LA MUERTE NO ES EL FINAL SEMANA SANTA CASTRENSE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Legionarios portando a hombros al Cristo de la Buena Muerte en Málaga

¡Guiones y banderines de la Legión, rindan honores a nuestros muertos!

Es la voz de mando del Jefe de la formación legionaria. Es el recuerdo al legionario de todos los tiempos. Tiene la Legión especial rito para dar tierra a sus hijos y para recordarlos en sus formaciones. Los muertos de la Legión, los legionarios novios de la muerte, son inmortales. ¡Qué difícil explicarlo! Tanto como comprenderlo y asimilarlo. Siempre presentes. No da miedo pronunciar la palabra: muertos de la Legión. Es la rotundidad del lenguaje legionario. La muerte es familiar, forma parte del combate y de la historia de la Legión. ¡Al Cielo con El!

La muerte en los soldados no se toma con frivolidad ni es un reto arrogante o temerario. Se es muy consciente, en silencio y en los adentros, en los sentimientos, que en cualquier momento puede ocurrir. Ante el hecho, el más trascendente de la vida: dignidad.

Es una temporalidad que pasa, aunque deje imborrable huella cuando es el compañero el que se va. Eterno recuerdo porque  la muerte es vida y ejemplo que a todos, cada uno en su único momento, nos llegará.

La Semana Santa da comienzo

¡Guiones y banderines rindan honores a nuestros muertos!

La Semana Santa da comienzo. Es momento de reflexión y dolor. Un paréntesis necesario. ¿Se celebra la muerte? Sería un eterno fracaso. Es el necesario tránsito del dolor, del sufrimiento y entrega por los demás, a la victoria sobre esa temporalidad llamada muerte.

La Semana Santa mucho tiene que ver con la entrega y sacrificio, con los soldados de España; tanto que es el espíritu que define su quehacer diario. La entrega y el sacrificio por los demás.

La muerte no es el final

La muerte no es el final, cantamos en un profundo rezo por nuestros compañeros muertos. Es el canto que abre el camino, el paso siguiente hacia la eternidad. Esperanza: ‹‹Cuando, Señor resucitaste, todos vencimos contigo, nos regalaste la vida, como en Betania al amigo››

Rodean los pasos y tronos los soldados. Cientos van por ellos escoltados. Firmes y pensando en centinelas, vigilias en noches compartidas.

Aquel hombre que decía ser Hijo de Dios pasó sus últimas horas entre ellos, entre soldados. Azotado y vigilado. Cuando murió, el Centurión, el capitán, dio la voz de alarma que conmocionó al mundo hasta nuestros días:

¡Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios! No hubo más pregón. Era la consigna, el santo y seña, que recorrería cualquier posición, cualquier rincón. Lo había dicho el capitán cuando Jesús murió.

También en el momento de la Resurrección, vigilando el sepulcro, estaban los soldados. El paso de la muerte a la vida, el tránsito, vigilado y pregonado por los soldados. Ahora se entiende mejor todo este misterio. La mística enraizada en la tropa con su capitán al frente. Venía de lejos aquella fe comentada, desde el día en el que un centurión fue sorprendido por su fe:

Jesús pasó sus últimas horas Crucificado con los soldados

‹‹Jamás vi tanta fe en Israel››.

Resuena desde entonces, desde aquella fe lejana y heredada, la pena que nos alcanza por un hermano perdido. Es cuando el adiós dolorido busca en la Fe su esperanza. Empezamos a comprender. Desde entonces en su palabra confiamos.

La muerte no es tan horrible como parece porque la muerte no es el final. Por eso hay un Cristo Legionario, de la Buena Muerte. Por eso hay fe en los soldados. Por eso cantamos y rezamos:

‹‹En tu palabra confiamos

con la certeza que Tú

ya le has devuelto la vida,

ya le has devuelto a la luz››.

El morir en el combate es el mayor honor

Testigos del tránsito entre la muerte y la vida fueron los soldados. Testigos de la Resurrección. La muerte en los soldados no se toma con frivolidad ni es un reto arrogante o temerario. Es la Fe en que La Muerte no es el Final

‹‹Tú nos dijiste que la muerte

no es el final del camino

que aunque morimos no somos,

carne de un ciego destino››.

Ahora se entiende que El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde.

‹‹Si así mi vida concluyo

Y así la muerte me espera

Aquí me tiene por suyo;

Ni la llamo ni la huyo;

Puede venir cuando quiera››.

