¡AL CIELO CON ÉL! ¡LEGIONARIOS! (General de División Rafael Dávila Álvarez)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue en Sevilla pero pudo ser en cualquier otro lugar de España. Ocurre al menos una vez al año que se desgarra el alma y convertimos una semana en santa, en la Santa Semana.  Aparece la muerte alzada entre Hermandades y Cofradías, pasión que se siente, una semana al menos en nuestra constante vida penitente.

Se llamaba Ricardo Gordillo Díaz pero era el Balilla. Nombre de guerra de aquellos soldados bajitos y fieros. ‹‹ ¡Díselo al Balilla! ¿Dónde está el Balilla? Pregúntale al Balilla…  lo ha dicho el Balilla››. Heredan el apodo, el estilo, de generación en generación; para eso hay que tener condiciones. Sin ser cabo son más cabo que el cabo de varas. Con veinte años era ya el Balilla. Tenía que haber sido legionario. Ahí es nada. Pero era muy joven y le tiraba mucho Sevilla. ¡Quién sabe! De la misma raza que el legionario de la melódica que nos contaba hace unos días en El Recuadro del ABC sevillano el cabo Burgos. Hacen historia y son historia. La del ingenio y el valor ante la vida. Que es el honor del pueblo. Da lo mismo un roto que un descosido. Resignación siempre, su vida en manos de los demás. Surgen y se elevan en los momentos en los que el alma está al filo de lo imposible. No están hechos para la vulgaridad aunque su vida se vea como algo muy vulgar. ¡Al cielo con Ella! No pudo salir de otro lugar que no fuese el corazón de aquel hombre apodado el Balilla: ¡Al cielo con Ella! Solo cuando algo es verdad trasciende. Aquello ocurrió la madrugada del Viernes Santo de 1952 siendo Ricardo Gordillo Díaz costalero de la Hermandad del Cristo de los Gitanos.100_0377 200

Mandaba yo la Legión cuando un día lo oí: ¡Al cielo con Él! Preparaban mis legionarios la Semana Santa y en sus ensayos fue cuando observé como el cabo de la escuadra de gastadores repetía cada vez que quería motivar a sus legionarios: ¡Al cielo con Él!

Subía el Cristo al cielo como solo puede subir de brazos legionarios. Por un momento quedaba suspendido en el aire. Temblaba aquel madero, del golpe de las manos, temblaba hasta el suelo, de los golpes de las botas legionarias, y temblaba el mismo cielo de ver aquel espectáculo. No temblaban los legionarios.

¡Al cielo con Él! Decir legionario, por aquello de la Buena Muerte, del compañero jamás abandonado, de los cincuenta mil muertos y laureados.jpeg-2

Temblaba el general de tener aquel mando y aquellos hombres tan bravos que convierten hasta la rutina en valor, cualquier cosa que hacen es en ellos lo más apreciado, su deber más sagrado.

¡Al cielo con Él! ordenaba el cabo legionario

Tiene que haber un cielo legionario, pensé. No es fácil alcanzarlo, ser legionario, de verdad, y Él tiene que ser allí capitán, un capitán legionario, el capitán de los legionarios. Un cielo para los valientes por sencillos y humildes legionarios. Para los que nada han sido sino legionarios, para los que eso que han vivido, pobres y olvidados, ha sido ya desde la tierra un cielo, aunque sea legionario, el mejor cielo encontrado. Porque allí juraron su amistad que nunca en otro lugar encontraron. Porque allí nunca se vieron abandonados hasta perecer todos, juntos y hermanados. Un cielo para los hombres bravos, donde no se oye la queja sino el grito de socorro del legionario hermano, donde se obedece hasta morir y morir es el mayor honor cuando te espera la Buena Muerte de ese tu capitán, el Cristo legionario y hermano. ¡Dios mío! Tiene que haber un cielo legionario cuando se muere por tu jpeg-29Bandera y por tu hermano.

¡Al cielo con Él! ordenaba aquel cabo legionario y su voz de mando resonaba como el mandato de la historia de los cincuenta mil muertos legionarios.jpeg-17

El Cristo legionario

Me quedó esta historia que hasta hoy guardo, la del Cristo legionario, ensayando en un patio de armas, velando, orando y llevando la historia de una leyenda de vida y muerte, la leyenda inmortal, la historia, va para cien años, legionaria. Hubo momentos que confundí el Cristo con aquellos legionarios y aunque el cabo ordenaba con potente voz de mando, como general me di cuenta enseguida que el capitán era aquel legionario al que herido sobre el tronco llevaban, al cielo legionario, y que como solo ellos saben gritar, como si de una orden se tratara, orden legionaria, solo se oía un grito: ¡Al cielo con Él! Cristo, capitán legionario.

