La mala reputación. Andrés Manrique.

“La mala reputación” (1952) es una canción de George Brassens cantada, entre otros, por el eterno exiliado Paco Ibáñez que habiéndola convertido en canción antimilitarista no era esa la intención primera de su autor. Pero la ideología “anti” de aquella época se impuso añadiendo palabras intencionadamente para que apuntalaran su “idea fuerza”.

Se rescatan aquí estas estrofas de todo el conjunto pues son a las que se puede atribuir un significado intemporal. Son estrofas a las que a su intención primitiva se le puede dar la vuelta como a un calcetín. Hoy son otros los que pueden hacer suyas estas palabras al sentirse acosados por no compartir esta modernidad de primeros de siglo XXI.

No, a la gente no gusta que 
Uno tenga su propia fe.

 Si con las mencionadas estrofas de esta canción icónicase pedía antaño, respeto a opiniones e ideas prohibidas o no coincidentes con las de la época, podríamos decir que es una canción eterna. Hoy vuelve a recobrar actualidad. Son estrofas boomerang que como el arma arrojadiza se revuelve contra quien la lanzó.

Nuestra actualidad también parece que nos lleva a la necesidad de tener una sola fe, no la religiosa, no, sino la que proviene de lo políticamente correcto y que nos viene impuesta si no queremos sufrir los rigores del aislacionismo social. No nos engañemos en esto y miremos en todas las direcciones, no dejemos que nos estabulen.

Veamos esta otra estrofa boomerang:

 En mi pueblo sin pretensión 
Tengo mala reputación,
Haga lo que haga es igual
Todo lo consideran mal.

Yo no pienso pues hacer ningún daño
Queriendo vivir fuera del rebaño.

Y en ese rebaño ya sabemos quienes pastan, los del pensamiento único, pensamiento que tratan de imponernos. Hay poco margen. Cada vez más se  va comprendiendo eso de que el “sufrimiento iba a cambiar de bando”. Pero hay que insistir en esto, miremos en todas las direcciones.

Es momento de traer aquí las palabras del periodista, escritor y académico de la RAE, Arturo Pérez-Reverte:

“Nunca hemos sido menos libres. Yo viví los 70, aún bajo el franquismo, y fuera de la política, la libertad era absoluta. Ahora vivimos entre montones de inquisiciones. Y este puritanismo espantoso. Nunca he sentido mi libertad personal tan amenazada como en los últimos 10 años”.

 Juan Soldadotiene esas mismas sensaciones y no disfruta de libertad absoluta pues hoy tiene que autocensurarse en determinados espacios para evitar ser tachado con cualquier insulto avalado por esa mal entendida libertad de expresión. Él y gran parte de sus conciudadanos, hoy, están en disposición de hacer suyos estos párrafos aquí traídos, ya que de intolerancia se trata.

En el mundo pues no hay mayor pecado 

Que el de no seguir al abanderado.

Juan Soldado, claro que peca y mucho y además sin propósito de enmienda pues se niega a seguir al abanderado de la falsedad,de la intolerancia, del mal gusto, del oportunismo, al que reniega de su historia, de la difamación, de la deslealtad, del resentimiento, de la infidelidad…

Juan Soldado cada vez más recurre al refugio de los suyos a los que, aun en las discrepancias lógicas, tolera y se siente tolerado. Mira por el retrovisor de la vida y se asombra de los cambios sufridos en pocos años. No comprende esta involución que  estamos atravesando. Sí involución en muchos aspectos.

 Juan Soldado aprecia la falta de sentido crítico actual pues, o todo se tolera, por aquello de las libertades individuales o bien todo se prohíbe.¿Será que haya que seguir a este nuevo desfile de banderas?“No toda la memoria es fascista y caspa y, si seguimos así, vamos a acabar mal”, comentario del Académico antes mencionado.

Hoy los medios de comunicación moldean las opiniones del ciudadano de manera que cualquier preferencia o afinidad personal ha de estar perfectamente encasillado políticamente y de esta forma con unos o con otros es muy fácil tener “mala reputación”.

Haya paz. Un saludo.

Andrés Manrique. Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

16 octubre 2019

12 pensamientos en “La mala reputación. Andrés Manrique.

  1. Cataluña arde,y creo que no hay más remedio que hablar de eso.Torra y sus seguidores siguen el peor modelo y ejemplo posible,el de Companys.Se comprueba viendo como Torra,hace dos días,rindió público homenajea Companys.Es el ejemplo que quiere seguir,el que está siguiendo de hecho.
    Y que hizo Companys? El Tribunal de Garantías de la República, en sentencia de 6 de junio de 1935, le condenó como autor de un delito de rebelión militar,a 30 años de prisión.Luego vino la amnistía,y su posterior etapa presidiendo nuevamente la Generalidad,etapa en la que hubo de todo en Cataluña, menos democracia y libertad : se asesino al obispo de Barcelona, se persiguió a muerte a los católicos,no se respetaron los derechos humanos…Pésimo ejemplo que quieren seguir los actuales separatistas!!
    Torra y su Gobierno “empatizan” con los manifestantes violentos que atacan a la Policía, impiden la pacífica convivencia y colapsan el aeropuerto de Barcelona.Un Gobierno que apoya los ataques violentos a los pacíficos ciudadanos,pierde toda legitimidad y autoridad.