Vivimos días de muerte. Una muerte que ni abrazar al compañero perdido te admite. Ronda en nuestras proximidades y todos tenemos a alguno cercano que ya se ha llevado. Inexplicable dolor;.

Se oye el grito:”Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?“. “Un grito que abre los cielos, porque proclama una fe, una seguridad que va más allá de toda duda, de toda oscuridad y de toda desolación. Y el lamento se transforma, deja lugar a la alabanza en la acogida de la salvación”, dijo Benedicto XVI. Es la Resurrección, que esperamos, en Tu palabra confiamos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

10 abril 2017

12 pensamientos en “LA MUERTE NO ES EL FINAL SEMANA SANTA CASTRENSE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Tras la respuesta a mi último comentario, había tomado la determinación de no volver a intervenir.
    Pero al leer esta nueva entrada “envaino”
    No para comentarla, que no lo necesita.
    Sino para recomendar su lectura sosegada.
    Por tres veces. Y meditando cada uno de sus párrafos.
    A la orden.

    Le gusta a 1 persona

  2. – Amén, mi respetado y apreciado Gral. DÁVILA, porque nada se puede añadir a tu ORACIÓN, porque eso es lo que has escrito a título de colaboración, hoy Jueves Santo, 9 de Abril de 2020, una oración por nuestros héroes, por nuestros caídos, por los muertos de La Legión…vilipendiados y calumniados en ocasiones por los necios de mente y corazón, pero sí Cristo, fue hasta azotado, y crucificado no debemos sorprendernos, así que, siguiendo la tradición sevillana que hacemos nuestra, y como tú dices, ¡ AL CIELO CON ÉL !
    – Que el Señor nuestro Padre, nos ayude a todos los que profesamos la FE, y el amor a nuestra amada Patria, y al Rey, y perdone a nuestros enemigos como de corazón intento yo perdonarlos.

    ¡¡POR DIOS Y POR ESPAÑA A MI REY SERVIR HASTA MORIR, VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA LA LEGIÓN.

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 2 personas

  3. Gracias mi coronel. Creo que aún no me conoces. Encantado de tenerte por aquí siempre. Los comentarios nunca son personales, pero la lejana filosofía del XVI ya entendía que hay que tener cuidado porque a veces su lectura, si uno no se distancia, provoca iras porque parece que va contra uno. Es muy de la lucha de Pascal contra el yo de Mitton. Nada que ver contigo, ni hubo comentario que pretendiese ir contra ti. ¡Estaría bueno!
    Tendré más cuidado, pero antes te envío un fuerte abrazo con todo mi afecto y amistad.

    Le gusta a 1 persona

  4. Magnífica lección de humanidad, magnífica lección de milicia, magnífica lección de Fe, magnífica oración. A tus órdenes siempre mi General

    Le gusta a 1 persona

  5. Extracto del pregón legionario de 2017, escrito por mi padre el Coronel Jorge García de Herrera:

    Quiero que mi voz resuene para vosotros, héroes anónimos, para que cuando la noche se rinda, cuando las horas hayan pasado por las calles malacitanas, cuajadas de estrellas, adobadas de plegarias, de olor a incienso, cuando haya latido acelerado vuestro corazón, cuando hayáis despertado recuerdos, musitado oraciones, soñado esperanzas, solicitado milagros, mitigado remordimientos,… entonces, ya entonces, misión cumplida, podréis decir henchidos de amor, con los labios llenos de oración y con el corazón lacerado de dolor aquella plegaria que para Cristo, y yendo solo, debajo de la mesa del Trono, un Jueves Santo escribí :

    Yo he sentido, Señor, la inmensa pena
    de llevarte en mis hombros, cirineo,
    y el peso de tu cuerpo, Cristo, veo
    que resulta ser premio, no condena,

    Le gusta a 3 personas

  6. Cuando la pena nos alcanza
    por un compañero perdido
    cuando el adiós dolorido
    busca en la Fe su esperanza.

    En Tu palabra confiamos
    con la certeza que Tú
    ya le has devuelto a la vida,
    ya le has llevado a la luz.
    Ya le has devuelto a la vida,
    ya le has llevado a la luz.

    Cuando son tantos los miles de españoles que están muriendo a causa de esta pandemia, lejos de sus seres queridos, sin poder despedirse. Las estrofas de la adaptación militar de “la muerte no es el final” nos aporta una brizna de esperanza de que van hacia esa luz, a esa otra vida.

