Recuerdos de un viejo soldado SUCEDIÓ EN EL RIO NERETVA, HACE AHORA 24 AÑOS General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

Lo he contado algunas veces, pero no me había decidido a escribirlo hasta ahora. Y he querido hacerlo en nuestro blog, “a pie y sin dinero” que es lo que nos califica.

En el verano de 1993, la Agrupación Canarias, formada en torno al 3º Tercio de La Legión bajo el mando del coronel Morales, desplegaba bajo pabellón de Naciones Unidas, en La Antigua Yugoslavia. Ni era la primera unidad española que desplegaba en el exterior ni tampoco la primera que lo hacía en los Balcanes, pero si le tocó en suerte ser la primera que tuvo que hacer uso de sus armas en el cumplimiento de su misión de interposición entre los contendientes, serbios y bosnio-croatas, cuando estos últimos rompieron su coalición enfrentándose entre ellos. Bosnios, mayoritariamente musulmanes contra croatas que eran en su mayoría católicos. No dudaron los españoles en interponerse entre ambos contrincantes, establecidos a uno y otro lado del Rio Neretva, por donde transitaba la principal línea de comunicación entre la capital, Sarajevo y la costa dálmata que baña el Adriático.

Los principales puentes que cruzaban el río Neretva habían sido volados. Los unos acusaban a los otros, el caso es que, para enlazar los destacamentos españoles en los alrededores de Mostar, con el avanzado de Jablanica, había que hacer un enorme desvío, un bypass a través de un polvoriento camino de montaña, que finalizaba con un fuerte descenso cerca de la localidad de Dréznica. Esto exigía de los conductores de BMR mucha pericia, combinando el freno cinemático con el mecánico, para no vaciar los calderines y asegurar una correcta frenada de las 13 toneladas que pesa el BMR en orden de combate con toda la tripulación.

mapa de Situación

Además, unos días antes se había producido un trágico episodio justo cuando un convoy español atravesaba el puente de Dréznica sobre el Neretva para retomar la ruta por el valle hasta Jablanica, en plena línea de confrontación entre croatas y musulmanes. A retaguardia de un convoy español, se unió un vehículo de una cadena de televisión, con las clásicas letras “TV” grabadas en las puertas. Conducía un mexicano y en el asiento de atrás iba un belga grabando el paso por tan arriesgado paraje cuando, desde el lado musulmán recibió el impacto de un francotirador en la cabeza. Desde entonces, nuestros conductores solían pasar a cierta velocidad por el puente con objeto de limitar el tiempo de exposición al fuego y dificultar la precisión de potenciales tiradores.

Y esto fue lo que sucedió aquel fatídico 19 de junio de 1993. Había salido un convoy para Jablanica, con una Sección de Zapadores procedentes de la Brigada Paracaidista que se dirigían a esta localidad para colaborar en la reparación del sistema eléctrico. Poco antes del mediodía descendían por el bypass para encarar el puente de Dreznica. El BMR provisto de una pala empujadora (denominado vehículo de combate de zapadores, VCZ) encaró el puente y justo al rebasarlo, hay que hacer un giro de 90º hacia el norte, pero colisionó con la pared rocosa que limita la calzada al otro lado y salió despedido, desplazándose hacia el lado izquierdo de la calzada desde donde se precipitó unos 20 mts por un terraplén hundiéndose en el cauce del río.

SUCEDIÓ EN EL RÍO NERETVA

De los cinco miembros de la tripulación, solo el conductor, CLP Ignacio Castresana Sanz consiguió mantenerse a flote braceando como pudo hasta que se agarró a una pilastra del puente desde donde un poco más tarde fue rescatado. El resto de la tripulación con el vehículo desaparecieron bajo las aguas. Dos circunstancias colaboraron a que Castresana salvara la vida. siendo el conductor, disponía de una buena salida a través de su escotilla sobre su cabeza. La otra es más práctica. Los conductores colocaban su chaleco anti fragmentos doblado sobre el asiento para proteger mejor “sus partes blandas”. Pudo así salir del vehículo desprovisto del embarazoso y pesado chaleco anti fragmentos. Sus compañeros, además del chaleco, llevaban el armamento, la munición, botas… lo que definitivamente les dificultó mantenerse a flote.

