Las cuentas del Gran Capitán y las del “molt honorable”. Andrés Manrique Gutiérrez.- Teniente (R)

Todos hemos oído hablar de tales cuentas como metáfora de la falta de meticulosidad a la hora de esclarecer gastos o de rendir cuentas.

Recordemos que Don Gonzalo  -el Gran Capitán- se sintió ofendido por el hecho de que su Rey -Don Fernando, el católico- le solicitara tal rendición de cuentas cuando le había incorporado a su corona un nuevo reino. Don Gonzalo montó en cólera contestándole con el irónico listado de gastos habidos en la mencionada campaña guerrera, en el que incluía las limosnas dadas, las misas ofrecidas y hasta el valor de su paciencia por tal petición. Probablemente sea más una leyenda que un hecho histórico, pero a nadie se le ocurriría tildar, en la época, de corrupto a Don Gonzalo pues sus servicios prestados al reino estaban por encima de cualquier valoración económica, al menos esto es lo que él pensaba, no así Don Fernando, el Rey Católico.

No hace muchos años fueron publicadas“Las cuentas del cuarto viaje de Cristóbal Colón” por el historiador Juan Gil, medievalista español de la Universidad de Sevilla, un trabajo más que interesante. Relata que las cuentas sobre la gobernación de las Islas descubiertas no debían de estar muy claras, aunque  pronto recuperó el Almirante la confianza de los monarcas puesto que “los servicios prestados a la Corona, realmente incalculables, compensaban cualquier posible descarrío en la gobernación de las Islas”.

Hoy por hoy esto de los servicios prestados es el argumento de la familia del  “molt honorable” Puyol, comenzando por la señora de la casa. Suya es la frase […Aquesta familia lo ha fet tot per Catalunya, i ja és hora de que Catalunya faci alguna cosa per la familia”]. No vemos forma más descarada de solicitar un agradecimiento y algo más por los servicios prestados.Despreciable argumento este por el cual dichos  servicios compensan toda irregularidad. Doña Marta es  la matriarca del clan, la que maneja la fortuna familiar en Andorra y la que lleva como castigo(para ella) ocho apellidos nada catalanes, aragoneses de Daroca, Zaragoza. Y de Don Jordi qué decir, pues que los imponderables de la edad harán que no pague por las presuntas irregularidades cometidas y que en cualquier caso el juicio y su vista oral están más lejos que el Apocalipsis debido a la lentitud con la que la justicia lleva este tipo de asuntos.

Nada más lejos de efectuar cualquier comparación entre Don Gonzalo y Don Cristóbal con esta familia de presuntos…(adjetiven ustedes). A aquellos, nuestra nación, España, les debe mucho y con estos últimos el saldo es negativo para nuestras arcas y nuestra dignidad.

Siguiendo en la actualidad. Los eméritos servidores públicos con altos niveles de responsabilidad, también gustan que se les reconozcan sus servicios prestados a la nación y así no tienen inconveniente alguno en aceptar cargos, siempre altos cargos, en empresas privadas.

Juan Soldado ve que los actuales administradores, una vez que cesan en su actividad pública, ocupan canonjías y puestos relevantes en empresas privadas, en agradecimiento por sus sacrificios después de una “austera etapa de actividad pública”. Cargos pagados, y bien pagados, por supuesto.

Juan Soldado se pregunta si no son los mismos argumentos los de Don Gonzalo Fernández de Córdoba, los del Almirante Colón y los argumentos de quienes ofrecen puestos en empresas privadas a quienes pasaron por la administración pública y así poder “cobrar unos atrasos”. Unos ofrecen y otros aceptan. Tanto Monta.

Hay que hacer una salvedad y es que estamos hablando, en el caso del noble andaluz y del navegante, de hace cinco o seis siglos y por aquel entonces las arcas no eran públicas administrándolas el Rey, al único al que había que rendir cuentas. Hoy sí son públicas y el dinero público sí tiene dueño, argumento este en el que discrepa Juan Soldado con Doña Carmen.

Haya paz y un saludo para todos.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

27 diciembre 2018

3 pensamientos en “Las cuentas del Gran Capitán y las del “molt honorable”. Andrés Manrique Gutiérrez.- Teniente (R)

  1. Ya quisieran, mi Teniente, los políticos españoles actuales parecerse en algo a Don Gonzalo Fernández de Córdoba o a Cristóbal Colón

    Y aunque hubiera habido algún error, siempre involuntario, en la administración, qué importancia podía tener. Ninguno de los dos se enriqueció con dinero de la corona, que es como decir público. Mientras que los políticos han entrado a saco, y lo único que han hecho ha sido robar a manos llenas, comenzando por adjudicarse en exclusiva para ellos unos privilegios, sueldos y dietas injustificables en muchísimos casos, y siguiendo por quedarse con el dinero librado para cualquier fin y que haya pasado por sus manos. Ninguno de ellos ha hecho ninguna obra relevante en beneficio de la colectividad.

    Los partidos políticos ( y no digamos los sindicatos, correas de transmisión de éstos) no debería recibir ni un céntimo de las arcas públicas, y financiarse exclusivamente con las cuotas de sus afiliados, no recibir nada por cada voto cosechado tras unas elecciones, y en cuanto a los baremos y porcentajes de subida de sueldos y régimen laboral y de seguridad social, tiempos de cotización para tener derecho a una pensión, cuantía de las pensiones, etc., tendrían que estar sujetos a la misma legislación y normativa que todos los trabajadores. Aunque incluirlos en la categoría de trabajadores sea hacerles un honor al que la inmensa mayoría de ellos no son acreedores. Se añoran los tiempos en que los políticos y la mayoría de los cargos, aunque fueran por designación, no cobraban sueldo como tales, o éste se ajustaba a la categoría laboral de su cometido.

    Bueno, y si a alguno se le sorprendía con las manos en la masa, pues ya sabemos. Motorista al canto y a soltar la gallina, para comenzar a hablar.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  2. Las “Cuentas del Gran Capitán” vs “las “cuentas del gran perillán” (en la acepción de granuja)
    Resulta inaudito que no haya sido ya juzgado y sentenciado. ¿Qué información “sensible” posee? ¿afecta a la seguridad del Estado?
    ¿Qué puede pasar si “tira de la manta”?
    Ciertamente son todo conjeturas, pero da pie a ello el ver que sea intocable a pesar de los evidentes indicios de sus cuentas en Andorra.
    ¿Algún día sabremos el trasfondo político del asunto?
    Se dice quevla información es poder.
    Tal vez el caso de Jordi Pujol sea el paradigma.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .