LOS VERSOS DEL CORONEL (II- 23,24). VELÁZQUEZ Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM (r)

 

 

 

 

LA DAMA DEL ABANICO. 1639

Wallace Collection. Londres

Quizá sea éste uno de los retratos femeninos más atractivos de los pintados por Velázquez debido a la sensualidad con la que se representa a la modelo.

Existen diferentes hipótesis sobre quién sería la retratada: una noble cortesana madrileña, una prostituta de alto postín que conservaban la moda del escote a pesar de la prohibición, una noble dama que quería imitar la moda de las prostitutas o el retrato de Francisca Velázquez, la hija mayor del pintor, que contaba con 20 años de edad.

El rosario de oro con la cruz y la cinta azul con una medalla que cuelgan de la muñeca izquierda de la retratada otorgan un cierto toque de castidad a la imagen, obteniéndose una interesante mezcla de sensualidad y piedad que hace más atractiva la obra. sin olvidar el fuerte fogonazo de luz que incide en el pecho de la mujer, acentuando así sus atributos femeninos.

 MUY CORTO

(Soneto)

 En neutros, su silueta se recorta

de oscuros y tocada de amplio velo;

luce blancos los guantes, negro el pelo,

y encerrada ella en sí nos mira absorta.

 

Un rosario de oro al brazo porta,

en negro un abanico, y azul cielo

un lazo, y una cruz que a la modelo

de recato y modestia un toque aporta.

 

Atractivo el retrato y atrevido,

pues hace entre el desliz y la pureza,

lo casto y sensual, muy corto el trecho:

 

le basta un fogonazo, que encendido

ilumina su encanto y su belleza,

en níveas las colinas de su pecho.

 

 

ESOPO. 1640 h.

Museo del Prado.

Salvo la inscripción que acompaña la figura, nada haría pensar ante este digno mendigo callejero pintado con tan jugoso realismo popular que se trataba del fabulista griego. El lienzo fue realizado para la Torre de la Parada, palacete de caza y recreo en el bosque del Pardo, entre 1639-1640.

Velázquez ha puesto aquí (junto a su personal sentido de la nobleza, incluso dentro de lo raído de la figura) su maestría técnica y la seguridad y soltura de su pincelada.

Esopo es representado con aspecto descuidado y su mano derecha sostiene un libro alusivo a su actividad literaria. A sus pies, el balde de agua recuerda su esclava condición mientras que el bulto con el equipaje hace referencia a su muerte: Los sacerdotes de Delfos, contrariados por la crítica de Esopo a la excesiva corrupción de sus actividades (nihil novum sub solem) escondieron una copa entre sus pertenencias para acusarle de robo y castigarle

con  la pena capital:

DESDÉN

(Soneto)

 Cual mendigo indigente lo presenta,

de un burdo lo vistió, sayo harapiento;

blanco un paño por todo su ornamento,

completa del disfraz la vestimenta.

 

Un libro; y a sus pies dan buena cuenta,

de su quehacer, a un lado el instrumento,

y del otro, del fin trágico y cruento

de su vida, si la hubo, turbulenta.

 

Pues barroco, y así a su tiempo fiel,

del vivir lo plantó en el escenario

do la fábula es, y la mentira.

 

Y del alma al saber en cada almario,

Esopo, gran actor, borda el papel

con el grande el desdén con que nos mira.

 

(Continuará)

Blog: generaldavila.com

7 abril 2018

 

4 pensamientos en “LOS VERSOS DEL CORONEL (II- 23,24). VELÁZQUEZ Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM (r)

  1. Estupendos los sonetos, las explicaciones sobre el arte pictórico no se quedan atrás. Julio de Felipe

    Me gusta

  2. A las órdenes de V.I., mi Coronel.

    Ya resulta cada día más difícil una crítica literaria de estos sonetos, por lo altos que vuelan. De las dos pinturas que ilustran, pues no es fácil adivinar la profesión u ocupación de la Dama del Abanico. Hay mucho contraste entre esa generosa forma de resaltar, hasta con iluminación, determinada parte de la anatomía y ese bonito rosario en la muñeca izquierda; y la expresión y la mirada, con más misterio que la sonrisa de la Gioconda.

    En cuanto a Esopo, nunca lo hubiera esperado tan desfavorecido. Uno se hace la ilusión de que sus personajes clásicos favoritos, a falta de una fotografía, un pintor no los trate tan desfavorablemente.

    Me gusta

  3. Cuando la moral pudiera enflaquecer, surge al aire de carga la épica bien labrada de nuestro buen juglar de alferecía, para explotar nuestro orgullo de ser español. Felix. Gracias, y un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s