PALABRAS QUE ME ENVÍA EL PATER QUE BAUTIZÓ AL CABO CRISTO ANCOR ANTES DE MORIR EN AFGANISTÁN (LUIS MIGUEL MUÑOZ RÍOS)

Hace unos días dejaba escrito en el blog el relato de la muerte en Afganistán del soldado Cristo Ancor Cabello y cómo, antes de morir, todavía con un hilo de vida, pudo cumplir su deseo de ser bautizado. A raíz de esa publicación, uno de los protagonistas de aquella profunda historia, el Pater don Luis Miguel Muñoz Ríos, me ha enviado una carta. He dudado sobre su publicación, pero la humildad y buena voluntad del Pater ha dejado en mis manos hacerlo o no. Creo que hay cosas que no deben ocultarse, sobre todo cuando son un mensaje de amor, en definitiva una oración. Así que sin añadir ni una coma más, les dejo estas bellas y buenas palabras del Pater que creo son para todos. ¡Gracias Pater! y que Dios le bendiga.

cristo-cabello-santanaBuenas tardes, Rafael.

        Lo primero de todo es agradecerte que hayas reverdecido el recuerdo del tránsito de Cristo Ancor; te lo agradezco y le pido a Dios que te lo pague como sólo él sabe y puede hacerlo, con la mejor de sus bendiciones.

        En estos tiempos cualquier noticia, por llamativa que sea, es devorada casi inmediatamente, sin apenas tiempo de dejar poso. De ahí la importancia de facilitar el que el personal pueda hacer eso que los clásicos llamaban ruminatio de este acontecimiento tan gozoso como doloroso, en el cual el Señor de la vida se manifestó rotundamente en aquellas tierras lejanas, donde una de las cosas más importantes que acontecía es que cada día, en insignificantes capillas de bases militares católicas, capellanes españoles e italianos celebraban cada día el misterio pascual de Cristo, único acontecimiento que la historia ni ha devorado ni podrá aniquilar jamás.

        Siete años después, todo lo vivido en esos momentos permanece sorprendentemente fresco en mi memoria, lo conocido exteriormente y lo que queda en los profundos pliegues del corazón adonde sólo Dios llega, porque ahí sólo con Dios se habla.

        La experiencia de aquel siete de octubre de 2009, ha sido muchas veces manantial de agua fresca que ha fulminado los cansancios del camino, cansancios fruto de la incomprensión del superior o de la traición del que, encomendado a tu cuidado, rechaza tus desvelos; en suma, los cansancios que nacen de la deslealtad. Pero ser instrumento para que alguien salga de este mundo bautizado y confirmado es algo que no sólo justifica la existencia de los páteres, sino que además fortalece a cada uno de los capellanes para seguir gastando la propia vida sin reserva alguna.

        Dicen algunos en estos tiempos confusos, que lo importante para un capellán castrense es la forma física y el inglés. Nada de eso es determinante para un páter en misión internacional, aunque en un determinado momento conocer lenguas extranjeras pueda ayudar en algo.

        Lo realmente importante es la intimidad con el Señor y, en definitiva, la fe, esa fe sin la que España, nuestra Patria, no se entiende, como no se entiende Europa ni eso que llamamos Occidente y que es fruto innegable de la Buena Noticia que Jesucristo trajo y que la Iglesia extiende por el mundo.

        Hoy, día de nuestra Fiesta Nacional, he podido echar un vistazo sorprendido a los comentarios suscitados por el recuerdo que has hecho de aquel momento de gracia. Reconforta hondamente ver cómo muchos de ellos apuntan a virtudes que no han desaparecido y que si no se manifiestan de modo más patente entre nosotros, es porque nos adormece una pusilanimidad impropia de quienes vivimos bajo esa Bandera que hizo Dios con la sangre de un valiente y el primer rayo de sol, para darla al pueblo español.

        El doce de octubre de 2009, por encargo del coronel jefe de la FSB de Herat, me correspondió hacer el elogio de la Fiesta Nacional en la parada militar que tuvimos en la Base. La brevedad necesaria obligó a recortar el texto, pero agradecí el encargo y disfruté cumpliéndolo. Además, el acto fue precedido de la celebración de la misa, precisamente aplicada por Cristo Ancor, cinco días después de su muerte para este mundo y de su nacimiento a la vida eterna.

 

       wise-38-_via_crucis_viernes_santo_207_copia Acaba de sonar el toque de Oración.

        Antes, ha sido arriada nuestra Bandera.

        Todo ello, determinado por un fenómeno natural, en el que el hombre no tiene arte ni parte porque Dios se lo ha reservado para sí: el ocaso.

