“LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA Y VILLAR PALASI” General de División IM. (R.) Juan Chicharro Ortega

Ley Villar Palasí

Es mucho cuanto se ha escrito aquí sobre la Ley de Memoria Histórica y sus efectos en la convivencia entre españoles. El intento de borrar parte de nuestra historia de forma torticera se ha convertido en un objetivo principal para muchos políticos que al parecer no tienen otra cosa mejor que hacer, tal que si no tuviéramos en España problemas más importantes que solucionar. Afortunadamente la torpeza y las prisas con las que muchos ayuntamientos de izquierda emprendieron la tarea de desmontar el recuerdo de muchas personas de bien han posibilitado que las acciones que, por vía jurídica muchas asociaciones y fundaciones han ejercido, están teniendo éxito y en muchas localidades el proceso de cambio del callejero se encuentra paralizado siquiera momentáneamente. Más la ignorancia y el resentimiento no tienen descanso y buena prueba de ello es que el pasado día 7 de diciembre la portavoz socialista de Educación en las Cortes Valencianas  presentó una  propuesta no de ley para eliminar “cualquier referencia que ensalce el franquismo” en el nombre de los colegios valencianos. Y una de estas “referencias” a las que se refiere la ignorante socialista es la del nombre de quien fuera Ministro de Educación entre 1968 y 1973: Don José Luis Villar Palasí, cuyo recuerdo perdura en colegios en Valencia, Sagunto, Quart de Poblet Paterna, Xirivella, Burjasot y Orihuela.

No acaba uno de entender realmente esta obsesión del PSPV siquiera sea porque si uno observa el estado comparativo del sistema educativo en España – del que es responsable la política educativa del PSOE (el PP sólo ha seguido aguas) – conforme a lo que el Informe PISA (Programa para la evaluación de estudiantes) establece, España se encuentra en el furgón de cola lejos de la media de la OCDE y de la UE. Y lo que es preocupante el  incremento de la brecha existente entre las comunidades ricas y las pobres.

Resulta paradójico que desde esta lamentable situación aparezcan iluminados que incapaces de revertir el desaguisado actual se empeñen en borrar la figura de quien fuera ejemplo de eficacia cuando fue el propiciador de la moderna educación en España.

Sí, fue Franco en 1968 quien llamó a Villar Palasí para reformar  la ley universitaria, más este pronto comprendió que lo que urgía era una Ley General de la Educación y de Financiación de la Reforma Educativa, una ley que transmitiese a la sociedad española que la educación era una inversión que costaba dinero; de hecho, involucró al director general de Hacienda. La necesidad de cambio en los años 70 era patente en España en el nivel social, en el político y en el educativo. Era necesaria una ley que abarcase la totalidad del sistema educativo nacional. Se  pretendía dotar al país de un sistema educativo más justo, más eficaz y más en consonancia con las necesidades de los españoles. Los criterios básicos para esta ley fueron la unidad, abarcando los distintos niveles educativos, la interrelación entre ellos, y la flexibilidad. Y fue José Luis Villar Palasí el verdadero artífice de la misma.

Villar Palasí estableció la Educación Maternal, la Educación Preescolar, la Educación General Básica, el Bachillerato Unificado Polivalente, la Formación Profesional, la Educación Especial y la Educación Superior.

La Ley General de Educación supuso un fuerte impulso a la educación española al reforzar y unificar el sistema educativo, e introducir innovaciones curriculares, organizativas y tecnológicas y todo con arreglo a las directrices de la UNESCO.

Villar Palasí, valenciano nacido en Ruzafa, era licenciado en Derecho y en Filosofía y letras, Catedrático de Derecho  Administrativo y hablaba con fluidez nada menos que 15 idiomas siendo el padre de la EGB actual.

Creo honradamente que Villar Palasí ha sido un prohombre excepcional en la historia de la Educación en España; pues bien ahora aparece una señora que se llama Ana Besalduch, de cuyos méritos no tengo constancia, que se permite el lujo de intentar mancillar el honor de un hombre bueno y sabio.