    Le gusta a 3 personas

  2. Con la venia:
    La Nación se define como Comunidad histórica de destino y sujeto político soberano, para los fines propios de la libertad, la justicia, la paz y la seguridad de sus nacionales. En esta definición queda implícito su origen, su permanencia, su razón de ser y su voluntad.
    Contra la realidad de la Nación Española, la más antigua del Mundo, han surgido desde hace 120 años los nacionalismos disgregadores, que en inteligencia muchas veces con potencias extranjeras, nos han conducido a una Guerra Civil caliente y, tras la muerte del Caudillo, a la “guerra civil fría” (la criminal historia de la ETA y el genocidio de españoles en las provincias vascongadas, junto con la actual rebelión en Cataluña, son colofón y clímax de lo mismo).
    Pero la Historia nos enseña que “Cuando el Ejército español ha tenido al pueblo cerca, ha sido capaz de todo”.
    Una vez más la violencia aflora, la convivencia se quiebra, las instituciones se rebelan, los partidos incitan para su provecho, se estimula al odio a lo español, y los Poderes del Estado se muestran laxos e incapaces, mientras el Gobierno juega con cartas marcadas a dos bandas.
    Somos la Nación y tenemos los medios morales y materiales para actuar; es más, ante la defección de los Poderes del Estado, tenemos el ineludible deber de hacerlo.
    La Nación no asalta el poder, pues ostenta el poder siempre. Sólo hace falta que éste se constituya. Los títulos de legitimidad para ello son:
    1°) Que los Poderes del Estado queden incursos en ilegitimidad de ejercicio.
    2°) Que a ninguno de los miembros de ese poder constituido pueda echársele en cara haber tomado parte en movimientos de rebelión.
    3°) Que actúen con dependencia única del servicio a la Patria, y
    4°) Que los hombres y armas que la Nación les ha confiado no sean empleados más que en su defensa.

    Y llegado a este punto, me acojo al pensamiento de Juan Soldado expresado en el hilo.

    VERL

    Le gusta a 2 personas

  3. “Un Gobierno que apoya los ataques violentos a los pacíficos ciudadanos, pierde toda legitimidad y autoridad”.

    Don Ignacio, sublime como siempre.

    ¿Y…?

    Le gusta a 2 personas

  4. Totalmente de acuerdo con Juan Soldado.- No se comprende fácilmente la involución en tantos aspectos que nos han traído precisamente aquellos que van de abanderados del progreso. Los progresistas son los más retrógrados, los que se enorgullecen del progreso democrático que significa desenterrar a Franco para cobrarse la humillación de hace 80 años. Siempre con la vista atrás no creo que sea progreso.

    Le gusta a 3 personas

  5. Con permiso de Vuecencia, mi General. Mi Teniente, totalmente de Acuerdo con Juan Soldado. En mis casi 76 años de edad nunca me he sentido mas oprimido y sin libertad que en esta “Memocracia”. En cuanto a los “progresistas”, son los únicos que progresan a costa del resto de los españoles. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Le gusta a 2 personas

  6. Juan Soldado está hasta el moño
    de tant@s hij@s de p….
    ante tantas irreverencias
    que a los indignos agrupa.

    Atropellando el derecho
    de aquellos que lo ganaron
    en esta España doblegada
    a los poderes malsanos.

    Llevados por el capricho
    que los hace tan rivales
    al deber para el que están
    en los sillones estatales.

    Y en vez de servir se sirven
    sin moverles la conciencia,
    tal vez, porque no la tienen
    ni saben lo que es decencia.

    Por eso que Juan Soldado
    se revuelve ante los ascos
    que causan estos cobardes
    con sus criminales actos.

    Quiera Dios que las elecciones
    se hagan ver en la JUSTICIA
    con los filos de las espadas
    que la dignidad se oficia.

    Y doblegando al malhechor
    se enaltezca la honradez
    de los que en ella se hicieron
    sin fingimientos de oropel.

    Le gusta a 3 personas

  7. Estoy de acuerdo con Juan Soldado. y Yo tampoco considero esto que tenemos un gobierno.
    !Viva España ! !Viva el Rey ! !Viva la Legión!
    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 2 personas

  8. Mi respetado y querido General,
    Felicitación al Tte. Manrique por su “REPUTACIÓN”.
    En otro orden de cosas, La Fiscalía brilla por su ausencia. Ya vimos que algunos grandes fiscales desaparecieron de manera rara.
    Un presidente de una autonomía no puede seguir presidiendo lo que trata de destruir.
    ABRAZOS PARA TODOS Y A LA ORDEN DE V.E
    VIVA EL REY
    VIVA TIERRA
    MAR AIRE Y G.CIVIL
    VIVA ESPAÑA

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.