Inmediatamente se dio por radio la alarma. En Medugorje, el coronel Morales constituyó su “gabinete de crisis”. Es aquí donde aparecí yo en escena. Siendo comandante 2º jefe de la BOEL, había sido asignado como oficial de enlace entre el cuartel General de UNPROFOR en Bosnia Herzegovina y la Agrupación Española en Medugorje. Allí pasaba largas temporadas y allí me sorprendió aquel accidente. A falta de mejor asesor en asuntos de buceo, el coronel Morales recurrió a mí como diplomado en operaciones especiales y por tanto con conocimientos y experiencia en buceo. Llamé a mi Cuartel General de Kiseljak para solicitar apoyo, mientras desde la Agrupación, se pedía ayuda al Territorio Nacional. Era sábado, estábamos ante una situación de emergencia y cada uno hizo lo que pudo. El Comandante Maturana, jefe de la Unidad Logística desplegada en Divulje (Croacia) recorrió la costa buscando material de buceo en clubs deportivos, pero los croatas no estaban para aquello en plena guerra. Desde kiseljak, lanzaron una petición de ayuda que tuvo eco en el portaviones británico Invencible, cuyo comandante ofreció a sus buceadores por un tiempo limitado para no interferir en sus propios operativos. Y desde España, alertaron un equipo de buceadores del Regimiento de Pontoneros (Zaragoza) que se pusieron en marcha inmediatamente. Viajaron toda la noche hasta Madrid, allí recogieron parte del material de la BOEL que se había devuelto a territorio nacional y la mañana del domingo volaban hacia Split en un Hércules de la Fuerza Aérea.  Hasta el General Agustín Muñoz- Grandes, jefe de la Fuerza de Acción Rápida, quiso desplazarse a la zona. No tenía ninguna atribución en Bosnia, pero no pudo ni supo dejar a los suyos allí. Y nos transmitió a todos su moral y su ejemplo

También el domingo por la mañana, recibimos a los buceadores británicos que venían en helicópteros franceses del destacamento de Divulje. Esto es la multinacionalidad, en la que algunos no creen. A todo esto, los legionarios de la BOEL que aún no habían sido replegados a Territorio Nacional, iniciaron las inmersiones a pulmón libre (sin equipo) a partir de las huellas que había dejado el VCZ al caer al río. El Legionario Galdo Anca, pudo localizar el vehículo, pero estaba muy profundo, a 19 mts. Así que en cuanto llegaron los buceadores británicos, provistos de trajes secos, siguiendo las instrucciones de Galdo, accedieron al VCZ, determinaron que no había ningún cuerpo dentro, engancharon el vehículo al cable de tracción de otro BMR de recuperación y se les acabó el tiempo. Tenían que regresar a su navío.

Extracción del VCZ

Pero el BMR de recuperación, incluso con otro de apoyo no tenía fuerza suficiente para sacar el VCZ inundado de la profundidad del río. Hubo que traer de Jablanica una enorme grúa civil que, para colocarla en posición, utilizó toda la calzada cortando la circulación en cualquier sentido.

El día iba transcurriendo y cuando ya al atardecer, con el sol bajo, la grúa comenzó a izar el VCZ, un zapador observó al tensarse el cable de tracción que un hilo casi imperceptible brillaba bajo el sol del ocaso. Había enganchado una mina de tracción, por lo que hubo que parar toda la operación, e iniciar un barrido en el que se detectó otra mina más. Ambas fueron desactivadas y pudo finalmente izarse el vehículo con las últimas luces, justo cuando arribaron a la zona los zapadores anfibios de Zaragoza al mando del capitán Viñas.

Y en medio del rescate una mina

Sobre la marcha les expliqué la situación y organizamos el operativo con la conformidad del coronel. Yo me encargaba de la coordinación general de todos los que intervendrían en el rescate, mientras que el capitán Viñas, con su equipo de Zaragoza, el apoyo de los miembros de los buceadores de la BOEL e incluso del Tte. Aguado, de la Compañía de Zapadores de la BRIPAC, que se sumó para no dejar a los suyos en el agua, organizaba las inmersiones. Los de Zaragoza llevaban casi dos días sin comer y sin dormir, así es que me los llevé a Jablanica en un camión Avia, dejando al otro lado de la grúa su material, para que cenasen, y empezar a planear la operación de rescate de los cuerpos, antes de que pudieran irse a descansar.