Sepa esta señora que para su desgracia – salga o no su propuesta – la historia es la que es y por mucha inquina que quiera manifestar la verdad siempre resplandece y por mucho que le duela ahí está la obra que quedará para siempre.

Sí, la malévola LMH en manos de unos personajes plenos de ignorancia y de resentimiento no nos lleva a nada bueno.

Pero, señora Benalduch, ¿Vd. quién es? Lea e infórmese, tarea seguramente difícil para políticos mediocres de la que evidentemente Vd. es paradigma.

General de División IM. (R.) Juan Chicharro Ortega

Blog: generaldavila.com

11 diciembre 2017

 

 

 

 

 

.

11 pensamientos en ““LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA Y VILLAR PALASI” General de División IM. (R.) Juan Chicharro Ortega

  1. QUERIDÍSIMO JUAN: ESTA MADRUGADA, EN TU COLABORACION DE “PERPLEJOS E INCREDULOS” ESCRIBÍ “EL PASTEL” QUE ME HE ENCONTRADO POR DENUNCIAR LAS AMENAZAS DE QUE HE SIDO OBJETO.
    COMO SOY NEGADA PARA LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS, POR MI SUPERVIVENCIA, SI LO TENÉIS A BIEN, PUBLICAD HOY, AQUÍ, LO QUE OS MANDÉ A LA 1’26 DE ESTA MADRUGADA A TU COMENTARIO DE AYER, POR LO QUE OS QUEDARÉ AGRADECIDA PARA SIEMPRE.
    ¡¡¡A ESPAÑA Y AL REY, SERVIR HASTA MORIR!!!
    ESPERANZA GONZÁLEZ DE FONSECA MARCO

    Me gusta

  2. Así, de lleno y en toda la boca. Ya hay demasiadas/os Benalduch “enestepais”, antes ESPAÑA.

    GRACIAS por su valentía, mi General.

    Me gusta

  3. A las órdenes de V.E., mi General.

    El dedo en la llaga y a la primera salva de ajuste. A lo que se viene viendo desde que se promulgó esa “ley”, ese concepto del “cambio progresista”, que por cierto y como mucho, no llega ni a quedarse en “progre”, se reduce sólo a cambiar el nombre de calles y plazas, demoler cruces y grupos escultóricos, muchos de ellos con hasta doscientos y más años de antigüedad, derribar estatuas ecuestres, etc. A este paso, un día cualquiera despertaremos, porque esto siempre lo hacen con nocturnidad y lo que sigue, para descubrir que los Reyes Godos han desaparecido de la Plaza de Oriente, Don Quijote y Sancho Panza han abandonado la Plaza de España camino de Puerto Lápice, y los Generales Zumalacárregui y Espartero han deshecho el abrazo y metido espuelas a sus garañones hacia Vergara. O lo que es peor, todos han sido hechos prisioneros y llevados al mismo vertedero o fundición a que trasladaron en La Coruña al General Millán Astray.

    Y esto, por no hablar de la fiebre arqueológica que padecen para buscar fantasmas del pasado más obscuro y tenebroso. Habría sido deseable que pusieran el mismo afán en hacer arqueología submarina y rescatar del fondo del mar a los cientos de Marinos y otros Jefes y Oficiales de otras armas, que fueron asesinados y arrojados por la borda por la marinería amotinada. Puestos a escribir la historia, deberían ser honestos y no omitir ningún capítulo.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  4. Se puede decir ,más alto, pero no más claro.
    Esta Sra.Al igual que sus adláteres, atesora un capital de ignorancia, que es dificil de conseguir por persona alguna.Bueno sí, por muchos de sus compañeros de viaje que son la deshonra de España.
    Saludo con taconazo.
    siempre a sus Ordenes mi General.