        No hay ocaso sin día, ni día sin amanecer, ni amanecer sin noche a la que aboca el ocaso. Por eso cada izado y arriado de Bandera es una radical novedad, porque es un mostrar y ocultar la vida del soldado español que siempre está al servicio de la Patria, como canta el himno de Ingenieros: “en paz, guerra, día o noche”.

        Pero nada de esto es automático, porque nuestros jóvenes militares vienen de una sociedad que no se mueve por las virtudes y valores que nosotros, los que hemos recibido la altísima y grandísima responsabilidad de formarlos, con demasiada frecuencia suponemos presentes. Por desgracia para nuestra España, gastamos más tiempo en evitar la rotura de los viejos odres, que en hacer los odres nuevos que el nuevo vino reclama. Y lo hacemos cayendo en la trampa de reaccionar frente al bajo nivel de motivaciones morales de nuestros cadetes y alumnos, con un bajo nivel de exigencia, cayendo así en el fracaso de la pseudopedagogía moderna que tiembla sólo con pensar lo que siempre ha sido, durante siglos, el éxito de la auténtica pedagogía: a más debilidad del discente, mayor fortaleza del docente.hqdefault

        Para esto soplan malos vientos, entre otras cosas porque una “civilización” (en sentido peyorativo de la palabra) del militar, perfectamente planificada, ha ido royendo la identidad del hombre de armas, que hoy apenas es consciente de que la principal razón de su existencia es prepararse para cuando la única defensa posible de la paz es la guerra justa, deseando al mismo tiempo que jamás tenga que ejercer sus conocimientos en toda su amplitud.

        Esto no pasa en ninguna profesión, y por eso ser militar ni es profesión ni mucho menos carrera. Ser militar constituye una vida porque ninguno de los aspectos de la existencia del hombre de armas queda fuera de lo manifestado un día solemne y lleno de emociones en que se pronunció un juramento o promesa ante la bandera de España.

        Si de estas cosas nadie habla en los colegios desde los más incipientes niveles de la enseñanza obligatoria; si nadie habla en programas de televisión de máxima audiencia; si nadie habla en ámbitos de debate político… ¿cómo podemos pensar que nuestros jóvenes aspirantes al arte de la guerra para la paz, vienen imbuidos de espíritu patriótico?

       bandera-de-espana A veces, nos bastaría con observar detenidamente el lenguaje que usamos entre nosotros, para darnos cuenta de la eficacia con que vamos dejando de saber lo que somos (“trabajo” en lugar de “servicio”, “vacaciones” en lugar de “permiso”, “universidad” en lugar de “academia”…).

        En cierta ocasión, un sacerdote territorial me preguntaba, no sin cierto desdén, por qué está la Bandera en los presbiterios de las iglesias castrenses. “La pregunta no es esa –respondí–; la pregunta es por qué la Bandera no está presente en los presbiterios de todas las iglesias de España”.

        Queda mucho por hacer, pero no perdamos la esperanza y menos hoy, día de nuestra Fiesta Nacional. Muchos, un año más, han sacado a pasear la estulticia de la que deberían avergonzarse y para la que no encuentran un argumento válido que la sostenga. Pero son muchos más los que se han emocionado escuchando nuestro Himno, viendo nuestra Bandera, compartiendo las entrañables celebraciones de la Guardia Civil en sus casas-cuartel de los más recónditos lugares de nuestra geografía patria, o contemplando el paso marcial de tantos hombres y mujeres uniformados que son la última y más firme garantía de una España en orden, soberana y unida, fiel a la historia de gran Nación que por derecho le corresponde.

        Todos podemos hacer mucho más de lo que pensamos para que esto no sea flor de un día, porque todos tenemos ámbitos de influencia por pequeños que parezcan. Todos debemos trabajar en dichos ámbitos, para que en ellos brille el sol enmarcado por la sangre que identifica todos nuestros edificios oficiales y que, sobre todo, marca a nuestros militares, de cada uno de los cuales necesitamos lealtad a su ser para seguir siendo nosotros.

        Gracias de nuevo, Rafael, por avivar el rescoldo y hacerlo llamarada, contribuyendo así a que las frases patrióticas no se queden en expresiones tan altisonantes como vacías, sino que manifiesten en la palabra lo que el corazón rebosa.

        ¡Por España! ¡Todo por España! ¡Siempre por España!unnamed

Pater Luis Miguel Muñoz Ríos

 

20 pensamientos en “PALABRAS QUE ME ENVÍA EL PATER QUE BAUTIZÓ AL CABO CRISTO ANCOR ANTES DE MORIR EN AFGANISTÁN (LUIS MIGUEL MUÑOZ RÍOS)

  1. Pater, podría emplear muchas palabras de asentimiento para hacer mías todas las suyas, pero basta con una en nombre de todos nosotros. AMEN.

