La orden europea de detención Melitón Cardona *

A determinadas edades no se puede ser tan ingenuo como para pensar que el Derecho es bálsamo de Fierabrás o poción mágica susceptible de remediar todas las dolencias del cuerpo social siquiera porque, como subproducto del poder político, tiene claras limitaciones.

La Orden de detención europea (ODE) está regulada por una Decisión marco del Consejo de 2002 “visto el Tratado de la Unión Europea y en particular las letras a) y b) de su artículo 31 y la b) del apartado 2 del artículo 34”,para”la facilitación de la extradición entre Estados miembros”y “la adopción de decisiones marco obligatorias para ellos en cuanto al resultado que deba conseguirse, dejando sin embargo a las autoridades nacionales la elección de su forma y medios”. Obligación, pues, de resultado susceptible de desvirtuarse por tal elección, como se verá más adelante.

Parecen especialmente relevantes las consideraciones iniciales de la mencionada Decisión marco: “acelerar los procedimientos de extradición de las personas sospechosas de haber cometido un delito y suprimir la extradición entre Estados miembros, debiendo sustituirse por un procedimiento de entrega entre autoridades judiciales”.

El mecanismo de la ODE “descansa en un grado de confianza elevado entre los Estados miembros”. Elevada, pero, por lo visto, insuficiente, lo que ya llama la atención. Todas estas consideraciones son muy loables por cuanto explicitan la finalidad de la norma, que no es otra que la de sustituir procedimientos de extradición potencialmente prolijos -y en última instancia sometidos a la voluntad del poder político- por un mecanismo ágil y eficaz basado en la confianza recíproca entre Estados miembros de un proyecto común en el que la libertad de circulación de las personas es piedra angular.

Hasta aquí todo bien … si no se tiene cuenta el poderoso influjo de la soberanía del Estado, que hace que texto sustantivo procure preservarla a costa de la pomposa finalidad de las consideraciones iniciales, en función de las cuales parecería lógico que los tribunales de los Estados miembros únicamente la cuestionasen en casos clamorosamente antijurídicos (principio non bis in idem, incompatibilidad de la pena objeto de la orden por razón de edad en el Estado de ejecución o supuesto de haber sido objeto de amnistía en el mismo).

Sin embargo, el artículo 2 de la Decisión contiene una potencial bomba de relojería susceptible de dinamitarla eficacia del mecanismo, porque enumera 32 delitos en los que no opera el mecanismo de control de la doble tipificación pero, para aquellos que no están incluidos en la lista anterior, “la entrega podrá supeditarse al requisito de que los hechos que justifiquen la emisión de la orden de detención europea sean constitutivos de un delito respecto del derecho del Estado miembro de ejecución, con independencia de los elementos constitutivos o de la calificación del mismo”.

En el caso de la emitida por el Magistrado del Tribunal Supremo Sr. Llarena relativa a un delito de los no enumerados en dicho artículo 2 (rebelión), una Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia del Land Schleswig-Holstein (Holsteinisches Oberlandesgericht) ha decido en principio no cumplimentarla por considerar que el grado de violencia (Gewalt) ejercida por las autoridades rebeldes de la Comunidad autónoma de Cataluña en octubre del año pasado no fue susceptible de doblegar (beugen) al Estado español. Publiqué en ABC el pasado día 9 de abril un artículo en el que consideraba desacertado el razonamiento de dicha Sala porque, de haberlo sido, hubiera podido triunfar la rebelión y no hubiera habido lugar a la emisión de la orden europea de detención. Pero hay más: los hechos del caso son constitutivos de un delito respecto del ordenamiento alemán, el de alta traición (Hochverrat) pero la Sala ha olvidado el párrafo final del artículo 4 antes citado: “con independencia de los elementos constitutivos o de la calificación del mismo”, por lo que, a mi entender, se ha extralimitado en su actuación al calibrar la intensidad de uno de los elementos constitutivos de tal delito y calificarlo desfavorablemente en función del mismo.

Dejando aparte el despropósito implícito en el hecho de que un tribunal de rango inferior de un país miembro tenga la potestad de desatender la solicitud de un magistrado de rango superior de otro, lo es más aún que tenga la virtualidad de decidir el enjuiciamiento o no por sus tribunales de justicia de un ciudadano europeo que ha cometido un delito en su país de origen. Precisamente eso es lo que sucede cuando de los grandes propósitos basados “en la confianza recíproca entre Estados miembros de un proyecto común en el que la libertad de circulación de las personas es piedra angular” se pasa a una regulación técnicamente imperfecta que los desnaturaliza y al mecanismo leguleyo de desatender la finalidad y, en especial, el espíritu de la norma en función de su letra pequeña.