Pero cuando nos aproximábamos a Jablanica, un endiablado fuego de cañón cruzado sobrevolaba la ciudad. Si ninguna protección ni comunicaciones, decidí hacer alto protegidos en una cantera, al raso pasamos la noche. Al amanecer, una columna al mando del TCOL Alonso Marcili, Jefe del Grupo, Táctico nos alcanzó. Nos unimos a ella y llegamos sin novedad a Jablanica, donde recibimos el material específico de buceo y sin solución de continuidad, se empezó la carga de las botellas de aire comprimido y nos fuimos al lugar del siniestro para iniciar las inmersiones.

El rio Neretva a la altura del Puente de Dréznica, está embalsado. Cualquiera que entienda de buceo sabe que esta situación es muy positiva, por cuanto no hay corriente, pero muy negativa para la localización de cualquier objeto sumergido. No se distingue el fondo del fluido porque hay una capa de cieno que al mínimo movimiento de una mano o una aleta, todo se revuelve y se pierde la vista a pocos centímetros, cosa que no ocurre en el mar o en una corriente. Por eso el capitán Viñas estableció un procedimiento de búsqueda basado en “filieres” unas cuerdas lastradas de plomo, que se largan desde una embarcación en superficie procurando que discurran paralelas por el fondo a una distancia de 1,5 mts. una de otra. Al mismo tiempo todos los buceadores disponibles se distribuyeron por parejas para sumergirse sucesivamente de forma que uno de los buceadores trata de seguir la filiere con una mano, con la otra palpa el terreno. El segundo buceador toma de la muñeca al compañero y con la otra mano hace lo propio. Así pronto dimos con el primer cuerpo, el del CLP Agustín Maté, que pertenecía a la II Bandera Paracaidista, pero prestaba servicios con los zapadores. Eso nos confirmó que el sistema que utilizábamos era el adecuado y al atardecer, pudimos sacar el segundo cuerpo, el del zapador paracaidista Samuel Aguilar. El día siguiente completamos el rastreo del cauce extrayendo del fondo el cuerpo del Zapador Isaac Piñeiro. Por las noches, en aquellas condiciones, era imposible bucear. 

Imposible porque, aunque nos daban seguridad secciones del Tercio que se relevaban cada día, al estar buceando en plena línea de confrontación, es decir en el frente, cada vez que había un movimiento, los contendientes se “paqueaban” entre ellos por encima de los buceadores y del destacamento de seguridad que en más de una ocasión hubo de intervenir. Por otro lado, sin una cámara barométrica en la que apoyarnos en caso de una ascensión imprevista, la cosa era más que difícil. Y para complicar aún más el escenario, en una ocasión hube de enviar al médico, al pueblo de Dreznica – con el acuerdo de todos los buceadores – para atender a una niña que sufría un ataque severo de epilepsia.

Todas estas circunstancias junto con el estrés, altas temperaturas las inmersiones sucesivas y los problemas auditivos propios del buceo, mermaban el número de buceadores disponibles. Ya habíamos completado la búsqueda en toda la anchura del cauce y solo nos restaba encontrar el cuerpo del Sargento José Antonio Delgado, el jefe del equipo. Pero como buenos legionarios, nos habíamos juramentado en “no abandonar a ningún hombre” y continuamos en lo nuestro.

Para cubrir alguna de las bajas que se iban produciendo entre los buceadores, yo mismo tuve que bucear. Formé pareja con el cabo 1º Torres, también de la BOEL, un experimentado buceador que ejerció de jefe de aquel improvisado “binomio”. Y nos hicimos al agua. Tras una parada a 9 metros de profundidad debido a dificultades que experimentaba yo, continuamos descendiendo hasta que nos sorprendió el fondo, nubes de cieno y dejamos los dos de vernos. Pero en ese momento atisbé a mi derecha el cuerpo del sargento. Torres tiraba de mí a tientas amenazando con alejarnos de nuestro objetivo. Así que abriéndole la mano para que soltara la filier, se la acerqué para que palpara el rostro del sargento y entendiese que lo habíamos localizado. Mientras lo preparábamos para izarlo, Sujetándolo por el tronco con una cuerda, me di cuenta de que el sargento Delgado tenía el chaleco anti fragmento abierto, con todos los cargadores y una bota desatada. No pudo ni quitarse el uno ni sacarse la segunda bota., iniciamos la ascensión hinchando de aire el chaleco de seguridad mientras recuerdo que iba pensaba: “¡Que buen sargento! No ha querido salir del agua hasta que ha sabido que todos los suyos estaban ya fuera”

Sabíamos que la esposa del sargento Delgado estaba embarazada de un bebé que su padre no llegaría a conocer. Con toda la carga dramática que tiene esta historia, acabo de saber que aquel niño, es hoy un militar profesional que se está preparando para el ingreso en la Academia de Suboficiales del Ejército ¡digno hijo de su padre!

El resto ya se lo pueden imaginar. Al AGT Canarias rindió honores a aquellos zapadores de cuerpo presente. Yo aún tuve el honor de acompañar sus cuerpos a Split antes de repatriarlos a Territorio nacional. Cuatro años más tarde, esta vez bajo la bandera de la OTAN volví a Bosnia. Quise pasar por aquel lugar para recordarles y orar por sus almas. Una sobria placa de mármol dejaba constancia de aquellos fatídicos hechos ocurridos hoy hace 24 años

Homenaje a los esforzados zapadores paracaidistas que dejaron sus vidas en el río Neretva

Sirvan pues estas letras para homenajear en este día a aquellos esforzados zapadores paracaidistas que dejaron sus vidas lejos de su patria, en las frías aguas del Río Neretva, mientras contribuían con su esfuerzo a que hoy el rio Neretva y toda Bosnia Herzegovina haya alcanzado la paz y quiera Dios que también la reconciliación. También para recordar y agradecer a todos los que de una u otra manera participaron en aquel operativo de rescate. Pero desde luego, como soldados lo principal es hacerlos presentes al pasar en este día la lista de ordenanza. Seguro que no faltará un:

SARGENTO JOSE ANTONIO DELGADO FERNANDEZ

¡PRESENTE!

CLP AGUSTIN MATE CASTO:

¡PRESENTE!

CLP SAMUEL AGUILAR JIMENEZ:

¡PRESENTE!

CLP ISAAC PIÑEIRO VARELA:

¡PRESENTE!

 

Adolfo Coloma

GB (R.) del ET

(fotos del autor)

Blog: generaldavila.com

19 junio 2017

40 pensamientos en “Recuerdos de un viejo soldado SUCEDIÓ EN EL RIO NERETVA, HACE AHORA 24 AÑOS General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

  1. Mi General, gracias por mantener vivo el recuerdo de aquellos heroicos CLP,s que dieron su vida en el cumplimiento de su misión, formando parte de la AGT Canarias. Momento trágico, duro por su pérdida al que había que sumar las circunstancias en que se produjo, en la profundidad Del Río. Por ello también quiero recordar a todos cuantos intervinieron para poder recuperar sus cuerpos, en cumplimiento de nuestro Credo,”Con el sagrado juramento de no abandonar jamás un hombre en el campo ……..”
    Para los primeros solo me queda elconvencimiento de que reposan junto a sus hermanos CLP,s. Que les precedieron y a los segundos, incluido tu Mi General, mi agradecimiento, reconocimiento, entrega, compañerismo y profesionalidad .
    Gracias y a tus órdenes

    Me gusta

  2. ¡ Caídos Paracaidistas ! ¡ Con nosotros !

    Con esto está todo dicho Mi General, gracias por el relato.

    Me gusta

  3. A ti, mi viejo coronel y amigo, con quien tantos afanes y azares he compartido. A tí que aquella dramática hora se convirtió en un grito de ¡A mi la legión! y acudiste. sin dudarlo.
    Un abrazo legionario
    Adolfo

    Me gusta

  4. Gracias mi General por sus escritos, con ellos aprendo si cabe, a querer mucho más a nuestro Ejercito. Honor y Gloria a nuestros soldados.

    Me gusta

  5. Impresionante relato y que poco se conoce desde fuera, la heroicidad de sus militares..y el honor de todos ellos.
    Gracias mi general. Un afectuoso saludo .

    Me gusta

  6. Buenas, uffff trágica y conmovedora historia la que vivió en primera persona mi capitán, con tan fatídico fin… hay experiencias que ya pueden pasar 300 años, que no se olvidan, se incrustan en nuestros corazones y se graban a fuego en nuestros recuerdos
    Muchas gracias por compartirla con nosotros, a servidor tampoco se le olvida una noche que estaba viendo el telediario de la 1, el de la 9PM y en una noticia de la guerra de la antigua Yugoslavia,(esta que usted cuenta), vi a un féretro portados por 4 militares, lo que no me paso desapercibido fue, que usted, mi capitán iba al frente del la comitiva, uffff inolvidable… seguro que para usted, como lo cuenta en estas páginas y con estas letras, se le ha quedado grabado a fuego

    saludos

    Ildefonso Morón

    Me gusta

  7. Emotivo e impresionante relato, mi General.
    Caídos Paracaidistas, con nosotros!!!
    Gracias por recordarlos, descansen en paz.

    Me gusta

  8. Es brillante el relato del general ¿Cuántos españoles lo saben?¿Documentales, pelis, etc? Si, creo que algo hay, mínimo. Sin embargo ¿Anualmente se realiza un recuerdo a los que dieron su vida REPRESENTANDO, SIRVIENDO a España?
    ¡¡P R E S E N T E S!!

    Me gusta

  9. Mi general, querido Adolfo:
    Leo tu precioso relato con emoción contenida y admiración a cuantos tomasteis parte del heroico rescate de nuestros zapadores, en el frio Neretva.
    La difusión de este hecho te honra, ya que has a dado a conocer, a muchos, una acción que, como tantas, nadie se ha preocupado en difundir. Con ello has colaborado, decisivamente, a que la entrega abnegada de los soldadoa de España, en Bosnia i Herzegovina, y en tantos y tantos lugares del mundo, sea conocida por los españoles.
    Por eso tu artículo tiene una trascendencia especial.
    De ahí mi felicitación, con un fuerte abrazo

    Me gusta

  10. Leo con atención tu relato “in situ” de la difícil operación de rescate de los muertos en el Neretva y te entiendo a la perfección, mi General.
    Sobre el tema se escribió mucha fantasía y poca exactitud. Tu la ofreces.
    Fui BC muchos años, desgraciadamente me vi involucrado en dos rescates y el estrés y falta de medios adecuados aumentan la dureza del intento. SI a ello le sumamos realizarla en zona de combate , el intento se convierte en heroico.
    Vosotros lo hicisteis, supisteis ser generosos con nuestros buenos CLP, s arriesgando vuestra integridad.
    Gracias Adolfo , mi General, por vuestro ejemplo y a vosotros, nuestros CLPS, nuestro honor y reconocimiento
    SIEMPRE CON NOSOTROS!!

