CENTENARIO DE LA LEGIÓN (100) UN SIGLO DE HONOR por DON ALFONSO USSÍA. Cabo 1º Legionario de Honor

ALFONSO USSÍA                       PARA EL GENERAL DÁVILA

Querido Rafa, Mi General. Cumplo con la promesa.

Broche de oro para este ciclo que hemos mantenido en el blog sobre el Centenario de la Legión. Cien artículos. Tenía que ser don Alfonso Ussía Muñoz-Seca el que pusiese el colofón. Nadie como él. Porque el Centenario de la Legión no es solo unos uniformes, sino más bien un crudo, duro y sobrio informe de cien años. No hay expresión que puede acercarse a explicarlo, pero si hay una que entendamos, es la de Alfonso Ussía. No recuerdo lo que dice  el actual título de Legionario de Honor, a mí me gusta el que decía:

“Se autoriza al interesado con arreglo a las costumbres establecidas a disfrutar de los derechos que en virtud de este grado se le confieren de cantar nuestro himno, rezar y observar nuestro Credo, poder dedicarse a la captura y transporte de tablas y tableros, sentirse farruco y dar el grito de “A mí la Legión” si las circunstancias lo exigieren”.

No debo decir más.

¡Caballero Legionario USSÍA!: Gracias legionarias en nuestra amistad, compañerismo, unión y socorro. En lo que creemos: Todo por España.

Alfonso Ussía: Todo por España

 

     UN SIGLO DE HONOR

         De niño conocí al General Millán Astray. Visitaba con frecuencia a mis padres. Su timbrazo era diferente a los demás. Sonaba seco, imperativo, impaciente. -Ahí está Pepe Millán Astray-, anunciaba mi madre. Venía a la hora del café, siempre acompañado de dos legionarios. Quería casar a tres hermanas solteras de mi madre. Gracias a él, se inauguró la placa en memoria de don Pedro Muñoz-Seca, mi abuelo materno, hoy en avanzado proceso de Beatificación, en el portal de su casa, en Velázquez 57. Se sentía profundamente conmovido por su heroica forma de morir por Dios, por España y por su Rey, Don Alfonso XIII, a quien el General Millán Astray profesaba un profundo afecto. Fue el Rey de la fundación del Tercio, cuando Millán Astray no había unido aún los apellidos de su padre y era el Teniente Coronel José Millán Terreros. Se sabía de memoria y reía cuando narraba la anécdota de don Pedro con los porteros de su primera casa en Madrid, sita en la calle Olózaga. Formaban los porteros un matrimonio ejemplar, y habían cumplido con creces sus Bodas de Oro. Nada más instalarse en la casa Muñoz-Seca, falleció el portero, y una semana más tarde, de pena y melancolía, murió su mujer. Heredó la portería el único hijo del matrimonio. Y solicitó a don Pedro que escribiera unos versos para esculpir en la tumba de sus padres, que habían sido enterrados juntos, como pasaron toda su vida. El encargo era envenenado, por cuanto don Pedro no los había conocido apenas, pero sabedor de sus virtudes, se despachó con la siguiente quintilla.

Fue tan grande su bondad

Tal su laboriosidad

 Y la virtud de los dos,

 Que están con seguridad

 En el Cielo, junto a Dios.

Pasados diez días, subió el nuevo portero a pedir a don Pedro otro texto. -¿No le ha gustado?-, preguntó un algo mosqueado mi abuelo.

-Sí, don Pedro, me ha gustado mucho. Pero al que no le han gustado los versos es al señor Obispo, que los ha rechazado. Dice el señor Obispo, que usted no es nadie para asegurar que mis padres están en el Cielo, junto a Dios.

Don Pedro le escribió allí mismo, improvisando, la segunda versión.

 Fueron muy juntos los dos,

 El uno del otro en pos,

 Donde va siempre el que muere.

 Pero no están junto a Dios

 Porque el Obispo no quiere.

      Ni qué decir que también fue rechazada la segunda opción. Y escribió la tercera, sin posibilidad de éxito.