    Me atrevería a decir que aunque alejados de sus seres queridos, estos compatriotas no mueren solos; miles de compañeros de sanidad, tanto civil como militar, ofrecen sus cuidados hasta el último momento y aportan ese postrer consuelo a aquél que parte. Ellos no llaman ni rehuyen a la muerte, bregan diariamente y sin descanso con ella, intentando que el número de bajas sea el mínimo posible. Pero mucho me temo que cuando esta crisis sanitaria disminuya su virulencia; la visión de tanto dolor y muerte pase factura a muchos compañeros que ahora se hayan en primera fila y el duro día a día no les permite canalizar sus emociones. De estos temas y parecidos hablamos con mi hijo que, en estos momentos se encuentra en esa línea de combate de la sanidad. Sí que habrá en algunos centros apoyo psicológico (en el suyo lo tienen), en otros ni apoyo y material el justo y reutilízalo.
    En este aspecto es donde pienso que el militar y aún más los legionarios tienen en su Credo y en su culto al compañero caído, esa ventaja, esa fuerza moral, ese espíritu que les permite crecerse ante la adversidad y sobrellevar mejor esas pérdidas personales y emocionales.

    Pido disculpas si me he extendido en demasía.

    Muchas gracias por sus palabras General Dávila.

    Un saludo a todos.
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 2 personas

  7. Muchas gracias mi general por su aclaración.
    Nobleza obliga.
    Y se pone de manifiesto que, entre hidalgos que tienen comunidad de doctrina, los malos entendidos tienen pronta y fácil solución.
    Un fuerte abrazo mi general, precedido de recio taconazo y en primer tiempo del saludo.

    Le gusta a 2 personas

  8. Un Jueves Santo, para enmarcar. Mi general lo expuesto hoy, es redondo, nos introduce en la Biblia y nos detalla lo que representa “La Legión “, mezclando ambas.
    Claro que, <>, si lo fuera nada tendría sentido, los legionarios lo saben y por eso lo cantan.
    <>, hay miles de formas de morir, y sabemos que está llegará, comprendo que un Soldado Español y en lo mejor de su vida prefiera.esa manera de morir.
    <>, también sabe un legionario, que su “ Cristo de la Buena Muerte “, no lo abandonará, y lo recibirá en el Cielo
    ¡¡¡¡¡ VIVA LA LEGIÓN !!!!!!🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  9. A la Semana Santa
    ——————————

    Va la Semana Santa por las calles cabalgando
    y la gente se levanta entre vivas y llorando,
    pueblo que sabe amar, y sufrir al mismo tiempo
    resurge en su despertar repleto de sentimiento.

    Desfilan las procesiones con tronos engalanados
    y palpitan los corazones, de aquellos desarropados
    que se miran así mismo, ¡cuando ven a Jesucristo!
    y venerando al altísimo para llegar a su Olimpo.

    Y aquellos que pecadores, o bien hicieron promesas,
    ante el pueblo sufridores y todo su amor profesan,
    los que quieren ver la luz, la que siempre les negaron
    angustiados miran la cruz, porque lágrimas regaron.

    Por el valle del dolor, desde que al mundo llegaron
    por eso adoran a Dios, porque en él se refugiaron.
    Semana Santa cabalga, por las calles de amargura,
    si el padecer se aletarga, el sufrimiento madura.

    En procesiones los Santos, y así se calman los fieles,
    mitigan penas, quebrantos, y van endulzando hieles.
    Las reliquias por la calle, de la Iglesia,Madre,Santa,
    ¡ y de lágrimas un valle, que se desborda, de tanta !.

    Ronda día 11 de Abril de 1.998

    Autor.Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 4 personas

  10. Gracias Mi General, por recordarnos que la muerte no es el final. El vino para dar su vida por nosotros y así pagar el rescate, sus enseñanzas son magnificas, pena que en estos tiempos se haya perdido la mas grande el Amor, pero después de pasar todo el sufrimiento por nosotros, resucitó, y ahí es donde nos tenemos que quedar, en la resurrección. Todos nuestros problemas y sufrimientos ponerlos en sus manos y seguro que el los mitiga, con sus enseñanzas. Mi recuerdo para todas las personas falllecidas por la pandemia y las infectadas. Jesús siempre estará a sus lado. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .