COMENTARIO DEL DÍA: LOS LEGIONARIOS NO VAN POR LA VIDA DANDO ‹‹DOS TIROS››. UN ANTIGUO BULO DAÑINO. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La Legión escoltando al Cristo de la Buena Muerte en Málaga

Un periódico digital salta con una noticia sobre la Legión y su escolta al Cristo de Mena esta Semana Santa en Málaga. Una información sin contrastar. Mala cosa informar sin saber. Lanzar la piedra… ‹‹Está circulando estos días… no se ha podido comprobar su veracidad, pero se da por cierta en los cuarteles de la Legión››. La osadía periodística llega hasta los cuarteles de la Legión. Seguro que no han pasado de la barrera de entrada.

El tema del que intenta informar es un bulo que surge todos los años. La finalidad del bulo lleva dos intenciones. Una, dar, incluso con buena intención, una imagen falsa de la Legión, de legionarios teatrales, valientes de barrio y echaos palante en la pelea callejera, y otra, con segura mala intención, de bárbaros soldados que disparan sin contemplaciones ante la más mínima provocación, como si de una banda se tratara y no una unidad disciplinada y ejemplar del Ejército español.

El bulo sobre la Legión

El bulo dice que ‹‹el jefe de la unidad legionaria al ser advertido por el responsable policial de seguridad de existir indicios de llevarse a cabo alguna acción que boicotease el desarrollo de la procesión, contestó que él se ocupase de la valla hacia afuera porque hacia dentro era cosa suya; sus legionarios llevaban el fusil reglamentario con el cargador y que él mismo daría la cara por ellos. Al que salte la valla e intente algo le pego personalmente dos tiros››.

Mentira.

A estos bulos que circulan por las redes ahora se les denomina hoax, pero hablando en plata son: noticia falsa, engaño, infundio o simplemente bulo. Mentira, en definitiva, que significa cosa que no es verdad.

Y eso ocurre: que no es verdad. Y puedo dar fe que es el mismo bulo que corría cuando yo mandaba la Legión allá por el año 2002.

La Legión no alardea ni las bravuconadas forman parte de su estilo. Cumple su deber y obedece hasta morir como dice su Credo y lo hace con austeridad, humildad y ejemplaridad. Poner en boca de un oficial de la Legión esas palabras es una ofensa. Un oficial de la Legión se abstiene de alardes inútiles y cumple su misión sin palabrería chulesca ni amenazas barriobajeras.

¿Por quién nos han tomado?

Decir la verdad es el mayor acto de valentía.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

24 abril 2017