LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (46). LOS VERSOS DEL CORONEL. Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería (DEM) EL CREDO DE LA LEGIÓN

10.EL ESPÍRITU DE LA MUERTE

 El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde.

VALIENTE

(Soneto)

 Al momento supremo, que enfrentado,

si la muerte llegó -su novio fuera-

la acepta el legionario, pues que espera,

fuerte el lazo, estrecharla enamorado.

 

Cuántas las veces fueron, lo ha cantado

que es tan sólo una vez que ella viniera.

Tan horrible no es cual pareciera

para aquel que juró lo que ha jurado.

 

Pues grande es el honor si en el combate

el momento llegara; ni un lamento

saliera ante tal trance de su boca.

 

Y el morir por la Patria, un acicate:

como valiente dar, postrer su aliento.

¡De la muerte, este espíritu lo invoca!

 

Coronel de Infantería (DEM) Félix Torres Murillo

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

6 julio 2019

 

8 pensamientos en “LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (46). LOS VERSOS DEL CORONEL. Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería (DEM) EL CREDO DE LA LEGIÓN

  1. Queridísimo Félix, Rafa, amigos, y simpatizantes:
    – Como dice nuestra amiga Margarita, es prodigiosa tu capacidad para convertir en un verso increiblemente sobrecogedor, cualquier tipo de prosa.
    – Dicho esto, LA LIBERTAD cuesta, a veces hasta la propia vida, pero los ESPAÑOLES no servimos para vivir como esclavos, y más pronto que tarde rompemos las cadenas, porque tenenos un ORGULLO fuera de toda duda.
    – Además, aunque durante la Transición, los españoles fuimos anestesiados, nos estamos despertando, y es notorio, que los ESPAÑOLES somos los mejores señores de la guerra que existen, porque como dice Rafa, (y perdonadme que personalice, pero mi padre también lo decía) NO HAY MEJOR SOLDADO QUE EL ESPAÑOL, CON SU LEGENDARIA, Y TEMIDA BRAVURA Y VALENTÍA EN EL COMBATE, Y NOBLEZA CON EL VENCIDO, inmortalizada por Diego de Velázquez en “la rendición de Breda” o “las lanzas”, cómo se prefiera.
    – Dicho esto, mi humilde aportación, es que es mucho mas difícil VIVIR defendiendo tus ideales, que morir por ellos, en cualquier caso, como vosotros decís: LO PEOR ES VIVIR SIENDO UN COBARDE, a lo que añado que quién me busque, “me encontrará” en la defensa de mis principios porque hoy, como ayer, yo muero con los botos puestos.
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN!!

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 4 personas

  2. Ahí es nada, mi Coroinel. La muerte. Este artículo del credo egionario se comenta por sí mismo, pues salvo algún sabio poeta, los demás no encontramos las palabras aunque sí entendamos el concepto.

    En este artículo, el fundador y organizador de la Legión, General Millán Astray, condensó todo el sentido de la Legión, y así se le rinde culto cada Sábado. Porque es la zozón de ser para los legionarios, el morir los primeros por la Patria.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Me gusta

  3. Quilla y timón de tu nave por un rompiente de riesgos
    con el velamen tendido, buscando el tranquilo puerto
    sin escollos ni arrecifes en que se mece tu credo,
    y donde la muerte aguarda por un quicio de silencios.

    Sobre la tierra abrasada, viva imagen del infierno,
    de su espíritu glorioso, arca y santuario ciego,
    los hijos de la Legión bronce de soles morenos,
    a la cita con su novia sin dilación acudieron.

    Vestía la enamorada, luto de crespones negros,
    y por la inmensa campana de los espacios etéreos,
    en el creciente sin fin de su paz y ofrecimiento,
    rendía su virginal entrega de amor eterno.

    Tejía en su bastidor, sudarios de blanco lienzo,
    uno para cada amante de los que elegidos fueron,
    y en el arco de sus labios, el si del advenimiento,
    tomo forma de paloma y se perdió por los cielos.

    Quien será el afortunado? Quien el arcano misterio,
    de tus besos y caricias, podrá conocer primero?
    Quien gozara del calor compartido de tu lecho,
    y a tu lado vivirá sin el pecado del cuerpo?

    En el vació ominoso, por tu vereda de celos,
    bendiciendo de tu gloria el fuego que llevas dentro,
    novia rendida y desnuda, sin flores blancas ni velos,
    la Muerte tu prometida, te espera envuelta en incienso.

    Le gusta a 2 personas

  4. Buenas tardes, Coronel D. Felix Torres Murillo :

    Cierto, tiene un don especial, para relatar, en verso y prosa, las cosas más trascendentales, y sublimes, como complejas, en sentimientos, ( en este caso de hoy ) muy profundos.