Flotando sus almas van

Por el éter, débilmente,

Sin saber qué es lo que harán,

Porque desgraciadamente…

Ni Dios, sabe donde están.

Y los porteros se quedaron sin versos sobre la lápida.

El General Millán Astray tenía esta peripecia obispal muy en sus preferencias y siempre la contaba. “Escribir La Venganza de Don Mendo es un prodigio, pero lo de la cabronada del Obispo a los porteros, es la monda”.

Hace un siglo, nació la Legión, su Legión, el orgullo máximo de su vida. Ante mí,  ahora que escribo, tengo una fotografía dedicada del heroico General a mi padre, que guardo como oro en paño y exhibo con suprema satisfacción. Como se diría ahora, una foto “chulísima”. Millán Astray, ya General, con el uniforme de bonito de la Legión, siempre  sobre las bocamangas las tres estrellas de ocho puntas de Coronel honorario del Tercio. Sus condecoraciones. Sus cuatro divisas de heridas de guerra. General de División. Marcial, arrogante, con su brazo derecho pleno y su izquierdo, mutilado. Con el parche sobre su ojo derecho. Y con esa grafía seca y rotunda: “A Luis Ussía. A tu patriotismo y nobleza. Recuerdo de este grato día. Te abraza con cariño y admiración, Millán-Astray”, ya con el guión del apellido compuesto.

El General don Rafael Dávila, General de milicia y no de despacho, muchos años a las órdenes inmediatas del Rey Don Juan Carlos I en la Casa Real, y General de la Legión, me ha pedido para su visitado “blog” unas letras dedicadas al primer centenario legionario. En septiembre de 1993, tuve la honra de recibir en el acuartelamiento de Ronda, Montejaque, el título de Caballero Legionario de Honor. Era su Coronel Don Javier Zorzo, recién llegado junto a sus legionarios de una de las primeras misiones en el exterior del Tercio. Y recibí el diploma y el chapiri de manos de los generales Díaz Porgueres y don Agustín Muñoz-Grandes. Mi mayor orgullo que abrió paso a tantos otros en el seno de las Fuerzas Armadas.

Lógico resulta, que al escribir de la Legión y los legionarios, las palabras y significado de heroísmo, Amor a España, lealtad, Bandera, sacrificio, decencia, honestidad, bravura, compañerismo y entrega se sientan como lugares comunes, tópicos y repetidos. Pero es así. La legión es diferente. Los Novios de la Muerte, ahí va eso. Su Credo, inspirado en el Bushido que tradujo del francés al español Millán-Astray, -al que los simples han encasillado en la vehemencia impensante-, no tiene desperdicio. Dios, representado por el Cristo de la Buena Muerte, el Cristo de Mena. España. Y ahora, también el Rey y la Constitución. Si la muerte llega en defensa de sus amores, la muerte es bien recibida. Legión y ambición personal, Legión y egoísmo, Legión y cobardía, son conceptos tan lejanos como imposibles de acercar. Y hoy… ¡Qué orgulloso se sentirá desde los azules infinitos el General Millán-Astray al cumplirse el centenario de su gran obra, y al sentir que al paso de los legionarios en cualquier desfile o parada militar, los españoles se rompen las manos ovacionándolos! En los aplausos se resume el agradecimiento, y el orgullo, y el contagio del entusiasmo que inspira la Legión.

Tan sólo un detalle, una costumbre, no me convence. El carnero o la cabra. Antaño, la mascota de las Banderas de la Legión eran jabalíes. Un legionario no puede ir precedido por una cabra.

Como el glorioso Regimiento de Caballería Alcántara 10 de Melilla – del que soy y me honro “Cazador de Honor”-, la Legión Española está pendiente de un acto de Justicia. La Cruz Laureada de San Fernando con carácter colectivo por sus cien años de heroísmo, servicio , muerte, herida y amor por España. Sería, más que el colofón, el mejor principio para su Centenario.

Cien años de héroes.

Alfonso USSÍA

 Cabo 1º Legionario de Honor.

