LOS VERSOS DEL CORONEL “LA ESPÁ” Coronel de Infantería (R.) Félix Torres Murillo

LAS COSAS DE DON EUFEMIO

 Desde su atalaya del serrano Castillo de Miramontes (algún día les hablará sobre él) me escribe don Eufemio con una que entiendo correcta petición. Me dice, más o menos, que sí; que está muy agradecido a que por mediación de su paisano el Coronel “salgan  sus versos en Internet” y así los puedan leer un montón de gente, pero que se podía aprovechar la ocasión para que, sí no él, que no es muy amigo de las fotos saliera al menos su pueblo, o algunos de sus monumentos; que allí ya vivían cordobeses en el Neolítico y  que no le vendría mal “un poco de propaganda”.

Cómo no, le contesté, y ya de paso, irá tu nombre en letras mayúsculas, como las de todos; ya sabéis, queridos lectores: LAS COSAS DE DON EUFEMIO, que hoy nos remite un romance.LA ESPÁ

(Romances)

 Romance primero.

Supongo estaréis al loro

de la grande patochada

la que en Sevilla se cuece

por obra, pues les encanta,

de los que siempre se emperran

en jorobar la marrana,

que más falta les haría

les haría mucha falta

en arreglar tantas cosas

que es menester arreglarlas;

pero ellos, ¿tú qué dices?

te sueltan en toas las barbas,

¿A mí, pa qué m´ han votao?

pa hacer lo que venga en gana

a este mi cuerpo serrano:

¡Anda pa allá, tonto l´haba!

y se te fuman un puro,

pa eso son los que mandan.

 

Pues sí amigos, que en Sevilla,

donde el Río de doradas

las arenas que diría

mi paisano, ¡tío!, la espada

la que lleva el rey Fernando

en el escudo, empuñada,

pues se la quieren quitar

por no sé qué, qué chorradas…,

que si incita la violencia,

que es Sevilla renombrada

por lo pacífica que es…

como todas, digo, ¡vaya!.

¿O es que las hay que a porrazos

por los paseos y plazas

se dan allí de lo lindo;

o en los fines de semana

el ir al súper de compras,

o sentarse en las terrazas

lo cambian por darse tortas

y por partirse la cara?

¡No hombre, no!, son bobadas.

 

Y además, ¿qué fuera de ellos,

si el buen rey que conquistara

a Córdoba y a Sevilla,

-toledano lo alumbraran-

se hubiera allí presentado

para conquistar las plazas,

las manos en los bolsillos,

sin espadas y sin armas?

Pues que todavía andarían

con pañuelos y chilabas:

no podrían tomar un fino,

ni bailar por sevillanas,

ni jamón de pata negra,

ni de Cruz Campo unas cañas.

Y ni Feria, ni Rocío,

¡vamos!, ni Semana Santa.

¡Te quies ir, tonto el carajo!,

¿Qué estás diciendo?, mi arma.

 

Ya están pensando, parece,

la tal medida aplazarla,

no los corran a gorrazos,

desde Nervión a Triana,

 que ante tales argumentos,

y razones tan preclaras

siga, sedente, Fernado,

con la espá densevainada;

siga allí con los obispos,

-dos lumbreras sevillanas-

y siga con su cartela

de piropos atestada.

Sevilla es mucha Sevilla,

tan española y mariana;

siga allí con su madeja,

“no m´a deja do” clamara

el diez, el de los alfonsos,

que el chaval se le plantara:

pero de esto, a mi me da,

que estos tipos, ná de nada,

porque eso, lo de ignaros,

lo llevan dentro del alma.

 

Dejarla así como está:

no se os ocurra tocarla,

Sevilla es mucha Sevilla,

vosotros, ¡agarramantas!

 

¡Supongo estaréis al loro

de tamaña patochada!

(Continuará)

Don Eufemio, dic. 17

 

11 pensamientos en “LOS VERSOS DEL CORONEL “LA ESPÁ” Coronel de Infantería (R.) Félix Torres Murillo

  1. Una leve corrección, si se me permite, es San Fernando quien en el escudo de Sevilla sostiene la espada (Lobera) no su hijo Alfonso X.
    Un fuerte abrazo,
    Ángel

    Me gusta

  2. Perfecto Ángel; evidentemente es San Fernando, el que la reconquistó. Un lapsus entre padre e hijo que los amables lectores me sabrán perdonar. Muchas gracias. El verso, así, quedaría:

    ” la que lleva el rey Fernando”

    Me gusta

  3. A las órdenes de V.I., mi Coronel.

    Esto es ya de antología. Lo que nos faltaba. ¡Anda, que querer nada menos que desarmar, en efigie, con método inquisitorial, al Rey Fernando III el Santo…!. Va a haber que ir poniendo una guardia pretoriana permanente en la cripta de la Capilla Real de Granada, por ejemplo, para prevenir que estos iconoclastas carroñeros entren un día y roben los sarcófagos que guardan los restos de los Reyes Católicos y su familia, cosa a la que no se atrevió ni el mismísimo Horacio Sebastiani, mariscal de Napoleón durante los dos años escasos de su virreinato en esta tierra, conformándose, eso sí, con profanar y esparcir los del Gran Capitán para diversión de su soldadesca, amén de hacer el expolio “reglamentario” de rigor, en su exclusivo beneficio, de los mejores cuadros de Alonso Cano, además de un incalculable tesoro en joyas y otras obras de arte.

