A PROPÓSITO DE LA INFANTERÍA DE MARINA Juan Chicharro Ortega General de División de IM (R.)

Sí, una vez más un Comandante General de la Infantería de Marina cesa en el mando por imperativo de la edad. Así, el General de División Don Jesús Manuel Vicente pasa a la reserva y en breve un nuevo General asumirá el mando de la Infantería de Marina española; y así desde hace nada menos que casi quinientos años.

Desde estas líneas quiero dar la enhorabuena al General Vicente por su buen hacer en el ejercicio del mando y mis mejores deseos para el futuro.

La Infantería de Marina, al igual que la Armada de la que forma parte indisoluble,  se encuentra siempre en desarrollo orgánico y no hay momento para el reposo en la modernización de sus estructuras; es algo que forma parte de su esencia como fuerza : saber conjugar la tradición con la transformación. Y de esto escribo hoy, tomando como referencia lo que el propio General saliente ha destacado en los medios.

Los Comandantes Generales, uno tras otro, aportan durante su mandato su experiencia y constituyen el motor de la transformación antes citada. En los últimos años hemos visto a la Infantería de Marina adaptarse a la evolución de la tipología de los conflictos en los que las posibles amenazas emplean modalidades de enfrentamiento muy diversas  a la que es necesario hacer frente: cambios estratégicos y circunstancias, como el terrorismo o el apoyo a las FCSE.

Hoy, la Fuerza de Infantería de Marina, manteniendo su naturaleza naval, aporta a la Defensa de España un fuerte carácter expedicionario pudiendo ser considerada algo más que una fuerza especial por su preparación, medios y alistamiento. La combinación de unidades de infantería con unidades de apoyo de fuego y de apoyo de combate, sostenidas logísticamente desde los buques anfibios de la Armada, alistadas para saltar de la  mar a tierra sin solución de continuidad constituye una fuerza única en nuestras FAS y también en la propia OTAN. Su preparación para las operaciones especiales es paradigma en la Alianza Atlántica destacando de una parte un Batallón Reforzado de Desembarco del Tercio de Armada entrenado para utilizar tácticas y técnicas especiales, compuesto por unos 700 infantes de marina y que se encuentra en alta disponibilidad; y de otra la Fuerza de Guerra Naval Especial, unidad también única en nuestras FAS, donde se recoge la capacidad para operar en todo tiempo y circunstancia en y bajo la mar.

En los últimos veinte años hemos visto a la Infantería de Marina en Bosnia, Líbano, Irak, Afganistán, Haití, África Occidental y en el Océano Indico.

Hoy vemos unidades de este Cuerpo aportando Equipos Operativos de Seguridad en la Operación Atalanta, en la Operación Sophia y en los Grupos Navales Permanentes de la OTAN; Organizaciones Marítimas de Operaciones Especiales de la Fuerza de Guerra Naval Especial en la Operación Atalanta; y Equipos de Adiestramiento de Misión, también de la FGNE en la Operación “Inherent Resolve”, así como de apoyo especializado del TEAR.

En un inmediato futuro vamos a ver también desplegar  unidades de infantería de marina en Mali realizando actividades de Fuerza de Protección y en el  mes de mayo de 2019 la FIM aportará la quinta rotación de la contribución española al Grupo Táctico de la “Enhaced Forward Presence” de la OTAN desplegado en Letonia con unos 300 efectivos.

La Infantería de Marina es lo que son sus hombres y mujeres. Así ha sido desde que en 1537 Felipe II diera carta de naturaleza al actual Cuerpo de Infantería de Marina y a lo largo de estos casi cinco siglos son innumerables las transformaciones orgánicas que ha sufrido y desde luego los cometidos de sus cuadros de mando. Hoy adquiere especial relevancia la aplicación en la Armada de la consideración de principios de mérito y capacidad para todos aquellos puestos que no sean específicos del Cuerpo General de la Armada y de la Infantería de Marina. Es lo que disponen las actuales Instrucciones de Organización y sería deseable que así se aplicara este concepto lejos de algunas veleidades corporativistas que inexplicablemente existen contra todo sentido y razonamiento común.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar” nos decía Machado y así sin solución de continuidad la Infantería de Marina se ha ido transformando continuamente hasta el punto de que la IM que yo conocí allá por los años 70 del siglo pasado está a años luz de la de hoy en todos los aspectos que uno pueda imaginar. Esta la realidad y no se puede negar, pero no es menos cierto que aún persisten anomalías como la imposibilidad de que, por ejemplo,  un brillante oficial de IM, diplomando de EM, con experiencias en operaciones y en destinos en el exterior así como en el mando de unidades no pueda alcanzar el empleo de Tte.General y así poder optar a destinos como los del Mando de Personal o Logístico, situación única en las FAS para los procedentes de un Cuerpo de Mando. Incomprensible e inexplicable en el año 2017.

Tal como la marea, que sube lentamente pero sube, cada Comandante General ha ido aportando su buen hacer para mantener la operatividad de las unidades de la Fuerza de IM y el reconocimiento de la valía de sus oficiales, suboficiales y tropa. Al próximo Comandante General le corresponde una difícil tarea pero sobre todas ellas seguramente la de culminar la tarea, comenzada hace ahora 10 años, de situar a los mandos del Cuerpo conforme a lo que las propias Instrucciones de la Armada proclaman.

¡VALIENTES POR TIERRA Y POR MAR!

Juan Chicharro Ortega

General de División de IM (R.)

Blog: generaldavila.com

28 diciembre 2017

2 pensamientos en “A PROPÓSITO DE LA INFANTERÍA DE MARINA Juan Chicharro Ortega General de División de IM (R.)

  1. Hubo un año en que los capitanes del Cuerpo de Infantería de Marina realizaban juntos por primera vez con los tenientes de navío del Cuerpo General de la Armada, el curso de ascenso a Jefe…

    ¿Es relevante, además de pionero que el próximo Comandante General de la Infantería de Marina que se nombre sea Piloto Naval de Aeronaves?

    ¿Cuando exista el empleo de Teniente General del Cuerpo de Infantería de Marina en España, podría Su Majestad el Rey Felipe VI ostentar el preciado uniforme de “doble franja roja partida” y “sardinetas”, distintivo de ” Tropas de Casa Real”.

    ¡Volando voy, volando vengo!

    Por el camino que lleva a Belén.

    Los pastorcillos quieren ver a su Rey.

    ¡Ya vienen los Reyes Magos…

    …no abandonar la Enseña al ruido del cañón…

    Me gusta

  2. Buenos días, mi General :

    Magnifica exposición de la grandeza del cuerpo de Infantería de Marina y del Cuerpo general de la Armada..con todas sus vertientes y servicios que prestan desde siglos, a la nación.. y ahora, en distintos países del mundo,y con la OTAN, con éxito rotundo.

    Mis sinceras felicitaciones a sus Comandantes Jefes o Generales, que lo han sabido hacer como es debido. Deseo suerte al nuevo que asuma el mando.

    Si, es muy raro que no puedan ascender a Teniente General, como comenta, para poder optar a otros puestos de mando de personal o logísticos, situación única en las FAS, para los procedentes de un cuerpo de mando..(copio literalmente..) y sí, es incomprensible e inexplicable, en el 2017. Lo comparto.. totalmente, mi General.

    Hoy también he aprendido.. y el gobierno no debía descuidar en absoluto a sus FAS .. de TIERRA MAR Y AIRE. a ninguno.. en éste caso del que hablamos, a la Marina.

    Gracias mi General, un afectuoso saludo, y feliz año 2018.

    Josefa Lopez del Moral Beltran

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s