VACUNA EN HOSPITAL ENFERMERA ISABEL ZENDAL. Rafael Dávila Álvarez

Llamada para vacunarme. Allá voy. Merece la pena contarlo y compartirlo. Sientes una sensación de alivio y a la vez preocupación. Por fin. Se han acordado de mí, estaba en la lista, ¿habrá mucha cola?, ¿qué vacuna me pondrán?, llamas, preguntas, consultas en la red. Inquietud en definitiva, y una ventana que se abre para respirar aire puro. Un paso más. Hasta aquí he llegado. Resistiré.

Una de las mayores indecencias cometidas en este periodo que llevamos, un año de lucha, es convertirla en política y no dejarlo en sanitaria. La crítica hacia la mala gestión, cuando es evidente y se argumenta, no es política, sino una forma de mejorar. Cierto es que cada uno cuenta la feria como le ha ido. Incluso hay veces que te va mal, pero solo tú eres culpable. No es el caso. No echemos la culpa a los de las fiestas y a los que no cumplen, que también, sino señalemos (para siempre) a los que iniciaron esto como si de una puesta en escena se tratara mientras los muertos caían como segados por una endiablada ametralladora día y noche municionada.

Que mascarilla sí, mascarilla no, aquel 8M, desentenderse de la pandemia y no mandar, la maravilla y la orquesta de simón &… han escenificado un panorama televisivo que pasará a la historia de las tragedias, pero en serio. El zenit del despropósito ha sido la administración de las vacunas. Que cada uno analice y asuma aquí o allá su responsabilidad.

Como todo es un despropósito ya no te crees que haya llegado el momento de vacunarte. Llega.

La casualidad hizo que empezaran a caer las primeras gotas de la tormenta en el momento de colocarme en la cola de la vacunación en el Hospital de Madrid enfermera Isabel Zendal. Arreciaba el agua y el viento. Torrencial. Todos éramos mayores, en mejores o regulares condiciones y con la suficiente edad para no crecer ya más, aunque nos regasen tanto. Hubo un momento de preocupación. La cola aceleró, aguantamos y superamos el difícil momento más o menos empapados.

Hubo, orden, respeto, educación y eficacia. Nadie hizo aspavientos y sin estridencias, en el silencio de los que ya llevamos demasiados gritos encima, pasó aquel momento y nos vimos dentro del edificio hospitalario. Impecable, limpio, acogedor; piensas en las tragedias que allí se han vivido. Lágrimas, muecas y esperanzas. ¿Cómo se puede criticar un centro médico como el Zendal que es un ejemplo, que debería existir en todas las ciudades de millones de habitantes, dónde en cualquier momento la tragedia se convierte en colectiva? ¿Cómo puede haber un personaje que diga que su primera medida política sería derribar este hospital? Silencio y eficacia. Alguno debería respetar y hablar menos o mejor.

La cola daba la vuelta entera al interior del edificio. Pensé que aquello nos llevaría toda la tarde. La actividad era frenética. Nadie decía una palabra de más, tampoco de menos, ni se veían paseos de recreo; cada uno a lo suyo, gran actividad y ninguna mirada perdida. Se escuchaban las normas, se repetían, se acariciaba a algunos que lo necesitaban, a todos se sonreía, mucho silencio en las largas colas; sabiendo que no era nada, era cada vez mayor la intranquilidad mientras se acercaba el momento: ¡ya me toca!

Repito mi asombro: ni una palabra de más, nunca una de menos. Como debe ser. Profesionales que llevan días, horas agotadoras, sonrientes y seguramente cansados de lo que debe ser una rutina desde que inician la jornada hasta el final. También saben que cada uno que se sienta en el sillón para vacunarse es nuevo, es su primera dosis, su esperanza, su incertidumbre, y que hay que decirle algo. Te lo dicen.

Termina. Ya estás vacunado. Algo especial recorre tu interior; que no siendo nada lo es todo.

Al salir he respirado hondo, quizá por allí han merodeado muchos virus, de todo tipo, en castizo: mucha mala uva.

¿Cuántas vidas se han salvado gracias a esta obra? No lo sé. Miro de lejos al hospital y recuerdo al doctor Balmis y a su enfermera Isabel Zendal a los que seguramente tildaron de locos en aquella su aventura. Es la de la vida, que a unos les gusta y a otros disgusta. Parece que no todos están con la vida.

Yo hoy me quedo con ella.

