ATAQUE VIRTUAL Y COBARDE A LA ESTATUA HOMENAJE A LA LEGIÓN EN MADRID Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

En algunos medios se ha dado la noticia de la realización de un acto de vandalismo cometido contra el significado de la recién inaugurada estatua en homenaje a la Legión en Madrid. Un monumento que es y será solo eso: una muestra de cariño a los miles de soldados, Caballeros legionarios, humildes y pobres, que entregaron su vida por la libertad, en el cumplimiento del deber, sin pedir nada a cambio, que dejaron como única herencia su título de legionario; así, sin más riquezas que su desinteresada entrega. Eso del valor, de la Legión, escuece y a muchos duele ser un cobarde que solo podría luchar contra molinos de viento; siempre que el viento no sople.

La noticia dice: «Activistas colocan una cabeza de Franco en el monumento al legionario de Martínez-Almeida […] un grupo de activistas ha insertado una réplica de la cabeza de Francisco Franco en la bayoneta del monumento legionario…».

Sorprendente noticia y más el énfasis del titular.

«Acción contra el colonialismo».

No entendíamos muy bien su significado hasta que ha aparecido un vídeo, montaje, burdo y tan cobarde como todo el hecho en sí, en el que a cara enmascarillada un personaje suelta un inentendible discurso, perorata en la que no se sabe muy bien lo que anuncia. Un vídeo falso, montado y enmarcado en la cobardía.

¿Activistas de? Desde luego no de historia ni cultura. En definitiva que la noticia no es tal cual. Es un intento de insertar y de informar. Cobarde.

Una cobardía: virtual. Ni han estado allí ni se les espera.

Un rigor mínimo exigible nos lleva a lanzar las siguientes preguntas:

¿Estos hechos han sido reales o virtuales? ¿Alguien ha visto el hecho denunciado? ¿Quiénes son esos activistas? ¿Ha hecho la Policía Municipal algún atestado del hecho denunciado? ¿La noticia está contrastada con el análisis de las fotografías y el vídeo? ¿Es todo un burdo montaje?

Lo que nadie se ha atrevido a decir, o investigar, es la más que posible falsa ejecución del hecho y que se trata de una acción virtual, un montaje, una noticia falseada.

Un simple montaje fotográfico y videográfico de unos personajes faltos de argumentos y credibilidad que convendría investigar. Nadie parece haber estado realmente en el monumento ni haber insertado la cabeza de Franco en la bayoneta.

El examen detenido de las fotografías y del vídeo nos hacen pensar en la falsedad de todo: un malísimo montaje y una acción cobarde de los que pretenden hacer virtualmente lo que su oscura identidad no les permite hacer de frente.

¿O quizá hay detrás algo más? ¿Podría ser el comienzo de otra cosa cuya finalidad sea la retirada del monumento que es lo que en el fondo persiguen?

El culpable o culpables que den la cara. La dura y la madura. Sin mascarilla.

No teman: todo será virtual. Eso también.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

3 enero 2022