    Me gusta

  2. Mi querido General: Vaya escrito emocionante, patriota y lleno de sentido; destaco un párrafo que me ha gustado especialmente:
    “Ser militar, ni es profesión, ni mucho menos carrera. Ser militar constituye una vida, porque ninguno de los aspectos de la existencia del hombre de armas queda fuera de lo manifestado un día solemne y lleno de emociones en que se pronunció un juramento o promesa ante la Bandera de España”.
    Y concluyendo como el Pater con su: ¡Por España! ¡Todo por España! ¡Siempre por España!
    No me queda otra cosa que decir, más que unirme a mi querido General Alamán concluyendo: ¡AMEN!

    Me gusta

  3. Páter, ¿por qué salvo honrosas excepciones, entre las cuales puedo destacar a Monseñor Rouco cuando fue Arzobispo de Madrid, la Iglesia Católica no enfatiza la idea de que la unidad de España es un bien moral que deben preferir todos los cristianos, y actúa en consecuencia contra ciertas actitudes de una parte del clero? ¿Y por otro lado, no cree que la secularización, la descristianización y el laicismo agresivo son las causas profundas de la situación política y la decadencia y postración que sufrimos en España? ¿Qué debería hacer la Iglesia para revertir esta situación?
    Le felicito sinceramente por su carta.

    Me gusta

  4. Carta que debiera ser leída y comprendida, pero es difícil páter no perder la esperanza en lo terrenal y la Patria lo es, cuando un viejo soldado observa atónito la triste indiferencia de todos – y en ese todos incluyo la voz castrense – ante la incalificable acción de exponer al vapuleo más ruin una estatua ecuestre de quien fue nuestro referente vivo como militar, a cuyas órdenes servimos con lealtad y entrega a España.
    No somos pocos los que imbuidos de ese espíritu, tanto en Ifni como en el Sahara, dejamos compañeros y subordinados muertos que nos dieron magnificas lecciones de amor y entrega a la Patria luchando contra quienes se declararon enemigos de España. Hoy ese enemigo está dentro, lo sabemos, lo fue ayer, lo es hoy y lo será mañana ante nuestros hijos y nietos si no consiguen antes su propósito destructivo.
    Para más incomprensión, esa estatua que era propiedad militar, fue entregada a quienes hoy la ensucian con odio y le lanzan huevos a la vez que incumplen sentencias judiciales y quiebran la ley con absoluta desfachatez.
    Hay casos en que si no se denuncia, se consiente. Y son ya días lo que dura esa infamia.

    Le gusta a 1 persona

  5. Me gustaría poder tener la oportunidad de contactar con el páter, para darle las gracias personalmente, por su lección de patriotismo y por su declaración, implícita, de espíritu militar que se desprende de sus palabras. Querido páter, te debo un abrazo bien fuerte. Que gusto me ha dado leer tus palabras. General Zorzo

    Le gusta a 1 persona

  6. Después de tanto merecido reconocimiento por tan magnífica epístola, ejemplo de lección magistral sobre la moral civil, militar y religiosa, solo cabe decir lo que con júbilo gritábamos en el comedor de campaña de cualquier maniobra o celebración militar, una vez que el “Pater” bendecía la mesa: ¡”Gracias Páter”! y un abrazo.

    Me gusta

  7. Esta es la esencia misma de la Misión.
    Antes se decía que la Misión de España era la de propagar los Valores Espirituales en el Mundo,ahora ayudamos en Misiones de Paz en todo el Mundo,con lo que cumplimos con la anteriormente dicha Misión Espiritual, curando.y ayudando a todos para el cumplimiento de que lo que importa es la Mision.VIVA ESPAÑA.

    Me gusta

  8. El Páter Luis Miguel Muñoz Ríos, al que yo conocí estando destinado en El Pardo, siempre me asombró por la lucidez de sus pensamientos y la claridad con que los expresaba, siendo estas letras una muestra más de tales cualidades, que junto a su gran humanidad lo convierten en una persona admirable.
    Gracias Pater por tus enseñanzas y por tu amistad.

    Me gusta

  9. Pater, sabías y emocionantes palabras hasta el 78 no fui un buen creyente y practicante una situación límite me permitió acercarme al Señor, desde entonces siempre voy con el a lo largo del día, lo que si puedo decirle Pater, he visto muchos compañeros de armas, no creyentes y menos practicantes ante la dificultad en el campo de batalla siempre exclamaron O! Mon Dieu.