No podía la voz del Balilla estar sola: ¡Al cielo con Ella! Era necesaria la voz legionaria que como una orden, mandara: ¡Al cielo con Él!jpeg-42

¡Dios mío! Tiene que haber un cielo legionario.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

25 pensamientos en “¡AL CIELO CON ÉL! ¡LEGIONARIOS! (General de División Rafael Dávila Álvarez)

  1. Mi General : Bonita historia. He visto salir, en Málaga, muchas veces a los legionarios sacando al Cristo Legionario, maravilloso.
    Por supuesto que hay un “Cielo Legionario”, yo lo creo, un legionario que da su vida por ESPAÑA, o al menos se entrega de esa manera por ella lo merece. Hay muchos “Balillas”, en la Legión, 🇪🇸🇪🇸🇪🇸
    ¡VIVA LA LEGIÓN “. Y ¡¡¡ TODO POR LA PATRIA !!!

    Le gusta a 7 personas

  2. Sí, mi querido General… ¡¡¡Al Cielo con El !!!

    Alto y a pulso, Señor,
    suspendido cara al cielo,
    brazo y alma te levantan
    mis bravos compañeros;
    desde sus cuerpos te elevan,
    esperando la buena muerte
    de los soldados eternos.

    Alto y a pulso, Señor,
    los legionarios sabemos
    que la vida es solo vida
    y más altos son los sueños,
    más vivo el clarín de ataque
    y que el valor es eterno.

    El hombre que siempre lucha,
    el que no conoce el miedo,
    nunca muere si te lleva
    a pulso mirando al cielo,
    pues muriendo sonreirían
    por ser soldados del Cielo.

    Porque un día, ese Cristo de la Buena Muerte de los Legionarios y de Ánimas de Ciegos de los Legionarios Paracaidistas, salió a mi encuentro… fue un momento casual, o no, no lo sé; pero sé que fue sagrado. Él estaba allí, esperándome; y poco a poco, sin yo saberlo, sentí su abrazo. Y ahí brotó mi amor por Él, como un fuego intenso dentro del alma. Y soñé alto con cumbres altas, desde las que poder ver un mundo inmenso. Caminé despacio para no equivocarme y no perder el ritmo; y me descalcé de pronto, para no ir tan seguro… y caminé con fuerza, sin importarme la lucha.

    Ese Cristo…
    me enseñó a enmudecer,
    a estar en silencio,
    a llorar en soledad,
    a callar mi pensamiento.

    Y entonces aprendí que
    con tan solo una lágrima,
    fluye un diálogo interno
    avisando del sufrimiento.

    Me olvido de quien mide
    su tiempo y sus palabras;
    y viviré con el silencio
    como fiel acompañamiento.

    Y cuando todo acabe
    por siempre en el universo,
    será un silencio de amor
    el de mi Cristo del silencio.

    Le gusta a 6 personas

  3. Muchas gracias Mi General. Precioso su comentario sobre los legionarios. me quedo con la exclamación de ¡¡¡Arriba al Cielo!! Así sea. Saludos para todos.

    Le gusta a 5 personas

  4. Emocionante artículo mi General. Soy civil, maestra y me llena de orgullo comprobar q todavía quedan hombres en este país q aman nuestra bandera y a nuestro país. Saber q hemos sido una gran nación formada por grandes hombres. Su relato me ha emocionado y si algún día, Dios no lo quiera, nuestro país deba luchar por su libertad, espero q podamos contar con hombres de tanto valor y honor. Muchas gracias Paula.

    Le gusta a 4 personas

  5. No hablo de politica, no refiero a las derechas y las izquierdas. Hablo de hombres valientes, de esos hombres que de juegan la vida por defender a Nuestra Patria, de esos hombres que verdaderamente son Españoles. 💘

    Le gusta a 4 personas

  6. Con permiso de Vuecencia, mi General. !Al cielo con El!. No he conocido a nadie que ante esa orden y a todos los Legionarios cantando «El Novio de la Muerte» no se le escape una lágrima de emoción.
    Muchas gracias, mi General.
    ! Arriba España y Viva La Legión con El Cristo de la Buena Muerte !. Julio de Felipe Jimeno

    Le gusta a 4 personas

  7. No se si habrá un cielo especial para los legionarios, mi General, y tampoco creo que haga falta. Ellos se encontrarán unos a otros para formar de nuevo una legión infinita y valiente, para recordar y sentirse orgullosos de su paso por éste mundo, que nunca los olvidará.