    Me gusta

  11. Querido Ildefonso, viejo legionario:
    El recuerdo que vive en tu memoria es el del entierro del Tte. Arturo Muñoz Castellanos, del 2º Tercio de La legión, el primer caído en la misión de UNPROFOR.
    Hay quien dice que nos esmeramos en recordar a nuestros muertos. Yo pienso que mientras haya quien les recuerde no habrán muerto del todo.
    Un abrazo legionario
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  12. Don Amador:
    Genéricamente, cada año, coincidiendo con el Día de los difuntos, cada unidad y en cada plaza donde hay un panteón militar en un cementerio, se nombre una comisión que va a rendir homenaje y recuerdo a los que allí se encuentran sepultados. Además, cada unidad guarda celoso recuerdo de su caidos, especialmente los que han sido en acto de servicio y los suelen recordar nombrándolos en la Orden del Dia de la Unidad.
    mientras los recordemos, no habrán muerto del todo
    con afecto.
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  13. General Palacios:
    Cada cual tiene lo suyo. Bajo tu mando, la Unidad Española asignada a Naciones Unidas en UNPROFOR (SPABAT) se transformó con los necesarios refuerzos en la Brigada Española bajo bandera de la OTAN (SPABRI). Mucho nos podrías contar tú de ese proceso y las vicisitudes que sufristeis.
    Lo que no se escribe se olvida. yo me he decidido a poner este pequeño relato por escrito, cuando ya no tengo nada que esperar de él, pero sobre todo, cuando he sabido que el hijo del Sgto. Delgado es soldado profesional y se presenta a la AGBS. digno hijo de su padre.
    A tus órdenes
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  14. coronel Zato:
    a unos nos tocó aquello y a otros muchos les ha correspondido hacer frente diferentes vicisitudes. Muchas veces, la mayor parte de ellas, en la callada soledad de los cuarteles o los campos de maniobras. De vosotros, los que nos lleváis algunos años en el oficio, aprendimos aquello de: “Se parco en palabras, que tus hechos hablen por ti” Ahora que han pasado muchos años, creo que es casi una obligación contarlo para que no se olvide.
    Un abrazo, mi coronel, querido juan
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  15. Cuantos actos heroicos han realizado nuestros soldados y que poca divulgación han tenido. ¡ Viva España y viva La Legion !. Julio de Felipe

    Me gusta

  16. Mi general…. lo leo tarde, al regreso de Alicante por lo que tu sabes. Me has puesto un nudo en la garganta… ¡¡¡emocionante!!!
    ¡Que bien has hecho -y que bien los has hecho- al divulgar con detalle unas circunstancias de las que muchos solo conocíamos el trágico resultado!
    “Los muertos no mueren nunca mientras alguien los recuerda” Por eso hoy, gracias a ti mi general, estos caídos por la Patria están con nosotros: ¡¡¡Presentes!!!

    Le gusta a 1 persona

  17. Gracias Adolfo, mi general, quizás el soldado tiene una cierta deformación profesional que le impide contar ciertas vicisitudes del servicio cuando en estas se ha visto involucrado de manera directa y, más aun, cuando su intervención ha sido capital para la resolución de la incidencia. El hecho de enterarte de que el hijo del Sargento Caballero legionario Paracaidista Delgado sigue los pasos de su padre, te ha hecho vencer ese condicionamiento y yo lo aplaudo.
    Los comentarios posteriores a tu narración son elocuentes. Inevitablemente todo español bien nacido te lo agradece y apuntan que estas cosas debieran divulgarse. En mi opinión tienen razón. Los españoles tienen el derecho de conocer a sus soldados y por tal motivo, los que hemos presenciado hechos memorables de ellos, debemos difundirlos. Entono en lo que me corresponde el “mea culpa” y con tu permiso y el del general Dávila, te tomo el relevo con otros hechos reales pero desconocidos para las gentes y emplazo a los que han presenciado actos de similar naturaleza a que los divulguen sin timidez, pues en la mayoría de los casos hemos sido ajenos a la acción directa pero observadores privilegiados. Y a estas alturas no son pocos tras tantos años y misiones en el ámbito internacional.
    Te felicito, mi general, por compartir este recuerdo que vivimos con un altísimo estrés pues éramos conscientes de que, en el mejor de los casos, solo podíamos recuperar compañeros muertos Y lo vivimos con enorme impotencia, pues dada la exigencia técnica, éramos conscientes de que todo estaba en vuestras exclusivas manos. Lo hicisteis mejor que bien, con un esfuerzo infrahumano solo al alcance de los mejores. Fue un privilegio contar con vosotros y os ganasteis la admiración, tanto del HVO como de la Armija, enfrentados en ese punto pero rendidos ante vosotros.
    Con el recuerdo puesto en todos los que han teñido la Bandera con su sangre, un fuerte abrazo, mi general.

