MORIRSE EN AGOSTO Rafael Dávila Álvarez

Nadie sabe ni el día ni la hora, pero en agosto es mucho más fácil que llegue; en silencio. Quizá ese momento no esté tan marcado como nos creemos y haya mucha dependencia de las circunstancias que te rodean. No se fíen de eso que dicen de que todo está escrito; procuren estar en un buen lugar y en las mejores manos. En agosto, que es una circunstancia, lo van a tener difícil y es mejor dejar a la muerte irse de vacaciones. La broma está siempre al lado de la tragedia.

Me cuentan la aventura. No daré coordenadas de mi amigo porque casi todas son válidas. Eso sí, conviene saberlo y que cada uno asuma lo que le corresponde: hablo de Madrid. Más datos no son necesarios porque se repiten, sea lugar privado o público.

En urgencias: horas. Te puedes morir, aunque sea un buen lugar para no hacerlo. Morir de aburrimiento es doloroso.  Diagnóstico: hay que ingresar, hacer más pruebas, pero no hay camas. Recorres el hospital y compruebas que camas hay, pero dentro de habitaciones cerradas, quizá porque hay mucho personal de vacaciones y no se ha contratado a quien les supla. Pasillos solitarios, habitaciones cerradas.

Después de la larga espera en una primera «urgencias» llega una ambulancia y le trasladan a otro hospital, donde dan comienzo nuevas pruebas, las mismas que en la urgencia anterior. No debe funcionar la tecnología o un hospital no se fía del otro. La espera también se prolonga: horas. ¿El diagnóstico?: el mismo. Aunque nadie dictamina nada. En el largo proceso de espera no se fijan en si el enfermo debe tomar algo o es ayuno absoluto por prescripción médica durante tan largas y solitarias horas, a pesar de la avanzada edad; ¿o es dejadez?

Al fin habitación. Cama y espera. Silencio facultativo. Nada. Entran y salen sanitarios sin noticias de nada. ¿Fulanito(a) cuántos años tienes?, ¿qué te pasa?, ahora te pasamos algo de cena… Hasta el día siguiente. Nada.

Tres días encamado(a) ¿será eso bueno?; no, no lo es. Pero es igual, nadie comprueba nada.

No es necesario entrar en detalles. La atención es mínima y mala. Es agosto y las vacaciones se notan. Todos parece que se van, huyen, mientras la muerte hace su agosto. Al menos la puerta queda entreabierta, entra y sale a su antojo. Un lugar de estos siempre trae un mal pensamiento: incertidumbre de la espera. Ya comprenden a quién. Hay edades en que se espera a la vez que se desespera.

¿Es mucho pedir que desde el triaje hasta el diagnóstico, y después, te acompañe la amabilidad y el consuelo?

Me cuenta mi amigo que esta vez todo ha salido bien y ya está en casa. El próximo verano se piensa ir a la ladera de un monte, más alto que el horizonte: quiere tener buena vista. A los atardeceres rojos se acostumbraron nuestros ojos…

Si sabes curar, cura; si no consuela y si ni lo uno ni lo otro: acompaña. Lo haré con mi buen amigo en la ladera de ese monte, como el recodo al camino.

Si. Ocupados, muy ocupados, estamos todos.

No hay nada escrito. Todo depende. De nosotros. Es urgente adentrase en las urgencias. La vida es eso: espera, soledad.

Decía Pascal: «La muerte es más fácil de soportar sin pensar en ella que el pensamiento de la muerte en ausencia de peligro».

No se mueran en agosto. Nadie les hará caso y sería como si no se hubiesen muerto.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

Agosto 2022

12 pensamientos en “MORIRSE EN AGOSTO Rafael Dávila Álvarez

  1. A las órdenes de V. E., mi General.

    Siempre viene bien y es saludable un toque de humor, aunque sea negro.

    Que Dios nos libre de tener que acudir a urgencias en este mes, y además con los normales atascos de tráfico que prvocan tantos conductores aficionados y domingueros inexpertos, y sorteando a esos suicidas que se cruzan por todos los lados en monopatín. algunos hasta llevando como pasajero, además del conductor, a un niño de corta edad aferradoa las poernas. O de que en la primera parada le digan que tiene uno que continuar a otro lugar en el lado opuesto de la ciudad.

    Pes eso, para morirse, pero antes de haber llegado a ninguna parte y sin necesidad de haber originado gastos innecesarios al sistema.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 5 personas

  2. Atentamente y con el debido respeto

    Entre las pestes y abortos la sociedad se entresaca
    ———————————————————————-
    Morirse de aburrimiento
    Parece que está de moda,
    Si fuera un experimento
    De poco sirve el lamento
    Ante la aHuRtoridad traidora.

    Entre las pestes y abortos
    Se entresaca a la sociedad,
    Entre septiembre y agosto
    Se apodera de nosotros
    La sombra de la mortandad.

    La maldad desenfrenada
    Es promesa que establecen
    Las políticas deshumanizadas
    De las mentes endemoniadas
    Que haciendo males se crecen.

    El mundo está dominado
    Por criminales astutos
    Que en el poder se clavaron
    Y. Del mismo se apoderaron
    Divinizando el insulto.

    Morirse de aburrimiento
    Parece que está de moda,
    Si fuera un experimento
    De poco sirve el lamento
    Ante la aHuRtoridad traidora.

    España día 14 de agosto de 2022

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 5 personas

  3. Siempre quedarán las funerarias, que harán su agosto, que ésas nunca pierden. Con versos de Serrat o sin ellos. Y las floristerías darán salida a sus flores más marchitas, que el calor las agosta antes. Agradezcamos a esos buenos samaritanos que se quedan al pie del cañón en los hospitales en agosto, que hacen lo que pueden y muchas veces en condiciones muy precarias.

    Le gusta a 5 personas

  4. Buenos días Mi General. ¡Cuanta razón tiene en todo lo que ha escrito! Esto le ha sucedido a su amigo, pero está sucediendo continuamente, se nos fueron los valores. ya no nos queda nada, triste pero es así. Saludos para todos.

    Le gusta a 5 personas

  5. Curioso, mi General, pero real como la vida misma. a estas alturas de la vida la «marcha» de un compañero, de un antiguo amigo -que pocos ya van quedando- se hace notar CADA VEZ MÁS, en el calor del verano, aunque la hora de salida no este marcada para nadie. Ya, mi despedida se reduce a la clasica visita de Tanatorio, donde acompañando a las oraciones de ritual vienen los recuerdos íntimos de nuestrros encuentros mas descollantes. Y, Agosto, mes que debería ser dedicado al descanso de los jetreos anuales se ve interrumpido por estos tristes abandonos. Uno, al final, se siente mas solo en este mundo tan distinto en que nos movemos.
    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Le gusta a 5 personas

  6. Saludando respetuosamente a Ustedes : Ciertamente, el lirismo hondamente sentido resulta lo más apropiado en esta ocasión de apuro, por eso cuando nuestro amigo se queda, la estrella con la que nos ilumina no se va, y juntos seguimos en el camino pues, gracias a Dios, Cronos aún no nos ha vencido…que espere la ladera de ese monte, hoy con Sanhéz, ya sin pinos ni genista…aunque pensando también en que si el momento viniese con la gloria soñada, se merecerían aquellas palabras de Lord Macaulay en su obra «Los valores de la antigua Roma» en que ensalza a Publio Horacio, capitán de la puerta, que culmina su destino «defendiendo las cenizas de sus padres y los templos de sus dioses»…
    Lamentable como todos los males, es comprobar una vez más que en nuestra tan baqueteada España rige, inmanente, el «tener o no tener»…no tener los medios necesarios para disponer de lo esencial en educación, sanidad, justicia, orden público y fuerzas armadas…y haber la demoníaca desvergüenza de derrochar miserablemente en dispendios vanos, estériles y corrosivos de la politiquería más repugnante, con sus obscenas mamandurrias de ruina absoluta…¡Pobre y desdichada España, a la que Dios guarde de más mal! ¡Dadnos caletre, Señor! ¡Viva España, Viva el Rey, Viva las FFAA!!

    Le gusta a 5 personas

  7. Buenos días, mi General, y todos. En mi Comuna o Taifa hay además, en Julio, Oferta Especial 2 x 1 por Cierre de Vacaciones en Agosto. Endoscopias Preventivas, desde cualquier agujero imaginable, que te ponen Malo para ver si te pones Malo, Pruebas de Esfuerzo para que te fatigues más, y Otras Delicias Clínicas y Analíticas de la Casa, como TACS y Radiografías a Escoger, Molestas Ecografías Endosofágicas, otra Especialidad de la Casa. El beneficioso ahorro para el Penitente, que no Paciente Usuario, consiste en entrar j**dido y salir el doble de j**dido, todo por el precio de uno, que es de lo que trata el 2 x 1.

    Le gusta a 4 personas

  8. Acertadadisimas palabras que muestran que ahora y antes jamás tuvimos “ … la mejor sanidad del mundo…”. Y encima es muy cara .

    Le gusta a 1 persona

  9. Buenas tardes

    Por circunstancias particulares no recuerdo haber pisado un hospital de la Seguridad Social más que dos veces en mi vida, una de ellas justamente en Agosto, aquí en Marbella. Fue el año que murió mi hermano menor, con 40 años, haciendo submarinismo, y aunque yo residía fuera de España, era la época de vacaciones y solíamos venir justamente aquí a pasarlas.

    Supongo que sería el trauma, pero pasados unos días de su desdichada muerte empecé a tener unos dolores de cabeza tan agudos y persistentes, que a veces llegaba hasta a perder el sentido, y a mi marido no se le ocurrió más que llevarme al hospital que está a pocos kilómetros de mi casa, aquel que se construyó gracias a una donación del rey Faisal de Arabia y en el que se reservaba una planta entera para estar a su disposición durante todo el tiempo en el que él y su séquito permanecían aquí.

    Debieron pensar que la cosa era más grave de lo que después resultó ser, porque me pasaron a consulta casi de inmediato, y la atención fue impecable y efectiva, claro que de eso hace ya casi 20 años, no se cómo estará el tema al día de hoy, la verdad, no he vuelto a pisarlo.

    La otra, y esa vez si que estaba fuera del país, me avisó mi hermano mayor porque a mi madre le habían diagnosticado una neumonía, y después de estar varios días en su casa con fiebre muy alta y estado calamitoso, me dijo que se la llevaba a La Paz, para hacerla ingresar por urgencias. Tuve la suerte de que unos amigos que tenían un pequeño avión personal, vecinos de mi edificio, tenían planes de venir a Madrid y yo lo sabía, y me invitaron a ir con ellos porque el viaje estaba previsto en menos de dos horas. Naturalmente me embarqué y agradecida, como es natural, pero lo cierto es que no habían pasado ni seis horas desde la llamada de mi hermano cuando pude depositar mi maleta en mi casa de Mirasierra y desde allí me desplacé a La Paz, que está bastante cerca.

    Y allí encontré a mi hermano y a mi madre, sentados y esperando que le adjudicaran una habitación para ingresarla. Mi madre apenas podía articular palabra, la fiebre seguía altísima y lo cierto es que tuve la impresión de que había que tomar una decisión o la perdíamos. Así que pedí una ambulancia al Ruber Internacional, y allí me la llevé. Naturalmente la ingresaron de inmediato, hicieron las pruebas pertinentes, y decidieron que había que cambiar el antibiótico que le estaban administrando. Y a partir de ahí tardó algunas semanas en poder hacer una vida casi normal, lo que me permitió llevármela conmigo.

    Vivió casi diez años más, y es muy posible que de no haber sido por la rapidez con la tuve la oportunidad de intervenir, ella hubiera muerto por una falta de atención inexcusable, del sistema de la seguridad social, y mejor no hablar del comportamiento de mi hermano, que contando con los recursos necesarios, tanto él como mi madre, no fue capaz de tomar la decisión que a mí apenas me costó diez minuto. Desde entonces no soy capaz de pisar un hospital de la seguridad social. Sólo acudí al ambulatorio que correspondía a mi domicilio para vacunarme, porque acceder a una vacunación fuera del ámbito sanitario gratuito era misión imposible.

    Intento ser justa y contar las dos versiones de una misma película, porque creo sinceramente que «el factor humano» como el título de una famosa novela, es fundamental, y a veces nuestra vida depende precisamente de ese factor en bastante proporción, y no hay sistemas buenos o malos, sólo personas con conciencia o gente que sólo ve en un paciente, y si es de cierta edad puede incluso empeorar la situación, un número, y ahí acaba la cuestión.

    Y si les digo la verdad, al día de hoy estoy llegando a la conclusión de que la medicina privada se ha convertido en un negocio más, y les hablo con conocimiento de causa.

    Resumiendo, que como dice una amiga mía, lo mejor es morir en plena salud, en tu propia cama, y a ser posible sin colaboración externa.

    Perdonen la extensión, se que soy una pesada y que tengo difícil solución.