Blog: generaldavila.com

4 de mayo 2020

25 pensamientos en “CENTENARIO DE LA LEGIÓN (100) UN SIGLO DE HONOR por DON ALFONSO USSÍA. Cabo 1º Legionario de Honor

  1. Todo ser bien nacido que ame a su Nación, y en este caso a España. Se nota cuando escriben las manos llevadas por ese sentimiento de amor que sale del alma sin más tintes que la profunda sencillez y ofrecimiento a su PATRIA.
    Y DON Alfonso Ussía sabe llegar a los que aman a esta NACIÓN LLAMADA ESPAÑA como sólo lo hacen las personas dignas del SUELO EN QUE HAN NACIDO.

    Atentamente y con el debido respeto: Cabo 1º Legionario Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 5 personas

  2. Una vez más las palabras del que de haber nacido en otra época, y dado su gran patriotismo y amor por La Legión, podría haber sido, al menos Usía o Ussía , por partida doble, ensalzan lo que todo hombre , ensalzaría y veneraría, en su caso, eligió, otros caminos, no sabemos, si con más suerte, lo que queda claro, es que, como muchos, tenemos dos amores , uno en casa y otro llamado Legión…

    Le gusta a 7 personas

  3. Respetados, y apreciados Excmo. Sr. Ussia, Generales, y amigos:
    – Su aportación al blog del Gral. Dávila es sencillamente emotiva, a la vez divertida, y maravillosa.
    – Bendito sea por su idealismo, y patriotismo.
    – Por causas ajenas a mi voluntad, durante semanas he tenido que permanecer en silencio. Ni siquiera sé si hoy, al fin, funcionará mi correo electrónico.
    – No nos deje Ud. Sr. Ussía, y aunque “voces más doctas tiene la Iglesia” sí me atrevo a explicar desde este foro, que tener a una cabra como mascota yo también le pregunté a mi padre el porqué, que a la sazón entonces formaba parte de la VII Bandera, (ya en Smara, sí la memoria no me engaña, la cabra se llamaba “Gertrudis”) y mi padre me contestó ( no “Gertrudis” claro) decía que el autor de mis días me dijo impasible: “hija mía, porque para estar en esta Bandera de alambrada, hay que estar cómo una “p…elandusca” chota, o cabra (perdonen el eufemismo, entenderán Uds. que él utilizó otro adjetivo…).
    – Con respecto a los jabalíes, hasta donde me alcanza la memoria, al menos en el Tercer Tercio, dejaron de llevarlos como mascotas a raíz de que en un Sabado Legionario, en Fuerteventura (o quizá Aaiun quiero recordar, pero que me corrijan los antiguos del Tercio, si confundo el lugar, no Fuerteventura casi seguro) el dichoso jabali no tuvo otra ocurrencia, que “insubordinarse” y embestir a toda la línea de Jefes y Oficiales, llevándose primero por delante al Pater que oficiaba el acto, que hubo de salir corriendo por culpa del “venado”, digo, jabalí que le persiguió con un perfecto trote corto, pegando gruñidos, por todo el Patio de Armas del Acuartelamiento mientras el Pater huía a la carrera, y el jabalí embistiendo la formación, y un largo etc. de personalidades porque el jabalí de marras no dejó sana ni la tribuna de invitados que tuvieron que salir a la voz de “m… el último”, sopena de perecer bajo los colmillos del jabalí.
    – Entonces, el fundador de la gloriosa también BRIPAC, entonces Col. del Tercio, el Medalla Militar, y más tarde Teniente General Tomás Pallás Sierra, decidió que entre el loro mascota de la VII Bandera, que decía tacos cada vez que había visita de señoras recibiendolas a la voz de “¡¡¡chicos p… nuevas!!!”, un chimpancé que hubo que enjaular porque también se escapaba y se iba a la casa del Coronel…en fin, que solo faltaba el jabalí Sr. Ussia…
    – A la vez, comparto plenamente su criterio de que es inviable que La LEGIÓN tenga por mascota a un borrego, y me consta que al fundador de la I Bandera, le sentaba como una patada en la nariz, ese hecho.
    – No les entretengo más, que la Providencia continúe guiando su pluma que sin duda, también le sostiene su abuelo Don Pedro Muñoz-Seca porque Sr. USSIA, honra Ud. su ADN.
    – Respetuosamente les saluda, no sin decir
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MI REY SERVIR HASTA MORIR, VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA LA LEGIÓN !!