    Le gusta a 1 persona

  18. Gracias, Lorenzo, mi coronel. Ese y no otro ha sido el propósito de dar a conocer los detalles de aquel rescate.
    Un abrazo y ¡enhorabuena!
    Adolfo

    Me gusta

  19. Muchas gracias por el extraordinario relato. Estuve dos veces en Bosnia, en 1995 con NNUU y en 1997 con la OTAN. De brigada auxiliar de la Compañía de Zapadores. Las dos participé depositando con mi Capitán una Corona de Flores y una Oración en recuerdo de nuestros Compañeros. En 1997 fue un tanto especial, ya que el Cap. D. Luís Sanz Muñoz estuvo destinado en la BRIPAC.

    Imagen del Homenaje en 1997:
    http://prntscr.com/fm2zlg

    Por otro lado, estuve a sus Órdenes como Auxiliar de G-3 en Alicante, de Subteniente (D.O.E,s).

    Me gusta

  20. coronel Alonso, querido enrique. Gracias por verlo así. Es de lo que se trata, un poco cuando ya no tenemos nada que esperar. los diarios de operaciones a veces son muy fríos y no permiten ver el lado humano de las operaciones, no están para eso. Y a los que han tomado parte en ellas… bueno, tenemos muy imbuido aquello de “Se parco en palabras, que tus hechos hablen por ti.
    Y desde luego te animo a ello. ¡Tienes tanto que contar! …… Permíteme ofrecerte algunas ideas. Nacido en Villa Bens, hijo de un auténtico meharista que te dejó huérfano pronto. El CHOE, el Sahara, Tifariti, Bosnia, al frente del Grupo Táctico Colón en las peores circunstancias que se han dado en toda la participación española en los Balcanes…. en fin, mi coronel, da para mucho.
    ¡Anímate!
    Un abrazo entrañable
    Adolfo

    Le gusta a 1 persona

  21. Querido Adolfo: Has conseguido que se ponga un nudo en mi garganta que me llena de orgullo. Nuestros CLP,s se merecían más que de sobra un relato como el tuyo. Tenía una ligera idea de cómo se había producido el rescate, pero ahora siento en lo más profundo de mi corazón la satisfacción de que somos lo que queremos ser.
    Emoción y reconocimiento. Muchas gracias querido Adolfo. Aprovecho la ocasión para enviar un fraternal y estrecho abrazo legionario a nuestros compañeros caballeros legionarios paracaidistas de la BRIPAC y a todos cuantos, integrados en la AGT. Canarias recogieron nuestro testigo. La sangre de nuestros compañeros ha fructificado sin ninguna duda en aquellas tierras, adonde, gracias a sacrificios como los de los héroes del puente de Dreznica, han conseguido que, poco a poco, la paz vaya extendiéndose por aquellas tierras donde los españoles, junto con soldados de otros países, dieron lo mejor de sí mismos para conseguirlo.
    Un fuerte abrazo a todos.
    Francisco Javier Zorzo Ferrer
    Legionario

    Le gusta a 2 personas

  22. Querido Diego:
    ¡Que alegría verte aparecer por este foro! y desde luego, muchas gracias por compartir esa foto cuyo enlace nos mandas. Me consta que Jose Antonio Delgado Gómez, hijo del Sargento Delgado, ha leído el relato. Me imagino que para él será un gran consuelo el ver cómo tanta gente recuerda a su padre y muchos que, sin haberlo conocido, en cada oportunidad que han tenido, van a visitar, a recordar y a orar en el lugar donde perdieron la vida. Me gustaría que también legara este consuelo al resto de los familiares de aquello esforzados zapadores paracaidistas.
    Gracias de nuevo y espero que no sea la última oportunidad de encontrarnos en este foro o donde sea para darte el abrazo guerrillero que te mereces.
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  23. General Zorzo:
    Qué alegría encontrarte en este foro donde sabes que siempre te esperamos porque tienes muchas cosas que contar. y que honor que lo hayas hecho para poner el acento a una entrada mía.
    No pretendía otra cosa que poner de manifiesto, con ocasión de una fecha señalada la dificultades con la que operábamos en aquellas primeras misiones y cómo nos esforzábamos todos por resolverlas.
    Bajo tu mando, mi general, se abrió aquella ratonera llamada “Ruta del Neretva” y todo fue bien hasta que llegó la primavera y con ella la rotura de hostilidades entre los bosnio musulmanes y los croatas, la voladura del puente de Bijela y la apertura de aquel difícil bypass.
    Podrías tú, mi general, dar a conocer muchas cosas de aquella primera Agrupación Málaga. Es nuestra historia y la de nuestros soldados. Ya ha pasado mucho tiempo y bueno sería – en mi opinión – dar a conocer el lado humano de aquellas operaciones.
    Mi general. Siempre a tus ordenes
    adolfo