Gracias a Madrid y sobre todo a todos los que lo habéis logrado. Brille la esperanza como esa que he visto en los ojos de las personas que en una larga cola pasada por agua daban ejemplo de lo que hay que hacer y cómo hacerlo, aunque la adversidad de una tormenta quiera ponerle obstáculos.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

4 abril 2021

Mándennos sus testimonios. Ayudarán a otros. Gracias

 

 

16 pensamientos en “VACUNA EN HOSPITAL ENFERMERA ISABEL ZENDAL. Rafael Dávila Álvarez

  1. Suerte de estar en Madrid. En Cataluña, la Generalitat, son reacios a vacunar a Guardia Civil y policía. Referente a la caradura moral del personaje que quiere cerrar el hospital. Que más decir.

    Le gusta a 8 personas

  2. Me toco ayer vacunarme en el nuevo hospital de Toledo, ese que es inmenso. Estabamos cuatro gatos. Y pense en lo desprovechado dem espacio. Cuanta gente de Madrid podria ser vacunada en este hospital universitario de Toledo. Solo lo impide la division de taifas imperante desde 1978.Cuando el virus no tiene en cuenta las fronteras, nosotros no combatimos bien al virus por haber puesto fronteras irracionales. Habria que volver al INSALUD, a un Servicio NACIONAL de salud, como el que rige en Gran Bretaña.
    Luego la tipica desoriention/desinformacion:ya en la sala de descanso, despues de vacunarnos, una señora pregunta :que vacuna exactamente nos han puesto?
    Y nos dicen algo muy extrañi:la siguiente toma sera dentro de 12 semanas. Se nos antoja demasiado tiempo.
    Eso si :el personal sanitario muy atento y muy profesional. Lo que falla aqui es la cupula politico/sanitaria.
    Lo dicho 😮 acabamos con los reinos de taifas, o estos acaban con todos.

    Le gusta a 5 personas

  3. A las órdenes de V. E., mi General.

    Enhorabuena. Por aquí abajo parece que la cosa va más lenta, o que el orden de prioridad es distinto. Los de mi quinta estamos teóricamente en puertas aunque sin lluvia por el momento.

    Dicen en el campo que es necesario que llueva para que los árboles, olivos sobre todo, tomen el abono mineral recién puesto a su alrededor tras estos dos meses maratonianos de cosecha, poda, retirada de la leña y quema de resíduos. Porque si no llueve, de nada sirve la vacuna del abono.

    Tendremos que seguir en la cola, esperando que el cielo descargue unas gotas sobre nosotros contra el virus.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 3 personas

  4. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    FELICIDADES MI GENERAL por su vacunación y tan esmerado y BRILLANTE LOA a tan EXCELENTE SERVICIO SANITARIO.
    Dado que aún no he pasado por la vacuna, sin embargo le s ofrezco otro testimonio que de manera directa alaba la exposición del GENERAL.
    Era en el Hospital Universitario de Móstoles C/ Avda. CARLOS V 70. Llevaba a mi hermana para un dolor insoportable de la ciática. Entramos en Urgencias y perfectamente separados dos salas una para posibles pacientes COVID-19 y otra para las demás enfermedades.
    A los pocos minutos en pantalla y altavoz :»F-43″. CONSULTA 3 . Un Doctor amablemente atiende a mi hermana y por su trato y especial interés oye las respuestas de mi hermana con suma atención. Personalmente toma un carrito la sienta y al BOX DE ADULTOS. Habla con una de las enfermeras y le indica lo que debía de poner a mi hermana. ¡Cuando termine, vuelvan a mi despecho!.
    Por ahora solo para aliviar el dolor después radiografía y más tarde R.M. (Resonancia Magnética Abierta).
    El doctor era anónimo, totalmente entregado. Observé que había un Libro de Felicitaciones en el mostrador de Radiografías. Ni corto ni perezoso estampé LA MAS ENTUSIASTA FELICITACIÖN. ¡HABIA OREDEN, RESPETO, EDUCACIÓN Y EFECTIVIDAD!. Por ello le he comprendido totalmente y ADMIRADO MI GENERAL.
    ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN! Abrazos a todos y a vuestras órdenes
    VIVA EL REY
    VIVA SANIDAD MILITAR
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 3 personas

  5. Esperando la vacuna de la pandemia maldita
    —————————————————————————-
    Esperando la vacuna
    de la pandemia maldita,
    la intriga que nos acuna
    se oscurece en las lagunas
    que la tempestad agita.

    Hay un rayo de esperanza
    que débilmente se asoma
    como esa punta de lanza
    que se entona la romanza
    en los diversos idiomas.

    Quiera Dios que sea efectiva
    y se anulen las intenciones
    de las mentes destructivas
    que atentan contra la vida
    por innobles ambiciones.

    Que sea ejemplo reflexivo
    para toda la humanidad
    de este mundo vengativo
    tan insano y despectivo
    bajo el manto de oscuridad.