*Embajador de España

Blog: generaldavila.com

19 0ctubre 2019

 

10 pensamientos en “La orden europea de detención Melitón Cardona *

  1. No soy jurista, pero creo que por ahí ha ido la línea argumental seguida por el Supremo para no condenar a los golpistas catalanes por rebelión. Como el golpe no ha triunfado, significa que no se ha ejercido la violencia necesaria para que triunfe, luego no hay rebelión. Pero olvidan estos jueces que si un golpe triunfa, ya no hay lugar a juzgarlo. Es como aquella anécdota del fracasado golpe del general Sanjurjo contra la II República. Cuando estaba ante el Tribunal que había de juzgarle, el juez le preguntó que con qué apoyos contaba y Sanjurjo le respondió:
    Pues por ejemplo con el suyo si el golpe hubiera triunfado.
    En caso de que este golpe hubiera triunfado, los ahora condenados hubieran sido dirigentes de un Estado extranjero y no podrían haber sido juzgados por un tribunal español.

    Le gusta a 2 personas

  2. Señor Embajador: Con el debido respeto y Gracias por su aclaración

    Parece ser. Que como la cosa está entre políticos criminales, abogados, jueces y fiscales de lo mismo, pues es ahí que todo funcionará dependiendo de la interpretación acertada o desacertada de los que están para aplicar las leyes.

    Y. Como hoy unos hacen un favor que contradice el ordenamiento del buen funcionamiento para una mejor convivencia entre las personas honradas de las diferentes naciones, pues ahí está este vacío judicial nacional e internacional. Para cuando los que hoy niegan una extradición, mañana sean ellos los que pudieran estar buscados por la justicia de su Nación y encuentren auspicio en la otra que les debe ese favor tan sucio como criminal.

    Así estamos como estamos. Qué asco, vergüenza y coraje. Claro está, si esto fuera sobre personas honradas y sencillas, entonces se cumpliría la orden, incluso hasta antes de emitirla. NO sigo porque me caliento y no pretendo desprestigiar el blog, y menos en estos momentos.

    Atentamente y con el respeto que merezca cada cual:

    Ramón Lencero Nieto=Rogaciano Goana Nelson

    Le gusta a 1 persona

  3. CVV (con la venia de Vuecencia):
    La Justicia es una emanación del Poder en los regímenes comunistas.
    Cuando acaba el Derecho comienza la Tiranía.
    Toda nación tiranizada puede y debe rebelarse legítimamente.
    VERL

    Le gusta a 1 persona

  4. De vergüenza ajena muchas de las decisiones judiciales, no sólo en España sino en el extranjero.- Esa clase de profesionales de la in-Justicia creen que la venda con que se representa a la Justicia es para que no vea lo que ellos hacen.

    No sólo es despreciable quien actúa con sectarismo utilizando su conocimiento de las leyes para sortearla, sino quienes compadrean y no muestran su desprecio a tales individuos que con toda desfachatez se mantienen en el cargo a pesar de que todo el mundo sabe de su indignidad y poca profesionalidad.

    Si estos caraduras fueran señalados en los medios profesionales y rechazados por sus compañeros, al menos tendrían evidencia del desprecio que provocan no sólo socialmente sino profesionalmente y su satisfacción y premio tendría un precio distinto de la impunidad y ascenso.

    Nuestros políticos tienen un motivo más de vergüenza. Han degenerado la Justicia.- No puede ser que el nombramiento de jueces y magistrados en ciertos niveles sea motivo de negociación para colocar a los de su ideología.

    Ya está bien.

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenas tardes, Exmo. Señor, D, Melitón Cardona.

    Magnífica, la exposición jurídica y real, de los temas que se está tratando, Y muy raro lo que se está haciendo e interpretando.. allí, y en España. Gracias por su información, impecable como siempre…

    En España, no se entiende nada de lo que está sucediendo.. y la actuación del gobierno , justicia, tribunal supremo.. y un largo etc..no me gusta nada.. lo que sucede.
    He leído las aportaciones, y todas aciertan en lo que comentan, que también comparto en su mayoría, gracias , a todos.