    Esperanza González de Fonseca Marco
    (Dama Paracaidista Auxiliar de Sanidad Militar)

    Le gusta a 8 personas

  4. No me atrevo a comentar lo más mínimo de lo escrito por D. Alfonso por ser muy grande mi admiración a su persona y a toda su obra. Solamente darle de corazón las gracias por el regalo que nos ha hecho. Tardaré unos días en escribir algo pues me entra un complejo enorme estar junto a usted en el blog.
    D. Alfonso, de nuevo muchas gracias por su artículo, esta mañana estaba deseando acabarlo… para empezar de nuevo a leerlo.
    Atentamente le saluda

    Le gusta a 2 personas

  5. Buenos días mi General,
    Sin novedad. Solicito permiso para felicitar a nuestro excepcional Cabo 1 Sr. Ussía, excelente y brillante articulista. Aprovecho para reivindicar las raices Portuenses de D. Alfonso, que siempre lleva a gala.
    Fuerte abrazo a ambos…..y VIVA ESPAÑA!!!

    Le gusta a 4 personas

  6. Saludos efusivos y legionarios.
    Gracias señor Alfonso por recordar cien años de esta manera.
    Sin duda usted lo ha resumido perfectamente.
    Legión y egoísmo, Legión y ambición personal, Legión y cobardía…es como mezclar agua y aceite y un siglo de historia, solo se puede llegar a él desde la abnegación y el altruismo.
    Quien no viene a servir, no sirve para venir, ese era el dicho.
    Respecto a la mascota, diré que yo tuve a ambas. Fui gastador en la I bandera y eran jabalíes lo que teníamos pero por las armas de Borgoña de la bandera, posteriormente se pasó al carnero o cabra… pero puestos a decir, si mal no recuerdo fue una gallina la primera mascota conocida.
    Por un siglo de bravura sin derecho a réplica.
    ¡Viva España! ¡Viva La Legión!
    Cabo C.L. David López Manzanedo

    Le gusta a 3 personas

  7. Imposible comentar nada. Too está dicho y además de con gracejo, con sentimiento, profundidad, todo lo necesario para ser perfecto. Lo de los porteros, increíble “ con la Iglesia hemos topao.”.,, es gratificante su aparición en este Blog , ha dado un salto cualitativo con su aportación .
    Tenemos en común , algo muy importante , nos sentimos Españoles, estamos orgullosos de serlo y amamos a la Patria, Ud. D . Alfonso es
    y se siente Legionario y que además presume de ello.
    Yo soy una pequeña tuerca en este Blog y hoy con su relato hasta me creo importante.. Gracias D. Alfonso.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 5 personas

  8. Apreciado D. Alfonso Ussía.

    Es siempre un placer leerle. Un auténtico privilegio poder hacerlo en el Blog del General Dávila.

    Cuente siempre con nuestra total admiración y apoyo incondicional.

    Un saludo a todos
    Pedro Dalmau.

    Le gusta a 3 personas

  9. Me cuenta mi mujer que su bisabuelo que vivía en la calle Castelló de Madrid, era vecino del abuelo de D. Alfonso cuando vivía en la calle Velazquez y coincidían de vez en cuando por el barrio de Salamanca. Nada más comenzar la Guerra Civil y debido a los muchos cortes de luz el ascensor de la casa de D. Pedro, como en la mayoría de las casas , estaba casi siempre parado y su abuelo cada día con tiza en la puerta del ascensor escribía cosas así:
    Uno y dos, no hay ascensor
    Uno, dos y tres, tenéis que subir a pie
    Uno, dos, tres y cuatro, tenéis escaleras para rato
    No se si estaba el mismo portero, pero seguro que fuese quien fuese, se reiría como nosotros ahora con sus geniales ocurrencias.