    Me gusta

  5. Reblogueó esto en De España, Libertad, Saber y otras cosasy comentado:
    Viví muy de cerca esa etapa y me cabe el honor de haber participado con un análisis a fondo del entonces llamado Libro Blanco de la Educacional. Cursaba por entonces el 1er curso de Magisterio del recién nacido Plan de 1968, que éramos los encargados de poner en marcha los nuevos planes de estudio; en nuestro caso, la E.G.B.
    Desgraciadamente, desde el propio sistema se le pusieron muchos paños en las ruedas, de manera que el Plan que se llevó a la realidad poco tenía que ver con él inicialmente previsto en la ley. Y es que fallo lo de siempre: la financisción, que todos los Gobiernos de ganapanes que hemos tenido desde entonces consideran la Educación como un gasto y no como lo que realmente es: UNA INVERSIÓN, ACASO LA MÁS IMPORTANTE QUE DEBE ACOMETER UN PAÍS QUE ASPIRE A SER RESPETADO POR SUS LOGROS.

    Me gusta

  6. Viví muy de cerca esa etapa y me cabe el honor de haber participado con un análisis a fondo del entonces llamado Libro Blanco de la Educacional. Cursaba por entonces el 1er curso de Magisterio del recién nacido Plan de 1968, que éramos los encargados de poner en marcha los nuevos planes de estudio; en nuestro caso, la E.G.B.
    Desgraciadamente, desde el propio sistema se le pusieron muchos paños en las ruedas, de manera que el Plan que se llevó a la realidad poco tenía que ver con él inicialmente previsto en la ley. Y es que fallo lo de siempre: la financisción, que todos los Gobiernos de ganapanes que hemos tenido desde entonces consideran la Educación como un gasto y no como lo que realmente es: UNA INVERSIÓN, ACASO LA MÁS IMPORTANTE QUE DEBE ACOMETER UN PAÍS QUE ASPIRE A SER RESPETADO POR SUS LOGROS.

    Me gusta

  7. Buenas tardes, mi General:

    Magnifico artículo de verdades.. sobre ” de la Ley de memoria histórica, y Villár Palasí ” y así todo.. y por casi todos los sitios..y todos los temas, mi General.

    Hay que volver al principio, mediante una elecciones como Dios manda, con un líder, y personas muy bien preparadas.. en todos los aspectos, y honradas, que sí, deseen servir a los ciudadano que les votan de verdad, en lo importante, e iniciar un nuevo camino desde el principio de nuevo..que devuelva a España, poco a poco, lo que nunca debió perder, a causa de políticos sin valores ni formación alguna. No se quien es esa señora, pero sus hechos la delatan´. .Hay mucho que hacer, mi general, y no se puede quedar uno con los brazos cruzados, cuando todo ello sucede en nuestra patria con total normalidad.. hasta terminar con todo..a éste paso.
    Las aportaciones, me han gustado..pues todas son muy buenas..

    Un afectuoso saludo Mi General

    Josefa Lopez del Moral Beltran..

    Me gusta

  8. Lo tenían claro y les ha sido rentable. Les interesa fomentar el rencor para hacer incondicionales a sus votantes, no vaya a ser que alguno sea capáz de ver cuanto hay de irracional en su idea de España y se arrime a quienes la defienden. Saben que el odio ciega y lo fomentan.

    La parcialidad continúa siendo uno de los distintivos del comunismo y sus derivados más o menos descafeinados. La sectaria “memoria” histórica” junto con el pretendido regreso a la Segunda República forman parte de los objetivos de la izquierda. Tales conceptos siguen encima de la mesa, pero el problema está en que se han olvidado de que todos esos sectarismos de los que también hacían gala entonces, fueron precisamente los motivos por los que los españoles de bien siguieran al General Franco en su rebelión contra la izquierda enemiga de España. Esta gente, en su arrogancia, no aprende.

    Desde siempre la izquierda pretende falsificar la historia eliminando cualquier referencia a los abusos y atrocidades cometidas por ellos, atribuyendo la comisión de tales actos tan sólo al bando nacional y difundiendo tenazmente la idea de que los asesinatos de religiosos, u otras personas contrarias a la ideología marxista, estaban justificados y no son condenables. Tan sólo son dignas de recuerdo las personas que murieron a manos de los nacionales. Tal es la filosofía que esconde la Ley de Memoria Histórica que impulsan los herederos del Frente Popular. Ninguno de los asesinados por ellos está incluido en su sectaria ley. No existen.

