarios, en las distintas unidades coloniales. La mayoría de aquellos soldados se sienten hoy en día orgullosos del papel que desempeñaron en un espacio natural que no era el suyo, con una sociedad nativa que desconocían,que les era extraña y no comprendían, pero que, fieles a la normativa vigente en aquellos momentos, supieron cumplir con disciplina y eficacia.

En el libro de nuestra reciente historia de España, son ellos los que han escrito capítulos completos de los que tienen que sentirse orgullosos. El mismo sentimiento que hacia ellos tenemos el resto de españoles. Cumplieron con su deber en circunstancias históricas muy difíciles. Cumplieron con su deber con la herramienta y materiales que se disponían en esos momentos y que no eran inferiores a las posibilidades de la nación. En cualquier caso hay que tener en cuenta que  lo necesario y lo posible no siempre van de la mano, la misión hay que cumplirla con el personal, material y procedimientos disponibles en cada momento.

Recordemos que nuestra etapa militar colonial reciente no fue fácil. La dureza del territorio africano no facilitó la adaptación de nuestros antiguos soldados. Tuvieron que atravesar etapas de paz condicionada, de alertas permanentes y de conflictos armados en los que muchos se dejaron la vida. Aun cuando hay que respetar sus valoraciones críticas subjetivas sobre esa etapa de su vida, todos ellos aprendieron valores hoy prácticamente en desuso como el compañerismo, la lealtad, la disciplina, la austeridad y las carencias de lo que hoy damos por imprescindibles.

No nos empeñemos en calificar aquellos momentos con parámetros actuales, cada etapa histórica tiene sus pros y sus contras, aprendamos de ellas y no caigamos en ejercicios demagógicos de lo que pudo ser y no fue.

Nuevamente desde este medio rendimos homenaje a aquellos soldados de reemplazo (SMO), españoles que, en cumplimiento de la normativa vigente, ofrecieron parte de su juventud en defensa de los compromisos de nuestra nación.

¡¡¡Veteranos de Tropas Nómadas, Policía Territorial del Sahara, Tiradores de Ifni, Legionarios, Paracaidistas, Regulares y demás componentes de las distintas Armas y Servicios, Armada y Ejército del Aire, recibid nuestro agradecimiento. Contad siempre con nuestro reconocimiento, tened en cuenta que no nos olvidamos de vosotros!!!

 Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

26 febrero 2019