    Comparto el criterio de nuestras colaboradoras y amigas, Esperanza, y Margarita, sobre el tema. Es de admirar profundamente.
    Aprovecho para enviar un saludo cariñoso a todos, deseando un feliz sábado.

    Y un afectuoso saludo, con agradecimiento, Coronel D. Felix Torres Murillo, LLenos de Bendiciones de lo Alto,

    !! Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva las Leales Fuerzas Armadas,Ejército y la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenas tardes D. Eufemio

    Hoy debo llegar tarde, porque hay varios comentarios ya escritos, entre ellos unos versos de nuestro admirado D. Pedro Motas que, aunque en un estilo más clásico, también encuentro preciosos, sobre todo porque hoy el tema no se prestaba a sorna sino todo lo contrario.!Honor y Gloria a nuestros legionarios! Amén

    Nuestra amiga Esperanza, como siempre, visceral y efusiva. !Quién tuviera su espíritu valiente y combativo!

    El mío es más pacífico al menos en teoría, pero si las circunstancias me obligaran, y ojalá que no sea el caso, creo que sería una legionaria más dispuesta a dar la vida por mi Patria. En mi carácter no está el ser combativa, pero en el transcurrir de mi vida se han dado circunstancias en las que ante mi propia sorpresa, y por la defensa de mis hijas en cierta ocasión, en Puerto Rico, estando sola con ellas en mi casa, un ladrón intentó entrar saltándose no se muy bien cómo, el guardia de seguridad que teníamos en la puerta del edificio. Yo acerté a escuchar ruidos en la puerta, y como eran las 3 de la mañana y no había tenido aviso de mi marido de su llegada ni tampoco había vuelos previstos a esas horas, pensando en las anécdotas que corrían sobre asaltos en los que habían violado a los hijos de los dueños de la casa asaltada para hacerles confesar dónde guardaban los objetos de valor, sin ni siquiera pensarlo cogí una pistola que teníamos en casa que nos habían proporcionado porque la seguridad en San Juan era precaria y en todas las familias solía haber una para la defensa en caso de asalto, y salí por el pasillo con ella cargada y lista, y grité lo más alto que pude que iba a disparar sin preguntar hacía la puerta de entrada, porque efectivamente la puerta ya estaba abierta y estaban intentando arrancar la cadena de seguridad. Y sin más lo hice. Procuré, eso si, no disparar sobre la zona en la que podía estar el cuerpo de la persona que intentaba abrir la puerta, apunté al quicio del lado opuesto, pero fue suficiente, porque quién quiera que fuese salió huyendo después de tirar de la puerta, supongo que para indicarme que se iba, que no siguiera disparando.

    No les voy a describir en qué estado de crispación me encontraba, además de aterrorizada, pero cuando después tuve que declarar sobre lo ocurrido y llegó a conocimiento del círculo de personas cercanas todos se hacían cruces de que hubiera sido capaz de una reacción así precisamente yo que nunca me metía en problemas ni discusiones, que al contrario, procuraba apaciguar ánimos siempre que podía porque me horroriza la violencia tanto verbal como física. Pero años después, al volver de unas vacaciones y viviendo en Madrid en un periodo de tres años en los que nos tocó residir allí, encontré la puerta del piso forzada y abierta, y como había luz en la vivienda pensé que los ladrones aún estaban dentro, y también por puro instinto y sin pensarlo, agarré una espada que estaba colgada en la entrada y entré dispuesta a lo que fuera. Felizmente no había nadie ya, naturalmente habían robado todo lo que encontraron y destrozado hasta parte del mobiliario, pero ambos episodios me han demostrado que ese pacifismo mío es sólo aparente, que en el fondo de mi alma cuando está en juego algo que me afecta profundamente no pienso en mi seguridad sino en defender aquello que considero mío o a las personas a quienes amo, por lo cual deduzco que llegados al extremo de tener que defender mi país, reaccionaría de igual manera. Pero sentada delante de mi ordenador no puedo menos que estremecerme ante la sola idea de que una cosa así llegara a ser necesario.

    Enhorabuena por sus versos, tanto a usted mi coronel como al Sr. Motas.

    Afectuosos saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Me gusta

  6. ¿Sabio; poeta? ¡Ay!, amigo Rafael.

    “Yo, que siempre trabajo y me desvelo
    por parecer que tengo de poeta
    la gracia que no quiso darme el cielo…”

    escribe Cervantes en su Viaje al Parnaso. Pues imagínate un servidor.

    Me gusta

  7. Y como siempre , mis saludos agradecidos a Josefa, Esperanza, y Margarita. Desveladas éstas como prototipo de la mujer fuerte, comprometida y defensora de sus valores hasta las ultimas consecuencias:¡Cómo tiene que ser!
    Vamos, mujeres, y perdónenme la boutade, “de armas tomar”. Por cierto Margarita; ¿su apellido es originario de Lanzarote?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .