La Bandera, nuestra bandera. Andrés Manrique.

Claro que  hay muchos desaprensivos, ladrones y saqueadores de las arcas públicas de la nación que enarbolan con euforia nuestra Bandera, pero esos comportamientos no la desacreditan, solo se califican ellos mismos.

Claro que  hay falsos patriotas, patriotas de pacotilla que se envuelven en la Bandera para cometer sus desmanes.Ser patriota  no es envolverse en la Bandera de España, pero descalificar a todo el que exhibe nuestro símbolo máximo y constitucional es caer en una injusta y despreciable simplificación.

Juan Soldado está cansado de demagógicas descalificaciones por sentirse, de forma natural, español y portar sus símbolos.Parece que esgrimir cualquier símbolo es hacer uso de la libertad de expresión pero hacerlo con la Bandera de España es un síntoma de una mentalidad opresora. ¡Venga ya hombre!

Basta ya de tópicos partidistas interesados.Por más que a muchos les pese, la Bandera española acoge a todas las sensibilidades e ideologías porque España es un país plural, de los más tolerantes en la actualidad. Quizás eso es parte del problema, nuestro exceso de tolerancia con los intolerantes.

Juan Soldado constata día a día que hay organizaciones públicas, pagadas con dinero de todos,que son las primeras en ignorar y despreciar nuestra bandera en sus manifestaciones callejeras, bien sean por la sanidad o enseñanza, contra la fiesta nacional, contra la caza, contra ciertas creencias religiosas o cualquier otro tipo de reivindicación por lo que toque. Siempre hacen  ondear símbolos que no representan a todos los ciudadanos. Siempre se olvidan de la que representa al conjunto de los ciudadanos españoles a los que dicen defender. ¡Falsos!

Juan Soldado ha visto en estas manifestaciones callejeras incluso banderas y simbología de la extinta URSS, la cual parece ser que para ellos fue un símbolo de libertades de todo tipo, ¿sabrán algo de historia? Políticos que posan con camisetas cuyo logo es “DDR”, República  Democrática Alemana, que como ya sabemos fue de todo menos democrática. Otros que dicen “yo no puedo usar la bandera rojigualda”. ¿En qué mundo viven? ¡Hipócritas!

Juan Soldado les recuerda que la Bandera es de todos y nadie puede considerarla como ajena. Vale ya de pamplinas. A esos representantes o agentes públicos, o como quieran llamarse, debería de caérseles la cara de vergüenza cuando buscan siempre algún argumento para desacreditarla y despreciarla.Vaya para todos ellos nuestro recíproco sentimiento. ¡Traidores!

Un saludo.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

4 marzo 2019

14 pensamientos en “La Bandera, nuestra bandera. Andrés Manrique.

  1. Aunque ahora el portar una bandera española, en cualquiera de sus variantes, llaveros, pins, camisetas, gorras etc está en auge, somos muchos los que las portamos desde tiempos lejanos, como orgullosos nos sentimos de ella.
    Unos seremos más patriotas que otros, unos dispuestos a dar más que otros por España, pero en definitiva , españoles convencidos, de que España, es un gran país, una nacion indivisible, y que prefiero que el que porte nuestra bandera, sea lo más fiel a ella, pero lo importante, es que la ciudadanía, vea nuestra bandera, en cass, pechos y cabezas, con esto creo que se consigue un efecto llamada, a que todos nos sintamos más patriotas y españoles.

    Le gusta a 2 personas

  2. Totalmente de acuerdo. Todos los jóvenes deberían volver a realizar el servicio militar obligatorio, por un período de tiempo corto, instructivo, mixto y en contacto con ciudadanos de otras regiones de nuestro Reino de España.
    ¡¡¡ VIVA EL REINO DE ESPAÑA !!!

    Le gusta a 2 personas

  3. La bandera es el orgullo
    que simboliza la Patria
    y dos voces de colores
    que gritan ¡Arriba España!

    La bandera roja y gualda
    es el guión de tu raza
    es la enseña de tu pueblo
    y es el color de tu patria.

    Entre sus pliegues de seda
    se quedará tu palabra
    para que Dios te lo premie
    si la cumples y la guardas.

    Y si tu mueres por ella
    ella será tu mortaja
    tu cuerpo descansará
    en los brazos de la patria.