    Un afectuoso saludo, D. Melitón Cardona.

    !Viva España ! !Viva el Rey ! ! Viva las Fuerzas Armadas,Ejército y la Legión !

    Josefa López del Moral Beltrán

    Me gusta

  6. Magnífica su exposición, Embajador. Supongo que en función de la prudencia no incide lo que sería de desear sobre las circunstancias concretas de que Bélgica no haya entregado a los varios escapados de la justicia española que allí se han refugiado, pero es fácil de comprender que en un país que padece desde hace muchos años de un problema de separatismo no deseen entregar a delincuentes que lo son precisamente por defender los mismos principios que los flamencos con respecto a los francófonos, y que ellos mantienen en equilibrio sobre una cuerda muy floja que en cualquier momento puede tensarse y romperse.

    No es el caso de ese rechazo de la Sala del Tribunal supremo de Land Schlesmig-Holstein (ya es bastante complicado escribirlo en español como para intentarlo en alemán, idioma que usted parece manejar con perfección). Digo que no es el caso ¿o si? de esa región en Alemania, que tiene una tendencia no declarada abiertamente sobre su pretendida pertenencia a otro país europeo.

    Así que tampoco es de extrañar que dejaran en libertad al señor Puigdemont por los mismos o parecidos motivos por los que en Bélgica hacen oídos sordos a nuestras órdenes de extradición, aparte, cierto, de lo poco clara de esa legislación vigente en Europa que deja vías de escape para que en otros países no quieran complicarse la vida y falten a una obligación que forma parte de un tratado de libres fronteras firmado y rubricado por todos los que forman la Unión Europea.

    He vivido en Bélgica, y conozco relativamente bien Alemania. Usted debe saber mejor que yo la opinión tan poco halagüeña que en ambos países tiene la mayoría de la población sobre nosotros, los españoles. Yo prefiero no pronunciarme, sobre todo aquí la que ellos me merecen a mi.

    Atentamente

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 2 personas

  7. Excelente análisis y sencilla exposición, Excelentísimo Señor Embajador. Es un privilegio y un regalo para la inteligencia el leerle. Muchas gracias,

    Pero uno, pobre lego en estas materias, se pregunta por qué, según de quién se trate, unas veces se anatemiza a unos y otras se tiene tanta “delicadeza” con otros. Y es que, al leer su magnífico y breve artículo, la mente pugna por volver al recuerdo de otros procesos y otros juicios a otras personas también acusadas de pretender subvertir la legislación vigente en su momento , y dar un golpe de estado. Y por qué en unos casos se lleva la “presunción de inocencia” hasta límites absurdos y ridículos, y en otros, como ocurrió, por ejemplo, en Diciembre de 2.010 en el caso del colectivo de Controladores de la Circulación Aérea, que ya en el primer momento de estallar el conflicto, el entonces Fiscal General del Estado, que hasta había estado, es de suponer que como asesor (¡…!) en el consejo de ministros del que salió el decreto que puso el fuego a la mecha, salió a bombo y platillo en los medios de comunicación de masas, radio y otros, obsequiándonos con la información privilegiada sobre las sentencias de prisión que se podrían repartir entre esos profesionales, cuando aún no se había abierto ningún proceso contra nadie. Es decir, el referido Fiscal les estaba condenando con sentencias concretas antes de ser siquiera imputados. Si eso no era pura demagogia y linchamiento social, que otro fiscal nos explique ahora cómo se califica lo que está ocurriendo en Cataluña y por qué, como hicieron entonces, no se declara el estado de alarma nacional. Y cuando comience a haber muertos, qué van a hacer. ¿Le seguirán llamando libre ejercicio de derechos constitucionales?. ¿De verdad, somos todos iguales ante la Ley?.

    Y un último recuerdo, lo del 23 de Febrero de 1.981. En ambos casos fueron descaradamente a degüello a por ellos, y lo consiguieron. Y eso que no hubo, gracias a la inteligencia de los actores, ni un rasguño para nadie. Porque si hubiera habido una colisión en el aire, con cientos y puede que fácilmente hasta un millar o más de víctimas, los manda quintear, que decía un Comandante Jefe de Escuadrón que yo tuve.

    Si esta democracia con pies de barro supera y se recupera de esta coyuntura, tendrá que inventar un mecanismo de defensa que funcione de manera automática para la próxima movida de este tipo, que no faltará.

    Por Dios. ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.