    Me gusta

  24. Gracias mi general;Gracias de corazón por todo y por ello.En mi nombre y en el de todos.Nosotros los de la Madrid, fuimos el relevo y ellos eran mis Hermanos, parece que fue ayer cuando una vez más la nube negra se colocó sobre el aura de luz y se llevó a los muchachos. Entonces. yo era un joven sargento, camarada de armas y de sinos que lloró la perdida de aquellos valientes,hoy por causas del destino soy el custodio del sagrado lar donde veneramos su muestra. Hace unos días colocaba con mimo y cariño la guerrera de Jose Antonio Delgado sobre nuestra vitrina, para que nunca nadie olvide que en tierra lejana y difícil ,España estuvo y puso la sangre, para que aquellas gentes pudieran seguir viviendo. Nadie morirá mientras cuidemos de su recuerdo y ellos por siempre estarán.. ¡¡ CON NOSOTROS.!! Subteniente CLP Moisés Díaz Cobo. Brigada Paracaidista.

    Le gusta a 1 persona

  25. Querido Moisés, Mi subteniente:
    Me alegro mucho de saber que el recuerdo material del sgto. Delgado, en representación de los cuatro Zapadores paracaidistas que dejaron su vida en aquella fatídica jornada, permanece en vosotros, en el museo paracaidista. También para que sepan nuestros lectores cómo hacemos verdad aquello de que “uno no muere del todo mientras haya quien le recuerde”
    Tengo grabado en mi memoria el momento en que los mandos de la AGT Canarias, alzando sus guiones y banderines daban el relevo a la AGT Madrid, que hacía lo propio, formados todos al costado del transporte de la armada que trajo a unos y se llevaba a los otros. Probablemente estarías tú allí formado.
    Un abrazo, gracias por dejarnos tu testimonio y por supuesto:
    ¡CON NOSOTROS!
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  26. Muy interesante,como todos los que tenemos el gusto en leerlos, al hacerlo me vino a la memoria los grandes desembarcos: Alhucemas , los de Normandía 2º GM,etc.
    Allí fueron miles de jovenes cargados de equipo al fondo del mar. y yo me pregunto ¿como no se ocurrió ,para evitar malas mayores, llevar solamente el arma y munición para la defensa/ataque individual y después recibir el resto del equipo una vez establecida la fuerza sobre el terreno?.
    Claro que el accidente relatado por Vd. no pudo evitarse pues nadie esperaba caer al rio.
    Atentamente
    Mariano

    Me gusta

  27. Así es sr. Pedrero. Eran nuestras primeras misiones en el exterior, seguramente las que más lecciones aprendidas produjo. lo malo es que en este oficio muchas de las lecciones se aprenden con sangre. A partir de entonces se dotó de suelta rápida a los chalecos anti fragmentos, pero créame, no siempre es fácil desembarazarse de ellos.
    Gracias por su participación
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  28. Todos los que estuvimos allí, solo hicimos honor a nuestro credo mi General.
    ¡ CON EL SAGRADO JURAMENTO DE NO ABANDONAR JAMAS A UN HOMBRE EN EL CAMPO HASTA PERECER TODOS!

    Me gusta

  29. Así es Jaramillo y así he pretendido reflejarlo en el artículo. Hicimos honor al Espíritu de compañerismo sin imposición dw ninguna clase, sino por convicción.
    Un abrazo, viejo legionario y amigo.
    Adolfo Coloma.

    Me gusta

  30. Extraordinario y emotivo relato. Concía el he cho pero no los exhaustivos detalles. Me gustaría leer ese libro pendiente. Loor y honra a esos bravos zapadores paracas. Siempre. !! PRESENTES !!
    A la orden, mi general.
    Cap. Molinero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s