    A estas alturas, cuando se hicieron –y deshicieron– leyes buscando el olvido y la concordia resulta que hemos vuelto a ser divididos porque así convenía a los que sólo saben pescar en río revuelto. A estas alturas siguen separándonos con muertos. No les interesa la concordia y el olvido que se les ofreció porque es a ellos, a los de su bando, a los que más hay que perdonar sus desmanes y asesinatos ya desde años antes de la rebelión de Franco. Es a ellos a quienes más debería interesar el olvido.

    Está difícil. Ya parece imposible, pero no deberíamos hablar ya de bandos, hablemos de españoles muertos por similares odios y enfrentamientos. Una vez más, los unos nos olvidamos de los otros y las zanjas donde ellos están enterrados seguirán sirviendo para separarnos. En cualquier pueblo hubo fusilamientos. Hubo crueldades por ambas partes pero hay quien intenta santificar a unos y demonizar a otros cuando deberíamos ser uno sólo por el bien de España, es decir, de los españoles, de todos. Se llama “todos a una” en busca de la prosperidad.

    Todos los que participaron en las matanzas tuvieron perdón y olvido. Los que no tienen perdón son los que hoy, por motivos políticos e interesees bastardos, avivan las brasas y aprovechan cualquier medio para seguir sembrando y mantener vivas las diferencias.

    Quizás es que son incapaces de olvidar no ya a sus mártires sino el fracaso que representó la derrota del comunismo. Porque no hay que olvidar que la rebelión del 36 no fue contra el socialismo y la República, sino contra el marxismo que lo invadía todo y que ya quemaba iglesias al amparo de la impunidad que les otorgaba la indiferencia de los políticos. Aquel mirar para otro lado tuvo mucha culpa de que media España se rebelara contra la situación. Estos que hoy glorifican a los “luchadores por la libertad” aclaman también aquella legalidad institucional que permitía pisotear la libertad de otros. Pero hoy como ayer, ese mirar para otro lado va a provocar que una mayoría de españoles se rebelen nuevamente, esta vez en las urnas, aunque sea sin un caudillo que los dirija.

    El final del comunismo internacional ha dejado muchos traumas entre estos fracasados libertadores de la humanidad que insisten en hacer dos bandos. En realidad su rencor actual no se sustenta en ningún drama personal vivido durante la guerra. Tiene más que ver con el fracaso de su ideología que con una lejana guerra civil.

    Tratemos con el debido respeto a quienes ya no pueden defenderse de insidias. Hablemos de españoles muertos. De sencillos españoles muertos. De padres y hermanos muertos. Ya no se distingue de qué color eran. El tiempo lo hubiera borrado si no fuera por la lupa de algunos.

    Recuperemos a nuestros muertos, pero no sólo a sus restos. Con dignidad y sin rencor y quien merezca honor y reconocimiento que lo reciba en vez de borrar su recuerdo. Y hagamos un gran homenaje nacional a todos los que murieron por una idea –no hablo de asesinos– y por su concepto de la libertad.

    Ya no importa si era el acertado. Ya solo son muertos.

    Me gusta

  9. Ya se tocó éste tema en otro comentario de éste blog, y en menos palabras pero con el mismo respeto pedí, como ahora hace el Señor Morales, un homenaje y ese respeto para todos los muertos, y como él, pedía que no se hicieran divisiones. Que no importaba si estuvieron del lado acertado o del otro, que todos eran españoles, equivocados o no.

    Ya sólo son muertos, y yo pediría que les dejemos descansar en paz. Amén

    Me gusta

  10. La Ley de Memoria Histórica y la asignatura de Educación(?) para la Ciudadanía se complementan la una con la otra; ahora les urge borrar lo que llaman los “últimos vestigios de franquismo” porque la comparación les es cada vez mas desfavorable. Hasta el punto de que muchos de los que ahora se gradúan, probablemente no sepan lo que significa “vestigio”, por ejemplo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s