    Que se cubren las perfidias
    de los que en ellas se elevan
    amparados por insidias
    que permiten las desidias
    de deberes que relegan.

    Esperando la vacuna
    de la pandemia maldita,
    la intriga que nos acuna
    se oscurece en las lagunas
    que la tempestad agita.

    España día 4 de abril de 2021

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 4 personas

  6. A Don Ignacio: doce semanas es el tiempo que hay que esperar para la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca. Yo me la puse hace 10 días y la segunda me la tengo que poner a primeros de julio.

    Le gusta a 1 persona

  7. Gracias mi General por su testimonio en el que pone de manifiesto muchas cosas que parecen «intranscendentes» pero que no lo son: la estoica espera de quienes han sabido esperar siempre, la capacidad y disciplina de quienes fueron educados en la adversidad y, sobre todo, sobre todo, repito, el agradecimiento de reconocer la amabilidad, la deferencia y la profesionalidad del personal sanitario, a la vez que se reconoce la virtud, la capacidad y realidad de la necesidad de contar con una instalación hospitalaria como el «Enfermera Isabel Zendal», frente a la insidia, la maledicencia, la inquina…,que siempre está dispuesto a verter la estupidez reinante de quienes ante su incapacidad solo saben hacer crítica amarga porque su incapacidad y falta de inteligencia práctica e intelectual es lo único que les permite; y si por ellos fuera, destruir y dejar morir mientras ellos se enriquecen con el sufrimiento de los demás. Gracias por su exposición.

    Le gusta a 2 personas

  8. Me alegro Mi General de que por fin le hallan vacunado. Estoy de acuerdo de todo lo que dice del hospital Zendal. ¡Ojala todos tuviésemos la suerte de tener uno como el!. Y con el recuerdo de la Enfermera Isabel Zenzal y el Doctor Balmis, más otro Dr. que falleció en Perú creo recordar de tuberculosis. Siempre habrá desaprensivos que quieran destruir lo que otros han hecho bien, sin pensar en las personas. Gracias yFelices pascuas para todos.

    Le gusta a 2 personas

  9. Día de San José Madrid muy organizado y a pesar de la cola, en media hora me vacunaron. E viernes Santo lleve a mi mujer mucha gente , pero rapidísimo Enhorabuena a los organizadores. Por fin a los mutualistas empezaron a vacunarnos

    Le gusta a 1 persona

  10. A mi mujer y a mi nos pusieron la vacuna el domingo 28 de Marzo , debemos tener el ombligo cuadrado pues a las doce del medio día que era cuando nos habían citado entramos en el hospital sin ninguna cola, como se dice vulgarmente, llegar y pegar, nos atendieron exquisitamente y en menos de un cuarto de hora estábamos vacunados y en la calle , hoy hemos ido a llevar a una amiga, la cola si era de campeonato pero era de las que no se para , andando normalmente se llegaba a la puerta del hospital en «un satiamen» y en menos de una hora estaba ya en la calle vacunada y super contenta por el trato recibido , Los que dicen que es un desastre , mal organizado, sucio …. y unos cuantos adjetivos calificativos, cada cual mas negativo no quiero escribir lo que son pero nos lo podemos imaginar

    Le gusta a 2 personas

  11. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    Es imperdonable en mí no despedirme reglamentariamente. Al observar los Comentarios me dí cuenta. Al ir rápido, se cuelan cosas y otras creemos haberlas escrito.
    Desde la Admiración, RESPETO Y SUBORDINACIÓN, A LA ORDEN DE V.E
    VIVA EL REY
    VIVA SANIDAD MILITAR
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 2 personas

  12. Mi General: Me vacunaron el día 1 a las 10’ 59 horas. Así fue la cita telefónica, a las 10’30h, espere, estábamos unas cuantas personas esperando, menos de veinte. Llamaban por minutos, yo tenía el 59.
    A la hora 10’59 exacta, llamaron al 59., era yo, entre , en un mostrador nos dieron la cita para el día 29 , a las 10’59 h.. Me enviaron al sitié vacunar y eso es todo. PERFECTO.
    El personal magnífico. Así fue mi vacunación. Vacuna, tipo Moderna,🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Me gusta

  13. Mi General, debo tener suerte. El día 1 me vacunaron tras cita telefónica. A la hora exacta 10’59 h.me avisaron. Me vacunaron, mi dieron la cita para la segunda dosis y terminado,🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Me gusta

  14. Felicidades, no se puede describir mejor las incertidumbres en la espera de la vacuna. Lo podría repetir palabra por palabra. Y, recién recibida la vacuna, solo enviarte un cordial saludo a la espera de seguir disfrutando de tus comentarios.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s