    Le gusta a 2 personas

  10. He tenido el honor de mandar durante cinco años la I Bandera de La Legión y siempre desfilé con un jabalí como mascota. En mis tiempos saharianos las mascotas del Tercio, la VIII Bandera y el Grupo de Caballería eran tres hermosos carneros, que no cabras.

    Le gusta a 2 personas

  11. Para Ussia ha sido y es un orgullo sin duda ser Legionario de Honor.
    Para los lectores de este blog es un orgullo que nos dedique unas gotas de su razón y talento y ponga el colofón a estos 100 artículos sobre la Legión.

    Gracias D.Alfonso y gracias siempre Rafael Mi General.
    Siempre a vuestras órdenes..

    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  12. Gracias a Don Alfonso por su artículo, espero que abra la vía de su colaboración en esta magnífica página.
    Por aportar alguna luz en el tema sobre la desaparición del jabalí como mascota legionaria, les narro la que probablemente fue una de sus últimas apariciones, por lo menos en el Tercio Duque de Alba. Siendo Capitán recién ascendido en dicho Tercio, allá por el verano del año 78, nuestra mascota era un hermoso (por su tamaño, claro) jabalí que creo recordar atendía al nombre de “Tifariti”. El animal murió en extrañas circunstancias por esa época, sin que los Gastadores pudieran dar muchas explicaciones sobre el suceso. Por no alargar la historia con los muchos detalles que tuvo el incidente (su narración requeriría una página entera o más) sí les puedo “casi” asegurar que el “curtido” Tifariti fue sustituido por una cabra, de la que siento profundamente no recordar el nombre.
    Un fuerte abrazo para todos,

    Me gusta

  13. ” Gracias a él, se inauguró la placa en memoria de don Pedro Muñoz-Seca, mi abuelo materno, hoy en avanzado proceso de Beatificación, en el portal de su casa, en Velázquez 57.

    No conocía ése detalle de ” Memoria Histórica” que agradezco de corazón. A partir de ahora, cuando pase por delante, rezaré un responso por Don Pedro, y por Don Melquiades Alvarez, y por Ramiro de Maeztu y…bueno, paro, que fueron muchos.Muchísimos intelectuales masacrados. No veo sus placas.SNo la sveo por ninguna parte, pero en la Castellana, hay uno muy largo que sí la tiene.

    Le gusta a 3 personas

  14. D. Alfonso, permita que le cuente una anécdota de mascotas.
    Yo soy de la opinión del Cor. Salafranca. Coincidiendo con él -en el Tercio <>- tuve el honor de mandar la Bandera <>, II de La Legión. Al hacerme cargo de ella, tenía, como mascota, un borrego “moruno”. Hice ver a mis nuevos subordinados -muchos de ellos, viejos conocidos de mis anteriores pasos por La Legión- que la mascota debía ser un carnero MERINO, que no “moruno”. Acometí personalmente la honrosa tarea de conseguir un cordero merino. Después de algunas peripecias y por sonrisa del destino, contacté con una cabaña lanar de La Solana, en el corazón de Extremadura: Juan Ignacio Álvarez Spínola era el propietario; cuando hablé con él por teléfono me sorprendió diciendo que era Coronel de Artillería, de la XXVI Promoción, en situación de reserva. Por supuesto, nos regaló el cordero y fui a buscarlo con mi coche, aprovechando un fin de semana. El lunes siguiente, en la primera formación del Tercio, presenté al nuevo componente de la Bandera; uno de los legionarios, al ver al cordero, dijo: “no veas ¡que cordero más guapo!, parece Lecquio” y así quedó “bautizado”.
    También en la X y la III Banderas, a las que he pertenecido, tuvimos carneros: “Javi” y “Buha”, respectivamente.

    Le gusta a 2 personas

  15. Como veo que son varios los artículos sobre la Cabra de La Legión que pueden llamar a engaño dejo la opinión de Franco Jefe de la Legión sobre el tema.
    Un día me atreví a preguntarle:

    – «Excelencia, ¿por qué en los desfiles lleva la Legión un borrego como mascota? No lo encuentro lógico».