    ¡Al Cielo con ellos! Ese es mi grito hoy. VIVA LA LEGIÓN

    Margarita Álvarez-Ossorio

    Le gusta a 6 personas

  8. No se que comentar. Me siento desbordado por la emoción, como siempre que se toca este tema. Hoy mas; quizás sea debido a que a mis «tres años para los noventa», los recuerdos y las sendas no seguidas aunque lo fueran por ser encontradas ya tarde en el camino,ocupen parte de mi mente como huecos principales. Cumplí en lo mio y como se dice hoy dia «por encima de la «mass media» y conste que no es soberbia sino orgullo lo que preside mis palabras. pues no aspire jamás a la obtención de gabelas o prebendas sino a la satisfacción del deber cumplido pero a esta hora he de confesar que si fuese posible tornar a los comienzos cambiaria todos mis éxitos porque mis tacones se gastaran y mi piel se curtiera en aquellos patios de armas junto a esos hombres de mirada firme y tez morena, capaces de elevar al cielo con un solo impulso a nuestro Capitan de todos los tiempos.

    Le gusta a 3 personas

  9. A las órdenes de V. E., mi General.

    De toda la gran riqueza mística y emocional de la Semana Santa en España,
    sin duda la escena más emotiva y conmovedora, así como de mayor belleza plástica, es la que con sin igual maestría nos describe V.E, el paso del Cristo de la Buena Muerte, en Málaga, llevado a pulso y puro nervio por los legionarios.

    Un servidor, que no lo puede remediar y en estas cosas tan de la Patria es un poco llorón, ha vibrado de emoción muchas veces contemplando y viviendo ese momento sublime con este Cristo, como si siempre fuera la primera vez que lo veía.. Y con muchos más pasos de Málaga. Y no digamos de Sevilla, que allí he tenido nada menos que doce años en los que toda ella fue para mí una «madrugá». . Y en Granada, también muy bonita y rica, la más célebre, la de Nuestra Señora de la Alhambra, una preciosa y valiosísima imagen y conjunto que hace años era acompañada y engrandecida por una Compañía de la Legión, que constituía el «plato fuerte» de toda la semana, con su paso con los costaleros en cuclillas por la Puerta de la Justicia, y el Sábado Legionario, ya sobre la una de la madrugada del Sábado al Domingo, en aquel marco incomparable y lleno de embrujo, del Patio de los Aljibes, desde donde se domina toda la ciudad. Y no digamos la Procesión del Cristo del Silencio, con toda la ciudad a obscuras, y las únicas luces eran los faroles de los penitentes, y el único sonido, sobrecogedor a media noche, el del redoble de un solo tambor.

    Y si nos vamos de Madrid hacia arriba, no necesariamente hasta el cielo, sino a Valladolid y Zamora, por ejemplo y como muestra, para qué decir. Ahí el corazón se encoge y el alma se relaja con tanta seriedad y recogimiento.

    España es única, insólita, como la denominaba un título de película muy bonita en mi juventud. Hay que cuidarla, legarla bien explicada a las generaciones futuras, y defenderla si es necesario con la vida, para que no se pierdan esas tradiciones que nos definen y marcan nuestro carácter.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 4 personas

  10. Fabuloso. Es de lo mejor que te he leído. Emocionante. Hasta dentro. Pienso guardarlo y enviárselo a mi gente. Un fuerte abrazo legionario. !Al cielo con….!

    Me gusta

  11. Hermoso y emotivo artículo, mi General.

    Si me lo permite V.E., le diré que me ha chirriado un poco el hecho de ubicar su historia acerca del Cristo de la buena muerte, o «Cristo de Mena», en Sevilla, y que no mencione en ningún momento que quien quiera ver este acontecimiento estremecedor únicamente puede hacerlo en Málaga, y más concretamente en la Iglesia de Santo Domingo, lugar donde reside este Cristo de la buena muerte.

    De todas formas, muchas gracias por su emotivo artículo. A las órdenes de V. E., mi General.

    VIVA ESPAÑA
    VIVA LA LEGIÓN

    Me gusta

  12. Pocas veces ha respondido mi ánimo con tanta celeridad como para que las lágrimas me nublaran la vista y apenas pudiera seguir leyendo. Se me ha llenado el corazón de emoción y recuerdos ,que como hija,mujer y madre de legionarios,tengo muy vividos dentro de mí. Gracias mi General;ha sido un placer agridulce leerle en esta ocasión y me he visto en Ceuta , Melilla y Málaga mirando al Cristo con el corazón latiendo en la garganta de fervor y de orgullo por el gran privilegio de ver a los legionarios portando su Cristo,elevado sobre sus cabezas y demostrando que es su mejor estandarte. Gracias otra vez ,mi General . Un saludo afectuoso. Rocío

    Le gusta a 2 personas

  13. El ensayo en un patio de armas es muy importante, no se puede llevar al Cielo en tres dias a nadie, cosa q hoy por hoy se va perdiendo lamentablemente, siempre a la Orden.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s