    Le gusta a 1 persona

  10. En la CRUZ del sacrificio
    ——————————-
    Si yo pudiera arrancarle
    Los clavos a Jesús
    No estaría de penitente
    En lo alto de su CRUZ

    Porque lo miro angustiado
    Y me inunda un sentimiento,
    En la Cruz del sacrificio
    Que al mundo da sufrimiento.

    Yo quisiera descolgarlo,
    Y entre racimos de flores
    Que reposara el Redentor
    Con cantos de ruiseñores.

    Pero lo tienen clavado,
    Y así seguirá sufriendo,
    Y yo no quiero mirarlo
    Sostenido por tres hierros.

    Porque me causa dolor
    Esa imagen desgarrada,
    Y se atranca mi garganta
    Cuando le miro a la cara.

    Son dos clavos en sus manos
    Unciendo las extremidades
    Del palo que cruzaron
    Al que de la tierra sale.

    Y en ese sus pies están
    Atravesados por otro hierro
    Que le pusieron los asesinos
    Por el mandato que hicieron.

    Los tiranos del momento,
    Para acallar sus pregones;
    Los que no quieren bajarte
    De la Cruz de los horrores.

    ¡¡¡ Si yo pudiera arrancarte
    Los clavos que te aprisionan
    NO volverían a ponerte
    Tan infamante corona !!!

    Autor. Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  11. En el Cementerio Nacional de Arlington, Estados Unidos de Norteamérica, donde eternamente reposan los restos de un soldado que no fue identificado, de aquellos caídos en la Primera y Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y la de Vietnam, se lee la siguiente frase: “aquí descansa un soldado en gloriosa honra conocido por Dios”.

    Esta tumba al soldado anónimo tiene guardia uniformada durante 24 horas, los 365 días del año.

    No muy lejos, en el memorial a John F. Kennedy, se lee: “no te preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tú país”.

    Pero si traslado estas frases, como exponentes comparativos, a nuestra decadente conciencia colectiva como nación española solo puedo sentir asco y repugnancia.

    Brindo, desde las páginas este ilustre Blog, a todas y cada una de las instituciones del Estado español, la desesperada reflexión, a la vez que absoluta vergüenza ajena, que produce leer las palabras grabadas en la entrada principal de Arlington: “bienvenido al Cementerio Nacional de Arlington, nuestra santuario nacional más sagrado. Por favor, conducirse con dignidad y respeto en todo momento. Por favor, recuerde que estos son terrenos sagrados”.

    El lema oficial que inspira a esta nación tan joven, cuya actual Constitución fue adoptada en la segunda mitad del siglo XVIII y su ratificación creó una sola república con un gobierno central fuerte: “en Dios confiamos”.

    Alguien se imagina que este lema oficial fuera el frontispicio nacional que inspirase la Constitución española de 1978.

    Reitero, asco y repugnancia.

    – Francisco de Javier

    Me gusta

  12. ¡¡¡Muchas gracias Pater!!!
    Me uno a todas las anteriores felicitaciones por sus magníficas palabras, en que tan bien sintetiza el verdadero espíritu del soldado. Lúcidas y además poéticas…. por eso llegan todavía más hondo. ¡Una auténtica lección de moral!
    Dice que “de estas estas cosas nadie habla en los colegios”…. así es Pater, y podría añadirse también, que ni los oficiales del ejército se las dicen ya a los jóvenes españoles cuando hacen el servicio militar. El cada día más imprescindible servicio militar, suprimido (“suspendido”… siempre los eufemismos) por EXIGENCIA de quienes lo consideraban vital para poder llevar a cabo su proyecto de destrucción de España. Exigencia atendida en aras del “chalaneo político”.
    Recuerdo bien que en las “teóricas” trasladaba a mis soldados las verdades y valores que tan bien expresa en su carta, diciéndoles que el duro oficio del soldado se dignifica hasta sublimarse en “religión de hombres honrados”, cuando la guerra justa se hace en defensa de la patria y valores superiores.
    Como tan bien dice, ser militar, ser soldado de España, ni es “un trabajo” ni es una “carrera”…… porque la guerra -como le amor- cuando se hace por dinero, pierde toda dignidad y con ello cambia el nombre la persona que, en lugar de buscar un fin superior, ejerce simplemente su oficio….. aunque en ambos casos pueda ser “de los más antiguos de la humanidad”.
    Mantengo el contacto con muchos de aquellos soldados, hoy honrados padres de familia…. Algo sin duda debió quedarles de su paso por el ejército. Esa es otra de las razones por la que quiso suprimirse el servicio militar.
    Para mi fue una gran alegría que mi hijo quisiera usted que oficiara su boda…. Prueba evidente de que la semilla sembrada había fructificado.
    ¡¡¡Enhorabuena por su carta Pater!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s