    Respondió inmediatamente:

    – «Inadmisible: en mi Bandera llevábamos un jabalí».

    “La cabra de la Legión” (General Dávila)
    https://wp.me/p3Eb9L-2ks

    Le gusta a 2 personas

  16. A la cabra con una buena guarnicion, despues de un par de meses comiendo “sopa de, patatas con” en bandeja Legionaria, en San Gregorio o Chinchilla …de verdad, que yo no la despreciaba …siempre desde el respeto y aprecio a todos …nunca con la Mofa mal intencionada.
    La verdad que es interesante lo que entre todos aportan sobre el tema; recuerdo que en casi todo el tiempo de los aprox. 7 años que estuve en el 4º Tercio, la “mascota” era “Gron”, un perro de raza rara que se trajeron los de la Xª Bra. de Yugoslavia, por la Málaga, y nunca lo desprecié por ser perro sabiendo que jabalíes, carneros, cabras, perros, ponys, monos …y animales varios habian sido mascotas para el orden cerrado y formaciones de las Legiones de otros paises y la nuestra.
    Si me preguntara alguien que tipo de animal debería ser mascota o representar por los mismos términos que siempre se ha usado, a mi criterio, con humildad pero con sinceridad, contestaría que por lo que yo he vivido y por fidelidad al mismo impulso que ahora hace como 27 años me hizo decidir formar parte para años de esa Unidad Militar, para La Legion Española… no habría quizas ninguno, por que debería ser un dragon ( bueno, con menos “rollito” filosófico a lo mejor podría ser un Leon…).
    Animo y saludos a todos.

    Me gusta

  17. Un placer la lectura del artículo de Alfonso Ussía.
    En su línea. Perfecta simbiosis de sentimiento, humor y magistral dominio del lenguaje.
    Por otra parte completamente de acuerdo con su apreciación sobre la mascota.
    Pienso igual. Y me alegra mucho conocer la anécdota que nos cuenta mi general, sobre el “borrego” de la Legión y la respuesta de Franco.
    Quiere decir que VE pensaba lo mismo que el Caudillo al respecto.
    Durante mis seis años como jefe del GOE VI de La Coruña, tuvimos por mascota, precisamente, un descomunal jabalí; “Rodolfo” que causaba sensación en los desfiles debido a su tamaño.

    Le gusta a 2 personas

  18. como ya le dije en el Rastro madrileño cual era mi última meta a conseguir… ¡Qué santa envidia me da por el nombramiento que puede exhibir.
    Siempre a sus órdenes

    Me gusta

  19. Insuperable colofon del centenario de nuestra Legión. El sentido del humor es un regalo del cielo que D.Alfonso ha heredado de su familia y que practica habitualmente para disfrute de los que leemos sus siempre interesantes escritos. Lo veo un poco difícil pero creo que algo tendrá que hacer nuestra veterana Legión para transformar la cabra en jabalí. Los soldados legionarios y el cabo primero Ussia creo que , por sus abnegados servicios y su demostrado amor a España, se lo merecen. Gracias mi general Davila.Gracias mi cabo primero Ussia.

    Le gusta a 2 personas

  20. Es emocionanta leer a Alfonso Ussia con motivo de este centenario y ver el enorme carino y respeto que profesa a la Legion.
    Lo anterior no solo lo ha hecho por el motivo indicado, sino que de forma constante y siempre que tiene la oportunidad lo hace.
    Espero que muchos espanoles sepan tambien valorar el espiritu de sacrificio, entrega y pundonor que constantemente demuestra la Legion en el cumplimiento de su deber y en su amor a Espana.

    Le gusta a 1 persona

  21. Magnifico “broche de oro” de los artículos sobre el Centenario de La Legión. Enhorabuena al blog, al General Dávila y al Legionario de Honor Don Alfonso Ussía.

    Le gusta a 1 persona

  22. Apreciado Fernando
    siempre he sido lector de tus innumerables articulos, no sabia
    De tu vinculo con la Legion y menos
    De tu relacion con el General, sois
    Un afortunado y si cabe te sdmiro mas
    VIVA ESPAÑA VIVA LA LEGION

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .