LOS ATENTADOS DE CATALUÑA CAUSAS MEDIATAS Y RESPONSABILIDADES OCULTAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

 

Alcanar

El 13 de diciembre de 2017 el Mundo (edición digital) publicaba una entrevista con el siguiente titular.

Manuel Valls: “Los salafistas han apostado por Cataluña y no se habla de ello ahora”

La entrevista – que merece ser leída en su totalidad – contenía, entre otras, la pregunta y respuesta que a continuación transcribimos.

¿Qué información tuvo usted del salafismo en Cataluña?

Preocupante. Nuestros especialistas en Francia en terrorismo islamista están muy preocupados por los grupos salafistas en Cataluña. Todas las fuerzas de seguridad deben trabajar juntas, porque puede haber más atentados. Me dolió mucho, por cierto, que en la manifestación de Barcelona se silbara al Rey. La lucha contra el terrorismo debe anteponerse a problemas internos. En Francia no se silbó al jefe del Estado.

Artur Mas islamizador

 El político francés de origen español (precisamente nacido en Barcelona), se hacía eco de la preocupación generada por el atentado que el pasado 18 de agosto sembraba el terror en su ciudad natal. Pues bien, debería saber el Sr Valls que el terrorismo salafista preocupa a casi todas las administraciones y autoridades europeas con la excepción de las catalanas donde las “esteladas” ocultan y niegan cualquier problema que pueda afectar al utópico “paraíso” nazional-catalanista.

Barcelona

Cambrils

El Sr Más en el año 2002 tuvo a bien dedicar todo su esfuerzo a convencer con fantásticas promesas a trabajadores marroquíes (vetó a los procedentes de Hispanoamérica por haber cometido el pecado de hablar español) para que se trasladaran a la patria nazional-catalanista donde serían debidamente acogidos, manipulados y adoctrinados. Así, en unos años, consiguió traer a más de medio millón de marroquíes que rápidamente vieron defraudadas sus expectativas pues las fantásticas promesas tenían mucho de fantasía y poco de realidad. El supremacismo catalán no aprecia en absoluto a las minorías, salvo para emplearlas a su conveniencia y antojo, y es poco o nada respetuoso con otras culturas u opiniones. Como pronto puedo comprobarse, la Generalitat no iba a facilitar la integración de los marroquíes, no hay ni un solo templo islámico en Barcelona (salvo las precarias mezquitas domésticas instaladas en garajes y locales) y la “escola catalana” no iba a enseñar otra cosa que no fuese la fantasiosa historia de la Arcadía estelada. El Sr Más, que debe saber mucho  del superhombre catalán pero poco del Islam, pasó por alto que los musulmanes no beben cava ni comen butifarra. Así en poco tiempo el Govern ha conseguido concentrar en Cataluña una masa de población musulmana (casi el 8 % del total) defraudada, marginada y descontenta, terreno abonado para el proselitismo yihadista.

Como no podía ser de otra manera lo que tenía que pasar, pasó y así la radicalidad echó raíces (a ver quién las arranca ahora) y el terror hizo su trágica aparición en la estelada patria. El atentado costó la vida a varias personas (quince en Barcelona y una en Cambrils) y otras muchas resultaron heridas (ciento treinta y una en Barcelona y cinco en Cambrils). El caso es que pudo haber sido peor ya que los planes iniciales eran hacer estallar artefactos explosivos de gran potencia en la Sagrada Familia. Pues bien, a pesar de la pérdida de vidas, de la desastrosa prevención y de la dudosa gestión de los atentados, las autoridades nazional-catalanistas, en tiempo record, concedieron la medalla de honor de la Generalitat a su intrépida y sumisa policía política (todo ello a fin de garantizar que los dóciles  y condecorados mossos colaborasen en el ilegal referéndum planeado para el uno de octubre). También sorprende que no se haya abierto ninguna investigación de oficio y mucho más que ningún grupo político, instancia judicial, asociación pro-derechos humanos o plataforma de afectados haya pedido las correspondientes responsabilidades (que, como diría el gallego, haberlas, haylas).

Cataluña futura

En relación con este tema hemos leído recientemente un artículo titulado “La quinta columna actúa en Cataluña” donde de un modo más documentado y detallado se explica lo que aquí acabamos de resumir. Transcribimos a continuación un par de párrafos del citado trabajo:

Antes de entrar en el análisis propiamente dicho recordemos brevemente la cronología de los hechos: día 16 (Alcanar), aviso en forma de explosión, pésima valoración y caso omiso; día 17 (Barcelona) una masacre que igual pudo haberse evitado si se hubiesen instalado los obstáculos pertinentes y si se hubiesen considerado todos los indicios y advertencias; día 18 (Cambrils) ¿primera ejecución inútil?; día 21 (Subirats) ¿segunda ejecución inútil?; día 22 el Parlamento catalán, para poner la guinda a tamaña cadena de despropósitos, concede la medalla de honor a los mossos d’esquadra.

Pues el análisis es bien simple, el problema viene de hace mucho tiempo. Desde hace mucho tiempo los mossos d’escuadra no tienen como primera prioridad la seguridad de sus conciudadanos, sino la de aparentar una autosuficiencia – de la cual carecen – para que la Generalitat pueda argumentar tramposamente que autosuficiencia e independencia son prácticamente lo mismo. Desde hace mucho tiempo la Generalitat viene adoctrinando a sus mossos para convertirlos en una especie de policía política al servicio de sus insensatas pretensiones y prácticas totalitarias. En esta línea y para ampliar información remitimos al artículo “Heil Carles” (http://www.defensa.com/el-recorte/heil-carles) donde se analiza la actuación de los mossos el 1-O (intento de golpe de estado a través del referéndum ilegal); comparándola con el empleo que Adolf Hitler hizo de su pseudo-policía política, la Sturmabteilung (SA) durante el Putsch de Munich (intento de golpe de estado protagonizado por el partido nazi – NSDAP – en 1923).

 

Para mayor abundamiento recomendamos leer el artículo entero que se encuentra disponible en el siguiente enlace:

http://www.defensa.com/en-abierto/quinta-columna-actua-cataluna

Estelada Islámica

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 diciembre 2017