    Le gusta a 4 personas

  10. Con la necesaria dispensa, mi General.

    En esto de la atención y eficacia médicas, forzosamente tiene que haber diferentes experiencias y srntimientos..

    Un servidor, pagando durante toda su vida laboral una sanidad privada muy cara, la primera vez que tuvo que utilizarla personalmente y por urgencias, por unas hemorragias, salió vivo de allí de milagro y porque tuvo que chillar reclamando ser trasladado a un hospital de la Seguridad Social, que tenía derecho pero que tampoco había tenido necesidad de utilizar nunca, graciasa Dios, y allí me recuperaron in extremis, desangrado a causa de la nula atención en el privado, en el que se habían limitado a deshauciarme y avisar a mi familia «por si querían despedirme» (literal), tras seis horas esperando sin hacerme ni puñetero caso.

    Una ambulancia con una doctora, de un hospital de la S. S. me recogió y llevó al otro extremo de la ciudad, y ella, que subió atrás acompañándome, me llevó literalmente en brazos y acunándome, obsesionada porque no cesara de hablar, ¡válgame Dios, con la incontenencia verbal que siempre me ha caracterizado como mi mayor defecto!. Y allí, en menos de lo que se tarda en contarlo, me sometieron con toda diligencia a las dos o tres pruebas de rigor para el caso, me resucitaron a base de plasma y algún producto más, y a la mañana siguente a casa. Después de aquello sufrí un infarto agudo del miocardio, y naturalmente, rogué me llevaran a ese mismo hospital de la S. S., que fue el mayor acierto de mi vida, donde me volvieron a salvar el pellejo, y me dejaron nuevo hasta la fecha, haciéndome sólo cateterismo.

    Y hace tres años, también a mi esposa, en el privado, me la entregaron desde la UCI, por un embolismo pulmonar, «para que muriera en una habitación en planta, en intimidad con nosotros, la familia» (palabras textuales de una doctora). Ni que decir tiene que, en lugar de sentarme a llorar y lamentar mi mala suerte, me moví veloz y me la llevé, a mi exclusiva costa y responsabilidad, a la Seguridad Social. Y allí resolvieron la cuestión, eso sí, dependiente de oxígeno y ayuda resporatoria, ya de por vida. De allí tuvo que ir a una residencia privada y con personal sanitario específico, en la que lleva próxomo a los tres años, y vive en plena consciencia y orientación. Hoy mismo la hemos sacado a celebrar en un restaurante un almuerzo especial como celebración de mi octogésimo primer cumpleaños.

    De modo que, para mí, el centro privado, casi que ni de visita. Y conste que no quiero, en absolito, desprestigiarlo, pues está catalogdo, merecidamente, como modélico. Pero nosotros debimos llegar, respectivamente, en mal momento, y no estamos dispuestos a volver a tentar a la suerte.

    Y en cuanto al trato humano, la Seguridad Social muy por delante.

    Es mi modesta pero gran experiencia.

    También pido disculpas por la inevitable extensión.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 2 personas

  11. Mi General: Pienso que todo lo de hoy es la “pura verdad “. Sin embargo me resulta, muy duro y muy triste. Diré lo que suelo pensar en casos parecidos “POBRE ESPAÑA”.
    Somos un pueblo magnífico, pero que va descaminado.
    No tenemos que bajar la cabeza, hay que luchar, denunciar lo que nos puedan hacer .Hay que no callarse.
    Mientras tengamos , lo que tenemos, nada cambiará. Sanidad Pública, Sanidad privada, , ,,
    Da lo mismo, si tenemos que luchar, Luchemos. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  12. Mi Respetado General, quertido Rafael: Me ha ocurrido exactamente lo que comentas en el Hospital ·»Vithas La Milagrosa» de Modesto Lafuente. Por cuatro veces intenté que me atendieran en Urgencias de una dolorosa y peligrosa hematuria y por cuatro- tras horas de esperar al urólogo que solía llegar enfadado por molestarle en sus suspuestas horas libres-, me enviaron a casa sin solución adecuada. A la quinta una doctora de medicina interna se apiadó de mi y me acogió en su nave (como tú dices muchas habitaciones cerradas y vacías, no quieren tener que cuidar enfermos) y hasta varios días después no apareció un urólogo. Lo que tu dices: hay que evitar morirse en agosto…en soledad..
    Abrazos,
    Carlos

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s