    Ahora, la fiebre pseudohistoricista iconoclasta, al estilo talibán, de esta gente cerril y garrula, puede terminar por volvernos locos a todos con su paranoia destructiva, descabalgando al Caudillo por todas partes, mandando al desván o al vertedero al General Millán Astray y a cualesquiera otros héroes y próceres de nuestra historia, para sustituirlos por fantasmas del pasado regresados de la ultratumba.

    Esta izquierda ignorante y de pandereta que se nos ha colado por la gatera, es de risa, no tiene sentido del ridículo, y llega a extremos de rizar el rizo tales como, hace dos o tres años, en la ciudad de Bailén, pretender (ignoro si lo consiguieron) “rebautizar” un Instituto de Enseñanza Media que tenía por nombre “Diecinueve de Julio”, en recuerdo, obviamente, de la famosa batalla y primera gran derrota del ejército francés en España. Y esto lo hacía la corporación municipal en un pleno a propuesta de los de siempre, que cuando alguien les aclaró que esa fecha ciento y muchos años anterior al 18 de Julio de 1.936, y nada tenía que ver con ella, me contaron que algunos de los promotores aducían “que se parecía mucho y podía incitar al odio”.

    Y yo pregunto, con este nivel cultural: “Quo vadis, Hispania?.

    En fin, que siga la juerga, a ver cómo termina.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  4. Amigo Rafael: apabullado con tu acostumbrada erudición y elocuencia, y puesto que a colación lo sacas, quiero dejar este soneto que escribí en abril de 2008 al hilo de la noticia que reflejó la prensa que entrecomillo más abajo, y a la que tú te refieres.

    “El fanatismo de la Memoria se mezcla con la ignorancia de la Historia. El resultado es que el Consejo Escolar del Estado y el Sindicato de Estudiantes de Andalucía han exigido el cambio de nombre del colegio 19 de Julio, de Bailén, porque la fecha representa un símbolo franquista. Lo cierto es que el 19 de Julio no tiene nada que ver con la Guerra Civil y sí, en cambio, con la fecha en que se conmemora una importante victoria sobre las tropas napoleónicas en 1808, en plena Guerra de la Independencia”

    “VIVAN LAS CAENAS”
    (Soneto)

    Por mucho que lo adornen con talante,
    ser fanático es cosa deprimente.
    ¿La incultura? ¡Menudo referente,
    si además me lo tiñen de arrogante!

    Pero es aún peor y es alarmante,
    al tiempo, de vergüenza estar carente,
    y el ser analfabeto impenitente:
    ¡sumar lo de sectario e ignorante!

    Todo esto en mi tierra, lo sabía,
    que entre consejos, chanchullo y sindicatos,
    pesebre es de enchufados y de escoria.

    Y así va encadenada Andalucía,
    gobernada por ignaros caricatos,
    sesteando en el culo de su Historia.

    Me gusta

  5. Buenísimo, mi Coronel. Parece que el tiempo no pasa, y uno piensa que diez años son sólo dos o tres. Sí, por desgracia, la ignorancia y el papanatismo del “pueblo soberano”, más dúctil que un rebaño bien conducido, no es cosa de ayer mismo, sino que viene de lejos.

    En mi niñez, al menos todos recibíamos la misma enseñanza, y el que quiso aplicar y sacarle provecho, tuvo todas las facilidades y ayuda. Pero ahora, en esta Torre de Babel, no hay forma de entenderse.

    Bueno, muchas gracias por su hipervaloración de mi humilde verbo. Estudié con religiosos, y todos eran de Madrid para arriba; castellano leoneses, algún gallego, navarros y hasta algunos ¡vascos!. Su “obsesión” era enseñarnos a hablar y pronunciar el castellano. Y de Lengua y Literatura, Latín y Griego clásico, ni le cuento. Tanto, que en nuestros pueblos, ni nuestros padres nos reconocían. Tengo, pues, una deuda de gratitud impagable para con ellos.

    A las órdenes de V.I.

    Me gusta

  6. ¡¡¡ Hombre Rafael, qué alegría !!! Un bachiller de los de antes.
    Tuve yo la suerte de tener un maestro, este sí que sí, D. Manuel de los de antes que me puso en camino para aprovechar el bachiller. Siempre digo, medio en serio medio en broma, que todo lo que sé lo aprendí en la escuela con mi maestro y en mi bachillerato; después me he dedicado a olvidar lo que aprendí…
    Y supongo que me explico…, y lo entiendes.

    Me gusta

  7. Claro que se explica V.I., mi Coronel. A todos nos ocurre, y hoy tenemos el privilegio de poder recurrir y volver a la infancia, a la adolescencia y a los años jóvenes, y aferrarnos a eso en los momentos en que nos vemos confundidos, sin entender, para no perder el rumbo ni nuestras referencias.

    A las órdenes de V.I.

    Me gusta

  8. Hay un comentario que corre por internet y que viene a ser una consecuencia de todo lo que se ha referido antes. Es de Pérez Reverte, que no suele “casarse” con nadie, menos mal.

    Más o menos dice…”de nada sirven las votaciones si los que la depositan en las urnas son idiotas”. Está clara la referencia..y es una consecuencia más de todo lo dicho..así que no me extraña nada que intenten quitarle la espada al Rey Fernando, aunque sea en un cuadro.

    País, que diría Forges…. Un saludo y Feliz año 2018 a todos los participantes y lectores de este blog

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.