    Le gusta a 1 persona

  4. Buenas tardes, D, Andrés Manrique:
    Claro como el agua, y acertado al cien por cien su escrito, que comparto.
    Los comentarios muy buenos , cada uno en su estilo.
    Me han gustado y aprendo de todos.. Un saludo..
    Un afectuoso saludo D. Andres Manrique.
    !! Viva España y su Símbolo , la Bandera.. roja y gualda.!!
    Josefa López del Moral Beltrán

    Me gusta

  5. De los dos primeros párrafos no voy a decir nada, no acabo de captarlos del todo, si usted lo dice seguro que es de esa manera, y sin duda son acciones muy reprobables, denunciables y dignas de condenas.
    Por supuesto que estoy harto, como Juan Soldado, de que existan españoles (Mateo) e incluso extranjeros (Pisarelo) a los que moleste tanto mi sentimiento, pasión y sensibilidad, como para realizar ofensas tan ignominiosas a la Bandera, símbolo que cobija a todos los españoles, y aún me exaspera más que lo hagan libremente y sin castigo. Pero me hace sentir bien que se sulfuren al comprobar con qué orgullo hacemos muestra de nuestro sentimiento, portándola en pulseras, en balcones y en todos los sitios, porque nuestra Bandera es la más hermosa de la Tierra. Por eso me duele cada uno de los agravios que contra ella se cometen y se permiten desde la impunidad del buenismo político, máxime cuando lo hacen con la única intención de ofender a todos los que pensamos que ser español es algo inefable, y es que les fastidia que amemos a nuestra patria.
    Las excusas o argumentos infundados donde justifican sus actos; “libertad, democracia, repugnancia…” son efímeras cortinas de humo que rápidamente se disipan, a nadie con reflexión escapa la realidad, es cierto que somos reacios a manifestarlo, así como también es irrefutable que todos pensamos lo mismo. La realidad, lo que motiva a los enemigos de España simplemente se llama revancha.
    El próximo día que vayamos a las urnas se cumplirán 224 años que los españoles nos cobijamos bajo nuestra Bandera, y ni siquiera la I República renunció o renegó de Ella. Únicamente, y hará 88 años la misma víspera de las urnas, se modificó sin que nadie conozca a ciencia cierta por qué o en base a qué. Después, un clima enrarecido provocó el atropello permanente de las libertades, inseguridad ciudadana total que propició el auge de la violencia callejera y oficiosa de manera indiscriminada, así como la persecución de la Iglesia Católica y otros graves desordenes dividieron España y cebaron un odio que desembocó en la mayor tragedia de un pueblo; Guerra, Postguerra, Aislamiento, pero el esfuerzo titánico de los españoles facilitó el milagro; Recuperación, Transición, Monarquía Parlamentaria. Lástima que no han resultado suficiente 80 años para desraizar el odio de una de las partes, y así al brotar de nuevo después de tanto tiempo conseguirá despertar el rencor olvidado de la otra mitad,retrocederemos hasta volver al punto de partida. Dios no lo quiere y pone en nuestras manos, en forma de papeleta, poder evitarlo. ¡VIVA ESPAÑA¡ y ¡VIVA SU BANDERA¡

    Me gusta

  6. A las órdenes de Vd., mi Teniente.

    Todo se resume en lo que ya se apunta más arriba, ansias de revancha y venganza de gente ideológicamente herederos de quienes fueron contundentemente vencidos en una guerra que ellos mismos gestaron y provocaron por su ambición incontenible de poder absoluto y dictatorial (Francisco Largo Caballero lo dijo muy claro, “o nosotros y la dictadura del proletariado, o la guerra civil”) al ser incapaces de asumir aquella derrota. Y pasarán no otros ochenta y ocho, sino otros mil años, y sus descendientes seguirán con la misma obsesión que también llevarán en sus genes. El peor y más bochornoso espectáculo, que debería haber sido ya inmediatamente castigado, se ha producido hoy al quemar una efigie del Rey y ponerlo en televisión. Si eso es libertad de expresión, estamos perdidos pues esa y todas las libertades se terminarán el día en que esta gente tenga en sus manos, eso sí, conseguidos “democráticamente” por medio de las urnas, todos los resortes del poder. La bandera para ellos no es más que un instrumento más con el que llamar la atención, chupar cámara y prensa gráfica, y provocar el enfrentamiento.

    Pido a Dios, con mis setenta y siete años, no encontrarme con un espectáculo de este tipo, quemando y ultrajando los símbolos de la Patria o fotos o efigies de S. M. el Rey. Porque no respondo de lo que pueda ocurrir.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA Y SU BANDERA!!!

    Le gusta a 1 persona

  7. ¡Un gran artículo!

    En Cataluña la gente va perdiendo el miedo y nuestra bandera va ondeando, cada vez más, en los balcones de nuestras casas, o se muestra orgullosa en forma de pin, de pulsera… en el pecho y muñecas de más y más ciudadanos.

    Como bien reseña en su fabuloso artículo, el teniente D. Andrés Manrique quizás nuestro mayor problema haya sido “nuestro exceso de tolerancia con los intolerantes,” enmendemos pues nuestro error y luzcamos con honor y orgullo nuestra bandera, a la que juramos defender.

    ¡Viva España! ¡Viva nuestra Bandera!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.